Pequeñas joyas de Netflix XIV: Capitani

Si hay algo que me guste más que los true crimes, eso es sin duda las series de investigación policial. A mí ponme un cuerpo en el bosque, con signos de violencia, con muestras de haberlo cambiado de lugar y con un buen pueblo lleno de mentiras y engaños, y qué queréis que os diga, ya me tenéis en vuestras manos. Hoy os hablo de Capitani.

Capitani, el personaje

Vamos con el protagonista de la serie, Luc Capitani. Procedente del sur de Luxemburgo, Capitani viaja hasta el pueblo de Manscheid, al norte del país, “para pasar unos días libres alejado de todo”. Es entonces cuando aparece el cuerpo sin vida de Jennyfer, una adolescente con problemas de drogas, que ya se veía a venir que acabaría por el mal camino… Pero no es el único misterio a resolver, ya que su hermana también ha desaparecido y no hay rastro de ella.

Sin embargo, no solo el pueblo tiene algo que ocultar. Detrás del viaje del detective a Manscheid se oculta algo más. Y es que su expareja, Carla Pereira, le abandonó sin decir esta boca es mía y, tras años de búsqueda, ha dado con su ubicación, precisamente en Manscheid. Y desde ya os puedo decir que, en esta serie, las casualidades no existen.

Capitani es un hombre tosco, claro y directo. No se anda con chiquitas a la hora de hacer lo que tenga que hacer con tal de resolver el caso. No ha ido al pueblo a hacer amigos y su carácter agrio es mencionado por más de uno de los habitantes de Manscheid. No se fían de él y cuando estás investigando un caso de asesinato, en el cual tienes que interrogar a todos los vecinos, tienes un problema. ¿Cuál es entonces la solución? Pues poner como mano derecha a una de las mujeres más queridas del pueblo, a la vez que policía local del mismo, la teniente Ley. Así, se asegura una intermediación entre la investigación policial y la rumorología pueblerina. Un plan perfecto.

Capitani, la serie

Y así, sin quererlo ni beberlo, os he hecho un buen resumen de Capitani. Esta producción luxemburguense que, salvando bastante las distancias, evoca a otras series de temática similar, atrae por sus paisajes y escenarios más que por su desarrollo. Porque no nos vamos a engañar, a pesar de tener todos los elementos indispensables para crear una historia en condiciones, se queda finalmente a medio gas. Los personajes están terriblemente construidos, no empatizas con ninguno, la frialdad que desprenden hace que te de igual si les pasa algo o no. Además, da la sensación de no estar viendo la serie en orden cronológico, las pistas que encuentran en los primeros capítulos no son investigadas hasta el final de temporada, cosa que me provoca cierta sensación de irrealidad.

Por otro lado, estamos ante un pueblo con multitud de secretos, donde todos tienen algo que callar, y eso siempre es bien. La trama se ramifica en varias sub tramas: la policial, la militar, la política, la escolar… Sin ser líneas muy rocambolescas o imposibles, la verdad que ese punto de veracidad se agradece. Además, que la duración de los episodios sea inferior a 30 minutos también me parece una muy buena idea. La verdad es que la serie te la puedes ver del tirón sin esfuerzo alguno.

La primera temporada de Capitani consta de 12 episodios de entre 20 y 30 minutos de duración. Ha sido oficialmente renovada por una segunda tanda que, si todo va bien, llegará a Netflix en Mayo de 2022. Os dejo aquí el link del tráiler.

Recordad que ahora podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Paco

Productor audiovisual cuando me dejan, seriéfilo 24/7. Me gustaría escribir más, pero siempre lo dejo para mañana. Lost es mi religión y a quién le pique que se "arrasque". Littlefinger deserved better.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pequeñas joyas de Netflix XIV: Capitani

de Paco Tiempo de lectura: 3 min