Y, ¿ahora qué veo?

Porque desde que comenzó la era del streaming, los seriéfilos no hemos tenido vacaciones.

Antes que Netflix diera el salto y empezara lo que ahora conocemos como “la era del streaming”, era llegar el calor y tu quedarte sin series. Llegaban las vacaciones, tu tenías todo el tiempo del mundo pero siempre tenías que preguntarte “¿ahora qué veo?“.

Dependiamos siempre de aquello que nos ofrecian las grandes cadenas, e incluso, algunos, revisabamos la parrilla veraniega en busqueda de algo que agarrar. Entonces llegaron las plataformas de streaming y todo empezó a cambiar.

ahora qué veo

Ahora somos como niños pequeños sobreexitados en los pasillos de los supermercados porque no sabemos por dónde empezar. Antes tenías claro que durante un momento te ibas a tomar un respiro, pero ahora, para aquellos que siguen al mismo ritmo es casi imposible no encontrar algo en lo que centrarse. El paraiso, si os soy sincera.

Otros nos hacemos esa pregunta, el “¿ahora qué veo?” cuando nos damos cuenta de que las pocas series que somos capaces de ver comienzan a desaparecer, o porque nos hemos dado un atracón, o simplemente porque hay tanta opciones que no sabemos por donde empezar.

Antes de que las plataformas rompieran el calendario establecido tu tenías estabiliadad. Tu sabías que tus series comenzaban con la llegada del otoño y que antes de que tu te quitaras el sayo, ya se había ido. En en el mes de mayo llorabas religiosamente porque era extraño que no te cancelaran algo, pero oye, entre llanto tu veías las series nuevas y decías “bueno, le doy una oportunidad”.

El problema es que ya muchos nos hemos vuelto quisquillosos con lo que vemos. Nos cuesta mucho decidir que vamos a ver, si es de plataforma o si queremos esperar. Si ya hemos visto muchos médicos o si estamos hasta las narices del tema de la mágia.

Hemos pasado de una parrilla amplia a tener tantas posibilidades de elección que uno ya no sabe que hacer. Y ya no hablamos de los problemas que provocan que se cancelen series buenas. (Sí, hablo de ti, Netflix).

Quizás el ser ahora quisquillosos sea una bendición y no una maldición, quizás así disfrutamos más, o simplemente es la vida llamandonos viejos y dejandonos sin tiempo.

Quién sabe. Yo solo sé que no se qué ver ahora. ¿Un documental? ¿Un programa de risa?


¡No te pierdas nada!

Síguenos en nuestras redes y échale un ojo a todas las novedades. Recordad que podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Steph

Las series, como el café, son la base principal de mi existencia. Bueno, y Chris Evans, no podemos negar eso... Y las Gilmore...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Y, ¿ahora qué veo?

de Steph Tiempo de lectura: 2 min