The Walking Dead 7×01: The day will come when you won’t be

24Efectivamente, por fin tenemos de regreso a TWD. Han pasado exactamente 204 días. 204 días desde que vimos a Negan, 204 días desde que sabemos que diríamos adiós a uno de los nuestros, 204 días esperando la fiesta de sangre y vísceras propiciada por Lucille. Y ese día por fin ha llegado. Por supuesto, tras el salto tenéis una mina de spoilers que difícilmente podáis evitar. ¡Al lío!

Primeramente, quiero felicitarme a mí mismo por conseguir llegar al episodio sin ni siquiera intuir quién sería la víctima ¡yuhu! Aunque sí leí algo de que podían llegar a ser 2 los fallecidos. Esto que no os importa una mierda lo recalco para intentar concienciaros del peligro de los spoilers en las RRSS. No hagáis lo que no queréis que os hagan, tan sencillo como eso colegas.

De hecho, los productores no querían pillarse los dedos con las posibles filtraciones y decidieron grabar ni más ni menos que 11 secuencias con la muerte de los 11 protagonistas. Pero ni así han conseguido mantener el secreto. Me consta que había gente que ya sabía quiénes eran las víctimas de Negan. Y es que las RRSS son un arma de doble filo, de eso no me cabe duda.

Ahora sí, vamos con EL CAPÍTULO. Por fin puedo decir que un episodio de TWD ha llegado a mi corazoncito. Y eso no es nada fácil. Los que me leéis asiduamente sabéis que precisamente no soy una persona que se emocione así como así. Y menos con esta serie, que me parece bastante coja en cuanto a transmisión de emociones…

Pero sí, Greg Nicotero, director de este 7×01, lo ha conseguido. Y el señor Rick Grimes también. Pedazo de capítulo se ha marcado el actor Andrew Lincoln. Hemos sentido agonía, sufrimiento, desfallecimiento, derrota… Todos y cada uno de esos momentos han traspasado la pantalla y ha hecho que el espectador caiga inmerso en las redes del mundo walker.

Encima los cabrones guionistas nos han tenido medio episodio esperando el ansiado momento. No habéis visto mi cara de terror cuando Rick ha comenzado a ver pasar ante sus ojos la vida de Rosita. Pensaba que era ella la elegida y no me podía creer que nos lo mostraran de esa forma tan poco sangrienta. Todos sabíamos lo que íbamos a ver. Hemos madrugado (incluso muchos no han llegado a dormir esperando ver el capítulo en directo) para ver cómo Lucille reventaba la cabeza a uno de nuestros compañeros de aventuras. Y en efecto, el elegido ha sido Abraham.

¡Suck my nuts! son las últimas palabras de nuestro amigo militar. La verdad es que le ha echado pelotas bemoles y ha muerto mirando a los ojos a su asesino. Bravo por Abraham, fuerte y rudo hasta el final. Y aunque era justo uno de los que más me sobraban en la serie, la verdad es que no me he alegrado de su muerte. Es más, me he sorprendido a mí mismo sufriendo viendo como Negan aporreaba una y otra vez la cabeza del pelirrojo. Ha sido un momento muy angustioso, por lo tanto, excelentemente realizado. Estoy convencido de que este episodio se va a llevar algún reconocimiento. Ha sido de una calidad superior al resto de la serie. Ya era hora, todo hay que decirlo.

Pero aún nos tenían un as en la manga estos guionistas. Y es que la muerte de Glenn, aunque era la esperada, nos ha pillado a la mayoría de sorpresa. De repente, Lucille ha decidido que no le bastaba la sangre de Abraham por todo su cuerpo y se ha despachado a gusto con nuestro querido asiático. En cuestión de segundos, decimos adiós a uno de los pocos personajes que nos acompaña desde el principio de la serie. Y con guiño y todo a los fans del cómic. Así sí.

Desde luego que estábamos avisados. Negan era el gran villano y la verdad que no ha defraudado. No se ha visto ni un momento de duda ni de compasión en la cara del actor Jeffrey Dean Morgan. Y es que todo el reparto ha brillado en este capítulo. Hasta la insulsa de Rosita me ha parecido que transmitía mucha emoción por la cámara. Pero obviamente hay que resaltar la interpretación de Lauren Cohan. La actriz que interpreta a Maggie me parece la mejor de la serie. Tan solo mirando su rostro ya te sientes verdaderamente afectado por la muerte de su marido. Espero que le hayan subido el sueldo esta temporada porque se lo merece totalmente.

Finalmente quiero volver a Rick para destacar la tortura emocional por la que ha pasado el padre de Carl. Desde el primer momento ha sufrido en sus hombros el peso que conlleva ser el líder de un grupo. La amenaza de éste a Negan, la muerte de Abraham, la de Glenn, la provocación del villano en la caravana y la soledad experimentada en el tejado de ésta, la tensión vivida en la niebla, la angustia de ver en peligro a su hijo, la caída final… Rick ha pasado por tantos estados emocionales en una sola noche que no me extrañaría nada que veamos a un Rick mucho más sumiso y derrotista. Se acabaron los finales felices para nuestros protagonistas.

Espero que a todos os haya encantado el episodio tanto como a mí y deseando estoy de recibir cualquier tipo de opinión en lo comentarios habilitados para ello.

A continuación, os dejo algunos tuits que definen muy bien la reacción general de la comunidad tuitera. Nos vemos la semana que viene, deseando estoy de ver el próximo episodio.

https://twitter.com/chicoseriefilo/status/790449782368141312

(Visited 39 times, 1 visits today)

Autor entrada: Paco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *