The Vampire Diaries 8×09: The Simple Intimacy of the Near Touch

The Vampire Diaries se está despidiendo de sus seguidores. Y como en la serie saben qué es lo que más gusta, pues saben qué tiene que hacer a la perfección para recordarte lo que ha sido esta serie. La cuenta atrás sigue, al igual que los líos en Mystic Falls.

El segundo capítulo después de navidades nos lleva a una fiesta de Mystic Falls que todos recordamos con especial cariño: Miss Mystic Falls. Ahora sabemos que la campana anti-sirenas está repartida entre Seline, Damon y la Armería, ya que cada uno tiene uno de los trozos. ¿Quién será el primero en hacerse con todos? Bueno, hacerse con todos y con un Maxwell, porque parece ser que solo son ellos los que pueden hacer sonar la campana, que para eso la hicieron. TODAVÍA MATT DONOVAN DA EL CAMPANAZO.


Descubrimos que pese a lo que puede parecer, Damon no termina de estar totalmente bajo las órdenes de Sybil, o al menos eso muestran cuando consigue negarse a los deseos de la sirena. ¿Qué ha entremedias cuando esto ocurre? Elena, obviamente. Y en una ocasión tan especial como esta, más. Ya lo dice Stefan: Take it from me. Elena Gilbert never really goes away. WE HOPE SO.

Pese a que la idea principal de que Damon fuera al evento era que le diera el badajo a Sybil, no tardan en darle la vuelta para continuar conociendo el limbo emocional donde se encuentra el vampiro. Elena sí, Elena no, colgante sí, colgante no. Los fans de la pareja recordarán el primer capítulo de Miss Mystic Falls de manera cariñosa, pero tal vez lo que vimos entonces no era todo. Ahora nos confirman que fue en ese día, en el momento en el que bajaba Elena la escalera, en el que Damon supo de que estaba enamorado de la que por entonces era la novia de su hermano.

Por suerte tenemos a Caroline (curiosamente alguien que no daba un duro por Delena y hasta nos sorprende verla en esta posición) para recordarle a Damon qué siente por Elena y por qué ese lugar es tan especial para él. Pero no iba a ser todo tan fácil, así que Sybil no duda en recordarle por que no debe recuperar su humanidad. Todo lo que ha hecho desde que la apagó, caerá sobre su consciencia y acabará con él. No podrá perdonarse, no podrá vivir sabiendo que Elena no se lo perdonaría.

Sin embargo el que iba a joder todo el plan (o no) era Stefan. Es el que se toma todo por libre dejando fuera de juego a Damon momentos después de que él lo hiciera con Sybil. Incluso nos sorprende entregándole el badajo a Caroline en lugar de quedárselo él. Pero que nadie espere una reconciliación con Caroline o un “espérame”. Para nada, Stefan va por libre y eso significa hacer daño al mayor número de gente posible, sea esta culpable o no. Y eso le gusta y lo hace sin culpa, incluso asegura que su trato con Cade no durará solo un año, durará todo lo que quiera él, y todo el daño que haga también caerá sobre la conciencia de Caroline. Porque para eso están comprometidos.

Stefan puede ser todo lo bueno y sacrificado que queramos, pero cuando se encuentra en este estado de no-humanidad, posiblemente no le gane nadie. ¿Quién lo traerá de vuelta? Para seguir la línea de las última temporadas de la serie, el candidato ideal es su propio hermano. Desde la pasada temporada están dejando claro que todo gira en torno a la relación entre ambos. Por eso mismo debería ser él, no sabemos cómo ni cuándo, el que lo recupere.

Mientras hemos tenido de vuelta a Bonnie y Enzo, los cuales de Paris no solo traían el diapasón y regalitos, traían una trama que, o tiene un significado que no conocemos, o está totalmente fuera de honda. Que Enzo le haya dado a Bonnie un colgante con su sangre da mucho que pensar. Y lo que todos pensamos, incluida ella, es por si en algún momento la exbruja decide convertirse en vampiro para pasar la eternidad con él. Pero claro, ahí entra el factor Elena. Porque será cuando Bonnie muera cuando Elena volverá a despertar, pero si se convierte en vampiro Elena no volvería. O eso creemos. Sin embargo aunque ese fuera parte del significado del colgante, lo que realmente quería Enzo, es que Bonnie tuviera al alcance de su mano algo, que pudiera salvarle la vida en un momento desesperado, en un momento que él no estuviera cerca. Quien le diría a Enzo (y a nosotros) que el vampiro caería de esta forma tan fuerte por ella.

Para darle una vuelta más de tuerca, Bonnie tiene una ¿magnífica? ¿absurda? ¿fuera de lugar? Idea. ¿Y si en lugar de convertirse ella en vampiro y pasar la eternidad juntos, fuera Enzo quien tomara la cura y pasaran una vida juntos? Eh… espera un momento, ¿la cura? ¿alguien se acuerda de qué pasó con la cura? Porque me vais a perdonar pero yo ahora mismo no. Y además, cada vez que la cura entra en juego, desbarata todo el tablero, y a mi la idea de tenerlos a todos corriendo de un lado a otro de nuevo para hacerse con la cura NO ME GUSTA.

En la última escena, cuando todos pensábamos que ahora iba a ser la oportunidad de Damon para jugar con la cabeza de Sybil (o al menos intentarlo) y de ese modo, quien sabe, recuperar sus recuerdos y sentimientos con Elena, Sybil saca un último resquicio de poder sobre Damon y lo obliga a volver a encender su humanidad. Con todo lo que eso conlleva.

Así que señores, nos quedan siete capítulos para despedirnos de la serie, y yo sigo más perdida que el barco el arroz. Ya tenemos como cargarnos a las sirenas pero aún no tenemos claro qué va a pasar con Damon y con Stefan. Y más ahora que Stefan se va por libre y Damon recupera su humanidad. POR QUÉ ZEÑOH, POR QUÉ. A todo esto… ¿va a volver Elena, o qué?

(Visited 158 times, 1 visits today)

Autor entrada: Almu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *