Outlander: 2×06 -2×07 -2×08

Hola Sassenachs! Esta semana hay mucho que comentar en Outlander pero antes de nada deciros, que sí, nuestra Laura no está disponible para hablarnos de los Fraser pero en cuanto deje de de viajar por las piedras, la tenemos con nosotros. ¡Ánimo!

http://smartladieslovestuff.com/wp-content/uploads/2014/08/outlander_EP02_castleleoch_7.gif

Bueno, estas semanas Outlander no nos ha dejado un minuto de descanso pero vayamos por partes y, ¡CUIDADO CON LOS SPOILERS!

En este capítulo vemos como Jamie se sincera con Claire y le dice que no mata a Randall no porque le deba algo sino porque, si le sucediese algo, quiere saber que cruzará las piedras y se reencontrará con Frank: quiere que haya alguien que la cuide.

Por otro lado, Claire, Jamie y Murtagh elaboran un plan para impedir que el dinero del conde de Saint Germain llegue a Bonnie Prince. La solución es crear una “viruela” con la que impregnarán a todos los marineros del barco para que el producto no pueda ser vendido sino que tenga que ser quemado para que la enfermedad no se propague. Así, Jamie y Fergus llevan la falsa viruela al puerto, a los almacenes donde se guarda el vino y son capaces de dar el cambiazo sin levantar sospechas.

Cuando el Conde se entera se reúne con Jamie y deciden que lo mejor es que Jamie se lo lleve y lo venda por su cuenta pero como el Conde no se fía, dice que irá con él. Así, rápidamente elaboran un plan donde Murtagh  se vestirá de bandolero francés y, con unos cuantos hombres, atacarán el carruaje de Jamie y el Conde.

El plan sale bastante bien por lo que Bonnie Prince no tiene más remedio que dar por perdida su inversión y su dinero aunque el Conde no lo tiene tan claro y se enfrenta a Jamie. Tras la reunión Jamie vuelve a casa pero Claire no está, ha estado en el hospital pasando la noche debido a unas complicaciones. Mientras está en casa, Suzette le avisa de que Bonnie Prince está metido en un lío.

Jamie va al burdel a pagar la deuda de Bonnie Prince acompañado de Fergus. Este, mientras Jamie resolvía el problema, se mete en un cuarto vacío. No sabemos de quién es pero solo vemos una capa de un dragón inglés y un perfume, ¿quizá…..lavanda?

Durante este rato, Claire vuelve a casa y se sorprende de que Jamie no esté . De pronto, se encuentra con una nota: “Lo siento. Debo hacerlo”. Corriendo, va en carruaje a la zona de París done sabe que tendrá lugar el duelo. Al llegar, se encuentra a Jamie y Randall batiéndose en duelo. Debido a la tensión comienza a tener unos dolores muy fuertes que hacen que se desmaye no sin antes ver como Jamie clava la espada en al entrepierna de Randall y los gendarmes se le llevan.

En el siguiente episodio nos encontramos con una de las partes más esperadas por los lectores al menos, CUIDADO SPOILER DE LOS LIBROS: una de las primeras imágenes de Brianna y de Claire. 

Vemos a Claire con una niña pelirroja en el Boston de 1954. Claire recuerda unos pájaros y le dice a la niña que los vio en Escocia. Aunque, para mi, la parte más importante de esta imagen es ver que Claire sigue llevando los dos anillos: el de Frank y el de Jamie (recordad que al principio de temporada Frank le dijo que se lo quitase cuando estuviese lista).

Volviendo a Francia vemos como Claire se debate entre la vida y la muerte. Tras despertar, se toca la barriga y ve que ya no tiene nada, tampoco ve a su bebé cerca. La madre Hilldegarde le cuenta que la niña nació muerta pero que la bautizó y la puso el nombre de Faith (Fé) pues quería enterrarla en el camposanto (¿es o no, una santa esta mujer?). Claire sigue con fiebre y parece que no va a sobrevivir mucho tiempo pero el maestro Raymond llega y la cura con sus manos. Así, Claire va recuperando fuerzas y la madre Hilldegarde le insta a que coja a su bebé, así no se pasará toda la vida imaginándoselo. Esta es una de las escenas más descorazonadoras de la temporada pero de las más bonitas: vemos que Claire quiere a ese bebé y que le duele no poderlo tener y culpa a Jamie de su muerte.

Cuando vuelve a casa, Claire se entera de que Jamie está en la Bastilla debido a su duelo con Randall. Esa noche, sin poder dormir, escucha a Fergus llorando en su cuarto (estoy enamorada de este niño, en serio, solo se preocupa de Jamie y Claire y dan muchas ganas de achucharlo). Fergus le cuenta lo que ocurrió en el burdel: se puso a curiosear y de repente apareció Randall en la habitación, le cogió y le violó. Fergus gritó y Jamie, al oírlo, entro en la habitación y pegó a Randall, cuando les sacaron: le retó al duelo.

Cuando se entera del verdadero motivo del duelo le pide a la madre Hilldegarde una audiencia con el rey. Esta le advierte de que si le pide algo, deberá acostarse con él: es el precio.

Claire acepta, y al llegar el rey le pide que le haga un favor. Al ser la Dame Blanche no puede mentir y quiere que le diga cual de los dos hombre que tiene recluidos hace magia negra: el maestro Raymond o el Conde de Saint Germain. Para solucionarlo, Claire prepara cáscara amarga, ambos la tomarán pero no morirán, así podrá salbarles. Sin embargo, no todo sale como debería pues al beber Raymond y salir indemne, este incluye, sin que se perciba, veneno (el collar de Claire cambia de color). Tanto Claire como el Conde lo saben, y el rey obliga a este a beber, por lo que muere. El rey, contento por haber cazado a quien cree un hombre que practica artes oscuras, perdona la vida a Raymond con al condición de no volver más a París.

Cuando se termina el juicio, el rey coge a Claire y se la leva a su habitación donde le levanta la falda y no queda más remedio que pagar lo justo (lo justo para el rey, que se cree con derecho de pernada sobre quien le de la gana) para liberar a Jamie. Una vez termina, el rey le dice que perdonará a Jamie y que hablará con la corona inglesa para que puedan regresar a Escocia.

Tras varias semanas, Jamie vuelve a casa y tiene una intensa conversación con Claire en la que le pregunta si le odia. Claire le dice que sí le odio pero luego se dio cuenta de que todo era culpa suya, antepuso a Frank a su familia. Ambos saben que se necesitan para sanar sus heridas y, hartos de Francia y todo lo que han perdido, vuelven a casa: a Escocia. Sin embargo, antes de marchar se despiden de su hija dejando una de las cucharas de los doce apóstoles que Jamie le regaló a Claire. Un cacho de Escocia estará con ella en París.

Después de todas las penurias, ¡VOLVEMOS A ESCOCIA! Y por si no os habéis dado cuenta, han vuelto a cambiar la canción del principio, ahora vuelve a estar toda en inglés y  ¡ES GENIAL!

Claire y Jamie han vuelto a Lallybroch pero la felicidad dura poco, y más teniendo en cuenta que nos estamos acercando al final de temporada. Estando allí, Jamie recibe una carta: la rebelión ha comenzado y debe de buscar hombres que sigan la causa de Bonnie Prince, todo lo que han hecho en Francia no ha servido para nada.

Uno de los mejores momentos, nos lo deja Jamie con su nueva sobrina, es tan tierno y doloroso a la vez. Esta acurrucado junto a ella, acunándola y cantándola en gaélico. Precioso.

Jamie y Clarie van a ver a Lord Lovat, el abuelo de Jamie para que se una a la causa pero este no parece muy conforme y le hace elegir a Jamie: o el honor de su mujer o Lallybroch. Es el precio por unirse a Bonnie Prince. Jamie no está dispuesto a entregarle ninguna de las dos cosas. Es más, le dice que Claire es una dama blanca, una bruja y que más le vale no acercarse a ella.

Uno de los personajes que ha vuelto en este capítulo ha sido Laoghaire (muérete ya, hija, y deja a los Fraser en paz). Cuando ve a Claire, le pide su perdón y esta no está dispuesta a dárselo aunque sí que necesita su ayuda para convencer al hijo de Lovat, Simon, de que se enfrente a su padre y luche junto a Jamie.

También hemos vuelto a ver a Collum, que quiere posicionarse en el bando ganador y está observando al mesa de juego. ¿Se unirá a la causa o se mantendrá al margen?

Finalmente, como no, es Claire quien salva la situación pues cuando Jamie está a punto de firmar la cesión de Lallybroch a Lovat, tiene una “visión” donde ve a Lovat y a alguien con un cuchillo, apuñalándole.

Simon se interpone antes de que Lovat haga alguna locura y le dice que luchará para que la pofecía no se cumpla. De esta manera, Jamie salva Lallybroch y consigue que Lovat apoye la causa jacobita.

¡Hasta la semana que viene! No olvidéis comentar =)

(Visited 38 times, 1 visits today)

Autor entrada: Inés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *