Fullmetal Alchemist Brotherhood y la redención

¡Muy buenas, mis Seriéfil@s! Como sabéis, hace poquito terminé Fullmetal Alchemist: Brotherhood e hice un artículo resaltando los que, en mi opinión, son sus puntos fuertes y débiles. Uno de sus errores en concreto era que los arcos de redención de ciertos personajes eran un poco flojetes y no había un desarrollo en su personalidad como tal; se mantenían estáticos durante los 64 episodios. Por eso hoy vengo a hablaros de Fullmetal Alchemist: Brotherhood y la redención, concretamente trás los acontecimientos de Ishbal.

Atención: hablaré con spoilers y tened en cuenta que solo he visto esta adaptación, ni he visto la de 2003 ni he leído el manga.


Bien, antes de entrar al trapo debemos ponernos un poco en contexto. Ishbal, o Ishval (dependiendo de dónde y cómo veáis/leáis el anime/manga) es una región al este de Amestris colindante con el desierto del este que separa este pais de Xing, por lo que la vida ahí es difícil. Durante los conflictos bélicos que llevaron a su expansión, Amestris terminó absorbiendo Ishbal como una zona más del país, convirtiéndose además en un punto estratégico para el plan maestro de Papá Homúnculo: absorber a dios y utilizar a todos los habitantes para ello.

Sin embargo, este plan no puede llevarse a corto plazo, pues antes de absorber a dios se debe crear un círculo de transmutación y que antes sea derramada sangre en un punto de intersección. Aquí es cuando entran en acción Envy y la masacre de Ishbal.

«[…]El disturbio se convirtió en guerra civil y ésta duró siete largos años. Y entonces un simple documento lo cambió todo. La orden ejecutiva 3066 anunció el comienzo de la masacre de Ishbal. Esa simple hoja de papel» – Riza Hawkeye, capítulo 30.

Como se cuenta en el episodio 30 del anime, Envy, uno de los siete homúnculos que representan los pecados capitales, se hace pasar por soldado de Amestris y asesina a sangre fría a un niño, hecho que desencadena siete años de revueltas que se resuelven en la masacre que da nombre al capítulo. Desde el Gobierno Central, que trabajaban mano a mano con los homúnculos y Padre, perpetraron este genocidio para continuar con su plan, pues a lo largo de los cientos de años de historia de Amestris no era la primera revuelta o guerra civil que llevaban a cabo.

No solo soldados de infantería y maquinaria pesada acabaron con las vidas de los ishbalanos, también la élite del ejército: los Alquimistas Estatales. ¿De qué personajes estamos hablando? Basque Grand, Giolio Comanche (personajes de los que apenas hablaré), Louis Armstrong, Tim Marcoh, Roy Mustang y Riza Hawkeye. Aunque esta última no es una Alquimista Estatal, sí tuvo importancia en la guerra y está fuertemente ligada a Roy.

Por otro lado, hablaré también de Scar, el ishbalano cuyo único objetivo es vengar a su pueblo acabando con los alquimistas que tuvieron que ver en el genocidio.

Basque Grand y Giolio Comanche

Tampoco es que se pueda decir gran cosa de estos dos personajes. Durante el trigésimo capítulo podemos ver al primero utilizar sus poderes mientras que el segundo aparece mutilado, hecho que dará lugar a su pierna protésica o automail y estilo de combate. Sin embargo, ambos personajes son utilizados para darle trama a Scar, su tiempo en pantalla es prácticamente nulo y muy poco podemos saber de ellos.

Alex Louis Armstrong

«En Ishbal escapé del campo de batalla porque creí que estaba mal lo que hacía la milicia. Pero debí haber peleado contra ella en lugar de huir. Desde entonces no ha pasado un día en el que no me sienta avergonzado por no haber escapado y no haber sido fiel a mis principios. Si me dices que la milicia se ha vuelto un campo de batalla, ¿cómo podría escapar de nuevo?» – Louis Armstrong, capítulo 29.

Si por algo destaca Louis es por ser enormemente gigante, fuerte y que le va el exhibicionismo. Supongo que ese fue el castigo que le impusieron cuando decidió escapar de la masacre de Ishbal. Pero sus manos están tan manchadas de sangre como las de los demás, pues aunque en una escena lo veamos con el cadáver de un chico ishbalano entre sus brazos, en el capítulo siguiente lo vemos levantando un muro para que los civiles no puedan huir y ser fusilados por los soldados de infantería de Amestris. A tope, chaval.

Salvo las lágrimas que suelta en esos dos episodios, no vemos (al menos yo) que aquella masacre le afectara personalmente. Puedo entender que cronológicamente haya transcurrido un tiempo, pero formar parte de un evento catastrófico de esa magnitud y que no exprese ningún signo de culpa durante media serie es, cuanto menos, curioso.

Ya el colmo es este:

«Siempre ha sido un honor pelear por los ciudadanos de este pais» -Armstrong, capítulo 29

A ver si encima de sociópata vas a ser racista, colega. Porque no me extrañaría en un anime que coge muchos elementos de cierto régimen militar y ario europeo del siglo XX. No seré yo el que los compare con nazis. Que lo voy a hacer, VAMOS.

Es que de los personajes que voy a hablar de ahora en adelante, Armstrong incluido, son la viva imagen animada de aquellos que formaban parte del nazismo pero que no comulgaban del todo con la ideología. Esos perros que miraban a otro lado en los campos de concentración porque no era del todo agradable ver la muerte que les rodeaba pero «era lo que había que hacer», «¿qué íbamos a hacer si no?». Lo peor es que no es degradado cuando huye de la guerra, se mantiene entre los Alquimistas Estatales y tiene el título de mayor dentro de la militancia.

Tim Marcoh

«El curso de la guerra cambió con la voluntad de una sola persona» -Tim Marcoh, 30

El Alquimista de Cristal encargado de llevar a cabo la creación de la piedra filosofal en el laboratorio de investigación 5, Ay, amigo. La que ha liao el pollito. ¿Recordáis a los nazis de los que hablábamos antes? Pues este es el que experimenta con los ishbalanos que no son asesinados. A través de la alquimia, utiliza las vidas de los rehenes para finalmente conseguir esa roca tras la que tanta gente, incluidos nuestros protagonistas, persigue.

Como consecuencia de sus actos, la piedra acaba en manos de Kimblee, el Alquimista Carmesí, y arrasa con una porción de Ishbal en segundos, lo que resulta no solo en una victoria más que asegurada para Amestris, si no el nacimiento de Scar.

Al contrario que Louis, Marcoh sí siente remordimiento por sus actos, desparece de la vida militar y se instala en un pequeño pueblo como doctor local usando el alias Mauro. Allí, intenta expiar sus pecados sanando a la gente utilizando piedras filosofales a medio acabar hasta que es encontrado por los homúnculos y, más tarde, secuestrado por Scar.

Al pasar a formar parte del equipo de su secuestrador, Marcoh se embarca en un viaje de redención para poner fin a los homúnculos, Padre y su plan de absorber a dios. Sus consiguientes actos tienen terribles consecuencias para los habitantes del pueblo donde permanecía oculto. Su redención culmina en el último episodio, pidiendo a Roy Mustang que mejorase las condiciones de vida de los ishbalanos, permitiéndoles volver a su tierra natal y dejándole trabajar como médico en Ishbal para, finalmente, terminar de expiar sus pecados.

¿Es suficiente? Depende de los ojos con los que uno mire ¿Personalmente? Casi, pero no.

La segunda parte de este artículo la tendréis la semana que viene, amig@s, en la que hablaré de los personajes restantes: Riza Hawkeye, Roy Mustang y Scar. ¡Hasta la semana que viene!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: