Into the night: el apocalipsis solar

¿Qué pasaría si el sol matara? Esa es la premisa que encontramos en Into the night, un thriller conspiranoico en el que el 90% del cast es bastante prescindible…

Imagina que el apocalipsis solar te pilla dentro de un avión, haciendo un viaje de placer, de negocios o de vida o muerte… y que de repente, esa gente se convierte en la única superviviente del planeta. ¿Cómo os quedáis? De pasta de boniato, efectivamente, como nuestros protagonistas.

Y es que lo que parecía un viaje más de esos que te ofrecen las compañías con asientos en los que tienes que meter tripa para sentarte, la luz del de delante te da en toda la cara, el niño pesado de atrás no para darte patadas o la típica parejita recién ennoviada no para de darse besitos y hacerse selfies, se convierte en una auténtica pesadilla (más) para los pasajeros cuando un misterioso hombre con cara de pocos amigos secuestra el avión. Su intención es clara: volar hacia el oeste, huyendo del sol, sin destino fijo. Y es que el susodicho resulta disponer de información privilegiada respecto al fenómeno que les inquieta, atormenta y perturba. En definitiva, les ha salvado la vida, vaya.

Into the night of cancellations…

Y hasta aquí lo mejor de la serie, su premisa. A partir de entonces nos encontramos con una retahíla de sucesos bastante bochornosos que son resueltos de una forma bastante absurda. ¿Que tengo un tío enfermo? Pues esta chica tan mona con conocimientos de enfermería a nivel de usuario te opera y te extirpa un tumor si hace falta. ¿Que la radio del avión deja de funcionar? Pues tranqui, que en el badulaque de la esquina tengo las piezas que faltan. ¿Que se rompe una ventanilla? Pues le meto un poco de papel film y precinto y arreando que es gerundio. Ni MacGyver, tú.

Si la calidad de las tramas deja bastante que desear, ni que decir que pasa lo mismo con los personajes. No acabamos de profundizar con ninguno de ellos. Todo lo que nos cuentan es bastante superficial pero eso no quita que ya estén dispuestos a matarse los unos a los otros a la más mínima oportunidad. No te da tiempo a empatizar con ninguno de ellos.

Eso sí, la serie, de corta duración, por suerte, va como una bala. La verdad es que a pesar de todo, es fácil de ver, son solo 6 episodios de 35-40 minutos de duración más o menos. Tiene un ritmo bastante ágil, cosa de agradecer teniendo en cuenta que pasamos el 90% del tiempo dentro del avión.

Aún no se sabe si renovará por una segunda temporada. El final desde luego que deja una puerta abierta para seguir contando esta historia, y seguramente sea mucho mejor que lo que hemos visto, pero, ¿se lo merece? Para mí, desde luego que no.

Os dejo el tráiler aquí.

The following two tabs change content below.

Paco

Productor audiovisual cuando me dejan, seriéfilo 24/7. Me gustaría escribir más, pero siempre lo dejo para mañana. Lost es mi religión y a quién le pique que se "arrasque". Littlefinger deserved better.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *