De Resident Evil tiene solo el nombre

No sé a qué fecha estamos, pero creo que ya ha pasado un tiempo desde que Netflix estrenó Resident Evil. Una serie que bueno, ahí está. Ahora hablaremos de ella.

Sinceramente, este artículo debería haberlo escrito hace tiempo a modo de aviso. Luego pensé que si yo me la tragué (la serie) vosotros también, como si tuviera yo un poder sobre lo que consumís o no. Pero bueno, mirad la fecha en la que estamos y solo leo cosas malas de esta nueva serie y ¿cómo os atrevéis a despotricar de semejante mojón? No tenéis vergüenza.

En fin, hablemos de Resident Evil, que de Resident Evil tiene solo el nombre, os digo desde ya.

Por la salud de todos los presentes se vienen spoilers de la temporada.

He escrito al principio que no tenéis vergüenza y querría rectificar. No me refiero a la gente que la ha visto e insulta, me refería al equipo que dio luz verde a este proyecto. Porque tela, eh, tela.

Dentro de lo malo yo me lo he pasado relativamente bien porque sabía que, o cambiaba el chip o no pasaba del primer episodio. No hay nada destacable a lo largo de los ocho episodios pero sí momentos de querer coger a los guionistas por el cuello y abrazarlos muy fuerte. Tenemos a nuestras protagonistas, Jade y Billie, dos adolescentes haciendo cosas estúpidas capítulo a capítulo. Desde entrar en un laboratorio de máxima seguridad como si fuera un Mercadona y ir a una fiesta cuando una de ellas está a punto de convertirse en zombie. No supero nada de esto.

Lo del laboratorio es que es fuerte. El gran laboratorio de Umbrella, con la de secretos, información, microorganismos letales, un Tyrant en suspensión en una cámara, todo esto básicamente desprotegido y superado por dos niñas con linterna. Es que no hay ni un segurata en este edificio de máxima seguridad. ¿Cómo acaba la aventura? Billie es mordida por un perro que estaba enjaulado y portaba el virus T. La premisa de que una vegana empezó el brote de New Racoon City me parece hilarante.

Los momentos de Billie en el instituto peleándose con una chica porque sí. Todo el mundo la ve enferma pero nadie dice nada en un mundo en el que el covid es mencionado. Ni un “tía ponte mascarilla al menos”, nada. Silencio. Pero no pasa nada porque tenemos a Jade que para alegrarle a Billie sus últimos momentos de vida se la lleva de puñetera fiesta. Total, ¿qué puede pasar, que se convierta e infecte a medio instituto?

La Jade del futuro tampoco se libra. Literalmente todo el que entabla un poco de conversación muere salvo ella, que tiene una armadura de guion de la hostia. A ella los zombis van de uno en uno y los lickers se la toman por el pito del sereno. Cuando se encuentra con Baxter es ya como transportarse a una serie totalmente distinta. La energía que desprende ese personaje, la forma de comportarse es como estar en una comedia. Obviamente está hecho adrede pero es que queda horrible.

Pero ahora en serio, si esto se llama De Resident Evil solo tiene el nombre es por algo. Está bien que tenga algún guiño a la serie de videojuegos como los lickers, el Tyrant, el aldeano de la motosierra, Ada Wong. Todo muy cuco. El problema viene cuando me dices que esto está ambientado en el universo de RE cuando lo que en verdad es es un drama adolescente de gente que no ha tenido contacto con alguien de esa edad desde que salió del instituto.

Es interesante que se le pueda dar un nuevo enfoque a la historia, como que Umbrella siga siendo una horrible compañía, pero enséñamelo de una forma que me llame la atención. ¿Lo quieres hacer desde un drama adolescente? Vale, pero si no sabes escribir adolescentes para qué te metes en este berenjenal, Mari Carmen. Tiene elementos a favor, por supuesto: Evelyn Marcus es una gran villana, el tema de la experimentación con las hijas no está mal y la posibilidad de ver cómo ocurre en esta ciudad lo mismo que en Racoon City me llama la atención. Sin embargo, por cómo está tratada la serie nada me vale porque de Resident Evil tiene más bien poco.

En definitiva, una serie mediocre que al llevar el sello Resident Evil la entierra viva. Os digo una cosa: vosotros y yo sabemos que la van a cancelar y me voy a enfadar con Netflix por quitarme semejante petardo. Y si no lo hacen al menos que añadan piruetas y muchas volteretas como en las pelis de Jovovich, que entretenían más.


¡No te pierdas nada!

Síguenos en nuestras redes y échale un ojo a todas las novedades. Recordad que podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Rubén

Si no echo bilis y le saco puntilla a todo lo que veo no me quedo tranquilo. Dejo series a medias y no me arrepiento de nada. Comiquero, gamer y procrastinador a tiempo parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

De Resident Evil tiene solo el nombre

de Rubén Tiempo de lectura: 3 min