La controversia de consumir series a velocidad 1.5x

Hace unos meses salió la noticia de que Netflix estaba haciendo pruebas para añadir la opción que aumenta 1,5 veces la velocidad en la reproducción de sus series. Esto causó mucho revuelo, llegó a tal nivel, que incluso los directores y actores de cine lanzaron mensajes de reproche en redes sociales. Entre ellos, Judd Apatow (director/productor de bastantes series y películas) y Peter Ramsay (uno de los directores de “Spider-man: Into the spider-verse”). Consumir series a velocidad 1.5x, ¿a favor o en contra?

Evidentemente, los creadores de una serie o película la hacen y la lanzan con un determinado montaje. Porque así consideran que es la manera en la que la obra tiene que verse. La música escogida, los silencios que se utilizan entre los personajes, los planos de algunas escenas y su duración… Todo está pensado para que dure un determinado tiempo, y para que el espectador vaya viendo cómo se desarrolla la historia a este ritmo. Es lógico que los creadores no quieran que sus obras se modifiquen, pues esto altera el trabajo que ellos han realizado.

Personalmente, no soy partidaria de la velocidad “1.5x”. Es más, coincido con los creadores en el sentido de que si una serie o película está pensada de cierta manera es por algo. Si quiero captar realmente lo que el creador quiere trasmitirme, debo verla a la velocidad normal. Ahora bien, vengo a defender que el consumidor pueda ver las series cómo quiera. Pues el ver la serie de una u otra manera no altera la serie en sí, sino que altera la experiencia, y por más que les pese, cómo se visiona una serie está en manos del consumidor, nunca del creador.

Entiendo que se hayan alterado, porque los cambios y las novedades asustan. Y cuando tocan algo que aprecias mucho o que has puesto mucho cariño en ello (ya seas el creador, actor, o un fan de la serie), es habitual ponerse a la defensiva. Pero si nos paramos a pensar, nadie ha venido a nuestras casas para ver si estamos mirando la serie centrando toda nuestra atención, o estamos planchando, “whatsappeando” a nuestro “crush”, o haciendo ganchillo mientras. Y nunca ha pasado nada. Tampoco conozco a nadie que no haya cenado mientras ve una serie, o que no haya visto algo con los amigos y haya pausado para comentar alguna escena, o incluso hablar por encima de un momento de silencio o de tensión, “estropeando” así el ritmo de la serie. Pero al final, la estamos disfrutando a nuestra manera.

Consumir series a velocidad 1.5x

Y por ejemplo, yo no voy a ver series aumentando la velocidad porque es algo que no me gusta, pero sí que veo y seguiré viendo en Youtube sólo los trozos que me interesan de una serie (por enterarme de lo que ha pasado en un “shippeo” en concreto), o me pongo un resumen de los capítulos anteriores de una serie que me dejé a mitad porque me estaba aburriendo, y que quiero retomar en la nueva temporada por el motivo que sea. Y sí, se han metido conmigo diciendo que eso no es manera de ver la serie, que la vea entera, pero han sido mis amigos (fans de esa serie). No ha venido el director ni los actores a mi casa (ojalá) a decirme cómo tenía que verla, porque si no les estaba ofendiendo.

Sólo hay que pensar en el hecho de que dónde se lanzan las películas es en el cine, dónde está totalmente aceptado que estés comiendo palomitas y el ruido que eso conlleva, que se va con niños que en ocasiones hablan o se mueven más de lo que nos gustaría. E incluso, en muchos países vienen dobladas. Yo soy firme defensora del VOS, pero voy al cine a ver películas dobladas todas las semanas. ¡Dobladas! Nos estamos perdiendo el acento original, la voz, el tono del actor. Y sabemos que por más bueno que sea el doblador, no estamos viendo la experiencia original de la película. Pero nos da igual, porque queremos verla y disfrutarla. Y a los creadores les da igual, porque la consumimos.

Consumir series a velocidad 1.5x

Imagen de archivo de actores y directores claramente preocupados por el doblaje español de su obra.

Los tiempos cambian, ahora hay mucha gente que tiene alguna plataforma de streaming (o más) en su casa. Y está de moda ver series y hablar de ellas. Aquellos que no tenemos tanto tiempo para ir al día y seguirlas, tenemos pocas opciones. O escogemos sólo algunas para ver, o las consumimos de otra manera.

¿Por qué se quejan de que ahora el consumidor tenga más opciones? Si los consumidores quieren ver tu serie, y eligen libremente verla así, déjales. No la verán como tú la habías concebido, pero eso ha pasado siempre. Lo importante es que la verán y, posiblemente, más gente se anime a ver cosas que antes no tenían tiempo de ver o no se atrevían.

Y esto es lo que les debería importar. La industria avanza conforme avanza la manera de consumir series de la gente. Si se siguen estrenando las temporadas con todos los episodios del tirón en Netflix, es porque se ha visto que la gente sí que hace maratones y que eso tiene éxito. Y si se va a añadir la opción de ver series en 1.5x o en 2x o en 3x, es porque la gente ya lo hace así. Los que crean los contenidos no pueden pretender seguir siempre en el pasado, ni controlar cómo se visionan sus obras. Se han sentido atacados con el tema de la velocidad. Pero no saben, o no se dan cuenta, de que las diferentes formas de consumir sus contenidos son las que hacen posible que existan tantos consumidores. Y de que cada uno de ellos las disfrute a su manera.

Dar opciones no es algo negativo, lo negativo es quejarse de dar opciones al consumidor. Si tú no le ofreces estas opciones, buscarán otras vías. O peor, directamente no consumirán tu obra.

The following two tabs change content below.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *