The Royals 4×01: How prodigal the soul

Hello and welcome back, Seriéfilos!

Ya me ha entrado la vena británica de volver a escuchar el acento característico de nuestros protagonistas. The Royals ha vuelto y puedo afirmar que mis previsiones han sido más acertadas de lo que yo misma me imaginaba. Hablo tanto de lo que esperaba en cuanto a arranque de trama en la cuarta temporada como a lo que ha ido ocurriendo a lo largo del capítulo. ¿Listos para el recap? Cuidado, si no has visto el capítulo entero os encontraréis spoilers.

El capítulo ha sido el resumen de los primeros cuatro meses desde la coronación de Robert. Mucho ha cambiado todo desde entonces. La vida de la familia ha dado un giro muy poco sorprendente, la verdad. Como de costumbre, los guionistas se estarán guardando las sorpresas para mediados de temporada.

Eleanor se ha ido a recorrer el mundo, y el viaje no podría haber sido más enriquecedor. Se ha dado espacio, se ha conocido a sí misma y ha puesto sus ideas en orden. ¿Quién dijo seis meses? 16 semanas es lo que ha durado separada de Jasper. Claro que, menuda sorpresa la espera en Inglaterra nada más llegar. Sufrimos, pero en el fondo nos flipa el drama. Merecido reconocimiento merece el equipo artístico haciendo realidad la idea de Eleanor a la hora de diseñar los hoteles y también al equipo de producción por el trabajazo en exteriores, que siempre complican un poco los rodajes.

Mientras Eleanor reinaba en Europa, Liam y Cyrus han estado poniendo en marcha un plan para destronar a Robert. No saben aun que harán con la corona una vez Robert esté fuera del radar, pero en lo que si están de acuerdo es que el nuevo monarca no es bienvenido. Cada uno por sus propias razones, se han juntado y, bajo la tutela de Cyrus, el príncipe Rey de nuestros corazones Liam está tratando de averiguar como pudo Robert articular el plan para llegar al poder que expliqué en el repaso de la pasada temporada y obtener pruebas reales para derribarlo. Para hacerlo, no se ha tenido que arrimar a un cardo borriquero, sino a una bonita muchacha cuyo padre es persona de interés para el caso. Veremos a ver en que desemboca ese encuentro entre su padre y su novio.

Robert sigue empeñado en casarse con Wilhelmina. Está tratando de venderle la moto de lo bueno que es y lo fantástica que sería ella para ser reina (con esto último si estamos de acuerdo). Puede que estés siendo capaz de engañar a Willow, pero todos sabemos que en realidad estás jugando con ella para hacerle daño a Liam, a nosotros no nos engañas. Chica, eres inteligente, ¡no caigas!

Y otra de mis previsiones es como Helena ya no pinta nada. La tenemos maratoneando de lo lindo programas de ricas y famosas y algo depresiva por no poder hacer nada. Ella misma lo dice: Simon la neceitaba, Cyrus en cierto modo también, pero ella le ha enseñado a Robert todo lo que sabe y, es ley de vida que ahora su hijo no cuente con su ayuda. Helena, ponte en pie y sal del pijama. Compórtate como lo haría tu madre. Dicho sea de paso, y ahora que mencionamos los pijamas… Antes muerta que con 15 kilos de maquillaje para estar por casa.

Y por último hablemos de cómo el final del capítulo podría haber sido final de temporada y habernos dejado a todos muertos en el suelo al lado de Jasper. Imaginamos que sobrevive, pero… ¿en qué estado va a quedar? Jasper en su labor se servir y proteger tiene la obligación de salvarle el culo a Robert pase lo que pase, lo cual no debería significar recibir un balazo por él (y orquestado por él con toda seguridad). De cara al próximo capítulo esperamos que traigan a todo el equipo de cirujanos del Grey Sloan memorial para darle a Jasper los mejores cuidados porque oye, #JasperDeservesBetter.

Hasta la semana que viene no tendremos novedades, pero de momento os dejo la promo del próximo capítulo por si como yo estáis enganchados a la serie y necesitáis saber que va a pasar.


(Visited 188 times, 3 visits today)

Autor entrada: Nuria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *