The Vampire Diaries 8×11: You Made a Choice to Be Good

Después de las emociones y los importantes cambios que nos han dejado los últimos capítulos de The Vampire Diaries, una semana más estamos de vuelta para analizar qué ha ocurrido en el capítulo. Las emociones están a flor de piel y más ahora que queda nada para que termine definitivamente la serie, ¿te animas a seguir leyendo? Adelante, adelante…

El capítulo pasado nos dejó tantos grandes y pequeños detalles, que seguramente acabaste perdiéndote alguno. Por eso mismo te recomiendo que, si no lo has hecho ya, te pases por el artículo para que puedas descubrir esas cositas de las que te hablo. Si ya te has pasado, espero que te hayas recuperado de los momentos tan inesperados, de tanta vuelta de personajes y de los guiños a escenas de hace años. Lo que hemos vivido en este nuevo capítulo, casi no tiene nada que envidiarle.

Y es que después de la que estuvo a punto de formarse en Mystic Falls, las cosas no es que vayan estupendas. Aunque la campana forjada por los Maxwell no llegara a sonar 12 veces, 11 han sido suficientes para abrir una puerta al infierno (al menos momentáneamente) por la que ha salido el mismísimo Cade. Como era de esperar, lo primero que hace es liberar a Stefan del sótano de la mansión Salvatore, y enfrentar a Damon. Los hermanos tienen que volver al trabajo, y mientras Stefan sin humanidad parece no tener problemas, el Damon con la humanidad de vuelta está teniendo algunos. Todo esto se lo pasa Cade por el Arco del Triunfo y su ultimátum al mayor de los Salvatore es claro: o mata a 100 personas para el final del día o mata a Caroline. No hay término medio. Y pese a este ultimátum, Damon parece ser asquerosamente positivo para como lo conocemos.

Viendo el percal, este positivismo tarda poco en irse al garete y más desde que Cade le hace a Damon la demostración de que nada ni nadie puede matarlo (todavía). Plan B descartado, busquemos un plan C. Y de nuevo la cura está sobre la mesa. Después de mi patón preguntándome hace algunas semanas donde estaba la cura (en Elena, duh!) comienzan de nuevo Los Juegos de la Cura. Ahora todos la quieren para uno o para otro. Por eso mismo Caroline tiene la cuestionable idea de que si le dan la cura a Cade, dejará de ser inmortal y podrán matarlo. Pero… un momento, ¿no era solo para vampiros? Tantos años me están pasando factura. Aun así, incluso me sorprendería que la cura afectara a Cade. Com’on! Estamos hablando del demonio en persona. Ahora bien, Damon tenía pensada usar la cura cuando Elena volviera a la vida, sin embargo Bonnie tenía pensado usarla antes con Enzo, pero ninguno de los dos se lo había dicho a Damon. Según las matemáticas de Caroline, si se la dan a Cade y después van todos tomándola en filita los unos de los otros, todos pueden acabar contentos. Demasiado civilizado todo. Sorprendentemente Damon tiene que convencer a Bonnie para que secunde el plan. Acostumbrados a la ayuda desinteresada de la Bennet, por una vez había decidido poner sus intereses primero. Sin embargo no creo que fuera el mejor momento cuando la posible destrucción de Cade está en juego.

Hablemos de Dorian. Al pobre lo tienen como Wikipedia con patas como el mismo lo ha definido. Pero iremos más allá, algo que ha dado que pensar… Su conversación con Caroline cuando esta le ofrece un cóctel (que no de los nuestros) con su sangre a modo de seguro de vida. Le explica la especie de maldición que siempre ha tenido su familia. Incluso su padre y su hermana llegaron a morir en un incendio. Probablemente si el personaje no se tratara de una persona de color, tal vez no haría la relación, pero en este caso lo es y la he hecho. ¿Y si Dorian fuera descendiente de Cade? En caso de ser así podría jugar un papel más importante del que está llevando a cabo hasta ahora el personaje. No lo sé, ahí dejo esa información, que cada uno piense lo que quiera… Una pena que Dorian desaprovechara el seguro de Caroline.

Mientras Stefan está siguiendo su propio plan dibujado por Cade. Y no es hasta que Cade aparece en el Grill, que descubrimos cual es. El demonio le ha ofrecido un trato muy similar al de Damon; o cien personas o la chica de tu hermano. ¿Cual es la diferencia? Que mientras Damon no acepta ninguna de las dos opciones, Stefan no se lo ha pensado dos veces y ha ido directo a por la segunda. Pero hay algo más, algo que se nos escapaba hasta ahora. Elena ya no está en Brooklyn, Elena está en la casa que Bonnie compró meses atrás, en la que ella y Enzo iban a esconder la campana, la misma a la que Stefan está cambiando las escrituras para poder entrar. Y todo esto lo ha sabido Cade gracias al furtivo encuentro que tuvo al principio del capítulo con Bonnie en la cafeteria. Ahí es nada.

Estaba resultando un poco raro a fuera de lugar el ímpetu por hacer que Enzo cumpliera su lista de deseos antes de llegar a la casa de Bonnie. Lo que no sabíamos es que estábamos siendo espectadores de la despedida de Enzo. Ni más ni menos. Porque si Stefan tenía las ideas claras de ir a matar a Elena, acabar con la vida de Enzo se convierte en un mero trámite aunque sea a unos metros de una Bonnie destrozada y con la cura en la mano. Y todo ocurre rápido. Todo lo rápido que Bonnie es capaz de reaccionar aun acabando de ver morir a la persona a la que más quiere. Ya ha caído Enzo y si no hace nada morirá ella y acto seguido Elena. Y con la cura en la mano no lo queda otra opción.

In a minute you’re gonna be dead, anyway.
And you’re gonna be human.

BOOOOM. Plot twist de la vida que tiene lugar cuando Bonnie inyecta la cura a Stefan. ¿Alguien se esperaba esto? Si la respuesta es que sí o sois muy listos y simplemente os lo habíais spoileado. Esto rompe totalmente los esquemas de los Salvatore siendo vampiros para el resto de los tiempo. Al menos ese es mi esquema, nunca pensé que viera a ninguno de los dos siendo humano. Sin duda esto va a dar la vuelta a las cosas. No debemos de olvidar el efecto que la cura tuvo en su momento en Katherine. Al tomarla, todos los años que había vivido se echaron sobre ella de forma aplastante, envejeciendo y muriendo en días tal vez semanas. Stefan no lleva siendo vampiro tantos años como ella, pero viendo lo que sucedió, Stefan tal vez duraría unas semanas más.

Tenemos que hacer una mención especial a los últimos segundos del capítulo, donde no solo vemos a una Bonnie destrozada sino algo más. Esa onda de poder psíquico o como queramos llamar que desprende la propia Bonnie al gritar de dolor por la muerte de Enzo. ¿Qué ha sido eso? Sin duda tiene que ser algo importante sino no se hubieran molestado en hacerlo, pero qué. ¿Estará recuperando la bruja sus poderes? Echo de menos a Bonnie con poderes, ¿y vosotros?

OMG, ¿qué vamos a ver a partir de ahora después de los dos importantes giros que ha tomado la serie al final del capítulo? Llamadme tonta, pero a mi me tienen en ascuas estos últimos capítulos…

 

(Visited 140 times, 1 visits today)

Autor entrada: Seriéfilos Enfurecidos

1 comentario sobre “The Vampire Diaries 8×11: You Made a Choice to Be Good

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *