Consejos para llevar las series al día y no morir en el intento

Llega un momento en la vida de todo seriéfilo/a con el que todo/as nos identificamos: estás feliz viendo tus tres o cuatro series semanales, empiezas a ver otras tantas nuevas, te apuntas 6 más para los parones… y a la que te quieres dar cuenta tienes 20 series que ver a la semana, 10 que has dejado abandonadas por falta de tiempo y 25 que te interesan pendientes. ¡Imposible verlas todas!

Llegado este punto, las series se empiezan a acumular, las obligaciones de la Vida Real no te dejan estar al día con tu vida seriéfila, y darías lo que fuera por días de 36 horas. Por desgracia eso no es posible… ¡pero tranquilos/as!, os vamos a dar algunos consejos para llevar al día vuestras series, y así poder seguir navegando por internet sin peligro de leer el último spoiler de las chicas del cable The Mandalorian.

7. Hogar, dulce hogar

Que no te hagan sentirte mal, pasarte algún sábado o domingo en casa disfrutando de tus series no te hace aburrido/a, todos necesitamos desconectar de vez en cuando del resto del mundo, y ¿qué mejor manera que viendo series?. Algunos ven el películón de Antena 3, así que aprovecha y mira la nueva temporada de tu serie favorita que acaba de salir, o esos episodios sueltos de varias series que no has podido ver durante la semana. Perfecto para ponerse al día.

6. La habitación del pánico

Tu lugar en casa para ver las series es sagrado, pero si tienes muchas interrupciones mientras ves tus series es imposible avanzar. Debes marcar tu territorio y dejar claro que cualquiera que se acerque a tu habitación o al salón mientras ves una serie no es bienvenido. Avisa a los cuatro vientos que vas a ver una serie en casa, y deja claras las consecuencias mostrando los dientes en la completa oscuridad de tu cuarto cuando alguien entre. Con el tiempo se acostumbrarán y no entrarán.

5. ¡Silencio!

No es suficiente con que alguien entre en el cuarto, a veces llevamos las interrupciones encima. Hay que apagar todos los dispositivos que te conecten al mundo exterior. ¿Movil? en silencio total; ¿ordenador con twitter e instagram? cerrado; y si llama un vecino al timbre haz como que no estás (sabemos que esto no te va a costar). Que absolutamente nada te impida ver del tirón el episodio.

4. La era del streaming

Plataformas como Movistar, Ono Vodafone y HBO te dejan ver lo que quieras a la hora que quieras y en distintos dispositivos (Netflix incluso deja descargarlas para no consumir datos). Ya no estamos restringidos a ver las series en la tele del salón a la hora que las emitan, podemos verlas a cualquier hora y dónde queramos. Así pues, aprovechemos esto y seamos creativos.

Dónde unos ven la oportunidad de ver la serie en el bus o metro de camino al trabajo o a casa, nosotros vamos más allá y vemos la oportunidad de verlas en el descanso de la comida en el trabajo o dónde estudiamos, cuando esperamos en las colas interminables del médico, y cualquier otro momento que estés de plantón. Seguro que juntando estos momentos, te da tiempo a ver uno o dos episodios, cuando llegues a casa ya tienes medio trabajo hecho.

3. «Septubre» lo carga el diablo

Con la llegada de la temporada de pilotos, nos ponemos muy nerviosos/as y queremos verlo todo para saber cuál será nuestra nueva obsesión. Esto tiene un problema: vas a dedicar muchas horas a esto, cuando podrías estar viendo las series que tienes pendientes. No pasaría nada si luego todas fueran buenas y las fuéramos a seguir, pero desengañémonos: esto no va a pasar. Lo normal es que de los 10 pilotos nuevos que te has anotado para ver, te acaben convenciendo dos o tres.

Conclusión, céntrate en esas dos series nuevas que tienen muy buena pinta, y el resto espérate un par de meses a que vayan saliendo opiniones. En ese periodo muchas acaban bajando mucho de audiencia y se puede temer hasta por su cancelación. Y ¿quién quiere haber dedicado el tiempo a una serie que te cancelan en la primera temporada?

2. Identifica la decadencia

Cuando en una serie que antes te encantaba, ahora ves que las tramas no son tan buenas como antes o que los personajes que te gustan pasan menos tiempo en pantalla, al final te das cuenta de que ya no disfrutas viéndola y no hace más que hacerte sufrir. ¡Sorpresa! Has identificado una serie tóxica.

Si sigues viéndola no haces más que perder el tiempo, debes deshacerte de ella y aparcarla para siempre para dejar sitio a otras series que te pueden aportar más. Sabemos que esto es muy duro, así que menos que recordaros que tenemos esta otra guía para hacer el proceso más fácil: cómo romper con tu serie tóxica en 5 pasos.

1. El origen del mal

Hemos llegado a la clave de todo, el auténtico motivo por el que no eres capaz de estar al día con las series.: eres incapaz de resistirte a empezar una serie nueva, a pesar de estar siguiendo 20 más.

Ya sea porque la tenías pendiente de hace tiempo, porque te la acaban de recomendar o porque es una novedad. Y ahí te encuentras, viéndola por encima de las otras series. Entendemos que a veces haga falta cambiar de serie para despejarse, pero cuando empiezas más series que acabas, hay que ponerle punto y final.

Este es el mayor obstáculo que os vais a encontrar en la vida seriéfila, es difícil no caer en la tentación con la cantidad de series que existen y que van saliendo. Pero hay que intentarlo, tened fuerza de voluntad, resistid, así obtendréis más tiempo y lograréis liberaros de la maldición de las series pendientes.

Y hasta aquí, los consejos para estar al día con las series. Si no hacéis caso, no nos hacemos responsables de la cantidad de temporadas pendientes que se os pueden acumular y los daños psicológicos que esto os pueda acarrear por los spoilers que os vais a tragar. Las denuncias dirigirlas a las plataformas de streaming que sacan las temporadas del tirón en un día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: