The Vampire Diaries 8×01: Hello brother

El comienzo del final. El primer capítulo de la última temporada. The Vampire Diaries vuelve con su 8ª temporada para despedirse de todos los espectadores que la han seguido durante estos años. ¿Que nos guardan todavía los vampiros de Mystic Falls?

Ha comenzado lo que muchos deseábamos, a la vez que temíamos: el final de Crónicas Vampíricas. Como ya se anunció este verano en la San Diego Comic-Con, la octava temporada de la serie sería la que daría clausura a la misma.

Después de que en el último capítulo de la temporada anterior viéramos a Damon y Enzo entrando en la temida bóveda junto con la posterior búsqueda de ambos, la situación ahora no es mucho mejor. Stefan, Caroline y Bonnie siguen buscando a los dos vampiros con demasiado poco éxito, mientras que por otro lado, Alaric se ha hecho con la dirección de la Armería y junto a un equipo investiga la bóveda.

http://vampirediaries.com/files/2016/09/enzo-in-the-middle-of-the-road-tvd-8x01.jpg

Si algo han dejado claro en cuanto a esta temporada, es que esta última tanda de capítulos se va a convertir, en parte, en una oda hacia la serie. Empezando por los títulos de los capítulos que se tratarán de frases dichas durante la serie hasta detalles en los que no cualquiera se fijaría, como por ejemplo, el comienzo del capítulo el cual ha sido bastante similar al comienzo del propio piloto allá por 2009.

La relación de Caroline y Stefan parece ir viento en popa. Con estos dos nunca se sabe; primero decían que era imposible, más tarde que solo un rollo, después que para siempre… y ahora no tengo ni la más mínima idea de a donde va esta relación. Ellos parecen enamorados y felices (todo lo que pueden estar), mientras que Rick, la tercera rueda, digamos que no le ha quedado de otra que aceptarlo y mantenerse al margen. Pero eso es bueno, se puede centrar en otras cosas, como por ejemplo encontrar una salida alternativa de la bóveda.

Y es que da mucho la sensación de que esa bóveda, junto al resto de Armería, tiene aún mucho que ofrecer. Secretos, descubrimientos, nuevos artefactos… los guionistas tienen que sacar sus últimas armas a relucir.

Como era de esperar, Caroline no tarda demasiado en dar con una pista del paradero de Damon y Enzo. Una pista que, efectivamente, conduce a Stefan y Bonnie a ellos. Pero, pese a que Caroline y Stefan parecen mantener la esperanza en salvarlos, Bonnie no tiene pinta de sentir lo mismo. Ha entrado en un bucle de casi autodestrucción donde ha perdido la esperanza y se mantiene entre recuerdos de ella y Enzo. Recuerdos de momentos que no conocíamos pero que acabarán sirviendo para mucho.

Lo que se encuentran Stefan y Bonnie al dar con Damon y Enzo no es nada agradable. Un matadero, literal, de víctimas de ambos vampiros, las cuales usan para alimentar a la “cosa” que parece esconderse bajo un agua teñida de rojos y que se ha apoderado de la mente de ambos vampiros. Nos vendieron a la nueva villana de la temporada como el diablo personificado. Ahora me arriesgaría a decir que, efectivamente, es literalmente el diablo hecho persona. No por sus actos sino porque sería un tema muy de Supernatural pero sería de las pocas cosas que quedan por hacer en la serie.


“Hello Brother” 1×01/8×01

Por eso mismo Damon y Enzo no parecen ser ellos mismos. Sobre todo Damon que ha decidido apagar el famoso interruptor de la humanidad para ahorrarse el sufrimiento y la preocupación. Sin embargo, Enzo parece esconder algo, parece ser el único de los dos que se deja manipular al 100%. Con el paso de las temporadas hemos ido descubriendo a un Enzo diferente, con mucha más humanidad de la que esperábamos.

Es por eso mismo que, junto a Bonnie, hemos ido descubriendo el sutil puzzle que Enzo ha ido montando. En los flashback que hemos visto de ambos, a parte de ver todos los cariñitos y arrumacos que se hacían, hemos visto como Enzo le descubría La Odisea a Bonnie, o al menos como se la recordaba. Es entonces como Bonnie se ha dado cuenta de todas las similitudes que guardan dicho libro con la realidad que rodea a Enzo. La cera en las orejas de la víctima, la posición del cadáver, incluso la cuerda de guitarra que usó para estrangularla.

Parece que Enzo está tratando de dejar pistas a Bonnie para decirle que sigue ahí. Que pese a estar controlado por este nuevo ser, aun queda un poco de sí mismo en su interior. Y como le dijo mientras leía el libro, “En cuanto a ti, nunca dejaría de luchar. Afrontaría océanos y navegaría junto a sirenas para buscar el modo de volver a ti.” Oh yes, Enzo es un romántico empedernido y estas pistas son todo una confesión de amor y de esperanza. La misma esperanza que Bonnie estaba perdiendo y tuvo que ayudar al propio Stefan a recuperar después del encuentro con su hermano.

¿Qué quiere decir todo esto? No queda muy claro si estas pistas son una confesión de “sigo siendo yo, volveré”, es simplemente para que los mantengan localizados, una pista para volver a tomar contacto y tratar de llevar a cabo un plan… Esto deja a Enzo en un lugar muy delicado, en mitad de todo, en tierra de nadie, donde si la nueva villana lo descubre, seguramente no dude en acabar con él o con lo que más quiere. Una llamada de Bonnie a Rick nos deja entrever algo más de la mala malísima. Distintas mitologías que hablan de sirenas mensajeras del propio diablo. Y mientras Bonnie lee lo que para Alaric suena poético, no está haciendo otra cosa que describir lo que ha visto en el matadero que tienen montado Damon y Enzo. Entonces… ¿estamos ante una mensajera del diablo? Eso es lo que quería Enzo, que ellos supieran contra qué estaban luchado y que por eso mismo lo ayudaran.

Para casi cerrar el capítulo hemos visto un nuevo guiño a los fans de la serie, en especial de la pareja protagonizada por Damon y Elena. Narrada por la voz de Stefan, el cual le cuenta a Elena a través del diario, que espera que haya aunque sea una minúscula parte de humanidad todavía en Damon. En algún lugar, algo.

Aquella escena, que incluso en aquel momento que la vimos por primera vez, nos dejó con la boca abierta por lo inesperado. Aquella primera vez REAL en la que Damon y Elena se vieron las caras frente a frente. Pero esta vez, pese a lo reciclado de las imágenes de Elena, la escena no transcurre igual. Damon le confiesa al recuerdo de Elena que la necesita, que no sabe durante cuanto tiempo más podrá luchar. Lo más profundo de Damon está pidiendo ayuda a gritos, está tratando de convencerse de que todo va a salir bien.

Conociendo que tiene toda la pinta de que Nina (Elena) probablemente no vuelva hasta el final-final, es sufrimiento de Damon aun podría durar bastante, pero guardo la esperanza de que en algún punto no demasiado lejano, volverá a ser él sin la ayuda directa de Elena.

No es hasta el último momento y entre tenues cantos, en el que vemos la cara de la sirena que se ha apoderado de las mentes de Enzo y Damon, y como no, cumple perféctamente los cánones de belleza marcados por la ausencia de Nina Dobrev. En una serie donde hemos contado con vampiros, hombre lobo, brujas, herejes, dobles, originales… ahora contamos con sirenas que parecen ser mensajeras del mismísimo diablo. ¿Se avecina la batalla definitiva de The Vampire Diaries contra el mal personificado?

Desde aquí tenemos que agradecer infinitamente la vuelta de Kevin Williamson a la producción de la serie. No creo que se trate solo de casualidad que ya solo en un primer capítulo tras la vuelta del productor, se note una mejora de calidad. Kevin Williamson, para quien no lo conozca, es co-creador de la serie junto a Julie Plec y el cual solo estuvo en TVD hasta la 4 o 5 temporada. Casualmente donde la mayoría de opiniones ubican la mayor caída de calidad de la serie. Ahora por suerte lo tenemos de vuelta para toda la última temporada y esperemos que de nuevo saque toda la calidad que puede tener llegar a tener una serie que comenzó como un drama adolescente de vampiros. Kevin, we’ve missed you.

(Visited 28 times, 1 visits today)

Autor entrada: Almu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *