Twin Peaks 3×01/02: Espera… ¿QUÉ?

Diane, 4.00 am, May 22th. Entering the Town of Twin Peaks.

El regreso de Twin Peaks nos mantuvo despiertos ayer hasta altas horas de la madrugada. Mucho café, donuts y tarta de cereza cortesía de @movistarseries nos alegraron la espera hasta que, por fin, volvimos a oír la misteriosa intro, que ha cambiado la imagen, pero no la música.

Cuidado, ¡spoilers!

Hace ya más de 25 años que Twin Peaks fue cancelada por ABC en 1991. Sabíamos ya quién era el asesino de Laura Palmer, pero la serie se marchó dejando atrás incógnitas abiertas y fans decepcionados. En 2014 se anunció una nueva temporada en Showtime. Anoche fue recibida en España como el fenómeno que supuso durante la década de los noventa. Por fin, nuestras preguntas iban a ser respondidas.

¡Con más preguntas! Y es que el resumen de lo que presenciamos ayer es una interrogación del tamaño de una casa. No nos malinterpretéis; nos encantaron los capítulos. Si nos hubieran dado todas las respuestas en un episodio de 40 minutos, no habría sido Twin Peaks. David Lynch y Mark Frost se encargaron de recordárnoslo a lo grande.

Así que, en lugar de respuestas, conocimos a los numerosos nuevos personajes que aparecerán en esta temporada de las maneras más impredecibles, al mismo tiempo que nos reencontrábamos con nuestros viejos protagonistas. Sabemos que algunos de los antiguos habitantes de Twin Peaks no volverán, como Donna Hayward, por distintos motivos. Catherine E. Coulson (Lady Log) murió al poco de rodar sus escenas. Frank Silva (Bob) también falleció, en 1995, antes del revival, y David Bowie, que iba a aparecer, no tuvo tiempo de hacerlo.

Eso no nos impidió disfrutar de ver de nuevo a los demás. Aunque no los hemos visto a todos aún: Audrey, Norma, Bobby, son algunos nombres que todavía no hemos escuchado. Pero tenemos la sensación de que, como siempre, Lynch y Frost no van a acelerar nada. Todo a su tiempo: hemos esperado 27 años, podemos esperar un poco más.

Pero vamos por orden, y lo primero de lo que tenemos que hablar es la intro. Ha cambiado las imágenes, en las que se nota muchísimo el aumento de presupuesto y los avances tecnológicos. Sin embargo, se ha mantenido la música, lo que es un acierto porque a pesar de los cambios, nos lleva al pasado como si no hubiera transcurrido el tiempo. Ha compensado un poco la banda sonora, que sí es diferente respecto a la de la serie de 1990.

El inicio de la temporada es una pausada conversación entre Coop y su gigante en la sala roja. Es una muestra de lo que más nos ha gustado de este revival: han sabido utilizar los elementos de la serie original para honrar la historia, al mismo tiempo que nos enseñaban los nuevos.

¿Nadie más susurró I am groot?

Un claro ejemplo de esto es la recreación de la mítica escena en la que Laura Palmer besa al agente Cooper. Además, los nuevos personajes venían acompañados de referencias a la serie original: la linterna que no funciona provoca los mismos flashes que la lámpara de Cooper y Truman en la primera temporada.

Las tramas se conectan entre Twin Peaks, Nueva York y Buckhorn (Dakota del sur). Poco a poco, nos damos cuenta de que no sólo nos hemos movido en el tiempo. Los avances tecnológicos se notan tanto dentro como fuera del universo ficticio. La temporada viene con el mismo ambiente misterioso y cargado de contenido sexual implícito de siempre, pero se nota la mayor libertad que el cambio de cadena (Showtime) ha permitido a los creadores. Aumentan los desnudos, y la violencia es más explícita que en la serie original.

En general, los dos primeros episodios constituyeron un auténtico festival de risas incómodas y bocas abiertas entre los que lo estábamos viendo. Las nuevas historias mantienen los tintes descarados que fascinaban ya en las primeras temporadas.

Figuras grises dentro de una caja (que recuerdan un poco a los aliens de Expediente X). Un sangriento ataque a una pareja que mantenía relaciones sexuales. Una mujer con la cabeza cortada y el cuerpo de un hombre sin identificar en su cama colocado en lugar del suyo propio. Y así todo el episodio, sin parar. Una detrás de otra. Cuando creíamos que nada más podía sorprendernos, Lynch y Frost se sacaban un nuevo giro de los acontecimientos que parecía más surrealista aún.

twin peaks
EL MINDFUCK

Han pasado 25 años, y es algo que se nota, en nosotros, en la serie, en los personajes. El agente Cooper como Bob se antoja hasta doloroso tanto tiempo después. Sobre todo al descubrir al verdadero Coop, que ha estado encerrado en la Logia Negra todo este tiempo.

Parece ser el único que no ha cambiado: Shelly es ahora madre, y se preocupa por el novio de su hija (debe ser que ha visto el final de Riverdale y está preocupada por Betty), Ben está totalmente distinto y Jerry exactamente igual (pero con el pelo blanco)… Las diferencias nos hacen darnos cuenta de que el pueblo jamás volverá a ser lo que era…

Y nos intriga más aún descubrir lo que será.

Bienvenido de vuelta, Twin Peaks.

(Visited 259 times, 1 visits today)

Autor entrada: Irene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *