The Vampire Diaries 8×10: Nostalgia’s a bitch

No podemos negar que cuando una serie está cercana a su fin, nos encanta que nos pongan melancólicos recordándonos grandes momentos o personajes de la misma. Bien pues en The Vampire Diaries se han encargado de hacerlo esta semana con una especie de Inception de la serie donde, para continuar con la trama principal, ha sido relativamente necesario volver al pasado. ¡Preparen los feels porque hay guiños everywhere!

Después de que en el capítulo anterior Sybil le devolviera la humanidad a Damon, hoy nos toca afrontar los efectos de ese hecho. Sería menos inquietante si el estado de Damon no nos hubiera pillado tan de imprevisto. El vampiro se encuentra en una especie de trance en el que no se mueve ni habla, simplemente está ahí quieto mirando a la nada. Se ha autoconvencido de que está en el infierno. Volver a ser consciente de todos los recuerdos durante este tiempo, le han dado de lleno en la cara. Por eso este capítulo nos ofrece un viaje por la mente de Damon buscando la liberación de este estado.

¿Será capaces de traerlo de vuelta las propias Bonnie y Caroline? Mm, la cosa está complicada, ya que cuando con la ayuda de Sybil ambas se adentran en la cabeza de Damon, es todo muy extraño. Es como si nunca hubiera sido vampiro, la historia paralela si el Damon Salvatore que conocemos, nunca hubiera existido. Y esto nos ha dejado unas cuantas vueltas y guiños de viejos personajes, como Henry, el amigo de Damon que conocimos la pasada temporada. Como era de esperar, la ayuda de Bonnie y Caroline no sería suficiente. Stefan le explica que cuando eran pequeños sucedía algo similar, si hacían algo mal Damon se escondía hasta que Stefan le decía que todo iría bien. Entonces, ¿por que no probar directamente con la ayuda de su hermano?

La situación en la cabeza de Damon es cuanto menos curiosa. Como guiño al próximo final de la serie, volvemos a ver a Vicki Donovan, con parche en el cuello incluido, en una escena que nos deja aun un guiño más cuando al final escuchamos unos segundos de la canción Enjoy the silent, aquella que nos dejó esta escena tan mítica entre la propia Vicky y Damon:

Momentos después aparece otro personaje mítico de TVD: Liz Forbes. Parece que en este capítulo se han propuesto ponernos lo más melancólicos posible con todas estas vueltas y guiños. Pero no es que se esté repitiendo la misma historia, es que nada es lo que parece. Bonnie descubre que la gasa del cuello de Vicky lo que esconde es un chupetón, mientras que para sorpresa de Caroline, su madre no tienen ni idea de quién es Damon Salvatore. Cada vez más claro, que ese sería un mundo donde nunca existió. Pero dan una vuelta más de tuerca cuando Caroline se convierte en el vampiro al que supuestamente está buscando la Sheriff. Y un nuevo guiño aparece en escena: la tortura de la vampira rubia a manos de su madre. ¿No os suena? Yo os refresco la memoria. ¿Recordáis esta misma tortura, también a Caroline pero a manos de su padre? Un lugar muy similar, una silla muy parecida…

Con estos pequeños detalles han conseguido en este capítulo, que el espectador esté más atento que nunca, por si se le escapaba alguno de estos detalles. Pero la escena no sirve solamente para poner a los espectadores melancólicos, tiene un propósito mucho más importante que nos hace entender una de las grandes dudas que nos ha perseguido desde hace un tiempo. ¿Por qué Caroline tiene ahora tanta fe y aprecio por Damon? Ultimamente en internet se estaba cuestionando la moralidad de Caroline respecto al vampiro, y es que había pasado de ser casi indiferente con él, a luchar con uñas y dientes para que Damon volviera a ser Damon. A tratar de demostrarle al vampiro la fé que tiene en su relación con Elena, pese a que siempre había sido de las que no daba un duro por ellos. ¿Por qué? Because he was the only person who truly understood how much it hurts to lose you. BOOM. Y ahí señores, tenéis la respuesta a porque ese cambio de parecer en Caroline. Eso fue lo que la hizo perdonar todos los malos momentos y putadas del vampiro. Como todo esto está ocurriendo en la cabeza del vampiro, ahora Damon es consciente de que Caroline lo ha perdonado. Pero como esperábamos, no era su perdón el que buscaba. 

Tampoco el de Bonnie. Sin embargo sirve para devolvernos de nuevo atrás en el tiempo, con la aparición de su abuela, la cual tampoco tienen idea de quien es Damon. No solo eso, también vuelve a relucir la famosa carta que Damon dejó a Bonnie la pasada temporada y que nunca supimos que decía. Sin embargo Bonnie sigue encabezonada en que tendrá que ser él quien se la lea. Una nueva visita cuando estábamos a punto de creer que Bonnie había llegado a Damon: Tyler. Otro fantasma de Damon. Pero no es él, sino el lugar al que le ha llevado el subconsciente de Damon, el que le hace saber qué lo sacará de ahí. O más bien, quién. Stefan, como ya habíamos dicho en un principio.

La escena entre los hermanos es un tanto inesperada. Todos pensábamos que lo que Damon buscaba era el perdón de su hermano, sin embargo, Damon ha traído a Stefan hasta aquí para perdonarlo él. Porque sabe que Stefan se siente culpable de que Damon se convirtiera en un vampiro por él y todo lo que ha supuesto. Por eso mismo Stefan siempre está ahí para meter en vereda a Damon una y otro vez, sin importar el que. ¿Significa que le hemos dado la vuelta a las tornas? Es decir, Damon está haciendo esto para liberarse él pero realmente para liberar a Stefan de esa carga y… quien sabe, hacer que vuelva a aceptar su humanidad de vuelta. Stefan no está dispuesto a aceptar nada de esto e incluso le cuenta el plan maquiavélico que está teniendo lugar y que incluye a Matt, su padre, la campana y Mystic Falls ardiendo en el infierno. Damon no está dispuesto a perdonar a su hermano por quemar la ciudad, es más, Damon no está dispuesto a qué eso llegue a ocurrir. Este hecho es el que le saca del trance en el que se encuentra y, como en muchas otras ocasiones, es el que salva el día en Mystic Falls.

Damon sigue buscando el perdón una vez fuera del trance y con el pueblo salvado. Matt y Damon nunca se han llevado bien, o incluso, nunca se han llevado, a secas. Sin embargo los años inevitablemente han creado lazos inexplicables, que se lo digan sino a Bonnie y Caroline. Por eso mismo, y aunque debería de haberlo hecho muchísimo antes, Damon por fin se disculpa con Matt sobre lo que le hizo a Vicki. Y aunque eso no sirve a Donovan para perdonarlo, suma puntos al igual que el hecho de que acabara de salvar la ciudad. Una ciudad que volverá a tener a Matt como Sheriff. I always did like the Sherirffs in this town termina Damon.

La especie de “oda” que estamos viendo a la propia serie, no termina aquí. Todavía nos quedan más asuntos que resolver y darle clausura antes de que se acabe para siempre. Y uno de ellos es la carta de Damon a Bonnie de la pasada temporada. La carta que dividió la fuerte amistad que ha acabado surgiendo entre estos dos personajes que se odiaron tanto durante tanto tiempo. Unas palabras impensables hace un puñado de temporadas, unas palabras amables, cariñosas y preocupadas por parte de Damon. Un momento que, para los que aun todavía la serie nos mueve algo, ha sido emocionante por todo el significado. Un I’m so sorry I left. It won’t happen again que incluso puede recordad, por la similitud, al I shouldn’t have left. I promise you… I will never leave you again de Damon a Elena en la 3ª temporada.

Como colofón de este capítulo cuanto menos especial, las sirenas tratan de imitar a los Salvatore perdonándose la una a la otra sin mucho éxito. Todavía menos cuando aparece Cade. Parece que aunque la campana no sonara las 12 veces que debería hacerlo, 11 son suficientes para que Cade pueda hacer una visita física a la tierra. Y para sus planes no necesita a las sirenas, que acaban envueltas en fuego y desapareciendo… ¿para siempre? Cada vez queda menos para el final de la serie y con capítulos como este se hace un poco más complicado aceptarlo…

(Visited 192 times, 2 visits today)

Autor entrada: Seriéfilos Enfurecidos

1 thought on “The Vampire Diaries 8×10: Nostalgia’s a bitch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *