Arrow 8×09 Review: Green Arrow and the Canaries

¡Volvemos a la rutina normal! Después de Crisis, Arrow vuelve con un episodio piloto de su próximo spin off, ambientado en Star City 2040. “Green Arrow and the Canaries” nos trae algo más que un logo muy chulo. Nos muestra una nueva dinámica entre personajes que, aun con sus errores, tiene muchas posibilidades para el futuro. Además, la acción nos recuerda a los mejores tiempos de Arrow. Siendo sincera, no esperaba mucho del episodio pero me han sorprendido para bien. ¡Vamos a comentarlo todo!

AVISO SPOILERS SI NO HAS VISTO EL EPISODIO 8×09 DE ARROW NO SIGÁIS LEYENDO

Después de la nueva creación del Multiverso, las cosas son diferentes en el futuro. Mia se ha criado junto a William (esas fotos son súper lindas) en la mansión Queen y tiene una relación con JJ que, al final, acaba en compromiso. Pero no recuerda nada de lo que sucedió antes de Crisis. 

En cuanto a Dinah, lo recuerda todo pero ha decidido crearse una vida en ese nuevo futuro. Una vida sin máscara. Zoe está viva. Connor es el chico malo (y que cuando se cruza con Mia saltan chispas) y Laurel aparece en ese futuro para conseguir salvarlo con la ayuda de Dinah y Mia. Laurel hace que Mia recuerde todo. 

Esto sacude el mundo de Mia y lo rompe en pedazos y hace lo que cree que es mejor: huye. O lo intenta. Decide ayudar a Laurel y Dinah pero solo por esta vez. Después, volverá a su vida sencilla, sin trajes, sin preocupaciones…por eso no puede ponerse el traje de su padre. Él se le dio, se lo legó, para que sea Green Arrow, alguien que ha decidido no ser. Como en un reflejo de lo que su madre hizo en el 1×15 de Arrow. Se autoconvenció de que sólo sería una excepción…y después no pudo simplemente desaparecer y ser ciega a todo lo que estaba pasando. A todo en lo que podía convertirse.

Una vez dicho esto, ¿dónde están Moira o Thea? ¿Mia se crió sin familia? Hay un vacío argumental en ese sentido. Supongo que es así para evitar el spoiler del retorno de esos personajes. Un spoiler que ellos mismos liberan si vemos las fotos del próximo episodio. Pero, en fin, supongo que este es el precio a pagar al ver un piloto sobre el futuro sin haber visto cómo acaba la historia en el presente. 

Interesante la conversación entre Dinah y Laurel. Aquí, vemos a una Dinah diferente a la que estamos acostumbrados. Ella lo recuerda todo…pero ha decidido vivir con un perfil bajo en esta nueva realidad. Ha comprobado que no siendo nada más que una cantante, personas que había perdido siguen vivas y son felices, Mia, Zoe…todo parece mejor si ella no se pone el traje de Black Canary. Dinah se está compadeciendo de sí misma y recreándose en todo lo que ha perdido. El problema es que una cosa es lo que parece…y otra cosa lo que es en realidad. 

Puede que todos parezcan felices, puede que lo sean…pero porque no han terminado de encontrar quiénes son realmente. Zoe es feliz…pero ni ella misma sabe de lo que es capaz. En cuanto a Mia, bueno, esto está muy cogido con pinzas porque Dinah no tuvo nada que ver con el destino de Mia de ser Green Arrow, sin embargo, sí tuvo un ver con el destino de Zoe. Zoe y el resto de las Canarios. Tengo muchas diferencias con Dinah y su actuación como parte del equipo pero, tal y como le recuerda Laurel, fue ella quién inspiró a Zoe y a las Canario y les hizo ver de lo que podían ser capaces. Les mostró otro mundo, otra vida…y les hizo creer y luchar por ella. 

Para mi sorpresa, Laurel se encuentra entre las que se sintieron inspiradas por Dinah. Creo que a los productores se les olvida demasiado a menudo (por no decir siempre) que Laurel mató por placer al supuesto amor de la vida de Dinah. Si ya chirría muchísimo verlas siendo las mejores amigas de la vida, choca aún más que Laurel le diga a Dinah que fue una inspiración para ella. Básicamente diciéndole que su cambio se debió a ella…máxime cuando sabemos que fue por Quentin. 

Hay bastantes incongruencias aquí. Pero bueno, aceptamos pulpo como animal de compañía y nos “olvidamos” del pasado entre Laurel y Dinah porque si no nada tiene sentido y nos explota la cabeza. 

Después de tanto tiempo, Dinah logra ver a través de Laurel. Sabe que está insistiendo mucho, demasiado, con salvar a Bianca y las repercusiones que puede tener si no lo hacen, si no encuentran la motivación para ello. Pero Laurel, a parte de sus propios objetivos, ha reconocido en Dinah su propio comportamiento de hace un tiempo. Hacer una mala elección tras otra, creer que no podía ser nadie más que esa persona gris que simplemente respira pero no vive…y no quiere eso para Dinah ni tampoco para Mia.

Es algo loable de parte de Laurel…que para que nos encaje, tenemos que creernos que siempre fue buena y mató porque pensaba que no podía ser otra cosa, no creía en sí misma; cuando en realidad mataba por diversión. Así que todo esto que Laurel dice está cogido con pinzas…pero, de nuevo, necesitamos aceptar pulpo como animal de compañía para poder seguir adelante sin que nos duela la cabeza.

En medio de todo esto, Deadstroke vuelve a hacer su aparición y es inevitable que todas lo relacionen con JJ. Pero Mia…ella no puede creer que su prometido sea un asesino, no aquí. Él es todo lo contrario del JJ de sus recuerdos. Al igual que ella, JJ ha cambiado. Pero Dinah y Laurel opinan distinto…¿realmente ella ha cambiado? ¿Lo ha hecho él? ¿O Mia sólo está intentando protegerse a sí misma de averiguar quién es en realidad y salir de su zona de confort, de esa cáscara vacía en la que vive? 

Aquí Laurel tiene razón, somos lo que somos. Al final, nuestra verdadera naturaleza saldrá a la luz por mucho que deseemos ignorarla. Y es lo que sucederá con Mia. Quizá lo haga con JJ.

Mia está decidida a probar que Dinah y Laurel se equivocan pero entonces no puede acceder al ordenador de JJ. Eso es tan sospechoso que, de repente, toda su confianza se desvanece. Le asaltan las dudas, los recuerdos…su mente no para de girar con las posibilidades. Entonces, se enfrenta a JJ…y se equivoca de pleno. Todo lo que él estaba escondiendo es el destino de su luna de miel. Nada más. JJ es alguien distinto, alejado de quién ella ve en sus recuerdos. Pero ya es demasiado tarde. La confianza entre ellos está rota. 

Todo esto hace que Mia intente alejarse de lo que le parece una locura y tiene una discusión con Laurel. En ella, Laurel la acusa de egoísta y Mia hace lo propio. He de decir que aquí Laurel se comporta horriblemente mal. Mia no es egoísta por querer vivir su vida, la vida que tiene en esa realidad. Solo tiene miedo y no quiere fallarle a su padre, a su sacrificio y ese miedo lo abarca todo. Cuando tenemos miedo buscamos una salida, la más fácil…y eso, para Mia es quedarse tal cual esta. Además, Laurel hablando de egoísmo…es para reírse a carcajadas. 

Dicho esto, la escena sigue…y se pone peor. Laurel se atreve a trivializar, por la vida que Mia lleva, el sacrificio de Oliver y aquí es cuando Mia defiende a su padre como una leona. Su vida, será como sea, pero es gracias a su padre. Ella está viva gracias a él. Y no quiere fallarle. Y yo me levanto para aplaudir a Mia. Ella no se está dando cuenta de que realmente Oliver solo quería verla feliz y no le gustaría ver que Mia siente ese vacío que siente pero Laurel no tiene derecho a trivializar con el sacrificio de Oliver y básicamente decirle que no mereció la pena que Oliver muriera por ella, por su hija. Y menos si esa supuesta lección moral viene de una asesina. 

Entiendo que Mia necesitaba un toque de atención para darse cuenta de lo que estaba haciendo. Pero no hacía falta que hicieran actuar a Laurel como una perra para ello. Al menos no si quieren que aquí, podamos soportarla o nos caiga bien.  

A Mia no le queda otro remedio que disculparse cuando se da cuenta de que JJ no es quién ella recuerda. Por supuesto, JJ no entiende nada…y le dice algo que a Mia le duele pero que es parecido a lo que le dice Laurel: no se compromete con nada, no realmente. Entonces JJ salta a la conclusión de que todo lo que ha sucedido es la forma de Mia de sabotearse a sí misma, de sabotearlos. A ellos. Porque tiene miedo al compromiso, tiene miedo a dar un paso adelante y todo lo que significaría. Tiene miedo de depender de alguien tanto, de confiar en alguien tanto…que la pueda destruir. Para JJ, ella es la mitad de su vida (ojos de corazón aquí) y no quiere casarse con alguien que no lo ve de la misma forma. 

Mia intenta hacer que JJ cambie de opinión..pero no lo consigue. Y me parece significativo que Mia no niegue las conclusiones de JJ sobre su falta de compromiso. Sobre su miedo. Porque él da en el clavo. Nunca ha sido capaz de terminar de comprometerse con algo antes y sí que le da miedo, vértigo, un compromiso así, una confianza así. 

Pero, ¿cómo comprometerse con algo cuando sientes tu vida medio vacía? Mia ha estado viviendo como en una cáscara vacía de sí misma. Era feliz pero siempre había algo que faltaba…un vacío. Algo parecido a la vida de Thea o de su propio padre al principio de Arrow. Una vida aparentemente feliz, llena de fiestas, amigos pero vacía por dentro. Porque, en su intento de estar a salvo, para honrar el sacrificio de su padre, ella se ha olvidado de lo que Oliver más deseaba para ella: que fuera feliz. Mia se olvidó de sí misma y tiene miedo de que nada llene ese vacío, de que JJ no sea capaz de llenarlo y de que ella misma se diluya aún más y nunca llegue a encontrarse. 

Por eso llora. Llora por todo lo que ha perdido y por todo lo que podría perder. Llora por la Mia que fue, la que es y la que puede llegar a ser. Y lo hace delante de las fotos que tiene de su padre, de su flecha enmarcada. Llora en el lugar donde siente más fuerte la presencia de su padre. Llora como una niña que está desesperada por ayuda porque no quiere fallarle pero tampoco quiere fallarse a sí misma. 

Entonces, llega Laurel y ambas hablan. Realmente hablan. Laurel puede verse reflejada en Mia. Ella también está escogiendo el camino fácil, el camino para esconderse. Mia solo…ella solo intenta vivir lo mejor que sabe intentando honrar el sacrificio de Oliver. Intentando mantenerse a salvo como él quería. Y ya no sabe cómo hacerlo. No sabe cómo seguir el camino que cree que su sacrificio marcó. Porque, ¿qué derecho tiene ella a deshonrar el sacrificio de su padre poniéndose en peligro?

De lo que Mia no se ha dado cuenta es que el único camino que marcó el sacrificio de Oliver es que ella pudiera tener elección, tal y como le dice Laurel. Mia debe elegir qué quiere ser. No debe vivir bajo unas directrices autoimpuestas por una premisa errónea. Oliver quería que fuera feliz con la vida que ella deseara, que ella eligiera. Eso es lo único que quería. Que ella viviera para tener una opción. Ser una heroína no es fácil pero te da un propósito, igual que se lo dio a la propia Laurel. 

Mia es quién es: una heroína. Está en ella. En sus venas, en su sangre. Es su esencia. Y ya no puede escapar más de ella. Star City es su ciudad y ella es su protectora. Ella es Green Arrow. Mia, por fin, se da cuenta de que es cierto. Eso es lo que ella es. Y se pone el traje que su padre le dejó como legado. Y, de repente, ese vacío que había sentido toda su vida se desvanece. Ella está completa. 

Dicho esto, ha sido un poco forzado ver a Laurel de confidente y referente moral de Dinah y Mia. Es cierto que, gracias a lo que hemos visto anteriormente, no ha terminado de desentonar esta amistad tan cercana entre Laurel y ellas dos pero…ha sido demasiado y algunas cosas…no se podía evitar poner los ojos en blanco. 

En la última conversación entre JJ y Mia, ella lucha por recuperarlo. Ha comprobado que en esa realidad no es el villano que ella conocía en otra vida, en otro mundo…y lo ama así que decide luchar por lo que tiene. Ella le explica cómo se ha sentido, lo que ha sido para ella volver a reencontrarse consigo misma. En esa vida estaba perdida, dormida, sin saber quién realmente era, sin atreverse a serlo por un miedo atroz a fallarle a su padre y el sacrificio que hizo por ella…pero ya no más. Ahora entiende que fallar a su padre y a su sacrificio significaría volver a traicionarse a sí misma, volver a huir de quién es y esconderse.

Y en medio de todo eso, de esa epifanía, está él. Lo ama, eso no ha cambiado y quiere estar a su lado. No ve na vida sin él. En realidad, la ha visto, la ha vivido pero no puede encajar esas vivencias con lo que siente ahora, con lo que son ahora. JJ ya no es ese hombre, es un buen hombre, el hombre del que se enamoró. Así que va a luchar por lo que tienen juntos. JJ la vuelve a aceptar en su vida porque, tal y como le ha dicho, ella es su otra mitad… ¿será eso suficiente?

Hay una amenaza mucho mayor que Trevor en el horizonte: una villana desconocida. Pero Dinah, Mia y Laurel están dispuestas a hacerle frente a quién sea. Mia por fin se ha encontrado a sí misma y sabe que Green Arrow es quién es, es parte de sí misma y se ha dado cuenta de que la verdadera forma de honrar a su padre y su sacrificio es ser ella misma y tener una vida completa. 

Dinah tiene una revelación parecida. También se ha dado cuenta de que quiere hacer la diferencia como Black Canary. No desea ver la vida pasar compadeciéndose de sí misma y de lo que ha perdido. De lo que pudo ser y no fue. Quiere luchar por lo que sabe que puede llegar a ser. 

Sin embargo, Dinah sabe que hay algo que Laurel no les ha contado aún. Y tiene que ver con Mia. Esta misión era esencial para que ella siguiera su destino. Esto es bastante sorprendente, ¿por qué este caso es tan importante?

Ha sido emocionante ver a Mia y William a los pies de la estatua de Oliver, “el hombre que salvó a la ciudad”. Es precioso que, por fin, tenga el reconocimiento que merece de la ciudad que tanto luchó y sacrificó por salvar y tanto le despreció a cambio. Ver el orgullo, el respeto absoluto, el amor en los dos hermanos Queen cuando miran la estatua de su padre, lo recuerdan y hablan de él ha sido muy emotivo y todo lo que Oliver se merece en este mundo.

Al igual que la aparición de ese totém (¿a alguien le sigue emocionando tanto como a mí que William se refiera a Felicity como su madre?), que conecta este show con Arrow y es un símbolo de reconexión, de familia…y algo más. Esas letras chinas son las mismas del tatuaje de Trevor, el villano de la semana, ¿cómo es posible? No recuerdo exactamente quién le dio el tótem a Oliver. Creo que fue Shado o Yao Fei pero… ¿qué significan exactamente esos símbolos? ¿Con quién están conectados? Ha sido bastante intrigante comprobar que no sabemos todo sobre ese tótem. 

Mucho más cuando han drogado y secuestrado a William y Mia… ¿con qué fin?

Pero las actuaciones del gran y desconocido malo no acaban aquí. Ha hecho que JJ recordara su pasado como Deadstroke, creo que para reclutarlo. Esto nos dice que es alguien como Laurel, que recuerda quién eran antes de Crisis y tiene planeado algo para hacer estallar Star City después de tanto tiempo. Pero, ¿quién es? ¿Qué busca? Nos han dejado muchas preguntas sin respuesta. Un gancho bastante efectivo para la audiencia porque este final deja abiertas muchas posibilidades.

Ahora, JJ volverá a convertirse en villano pero ahora Mia estará a su lado más segura que nunca de él después de haber dudado, haber comprobado que estaba equivocada y haberlo casi perdido por ello…o JJ puede elegir resistirse a volver a tomar el mismo camino porque ama tanto a Mia que eso lo supera todo. Está claro que van a jugar con este triángulo amoroso entre Mia y los hermanos Diggle y esta dicotomía entre el presente que viven y el pasado que fue. Está muy bien planteada esta intriga, esta apertura de posibilidades que te deja con ganas de más, de saber cómo acaba esta historia.

En cuanto a los stunts, me han sorprendido para bien. Hacía tiempo que no veíamos tantas luchas y tan bien ejecutadas como en este episodio. Se nota que han apostado bastante fuerte para mostrar a la audiencia que el spin off será el digno sucesor de Arrow en cuanto a acción sin ningún tipo de efectos especiales. Destacar la lucha de Mia y también el mejorado Canary Cry de Laurel.

CONCLUSIÓN 

En conclusión, la verdad que no esperaba mucho de este piloto. Pero me han sorprendido para bien. Me he entretenido durante todo el episodio y se me ha hecho corto. Han conseguido fundir la fórmula del villano de la semana (que, además debía servir como centro para posicionar a los personajes) y, a la vez, poder enganchar a la audiencia mostrando al final que todo es consecuencia de un plan más grande, con un villano desconocido…conectando con Arrow a través del tótem de William y sus letras chinas. Conectando con la serie madre y de la que nace este nuevo show. Ha sido bastante inteligente y te deja con ganas de saber más.

Por supuesto, no es un producto perfecto, nada lo es, y hace falta pulir algunos aspectos. Básicamente en el personaje de Laurel. Pero deja un buen sabor de boca y han superado con nota el reto. Este show tiene posibilidades tanto por la profundidad de su protagonista (Mia) como la relación entre los personajes y el juego que puede dar la disyuntiva entre sus vidas pasadas y su presente. El episodio te deja con ganas de darle una oportunidad a la nueva serie.  

Y hasta aquí la crítica del 8×09. ¿Qué os ha parecido el capítulo a vosotros? ¡No dudéis en comentármelo! Nos leemos la semana que viene con, aunque duela, y mucho, decirlo, el último episodio de la serie en el 8×10 de Arrow titulado “Fadeout”.

Por Raquel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: