El curioso caso de la adaptación infiel

La tarea de adaptar un libro a la televisión siempre es dura. Que quede exactamente igual es complicado, y los fans del propio libro siempre van a tener algo que decir. Una servidora incluida, por supuesto. Y es que hay que entender que las adaptaciones televisivas son difíciles. El tiempo es limitado para contar una historia. Por lo general, siempre va a haber algo que se cortará o se cambiará del texto original. Pero, ¿y si esto no es malo?

Porque se puede seguir la ruta clásica y hacer una adaptación al uso, evitando cambios, como podría pasar con ‘Heridas abiertas‘, que es tal vez una de las adaptaciones televisivas más fieles que puede haber a día a día. Incluso puede cambiarse alguna parte para adaptarla a los nuevos tiempos. Como ‘Gambito de dama‘, por ejemplo, donde cambian al personaje de Jolene y Beltik, dándoles más relevancia y trasfondo en la historia de la que tenían originalmente. Y aún así, los cambios son mínimos y esto hace que la historia se conserve casi en su totalidad.

Hay incluso casos en los que, tanto por demanda de los fans, como por la necesidad de estirar un producto porque resulta rentable y genera ingresos, en los que la serie crea nuevas historias a partir de una historia terminada/por terminar. Ejemplos como ‘Por 13 razones‘, que llegó a tener 3 temporadas más tras terminar la historia del libro. O ‘Juego de Tronos‘, que sigue sin cerrar trama y la serie llegó a adelantar. Sin final cerrado es difícil también dictaminar cómo de encaminados iban los guionistas, aunque si que omitieron tramas durante su emisión y cambiaron otras a conveniencia del guion (Lady Stoneheart, no te olvidamos).

'Juego de Tronos'

¿Por qué nos gustan las adaptaciones televisivas?

Pero, ¿y si se cambiara casi todo? ¿Funcionaría así una adaptación? Es más, ¿se considera esto adaptación? Demasiadas preguntar por responder. Para empezar, sí, existen casos (si bien no son la mayoría) en los que la serie y el libro no se parecen en nada. Y no por ser una mala adaptación en la que omiten muchas cosas de este, si no por elección propia del responsable en guionizarlo. Y es que son casos como ‘Sombra y hueso‘, o la antología de ‘Haunting of…‘.

Estos son casos en los que, quien sea el responsable, decide coger una historia que ya está más que cerrada y decide cambiarla por arriba y por abajo. Y funciona. Porque esto se ha demostrado con la cantidad de fans y buen recibimiento de estas series. En el caso de ‘Sombra y hueso‘, deciden unir no una saga si no dos, que poco tenían en común, y gracias a la magia de la televisión bien hecha, funciona a la perfección. Hasta el punto en el que muchas personas consideran la adaptación mejor que el propio libro. Y ahí es nada. Y es que la adaptación, en este caso, sirve para rectificar errores o cambiar cosas que en ocasiones, ha podido envejecer peor, ya sea para el lector como para el propio escritor, que puede decidir un nuevo destino para sus personajes.

'Shadow and bone'

Luego existe el caso de ‘The Haunting of…‘ donde la obra original y la serie son dos mundos aparte. Y es que la antología creada por Mike Flanagan decidió coger obras existentes pero cambiar todo el contenido. En la primera, ‘Haunting of Hill House’, Flanagan cogió la obra de Shirley Jackson y la cambió por completo.

Lo que en la novela es un experimento en una aparente casa encantada, donde un investigador junta a un grupo de desconocidos, en la serie acaba siendo la relación de una familia que una vez vivió en una casa llena de fantasmas. Y la pregunta (que a mí me gustan mucho las preguntas) es, si es tan distinta, ¿por qué funciona tan bien? Puede que sea que la obra original no sea tan conocida como podría ser ‘Drácula’ o algo de Jane Austen. Pero aún así, esta serie funciona a la perfección.

'The Haunting of Hill House'

Queda como absoluta estrella la casa (que al final es la protagonista en ambas series de la antología), que cobra vida igual que el resto de los personajes. La mayoría de los nombres que aparecen en la novela quedan igual, aunque sean personajes totalmente distintos, pero sirve como un guiño para el lector. Y no solo eso. Si no que, aunque sean distintos, cada medio sabe crear, usando sus propios recursos, un ambiente semejante.

La novela, a través de descripciones que captan al lector, crea un ambiente de paranoia y miedo. ¿Cómo lo hace la serie? Nos coloca seres que no vemos a primera vista, pero que sentimos. El espectador no ve nada, pero siente que hay algo y que le observa, lo cual hace que se sienta inquieto. Y es que ahí reside la mayor razón de por qué este tipo de adaptación funciona. Porque sabe transmitir el mensaje y la idea principal de la obra, aunque no sea fiel al texto.

Y es justamente ahí también donde fallan muchas adaptaciones televisivas. Donde solo saben transmitir el texto y traducirlo a la pantalla como una copia sin cuerpo y alma. Queda una obra vacía y sin vida, que por mucho que se asemeje al texto del que proviene, es incapaz de despertar nada en el lector. Solo nos queda por esperar si esta nueva tendencia se convertirá en la norma en cuanto a adaptaciones o si simplemente quedarán como pequeñas joyas originales y atrevidas.

Recordad que ahora podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Andrea de Lera

Filóloga inglesa por vocación. Ver pelis y series, emocionarme sola, y escribir sobre ello, por pasión. Todo empezó con mi abuela poniéndome películas de Lina Morgan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El curioso caso de la adaptación infiel

de Andrea de Lera Tiempo de lectura: 4 min