Shadowhunters 3×17-3×18: 'Heavingly fire'-

¡Hola nephilim! ¿Qué tal han ido las vacaciones? Entre torrijas, fandanguillos y alegrías hemos vuelto para a) llorar como pencas; b) dejar volar libres nuestras pelucas; c)acodarnos de todo el árbol genealógico de Asmodeus; d) todas las anteriores son correctas. ¿Queréis saber por qué? Relajad las estelas, que todavía tenemos tiempo para ver qué ocurrió en las anteriores entregas.


¿Asmodeus?


Se nos acaba el chiringuito, así de claro. En otras palabras: de la cárcel se sale, de sufrir con Malec no. En ‘Heavingly fire’ veíamos a un Alec preparado para pedirle matrimonio a Magnus tras que este perdiera definitivamente la transfusión de Lorenzo; en ‘The Beast Within’ cogen nuestros corazoncitos, los tiran por el retrete y ya son 3000000 corazoncitos los que el retrete se ha tragado.



La sinceridad de Magnus ebrio provoca que Lightwood busque desesperadamente las medidas necesarias para que las recobre, es decir, ponerse en contacto con el padre de este para que se los devuelva. ¿Su condición? Obligar a Alec a romper la relación. POR. EL. ÁNGEL.



El giro de guion de toda esta trama es la aparición salvaje de Asmodeus al final de episodio. ¿Cumplirá sus promesas o todo será en vano?


Vacuna celestial


La investigación sobre la trata de subterráneos de Isabelle y la marca que une a los dos hermanos van por el mismo camino. Siguiendo las pistas dejadas aquí y allá, Izzy le pide a Simon que se haga pasar por recluso en el lugar donde se están llevando a cabo experimentos ilegales en subterráneos. Aldeltree, aquel majo que solamente empeoró el estado de Isabelle y su adicción, aparece en escena como un iluminado de la vida: ha encontrado manera de convertirlos en humanos vía inyección de trazos de fuego celestial. Ahí es ná.



A la postre, con Jonathan ya entre rejas, Isabelle cree que ha encontrado la cura para la separación para estos dos. Sin embargo, tal y como comprobamos en el último episodio, esto no es así. La unión entre ambos precisa de algo más fuerte que dos moléculas de fuego celestial en vaso de chupito. Por descontado, con la huida de Jonathan del Instituto de Nueva York, ahora los cazadores lo tienen un poquito regulinchi para llevar a cabo sus planes. Además, no vamos a quitarle el ojo de encima a la Reina Seelie, que tiene pinta de ser más mala que un dolor de todas las muelas del juicio juntas un día de verano.


Accio desfibrilador


Además, hay unas cuantas cosillas más que no podemos dejarnos en el tintero. Por un lado, SIZZY IS IN DA TOWN y han llegado para quedarse. Demos gracias a la aparición estelar de Becky, aka la hermana de Simon, porque el empujón que les ha dado se ha escuchado desde España.



Asimismo, descubrimos a un Luke recién salido de la cárcel y a un Maryse inmersa de lleno en una vida mundana y esto nos pone tan blanditos que aplaudimos hasta con las orejas. Por otro lado, Clace sigue en las mismas: te quiero y por tus huesos me muero. Casi literal. A ver si con la pelirroja cayendo al lado oscuro tenemos un poco más de chicha.


Bonus track para los lectores: ¿Podemos sacar ya la pamela?



Ahora bien, agarraos que vienen curvas con el próximo episodio:


The following two tabs change content below.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *