Ausencia de personajes principales LGTBI

¡Muy buenas, Seriéfil@s! Hoy, podemos sentar a hablar de como las marcas aprovecha el orgullo con el único propósito colorear sus logos para sacarnos unas perlitas de demás. Pero no he venido a echar pestes del capitalismo (o sí), yo vengo a hablaros de mi libro de esa ausencia de personajes principales LGTBI en series. Porque estamos en 202X y todavía nos queda un largo camino que recorrer en este tema.


Estamos en una época dorada para las series y no hay más que ver la cantidad de noticias que salen diariamente del tema: que si Netflix adapta esto, que si HBO hace un remake de lo otro, que si Disney+ revive aquello… Tenemos al alcance de un click un sinfín de joyitas de todos los géneros habidos y por haber. Horas de entretenimiento asegurado y lágrimas para derramar hasta quedarnos secos.

Sin embargo, de toda la variedad que encontramos en ese basto catálogo, a la mente me viene de forma instintiva el mismo pensamiento: “¿Habrá personajes LGTBI?” En la película Pride (2014), al final una señora se bajaba de una furgoneta y lo primero que preguntaba era “Where are my lesbians?” y hasta ahora se me ha quedado bien grabadita en la mente. Pues querida Señora Mayor, permítame que le diga una cosa, se va a quedar con las ganas de encontrarlas porque o no existen o se las han cargado.

Introducir personajes LGTBI desde el comienzo en una serie es cada vez más común (Mauri de ANHQV tiró la primera piedra de Stonewall, no tengo dudas ni tampoco pruebas). Pero los guionistas, nuestros mejores amigos y cada día de más gente, se las saben todas y aquí es cuando viene la triquiñuela: si el personaje es gay o lesbiana (B y T todavía les cuesta recordarlas) que se note, que queremos que el espectador sepa que dicho personaje no es hetero. La otra triquiñuela es no decir absolutamente nada de la sexualidad del personaje hasta haber pasado, mínimo, la primera temporada. Que necesitamos audiencia y no queremos que el gay de turno nos la arruine nada más empezar.

Voy a coger dos casos para exponer la Triquiñuela del Guionista. El primer caso sería Alex Danvers de Supergirl. Personaje del que no se ahonda mucho en su vida amorosa durante la primera temporada para luego darle ese giro de guión y, de esta forma, explorar un poquito más el propio personaje y darle más profundidad. El segundo caso sería Kurt de Glee y el uso de clichés que le indiquen al espectador sin ninguna duda que eres homosexual. Así como que para el guionista no hay medias tintas.

Hay que tener en cuenta que estos personajes suelen ser secundarios y que uno principal rara vez no va a ser cis hetero. Ya hemos visto que la representación en cualquier producto que consumimos importa. Nos hace empatizar y sentirnos más cercanos al personaje. Como si alguien por ahí sabe de nosotros y nuestros problemas y es capaz de llevarlo a la pantalla. Sin embargo, amiguiños míos, no todo va a ser de color de rosa. Nuestros queridos guionistas les gusta recurrir mucho a un recurso (vil y barato, pero recurso) como es el queerbaiting. Práctica que consiste en mostrar una tensión sexual entre dos personajes del mismo sexo que no llega nada más porque “no homo”.

¿Ejemplos de queerbaiting preguntáis por ahí al fondo? Supernatural, Supergirl (chica, basta ya) o Vikings por poner unos pocos, pero la lista se podría engordar un poco más. Esto hace que, en mi humilde opinión, la serie se resienta y pierda calidad. Cuando lo más natural y lógico sería adentrarse en ese tema y explorar la sexualidad del personaje desde un principio y sin tapujos. Estableciendo así unas bases fuertes y unos rasgos ya marcados con los que el espectador puede empatizar.

Y ya un último punto (y con esto acabo). No se suele ver personajes LGTBI fuera de comedias o dramas cuyo tema sea la identidad sexual. Que todo gire a que el problema sea no saber qué o quién te gusta realmente o quién eres. No vas a ver una serie de acción llena de explosiones y disparos en la que la chica al final besa a la novia cuyo único propósito en la trama es ser la novia. Eso no vende.

Pero Rubén, actualmente hay personajes LGTB protagonistas en las series. Efectivamente, tenemos unos cuantos ejemplos: The 100, Torchwood, Black Sails, Runaways, Legends of Tomorrow y sigue y sigue pero, llamadme avaricioso, no son suficientes y quiero más y mejor tratados. Porque esa es otra historia que da para otro artículo: personajes lgtbi que están por llenar el cupo y se ahonda en ellos porque para qué si solo viven para representar. Y así como que no.

The following two tabs change content below.

Rubén

Si no echo bilis y le saco puntilla a todo lo que veo no me quedo tranquilo. Dejo series a medias y no me arrepiento de nada. Comiquero, gamer y procrastinador a tiempo parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *