12 Campanadas 12 Series: The Good Fight, las abogadas que necesitas

Bueno seriéfilos, tras la resaca de la Tardebuena y el empacho de comida de Navidad, llegamos al odiado día 26. Sí, ese que te hace darte cuenta de que las fiestas navideñas ya han empezado. Que todavía no te has recuperado de la Navidad y ya temes que la Nochevieja se acerca sin detenerse.

Resultado de imagen de diane lockhart

Por eso, y para que la ansiedad no se nos coma antes de que lleguen las uvas, la campanada de hoy viene para convenceros de que no os perdáis una de las pocas maravillas que podemos disfrutar hoy en el mundo de las series: The Good Fight. Porque si hace tiempo que buscas una serie sobre abogados porque Suits ya no es lo mismo desde que se fue Meghan Markle… The Good Fight es tu serie

Y me diréis ¿por qué? ¿Por qué esta serie?. Bueno. Antes dejadme que os la presente…

¿Qué es The Good Fight?

Comencemos con unos datos rápidos sobre la serie:

The Good Fight es un spin-off de la también serie de abogados The Good Wife. Si no la conocéis, os recomendamos que también os paséis por nuestra recomendación de The Good Wife escrita por Irene. En cuanto a su hermana pequeña, The Good Fight actualmente tiene dos temporadas y se está grabando la tercera.

Imagen relacionada

La serie sigue la estela de la abogada Diane Lockhart. Este personaje es originario de The Good Wife y está interpretado por la actriz Christine Baranski. A ella la recordaréis de grandes papeles como Tanya en Mamma Mia, la Dra. Beverly Hofstader (aka la madre de Leonard) en The Big Bang Theory y otros papeles como Mary Sunshine en Chicago o la Madrastra de Cenicienta en Into The Woods.

Alabemos por favor a nuestra querida Christine #QueenBaranski reina y diosa de nuestros corazones y mis desvelos. Se lo merece todo y más por ser tan divina, tan elegante, tan perfecta. Chapó señora. No se puede decir más.

Al ser una continuación, aviso que si no habéis visto The Good Wife entera quizás os comáis algún que otro spoiler a partir de aquí. Dejo a vuestra elección si queréis el té o no…

Resultado de imagen de spoiler alert

Y digo té porque si ya The Good Wife fue una serie para enmarcar (siete temporadas nada más y nada menos), The Good Fight ha conseguido ponerse a su nivel y superarla con sólo dos temporadas. Porque sí, la grandiosidad de este maravilloso spin off es que es todo lo bueno de The Good Wife mejorado y sin todo lo malo de The Good Wife. Y cuando hablo de lo malo hablo de Julianna Margulies (aka Alicia Florrick), aunque a la Florrick no le deseo ningún mal en realidad. Sólo a Julianna. Como diría Ter, let that sink in… Aquellos que hayan visto la serie y supieran lo lagarta que era esta señora en la vida real como productora sabrá a qué me refiero…

Resultado de imagen de diane lockhart alicia florrick
Diane representándonos una vez más

Aunque debo añadir que hay dos cosas buenas que no tiene #TheGoodFight:

  1. La primera es Kalinda Sharma. Mataría de verdad porque me trajeran de vuelta a ese magnífico personaje y le dieran una despedida digna y no la mierda que Julianna le dio a Archie Panjabi en la serie original. Vale sí, aquí todavía hay té y mucho hate. Dejadme que lo disfrute un poquito más…
  2. Y la segunda es Eli Gold. El carismático personaje interpretado por Alan Cumming y que era uno de los pocos que me hacía aplaudir en The Good Wife cada vez que salía. Pero bueno, esta se la perdonamos porque a cambio nos ha dejado a su increíble hija Marissa, que es por lo menos tan guay como él.
Resultado de imagen de kalinda sharma
Resultado de imagen de marissa gold

Pero #TheGoodFight tiene también a otros viejos conocidos de #TheGoodWife, y por qué no, voy a enumerar a mi top 3:

Lucca Quinn

La abogada que hace acto de presencia en la última temporada de The Good Wife se convierte en uno de los pilares del spin off. Su carácter contundente y sobre todo sus ganas de no querer que le tomen el pelo pero ni un poquito hacen de ella una de las mejores incorporaciones a la serie.

Resultado de imagen de lucca quinn

Elsbeth Tascioni

Esta abogada recurrente en la serie original nos vuelve a visitar de vez en cuando con sus apariciones estelares. Su carácter estrambótico, desordenado, inconexo pero, aun así, absolutamente brillante sigue tal y como siempre. A esta pelirroja se la echa de menos cada vez que se va, así que cualquier aparición en el spin off me saca una sonrisa.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es elspethgif.gif
Resultado de imagen de elsbeth tascioni

El Juez Abernathy

Resultado de imagen de judge abernathy

Hablo de él porque es uno de los más icónicos jueces que aparecen en The Good Wife, pero este apartado es extensible a prácticamente cualquiera de los que han aparecido. También hago mención especial a los abogados, fiscales e incluso clientes que ya conocemos. Pero Abernathy guarda un lugar especial en mi corazoncito. Por favor, qué juez se presentaría en su sala con gafas de sol…

Las nuevas incorporaciones

Como toda buena serie, también tiene a sus personajes genuinos. Esos que vienen de nuevas pero parece que han estado desde siempre. Es el caso de la tercera protagonista de la serie junto a Diane y Lucca. Sí. Hablamos de Maia Rindell, la también abogada pelirroja interpretada por Rose Leslie (Juego de Tronos y Downton Abbey)

Imagen relacionada

Cómo os podría describir al personaje de Maia… Hija de padres con poder y dinero que en cambio quiere hacerse a sí misma y que la valoren por quien es y no por ser hija de. Sobre todo cuando se descubre que su padre es un auténtico estafador y que su apellido va a caer, cuanto menos, en desgracia. Pero si tuviera que destacar algo de Maia es su tenacidad. Como ahijada de Diane, entra a trabajar en su bufete y poco a poco consigue demostrar quién es como profesional. Y me encanta. Me gusta mucho.

Resultado de imagen de maia rindell the good fight

Además, Maia es también el toque de representatividad que termina de redondear la serie junto al hecho de que la trama gire en torno a un bufete de abogados principalmente negros. Y me gusta aún más por ser un personaje con una vida sentimental ya encaminada. No es alguien que descubre durante la serie quién es realmente. Ya sabe que es lesbiana, lo tiene asumido. No hace falta que veas si antes estuvo con hombres o no. Da igual. Lo importante es mostrarte que su situación está normalizada. Que lo importante no es que tenga una pareja de su mismo sexo, sino una pareja estable que la quiere, la apoya y la cuida.

Además de Maia, tenemos otros muchos personajes nuevos interesantes. Algunos regulares y otros recurrentes como ya ocurría en The Good Wife. Es el caso de Jay Dipersia, el investigador privado del bufete, Adrian Boseman, uno de los socios mayoritarios. A mí me gustaría destacar sobre todo a Liz Lawrence (interpretada por Audra McDonald), a quien pudimos ver brevemente en la temporada 4 de la serie original. Y como personajes recurrentes me gustaría hacer especial mención a Madeleine Starkey, interpretado por Jane Lynch, y Lenore Rindell, la madre de Maia, interpretada por la mismísima Bernadette Peters.

Pero ya en serio… ¿por qué mola tanto The Good Fight?

Después de la traca que os he metido aún os estaréis diciendo que sí, vale, todo genial peero… ¿qué tiene todo esto de especial? Pues que la serie NO PUEDE SER MÁS ACTUAL.

Pongámonos en contexto. The Good Fight empieza inmediatamente después del final de The Good Wife (hecho por el cual yo digo que es imprescindible habérsela visto antes, porque si no no vas a entender nada). Si atendemos a esto, podemos ver que la serie empieza más o menos en noviembre-diciembre de 2016. ¿Se os ocurre qué evento sucedió en Estados Unidos por aquel entonces? Efectivamente, las elecciones presidenciales que pusieron el culo de Donald Trump en el despacho oval de la Casa Blanca. Teniendo en cuenta que el personaje de Diane es marcadamente demócrata (algo que le cuesta muchos desvelos con su marido, un fervoroso republicano de la Asociación del Rifle), tenemos un foco infinito de pullas a The Annoying Orange.

Resultado de imagen de donald trump

Una cosa que me encanta de The Good Fight es que los nombres de todos los capítulos son números. Más concretamente, el número de días que lleva Donald J. Trump como Presidente de los Estados Unidos (algo así como los días de calvario que llevamos desde el Día D). De hecho, la primera escena de la serie, el primerísimo plano, es de Diane viendo a oscuras y sola en la televisión cómo se confirma la elección de Trump y soltando un gran FUCK que sale desde lo más profundo de su corazoncito demócrata.

Resultado de imagen de diane lockhart trump

Además, muchos de los casos a los que se enfrentan en el bufete donde está Diane con el resto de los abogados tienen que ver de hecho con Trump: fake news, racismo, impeachment, el incidente de la lluvia dorada, etc. La crítica y la sátira están siempre presentes.

No todo será política… o sí

Otra cosa buenísima de la serie es la representación femenina que hay en #TheGoodFight. No hablamos sólo de que la mayoría de personajes importantes son mujeres. No. Hablamos de que incluso hay un capítulo en el que se trata las diferentes visiones del feminismo y cómo a algunas se les va de las manos el discurso y terminan diciendo cosas un poquirriquitín feas…

Resultado de imagen de we can do it feminism

Y el racismo es otro de los pilares de la serie. Falsas acusaciones, incidentes con la policía, las políticas de cuotas de igualdad en empresas exclusivas de blancos… Y todo porque Diane se mete a trabajar en un bufete de abogados negros cuando el padre de Maia la hace perder todo el dinero de la jubilación justo después de dejar el bufete en el que estuvo durante toda la serie de The Good Wife.

Imagen relacionada
Como veis a Diane se le escapan algunos cuántos a lo largo de la serie

The Good Fight es una serie que bebe y aprende de su hermana mayor y sabe sacar todo lo que hace que una serie así te enganche. Los personajes, lo bien construidos que están todos, las historias, los personajes recurrentes, las tramas actuales… Todo es un cóctel perfecto que se mezcla con la usual jerga de los abogados, los trucos de la cláusula abogado-cliente, y sobre todo los casos actuales que sirven para dar algún que otro toque de atención desde el paraguas de la ficción a una realidad que, por desgracia, a veces parece sacada de una mala película.

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

Autor entrada: Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *