¿Qué debe llevarse un buen seriéfilo a la cárcel?

En la vida uno tiene que estar siempre preparado para lo que pueda venir. Pueden suceder cosas buenas como que te encarguen restaurar un cuadro morroñoso de la iglesia de tu pueblo y acabes destrozándolo pero siendo conocida mundialmente o también cosas malas como ver a la Jeny zorreándole a tu pareja en el botellón, romperle un vaso de tubo en la cabeza y acabar en la cárcel. Supongamos que la desgracia y la mala suerte forman parte de tu día a día y que una buena mañana, y sin previo aviso, dos irritados, aunque atractivos, policías aparecen en la puerta de tu casa para llevarte al talego. ¿Qué debes llevar contigo para tu estancia en la cárcel?

Hoy venimos a responder a esa pregunta. Nosotros queremos para ti lo mejor hasta en las peores de las circunstancias por eso vas a leer nuestros consejos muy atentamente y si en algún momento de tu vida te llevas el susto, pues oye, ya tienes una idea aproximada de las cosas que verdaderamente te van a ser de gran utilidad entre las rejas.

Resultado de imagen de VIS A VIS MAGGIE

En primer lugar vamos a decirte lo que NO tienes que coger bajo ningún concepto. Porque hay reglas, reglas no escritas acerca de todos aquellos bienes que debes dejar atrás por el bien de tu integridad física y mental a la hora de ingresar en prisión. Mucha atención:

  • Camisetas de souvenir en plan “Alguien que me quiere mucho me ha traído esto de Almuñécar” o similares: Estas camisetas harán ver que tienes seres queridos y que tus malos modos son solo una pura fachada que te has generado para no ser una presa fácil.
  • Ropa interior del Primark: Es bien sabido por el 90% de la población que duran dos asaltos.
  • La chaqueta amarilla de Zara: Prohibidísima. De hecho si conoces a alguien que la tenga ve ahora mismo a la comisaría de policía más cercana y denúncialo ante las autoridades. ¡Que te acompañe a la cárcel porque se lo tiene bien merecido!

Pero pasemos ahora a lo que sí. Cosas que probablemente no te serán de máxima utilidad mientras eres un miembro más del elenco de Vis a Vis y te encuentras retenido en una cárcel perdida de la geografía española en la que vas a comer puré de patata recalentado para desayunar, almorzar y cenar todos los días de tu vida:

  • Las fechas de los finales de temporada bien anotaditos: Si eres un poco pájara fingirás estar mala de cojones (nos vale cualquier cosa que conlleve tenernos en una camilla así que dale rienda a tu imaginación y sácale partido a las clases de teatro que cursaste en el colegio) y se verán obligados a llevarte al hospital donde, por si no lo recuerdas, hay televisores para poder ver ese último capítulo que no podías perderte por nada del mundo. Las prioridades, querida.

Resultado de imagen de VIS A VIS ZULEMA HOSPITAL

  • Una peluca: si algo hemos aprendido con (consulta el nombre en Google para no escribirlo mal) Hannah Montana es que una melena falsa de un color distinto al tuyo puede cambiarte la vida. Si en algún momento de tu estancia te metes en algún follón del que parece imposible salir solo tendrás que encasquetarte este preciado bien y nadie se percatará de tu verdadera identidad. Miley, gracias por tanto, perdón por tan poco. 
  • Una cámara de fotos: Peleas en los rodajes, conducir sin carnet, robos en tienda de lujo… Nunca sabes cuando a uno de tus actores favoritos va a hacerle frente a la justicia. Por ello es que tienes que estar preparado en prisión. Ejercer de paparazzi para los programas de Mediaset podría pagar tu fianza y volver a casa antes de lo previsto. Tú no te cortes.
  • Una barra de pole dance extensible: En la cárcel suele haber pesas, cintas para correr, sacos de boxeo… Pero no barras de pole dance. Si Ana Obregón, actriz y bióloga, lucía ese cuerpo en Ana y los 7 gracias a sus meneos en tal artilugio, nosotros, ya que vamos a pasar un tiempo que desconocemos a la sombra, tenemos que estar preparados para lo que pueda suceder con unos gemelos firmes y un suelo pélvico fuerte y rígido.

Resultado de imagen de VIS A VIS BOXEO

  • Vino del barato: Si las madres de las protagonistas de Pretty Little Liars sobrellevaron con grandes cantidades de alcohol que sus correspondientes hijas han estado a nada de morir en diversas ocasiones durante siete años… Créeme que estamos ante algo que podría hacer tu estancia en la cárcel mucho más llevadera de lo que puedes llegar a imaginar.

 

  • Ojos maquillados: Lexa nos adentró en un mundo de posibilidades. Llevar los ojos comidos de churretes de pintura era un símbolo de respeto en muchas ocasiones. Lexa con su pintura made in “Me la he pegado bien gorda en Ibiza y se me ha corrido todo el maquillaje que me hizo mi prima la Paqui” causaba miedo en aquellos que la miraban directamente a los ojos. En esta situación nada será mejor aliado que el temor de tus compañeros.

 

Memoriza bien todas nuestras recomendaciones porque podrían sacarte de más de un apuro. En momentos críticos como la situación que hoy te proponemos no hay demasiado tiempo para pensar. No nos des las gracias, ya sabes que nosotros, como dijo una gran filósofa de la posmodernidad, por ti matamos.

(Visited 45 times, 1 visits today)

Autor entrada: Fran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *