Arrow 7×21: Familia

¡Ya estamos aquí de nuevo! Tras una semana, Arrow vuelve con un episodio muy irregular en el que la familia es el eje central de todo. Una parte de él ha sido repetitiva y sin sentido y otra ha avanzado, aunque con lentitud al caos que vemos al final, preparando la season finale. ¡Vamos a comentarlo todo!

AVISO SPOILERS SI NO HABÉIS VISTO EL 7×21 NO SIGÁIS LEYENDO Y RECORDAD QUE PODRÉIS DISFRUTAR DE ESTE EPISODIO EL 9 DE MAYO A LAS 22:50 EN SYFY

La vuelta de Tommy que avanzaron las fotos promocionales era de lo más esperado del episodio. A partir de ahí, hubieron muchas dudas de si era real o una alucinación o qué. Yo era partidaria de que era una alucinación, después me abrí a la posibilidad de que aparecería vivo más tarde (porque parece algo claro, para mi desgracia que ya sabéis que no quiero más resucitados en la serie, que eso sucederá), pero había apostado por la alucinación, junto con muchos otros. Bueno, ¡acertamos! ¡Wiiiiiii!

Efectivamente, Tommy Merlyn ha vuelto a aparecer como una alucinación de Oliver pero, y es un gran pero, esta vez no ha servido para nada. Y me explico. Tommy ha aparecido en varias ocasiones como alucinación e incluso como holograma pero siempre ha servido para que Oliver superara un conflicto emocional y avanzara hacia delante, hacia el futuro. En esta ocasión, sólo ha servido para darle vueltas a una cuestión a la que ya le habían dado todas las vueltas habidas y por haber y habían encontrado, por fin, una respuesta: la redención de Emiko.

Oliver ha estado intentando redimirla desde que se enteró sobre la existencia del Noveno Círculo. Lo ha intentado absolutamente todo para intentar lograrlo. Pero ya se había dado cuenta de que Emiko no quería ser redimida, de que ella había tomado su decisión y de que tenía que acabar con ella de la forma que sea para que no siguiera haciendo daño. Y Tommy ha llegado para quitarle esa idea de la cabeza apelando a que ella es su familia y que si opta por la violencia, seguirá atrapado en el círculo vicioso que inició Robert y que, básicamente, será igual que él.

Entiendo lo que quieren mostrar, de verdad que lo hago, porque ya lo han mostrado anteriormente. Quieren mostrar que Oliver puede redimir a Emiko apelando a la familia, a que son hermanos y a que él no es como Robert. Quieren mostrar que Emiko puede ser redimida si Oliver le demuestra que él le brinda su apoyo y su confianza, de que él está ahí de la forma en la que Robert nunca lo estuvo.

El problema es que Oliver ya ha intentado eso y Emiko le ha dejado claro de todas las formas posibles que le da igual. Así que, en esta ocasión, no estoy de acuerdo con nada de lo que Tommy le dice. El problema es que Oliver ya ha tenido su desarrollo y se ha dado cuenta de que es una buena persona y esa es su misión, ya no es la de su padre. Lo que dice Tommy es una tontería y es dar vueltas sobre un mismo punto. Hasta incluso llegar a hacer ver a Oliver cómo mata a todos sus seres queridos (ha sido impactante, no lo niego), así como si tuviera algo que ver que Oliver tenga que acabar con una asesina con el hecho de que fuera capaz de matarlos a todos. No, de eso nada.

Emiko es la asesina aquí, no Oliver, Emiko es el monstruo aquí, no Oliver. Que Oliver tenga que acabar con Emiko no quiere decir que siga en el círculo vicioso de Robert o que los esté matando a todos y acabando con todo. Sería así, si nos ajustamos mucho, si Oliver no le hubiese dado ninguna oportunidad a Emiko pero se la ha dado. Y no una, si no muchas. ¿Entonces qué? ¿Dejamos que Emiko acabe con todo porque ella y Oliver son «familia»? Pues no. La familia es mucho más que tener la misma sangre. Si Emiko considerara familia a Oliver no haría lo que está haciendo. Oliver ha considerado familia a Emiko todo lo que ha podido considerarla pero lengua un momento en que tiene que despertar no hacer el idiota y dejarla seguir simplemente por una posibilidad inexistente de redención.

Es que me parece flipante que Oliver haya tenido la posibilidad de acabar con Emiko y haya decidido no hacerlo (ni siquiera hacer para herirla, arrestarla y así pararla), dejando que se fuera con un arma altamente destructiva sólo por esa «redención» que está más que claro que no existe. ¿Habría sido un asesinato si Oliver hubiese matado a Emiko en ese momento? No, no lo hubiese sido. Y no entiendo por qué siempre tienen que hacer creer que si Oliver mata, fueran cuáles sean las circunstancias, significa que es un asesino violento o significa que es mala persona y que todo lo hace por Robert. Pues no. Ya no.

Matar a veces es la única opción…y más en la vida heroica que ha elegido Oliver. En esa vida no todo es blanco o es negro, es gris. Y Oliver tiene que vivir en esa moralidad gris, sabiendo que algunas veces tendrá que matar para salvar a otros. Parecía que habían avanzado en esa dirección pero ahora nos vienen con que matar a Emiko sería lo peor de lo peor pero, ¿dejarla libre con un arma tan destructiva no lo es? Claro que si, guapi.

Pero no todo ha sido malo. Ver a Oliver decirle a Tommy «te echo de menos cada día» con los ojos brillantes de lágrimas a punto de derramarse, al igual que oír y que Oliver escuchará a Tommy reconociendo su cambio cuando murió pensando en él como un asesino y decirle que siempre está con él ha sido desgarrador y maravilloso a partes iguales.

Pero, en definitiva, creo que lo que le ha dicho Tommy esta vez ha sido una gran tontería sacada de la manga para malgastar el tiempo en algo que ya se había tratado y, desde luego, han desaprovechado la aparición del siempre maravilloso Colin, aunque verlo siempre es una gozada.

Tras la jugada de Emiko, el Team ha perdido todo por lo que había luchado: su asociación con la policía (menos mal), el trabajo de Dinah y que la ciudad se diera cuenta de que son héroes (que, francamente, si no se han dado cuenta ya, que les den, no se los merecen). Las reacciones a este hecho son dispares. Diggle sabe que mereció la pena perderlo todo por Roy. Roy se siente intensamente culpable…René está cabreado pero al menos tiene una delicadeza que la odiosa de Dinah no tiene.

Ella empieza a culpar a Roy y a decir que no deberían haberlo protegido, que mató a personas inocentes y básicamente que no se merece la protección del Team ni que ellos lo perdieran todo por él. Todo eso delante del mismo Roy, para que él se sintiera aún más culpable y peor de lo que se sentía. Y para rematar la jugada, cuando Roy no puede más con la culpa y los remordimientos y anuncia su intención de entregarse…va la odiosa chica está y le dice que es lo que debería hacer y que está dispuesta a dejarlo. No quiere protegerlo porque no se merece su protección. Y prefiere guardar su culo odioso antes que respaldar a un compañero (y luego tiene la osadía de llamarlo así).

Y yo lo he visto todo rojo y me he levantado del sofá para darle a Dinah su merecida bofetada antes de que pudiera pensar y darme cuenta de que esta odiosa mujer no era real (y menos mal). Ya quisiera esa llegarle aunque fuera a la suela de los zapatos a Roy. En serio, creo que quieren que odiemos a Dinah con todas nuestras fuerzas, si no, no me lo explico.

Dinah no cree que nadie deba ser protegido excepto ella misma. Siempre es así. En cada oportunidad. Si hasta arrestó a René, su amigo, por eso mismo. Roy no es menos, así que hace lo mismo. Pero cuando Roy se juega la vida por todos, incluso por su culo desagradecido, el,a se siente realmente culpable. Y yo que me alegro, mucho. Dinah se siente culpable porque se ha dado cuenta de que, aunque ella lo haya despreciado y maltratado, que lo haya hecho sentirse miserablemente, Roy no ha dudado un segundo en poner su vida en la línea por todos, incluso por ella, sin importarle si la perdía. Sin importarle si lo perdía todo.

Esa es la diferencia entre ellos, esa es la diferencia entre un verdadero miembro del Team y ella (junto a René). Que tanto OTA como Roy saben que perderlo todo merece la pena por la familia. Es algo que ni se plantean. Lo han perdido todo más de una vez los unos por los otros. Los demás prefieren proteger su propio culo y ya si eso, el de los demás.

Dinah se siente, hablando en plata, como una mierda. Y se lo merece. Porque es una auténtica egoísta y egocéntrica y necesitaba una lección de humildad así. Ella quiere arreglar lo que ha hecho, paliar algo de lo que ha dicho, así que se queda con Roy y lo ayuda, diciéndole que lo considera su compañero, cuando en realidad, hasta hace un momento, no lo veía así, pero se ha dado cuenta de que lo es. Roy no se queda callado y le deja claro que la ha oído…y que piensa que tiene razón, se siente culpable por ello. Por matar a dos personas inocentes, por hacer que su familia lo perdiera todo…es entonces cuando Dinah se da una lección a sí misma dándose cuenta de la verdad.

Roy no es culpable de eso, la sed de sangre lo es. No era él y sí, lo han perdido todo, pero ha merecido la pena porque él es parte de la familia y merece ser protegido. Es más, es un héroe y los está protegiendo a todos, así que qué mínimo que tener al resto de su Team respaldándolo, en las buenas y en las malas. Por eso no puede dejar que se inculpe. El mundo es mucho mejor con Roy en él y esa es una gran verdad. Todo lo que le dice Dinah y de lo que, por fin, parece haberse dado cuenta, es la más pura y simple verdad.

Felicity está en muchos problemas en este capítulo. Emiko ha revelado la verdad sobre Roy y sobre el Team lo que lo has hecho perderlo todo. Logra huir por los pelos. Por si fuera poco, no sabe su su marido y el resto de su familia siguen vivos y Emiko le hace una visita. Alena está a su lado en todo momento y realmente parece una amiga real…sólo que no lo es. Y eso me cabrea a más no poder.

Felicity necesita una amiga real, sin ambages, alguien que no la traicione ni la engañe. Alguien que la entienda. Parecía que Alena era esa amiga pero es todo lo contrario. Y no entiendo por qué no pueden dejar a Felicity tener una amiga de verdad. Nunca la han dejado, siempre han metido algo por el medio que hacía difícil o incómodo una amistad entre ellas…o ni siquiera mostraban esa amistad. No lo comprendo. Las mujeres podemos ser amigas entre nosotras sin terminar clavándonos un puñal.

Dicho esto, como decía, Alena no es trigo limpio. Al principio la ayuda con el Team al intentar sacarlos de allí. Pero la visita de Emiko lo cambia todo. Felicity tiene que literalmente suplicar por su vida y la de su bebé…tiene que apelar a esa niña perdida que una vez Emiko fue para intentar evitar que acabe con sus vidas. Emiko decide no hacerle daño…pero porque realmente ese no era su objetivo, si no las flechas, como más tarde nos enteramos. No es que Felicity le haya llegado a su corazón, si no que simplemente Felicity no era su objetivo. Si hubiese querido matarla, lo hubiera hecho. Emiko no posee ya ningún tipo de compasión.

Tras este ataque, Alena se preocupa por Felicity. Felicity está tan acostumbrada a pasar por algo así y seguir adelante como si nada hubiese pasado…porque eso es lo que cree que debe hacer. Debe levantarse y seguir adelante por ella, por su familia, no puede dejarse caer. Pero lo necesita. Necesita un momento de desahogo, de vulnerabilidad, de sacar todos sus miedos, preocupaciones y recriminaciones fuera de su pecho. Por eso os decía que Felicity necesitaba una amiga real. Ella cree que la tiene en Alena y por eso se desahoga con ella.

Le confiesa lo que realmente siente. Ha tenido que dejar ir a uno de sus hijos, rompiéndose el corazón en el proceso. Y tiene terror a tener que hacer lo mismo con su bebé o a sólo poder darle una vida llena de peligros en la que en cualquier momento ella o sus padres pueden morir. No sabe cuál de las opciones es peor. Y no desea eso. Felicity tuvo eso. Tuvo un padre fugitivo y ausente, un padre en peligro…que puso en peligro y en una situación precaria a su familia. Tanto que su madre tuvo que matarse a trabajar para que ella tuviera la vida que ella no pudo tener.

No quiere eso para su bebé…no quiere una vida en peligro e incierta. Se prometió que si alguna vez tenía un hijo no iba a darle una vida así, si no algo mejor. Es lo que hacemos todos cuando somos lo suficientemente mayores para darnos cuenta de los errores de nuestros padres: prometemos ser diferentes, ser mejores, no ser como ellos en ese sentido. Pero Felicity sabe que la vida que ha elegido lleva aparejado precisamente eso, el peligro y la inseguridad.

Es en este momento cuando Alena ve los cielos abiertos. Creo que una parte de ella se preocupa realmente por Felicity pero otra sólo ve las posibilidades. Si Felicity no está y ella se encarga de Smoak Tech y sus inventos, ARCHER sería suyo y no tendría por qué atenerse a las órdenes de Felicity de que siguiera destruido. Alena no ve problema en esto porque no cree, a pesar de lo que ha visto, que ARCHER pueda caer en malas manos, Felicity no se enteraría…y corazón que no ve, corazón que no siente. Así que ve tantas posibilidades…y piensa en matar dos pájaros de un tiro: aconseja a Felicity para que ella se sienta mejor y puede hacerse cargo de ARCHER y hacer lo que quiera con él.

Así que Alena se aprovecha. Aconseja y manipula a Felicity para que empiece a pensar seriamente en vivir una vida tranquila, escondida y alejada de todo. Felicity está en un momento bajo de ánimo, no ve salida, se siente atrapada entre lo que ella es y lo que eso puede significar para su familia…y Alena aprovecha esa grieta para colarse. Le dice que tiene que hacer algo diferente, algo que sus padres no hicieron: protegerla. Y Felicity asiente, se está convenciendo.

El problema es que esconderse no es protección. Sabemos, por el futuro, que Felicity termina escondiéndose con Mia (y Oliver, al menos por un tiempo) en todos los sentidos. Ella se refugia y se aleja de todo (Oliver también, y todo lo que vamos a comentar se aplica a él igualmente, pero vamos a centrarnos en su parte). Pero así no está protegiendo realmente a Mia. Sólo está debajo de un cartón mientras la tormenta coge más fuerza sobre sus cabezas. Es sólo una ilusión. Porque Mia sigue en peligro y esconderse tiene otras consecuencias, al igual que quedarse las tendría.

A la vez, Felicity se está escondiendo de sí misma, de quién realmente es. Y, como hemos comentado varías veces, quiénes realmente somos termina saliendo a la superficie por mucho que intentemos negarlo. Al final, Felicity volvió a ser quién es: Overwatch. Pero sin que Mia lo supiera. En su afán de protegerla, le escondió una parte esencial de ella misma e hizo que la base de la vida de Mia se construyera en mentiras.

En realidad, no hay una opción correcta o incorrecta en este sentido. Igual que la vida, esto no es blanco o negro. Si Felicity se quedaba, estaba corriendo un gran riesgo con Mia y haciendo que su vida fuera de una forma determinada. Y si no lo hacía, le estaría escondiendo una parte vital de la vida de sus padres y se estaría negando a sí misma ser quién es. ¿Que decidiríais vosotros?

Por lo que vemos en el futuro, Alena vende ARCHER a Galaxy y eso empieza todo…pero después se arrepiente al ver lo que realmente significa (la mirada de odio y resentimiento que le dirige Felicity es épica), aunque no está dispuesta a ayudar si no es porque Felicity la obliga. Como vemos, Alena sigue siendo igual, el fin justifica los medios e intenta protegerse a ella antes que ayudar a paliar el desastre que ella misma ha causado. Se ve claramente un contraste entre la cercanía que hay en el presente entre ambas y la frialdad del futuro. Felicity se siente traicionada, dolida y sabe que Alena tiene parte de culpa de lo que les ha sucedido a todos. La odia todo lo que alguien como Felicity es capaz de odiar. Algo totalmente lógico y normal.

Una vez dicho esto, está claro que están preparando tanto lo que vemos en el futuro como la salida de Emily pero no me esperaba que fuera así. No creí que fuera una decisión que, al parecer, va a tomar Felicity si no más bien pensaba que iba a ser algo obligado por Emiko y el Noveno Círculo. Aunque puede que en la season finale algo así le lleve a tomar la decisión final.

En el futuro, las cosas se siguen moviendo, aunque en su ritmo lento habitual. Sin embargo, nos han mostrado realmente oro con las escenas de la familia Smoak Queen. Oro. Debemos empezar con Felicity y William.

Todo parecía estar bien entre ellos…pero entonces Felicity lo ha apartado. Otra vez. Ella tenía un plan: destruir ARCHER (atención a las caras de Mia y William, porque saben lo que significa para su madre ese programa). William tiene un plan para como hacerlo pero Felicity no lo escucha…quiere que este a salvo. Sin darse cuenta de que William ya no es un niño, que es su decisión y que él ha decidido ayudar y arriesgarse, igual que hicieron sus padres en su momento. Pero Felicity lo trata como a un niño…porque es su madre y es lo que hacen todos los padres cuando intentan proteger a sus hijos. Siempre los protegerán, no importan la edad que tengan, siempre intentarán tomar la bala por ellos. Pero William ya no es un niño y Felicity debería escucharlo.

William lo vuelve a intentar más tarde, ha pensado un plan arriesgado…que Felicity rechaza. Es entonces cuando todo estalla. William le confiesa lo que siente. Le dice que lo está tratando como a un niño, que se sintió abandonado, que se fueron…que nunca volvieron a por él y que lo hicieron sentir como si no formará parte de la familia. Como si ellos no quisieran que formara parte de ella. Ahora, todas las cartas están sobre la mesa.

Parte de ese sentimiento viene del arrepentimiento de William de la decisión que tomó. Quería una vida normal…pero después comprobó que no tener a sus padres eran un precio demasiado alto a pagar por ello. Un precio que no estaba dispuesto a pagar. Entonces se arrepintió de la decisión que tomó pero no sabía cómo acercarse y sólo esperó…esperó y esperó pensando y teniendo la esperanza de que sus padres volverían a por él y todo volvería a ser como antes. Pero no lo hicieron. Y eso lo hizo sentir abandonado.

Felicity le hace saber la verdad: que querían que tuviera una vida normal, aunque se arrepiente de haberlo alejado, se arrepiente mucho, ahora sabe que no fue la decisión correcta. Pero eso para William no es suficiente. Felicity no le ha dicho lo que quería oír. No le ha dicho de dónde viene realmente ese deseo, qué sintió realmente para hacerlo (el razonamiento que vemos en el presente), y tampoco le dice con rotundidad que él forma parte de la familia y que siempre quisieron que lo hiciera.

Felicity cree que William lo sabe…y puede que en el fondo sí lo haga, pero necesita oírselo decir. Sólo quiere abrazarla y que lo haga sentir en casa de nuevo. Que le haga sentir que esa es su familia y que con ellos está su hogar, su lugar en el mundo. William ha sido un niño perdido durante mucho tiempo…y sólo necesita sentir que ya no lo está más. Pero Felicity no es capaz de hacérselo sentir en este momento porque él no se atreve a confesarle lo que realmente desea y Felicity no se atreve a decirle toda la verdad sobre sus sentimientos.

Mia se da cuenta de todo esto como espectadora que es de los encuentros entre madre e hijo. Entonces decide ir a hablar con su hermano. Lo deseara ella o no, su hermano se ha convertido en una parte importante y vital en su vida, tanto como su madre lo es y no puede verlos así. Así que va a hablar con él e intentar suavizar las cosas. Mia quiere que William sepa que Felicity estuvo ahí, en la distancia, de la única forma que sabía. Que intentó mantenerlo en la familia porque siempre fue parte de ella. Pero William le hace saber que no quería su dinero, eso no le importaba, la quería a ella, quería a Oliver, quería a sus padres, a su familia, una vida con ellos. Que Felicity lo apoyara económicamente no es suficiente, no es lo que deseaba entonces ni lo que desea ahora.

Mia se da cuenta de las razones de William y de sus sentimientos, pero no es ella quien debe escucharlo, si no su madre. Felicity (y Oliver) cometieron errores con ellos intentando hacer lo mejor para ellos, como todos los padres hacen, pero cuando ella lo averiguó, se enfrentó a ella, le exigió respuestas verdaderas, sin ningún tipo de secreto o se sentimiento guardado. Es hora de que William haga lo mismo. Si quieren seguir adelante, si quieren ser capaces de volver a sentirse como madre e hijo, como una verdadera familia, necesitan exorcizar todos los demonios y los secretos del pasado. Necesitan tener un corazón a corazón.

Sin embargo, William es hijo de Oliver Queen y eso significa que la falta de comunicación es un rasgo intrínseco en él. En vez de ir a hablar con Felicity, pone en marcha su arriesgado plan. Algo que, por supuesto, no sale bien y no sólo los atrapan a él y a René (cuya tapadera ha volado), si no que también encuentran a los demás. Y todo por una falta de comunicación y entendimiento entre madre e hijo. Todo por no atreverse a confesar lo que sienten, solucionarlo y hacer un frente común, escuchando los planes de uno y otro y valorar los riesgos para evitar situaciones así. ¿Qué sucederá ahora?

Por último, comentar sobre Olicity. No hay mucho que comentar, por desgracia. Pero sí pequeñas cosas, como la preocupación de Felicity por todos pero sobre todo por Oliver. Ella sabía que podía haber muerto allí abajo. Y la gran alegría de verlo vivo y bien. Al igual que ese susurro tan dulce de Oliver comprobando que tanto ella como el bebé, su mundo entero, están bien…aunque se ha tenido que corregir y eso no le gusta nada, se le nota en la cara. Quiere decírselo a todo el mundo. Pero no puede…y, de momento, se conforma con eso, con susurrárselo a Felicity y saber que ellos dos están bien. Así puede volver a respirar de nuevo. Porque no podía respirar…de hecho, cuando en su alucinación Emiko le ha nombrado al bebé se ha vuelto loco, si los pierde a ellas…se pierde a sí mismo. 

Los stunts no han brillado en este episodio pero sí hay unos cuantos dignos de mención. Me refiero a los de Emiko y a los de Oliver. Ellos son los que más destacan sin ser especialmente brillantes. En esta ocasión, Roy y el resto Team se quedan en un tercer y cuarto plano, aunque me ha gustado verlos a todos luchando con el Noveno Círculo, ha sido muy visual.

CONCLUSIÓN

En conclusión, ha sido un episodio irregular con un huracán final. Por una parte, Felicity, Alena y el Noveno Círculo junto con el futuro (aunque este último más lento) se han movido paso a paso a lo largo del episodio llevándonos directos a la tormenta final. Es como si lo hubiesen estado preparando todo para ese momento.

Sin embargo, por otro lado, la trama de Oliver y el Team (sobre todo la del primero) ha estado dando vueltas como un pollo sin cabeza a lo largo del capítulo sobre cuestiones que ya se habían tratado. Básicamente, han estado malgastando tiempo sólo para que al final la trama concluyera en medio de un huracán del que la misma no ha visto ni su origen ni su desarrollo…y tampoco han sabido cómo darle un final.

Esa es la razón de que sea un episodio muy irregular con una parte interesante y tipo puente; un desarrollo lógico que te lleva al final dejándolo todo preparado para la season finale y otra parte totalmente desconectada, repetitiva y sin sentido que, de repente, vuelve a salir a la palestra al final sin ningún tipo de desarrollo ni un final con un mínimo de sentido común.

En definitiva, tienen que mejorar muchísimo para la season finales porque han ido arrastrando errores a lo largo de la season y este episodio es un ejemplo de ello.

Y hasta aquí la crítica del 7×21. ¿A vosotros qué os ha parecido este episodio?. ¡No dudéis en comentármelo!. Nos leemos la semana que viene con el 7×22 «You Have Saved This City» y recordad que podréis ver este capítulo el 9 de mayo a las 22:50 en SYFY.

Por Raquel.

One thought on “Arrow 7×21: Familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: