The 100: Damocles

Un año más, The 100 llega a su fin. Esta quinta temporada ha servido para darle la vuelta a todo lo conseguido hasta ahora. Para mal. Y encima, pum, reinicio. En fin, vamos allá.

Damocles. Así se titula esta doble season finale que representa el poder. A saber, Democles fue un who en la vida que cegado por los celos maldecía al tirano Dionisio palito I. Por este motivo, el susodicho intercambió puestos con el susodicho 2 y así pudo comprobar como el trono es oscuro y alberga horrores, materializados en una espada colgante, formando así la ídem de Damocles. Este dicho popular hace referencia al peligro que corren las personas que ostentan poder y lo que se juegan al intentar preservarlo (la vida, vaya).

Buen título para lo visto y vivido durante estos dos capítulos, al César lo que es del César. Al final la “espada” no era sólo un símbolo sino que era algo real con lo que hacer borrón y cuenta nueva. Pero no adelantemos acontecimientos.

Empezamos con Octavia. Nuestra exquerida little Blake ha conseguido poner de su parte (a regañadientes) a aquellos que episodios atrás conspiraban para matarla. Así, tenemos juntos a Bellamy, Indra, Gaia, Nate, Monty, etc. camino a Shallow Valley, mientras Echo, Murphy, Emori, Raven y Shaw les ofrecen apoyo técnico. Pero, claro está, las cosas no podían ser así de fáciles en una season finale, así que para darle vidilla al asunto, vamos a hacer que alguien les traicione y caigan en una emboscada. Kane, ¡te elijo a ti! ¡Es superefectivo!

Y así chamacos míos, es como Octavia pierde el poder, a manos de ¿su padre? su ex aliado. Su caída produce un cambio de chip instantáneo. Se redime por los suyos y ofrece su cabeza a cambio de la salvación de los suyos. Por suerte para ella, ahí está EL HERMANÍSIMO para salvar el día. Porque, vamos a ser francos, Bellamy ha sido lo más cuerdo de la temporada. No digo el mejor porque para eso te tienes que llamar RAVEN REYES, pero progresas adecuadamente MR. Blake.

Continuo con otro momentazo de esta primera parte, y es ni más ni menos que nuestro amigo Murphy (aplausos). Mira yo es que me desorino con el cañonazo que le han dado al amigo. Ni en sus mejores sueños iba a acabar con un arma así. Ni en los nuestros. Bien jugado señores guionistas, bien jugado.

De hecho, toda la tripulación del espacio parece ser la única cuerda hasta el momento. Hasta Echo ha resultado ser un ser de luz tras el salto temporal. ¿Mami qué será lo que tiene el espacio? Pues a mi Monty y a mi Raven que son los dos personajes más inteligentes y resolutivos y consiguen que hasta los dos parias de Bellamy y Echo se vuelvan unos ángeles de paz y amor.

Hello from the other siiiiiiiiiiiiiide. Vamos con Clarke y cía, los sosos de la temporada. Clarke ha sido con Madi lo que Abby fue con ella en su día, una madre sobreprotectora, controladora y hasta abusadora (¿qué hisiste?). De verdad que todo lo que hemos pasado para que al final Clarke ceda y se una a sus amis me parece de traca. Evolution, hello, not detected. Volvemos al punto de partida, como pasa en cada temporada. Conflicto, disolución, punto de no retorno y reunión.

De Abby creo que ni voy a hablar porque su trama me ha parecido para mear y no echar gota. Mejor paso a Kane, el traidor. Ha vuelto a ser el Kane de la primera temporada, pero esta vez con remordimientos. Ha hecho lo que se supone que debía hacer por el bien mayor. Aunque no me ha gustado mucho su temporada, en parte puedo entender sus decisiones. No es del agrado de nadie ir contracorriente y eso es lo que ha tenido que hacer see you in another live brotha para salvar la situación. No sé, tengo sentimientos encontrados con él.

Finalmente, vemos cómo Octavia es salvada in extremis por los de casa, los de siempre. No puedo decir lo mismo de Kane, que parece venir directamente del mundo walker con ese mordisco en el cuello y esas puñaladas que tan mala pinta tienen, y Gaia, que se desangra viva a manos de Indra.

Pasamos a la segunda parte. Nuestro querido Jason nos ofrece un episodio cargado de drama y con una carrera contrarreloj para salvar la vida de los protagonistas de ésta, nuestra serie. Ritmo desde luego que no le ha faltado.

Vamos con EL PRIMER MOMENTAZO del episodio: Octavia se rinde antes los pies de Madi. Así, Madi por fin toma el control de la situación y, aunque tiene una sabiduría de abro hashtag:

heperdidolacuentadecuántosañosycuántascommandersasusespaldas,

la tía hace números y decide ir a la guerra con toda la trupe. Pasando por alto el momento LEcholas, todo sale bien y consiguen llegar al valle perdido, sólo para enterarse que será destruido en pocos minutos LOL.

Resumiendo, Clarke y cía consiguen reducir a McCreary, no sin antes cumplir un sabio proverbio de la universidad de la calle: pa lo que me queda en el convento, me cago dentro. Así es amigos, la espada de democles resulta ser un misil que el propio McCreary lanza sobre el valle y así dar por culo saco hasta el último momento. Ni unborn child ni hostias, todos pa la tumba.

Menos mal que alguien anda por la nave para UNA TEMPORADA MÁS, salvar el día. Así es, mi Raven junto a su novio toman las riendas de la Eligius y logran sacar a todo dios con vida (aunque hemos sufrido por Murphy y Monty hasta el último minuto).

Así, lo que parecía un final feliz para todos, resulta ser un engañabobos: son demasiados y en la nave no durarían más de unas semanas. Por eso, tienen la brillante idea de criogenizarse durante 10 años. Sí, yo también he flipado, cómo coño calculan estas cosas? NO, EN SERIO, QUE SE HAN CONGELAO COMO DISNEY. Pero no acaba aquí señores, resulta que mi niño Monty y Harper NO SE HAN METIDO EN LA PUTA CÁPSULA. Han decidido convertirse en unos Adán y Eva modernos y sacrificarse por el bien de la raza humana. Pero no acaba aquí tampoco, no, vemos a una persona desconocida en la nave, con PUTOS RASGOS ASIÁTICOS. QUÉ COÑO ESTÁ PASANDO, pensaba yo. Pues la solución no ha tardado en llegar. Monty y Harper han tenido un bebé, Jordan, en honor a Jasper. Los cálculos han salido mal y han decidido dejarles en estado latente durante unos añicos más, nada más y nada menos que 125 años, con lo cual, MUY A MI PESAR, aixxxx, nos despedimos de la pareja ideal para siempre. Real que me he emocionado con ese discurso de Monty en la despedida hacia sus compañeros. Be the good guys. Veremos si lo cumplen.

Y hasta aquí la que para mí ha sido la peor temporada de todas, pero con un final decente salvo lo de la criogenización y el nuevo planeta xddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddd (que huele a final de serie, escrito por si las moscas), y una promesa de reinicio en la siguiente temporada. End of book one nos cuenta el amigo Rothenberg. Parece ser que ya nada volverá a ser como antes.

(Visited 102 times, 2 visits today)

Autor entrada: nooigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *