Lo de Walter es muy fuerte

Hola, Corazones, como diría cierta presentadora. Seguimos con ‘Fringe’ por aquí, viéndola poco a poco sin pausa, pero disfrutando. Porque menudo seriote, eh, que si no la habéis visto o empezado todavía no sé a qué esperáis.

Pero bueno, a lo que íbamos. Hace unas semanas escribí mis primeras impresiones de la serie y hoy vengo a hablar de un personaje en particular: Walter Bishop. Es que menudo personaje, dios mío. Lo de Walter es muy fuerte en esta serie y por eso creo que se merece un poquito de atención aquí aunque sea por mí.

Atención: spoilers hasta el capítulo Peter de la segunda temporada.

Walter es una moneda de dos caras. Se nos presenta como un científico loco que acabó sin querer con la vida de su ayudante en una explosión. Además, tiene esa faceta cómica y olvidadiza (a causa de su estancia en un manicomio) que, junto con su edad, lo vuelve un personaje entrañable. Es divertido verlo utilizar complicados artilugios, drogas y chascarrillos para luego recordar el pasado turbio que tiene. La combinación perfecta.

Vamos a dejar de lado el lado más positivo para centrarnos en la parte más oscura. Walter y su hijo Peter comienzan con una relación tensa que despacio va dejando ver una verdadera unión familiar. A lo largo de la primera temporada hay situaciones entre ellos en las que el padre comenta momentos que pasaba con él, a lo que Peter siempre respondía que no, que no se acuerda. El espectador al principio puede achacarlo a la mente dañada de Walter, pero los más avispados se pueden ir dando cuenta de que algo va raro. Sí pasaron esos momentos pero no con Peter, este Peter.

Al final de la primera temporada ya se nos descubre algo que estaba casi claro: Peter, el hijo de este Walter, murió de pequeño. ¿Quién es este hombre que acompaña a su padre? Peter pero de un universo paralelo. Debido a una enfermedad que padecía el pequeño muere dejando a sus padres devastados. Sin embargo, las investigaciones que realiza Walter descubre una forma de llegar a una realidad paralela, más avanzada que puede salvar la vida de su no-hijo. Walter es un personaje con mucha determinación que fácilmente puede obcecarse poniendo en peligro su vida y la de los demás, así que decide intentar curarlo él mismo. Viaja al universo paralelo, secuestra al chaval, casi lo ahoga en un lago helado pero, finalmente, sintetiza la cura que puede darle una segunda vida.

El problema viene cuando su mujer no ha superado la pérdida de su hijo y ve a este nuevo, momento en el que todo cambia. Walter, que en un principio tenía indicios de devolver al niño a sus auténticos padres, no puede dejar ir esta nueva oportunidad de ser una familia otra vez. Hay culpa y hay remordimiento por sus acciones, pero la felicidad de su no-hijo y su mujer dejan de lado estos sentimientos para poder vivir esta farsa en paz.

Pero es que aquí no acaba el drama. Al traer al Peter del otro universo desestabiliza ambos y da lugar a los acontecimientos que se están desarrollando actualmente en la serie. De alguna forma, Walter lo descubre y en lugar de devolver al crío adonde pertenece, decide experimentar con otros niños que les confieran habilidades especiales para proteger esta realidad, entre ellos nuestra protagonista Olivia Dunham. Es que lo de Walter es muy fuerte, menudo historial de secuestro y abuso de menores tiene.

Sin embargo, volviendo al principio y a mi primer artículo, Walter (al igual que los demás personajes) giran en torno a la redención y creo que él es el que más fuerte lo hace. A pesar de su mente divagante, es totalmente consciente del daño que ha causado y de sus consecuencias. Sus demonios lo van a perseguir eternamente por mucho que intente arreglarlo, lo hecho hecho está. Ahora ¿conseguirá enmendar alguno de sus errores? Seguiremos informando, mis Seriéfil@s.


¡No te pierdas nada!

Síguenos en nuestras redes y échale un ojo a todas las novedades. Recordad que podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Rubén

Si no echo bilis y le saco puntilla a todo lo que veo no me quedo tranquilo. Dejo series a medias y no me arrepiento de nada. Comiquero, gamer y procrastinador a tiempo parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo de Walter es muy fuerte

de Rubén Tiempo de lectura: 3 min