‘Made in Abyss’ me pone enfermo

Después de su estreno en 2017 y una película a modo de continuación, la nueva temporada de “Made in Abyss” comenzó a emitirse en julio. Riko y compañía cada vez descienden más hacia el abismo y todo alcanza nuevos niveles de repugnancia y asco. Si al comienzo pensábamos que la obra de Akihito Tsukushi era turbia por un brazo engangrenado, esto ya alcanza otros estratos: ‘Made in Abyss’ me pone enfermo.

Hace un par de años escribí así muy por encima sobre este anime de estética chibi pero temática adulta. Adulta por decir algo porque hay que estar picueto para engancharte a Made in Abyss y me incluyo. Quién me iba a decir que una aventura aparentemente infantil que comienza con Riko y Reg descendiendo por el abismo iba a resultar en esto.

UNA OBRA QUE ENGAÑA

Que es una obra que engaña lo sabemos los que la vemos y que cada descenso todo se vuelve más turbio está demostrado científicamente. Nos podía parecer ya perturbador que, aleatoriamente, niños recién nacidos enfermaran sin causa aparente en la superficie con posibilidad de morir o que bestias gigantes intentaran devorar a Riko. Ya la cosa se pone turbia cuando nuestra protagonista, una niña de apariencia inocente, acaba sangrando por todos lados a consecuencia de un veneno, un brazo engangrenado y la maldición del Abismo. Que algo tan grotesco y desagradable le pase a una chiquilla sería como el pico de oscuridad en una serie, ¿no? Ojalá.

Made in Abyss enfermo

La película nos muestra que la crudeza de los niveles superiores era un juego en comparación con lo que está por venir. Personajes como Mitti, Nanachi o Prushka se ganan nuestro corazón pero también nuestras lágrimas. Mitty y Nanachi son usadas en experimentación y Prushka es descuartizada e introducida en una mochila para ser usada por su propio padre para combatir contra Reg, nuestro co-protagonista. Llega un punto de cuesta abajo y sin frenos que no te deja respirar. No hay tiempo para sopesar el trauma, hay que descender y pasar al siguiente momento traumático.

¿Y LA NUEVA TEMPORADA?

Llegamos a esta nueva temporada y bueno, aquí estamos. La magnífica Ciudad Dorada. Una ciudad que se rige por el valor como moneda de cambio y que parte de sus habitantes tienen forma de falo o potorro. Con un sistema de vigilancia que desmembrena y hiere a aquellos que no respetan el valor asignado a objetos y personas. Una ciudad con un váter orgánico con tentáculos que te limpia el culo después de cagar.

Made in Abyss enfermo

Lo peor está por llegar porque no ha acabado de emitirse la temporada, pero es que el pasado de Vueko y Irumyuui se lleva la palma.

Irumyuui, una niña de un poblado de la superficie es apartada porque creen que no podrá concebir descendencia y es rescatada por Vueko, una exploradora que desea encontrar la Ciudad Dorada junto con su equipo de exploración. Por motivos demasiado normales para esta obra, el equipo cae enfermo junto a la pequeña. Vueko, en un intento de salvarlos a todos, entrega a Irumyuui un objeto que concede deseos y es aquí cuando viene el twist. La niña maldita no desea sanarse o sanar al equipo de exploración, sino poder ser madre. El deseo se retuerce y es capaz de ser madre, sí, pero diariamente y da a luz a pequeños animales muertos que para más inri el equipo usa para alimentarse.

Yo sigo aquí superando este momento. Simplemente no puedo. Es que me parece increíble lo retorcida que debes de tener la mente para combinar una obra con dibujo tan “infantil” con unas escenas cada vez más turbias hasta tal punto que rozan ya la denuncia o encarcelación. Puedo entender que al ser niños los protagonistas nos resulte mucho más chocante ver cómo les ocurren momentos de extremada crudeza, pero joder Thukushi, háztelo mirar, colega.

Made in Abyss enfermo

La temporada de “Made uin Abyss” ni siquiera ha terminado y es que por lógica esto va a ir a peor. Me resulta totalmente imposible pensar en cómo puede hacerles sufrir aún más pero necesito respuestas. Necesito que esos niños por una vez tengan una aventurilla en condiciones sin tanta sangre, monstruos ni turbidez. Por eso aquí sigo, esperando cada semana por otro episodio.


¡No te pierdas nada!

Síguenos en nuestras redes y échale un ojo a todas las novedades. Recordad que podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Rubén

Si no echo bilis y le saco puntilla a todo lo que veo no me quedo tranquilo. Dejo series a medias y no me arrepiento de nada. Comiquero, gamer y procrastinador a tiempo parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

‘Made in Abyss’ me pone enfermo

de Rubén Tiempo de lectura: 3 min