The 100: 6×11 – Ashes to ashes

Una semana más, The 100 nos trae un episodio más estratégico que otra cosa. Como en una partida de ajedrez, tener las piezas en su sitio para la jugada final es más importante incluso que la fuerza con la que puedas golpear. Ashes to ashes plantea la estrategia final. Aunque esto signifique perder algún peón por el camino.

Gabriel y su mentira

Empezamos con Gabriel y su gran mentira. Porque claro, a nosotros no nos ha parecido nada extraño que Xavier finalmente sea Gabriel pero, éste, lleva 10 años mintiendo tanto a sus discípulos como a su propia hermana. Y no se iba a ir de rositas, no. Sus compañeros le llaman traidor, bastardo, le gritan que se muera y obviamente Layla es la que más ganas le tiene. Está bien que tengan esta reacción. Perfectamente podrían haber obviado esta parte de la trama e ir directamente con la llegada de Jade y los suyos. Que hasta los más who son personas al fin y al cabo y que muestren sus disconformidades hace crecer la trama un poco más si cabe. Minipunto.

Los hermanos Blake 

Bellamy está dispuesto a darlo todo por salvar a Clarke. Ya hemos visto cómo ha dejado atrás a sus amigos en Sanctum para darlo todo por la rubia de bote Saaaaaalvaaaaameeee ven nadando a mí, su mujer en la vida real, saaaaalvaaaaameeee soy un náufrago (fin del salseo). Y esto puede que le traiga consecuencias en forma de quedarse compuesto y sin novia. Pero no adelantemos acontecimientos.

Octavia hace todo lo posible por tener el perdón de su hermano, por mucho que diga que quiere que le llame hermana, ella quiere que él vuelva a ser su protector, su mano derecha, su brújula en el camino. Pero él no tiene ninguna intención de ponérselo tan fácil (manda huevos, con lo asqueroso que ha sido él durante casi toda la serie, ahora se nos pone en modo héroe perfecto).

Minuto de silencio por Diyoza por favor que con un «ha ido hacia La Luz» nos eliminan las dudas sobre su continuidad en la serie. Sí, así de triste ha sido su despedida (sigo esperando que nos expliquen algo más sobre la anomalía).

Sanctum y el plan infernal

¡Se nota, se siente, Monty está presente! Nuestros protagonistas se siguen acordando del verdadero héroe de la serie. Si antes decíamos que Bellamy era la brújula en la vida de Octavia, parece ser que nuestro querido Monty lo es de Clarke. 

El plan de Gabriel no estaba mal, salvo por el poco control que se tendría en el caos que pretendía expandir en Sanctum. En cambio, Clarke y su plan de infiltración parece mucho más seguro (que sabemos por experiencia que fallará). La verdad que Clarke ha conseguido el perdón que tanto ansiaba por parte de sus compañeros. Sólo ha tenido que morir y volver a la vida, pero bueno, minucias.

Con lo que seguramente no cuenten es que Murphy vuelve a las andadas. Por decimoséptima vez en esta temporada, nuestro querido y odiado Murphy ha vuelto a cambiar de bando para salvar a Emori. ¿Que lo haga por amor? Vale. ¿Que posiblemente esté jugando con Russell? Seguramente. ¿Que le quiero muerto a final de temporada? No tengo dudas.

La extraña pareja

Vamos con lo mejor del episodio para mí. Gaia y Miller, que seguramente no hayan compartido escena en toda la serie, de repente digievolucionan en unos kickass del copón. No solo consiguen escapar de la celda sino que salvan a Echo de comerse las babas del viejo Russell. 

Siempre he pedido más notoriedad para algunos personajes que están normalmente a la zaga de los 4 de siempre. Pues bien, este momento misión imposible con estos dos “peones” me ha sabido a gloria y espero que no sea algo puntual, sino que sigan dándole mayor importancia (sobretodo a Miller que con todo el potencial que tiene lleva desde el principio de la serie siendo el mayor who de la historia de las series).

Ashes to Ashes

Vayamos con Echo, o debería decir Ash. Porque sí señores, Echo murió cuando era una niña y su amiguita Ash se ha hecho pasar por ella desde que la mató. Y así nació la pequeña asesina a sueldo, criada directamente de las propias manos de la reina de Azgeda.

Me he quedado con ganas de saber más, mucho más, del pasado de Echo. Pero no sé por qué me temo que me voy a quedar con las ganas. ¿No os ha parecido un capítulo de despedida? A mí totalmente. Me daría mucha pena, pero Echo me huele a cadáver de aquí a la season finale (ASHes to ASHes, dust to dust, sigue el dicho). Me explico, esto de convertirla en naitblida tiene que ser por algo. Y yo creo que será la encargada de deshabilitar la barrera que protege Sanctum y en ese momento chimpúm, nos despediremos de ella. Ojalá me equivoque, lo vuelvo a decir.

El despropósito de Madi

Madi se me está haciendo pesaíca la pobre. Yo sigo en mis trece que esa trama se la tienen que guardar para otra temporada y creo que han tirado de la manta demasiado pronto. Ver su evolución más paulatinamente hubiera sido un acierto y podríamos haber ido viendo esta transformación poco a poco. Pero han querido meterla directamente para que el espectador viera el por qué de sus acciones y me parece fatal que lo hayan hecho así. Un poco de engaño hacia nosotros no creo que nos hubiera hecho daño y le habría dado un punto interesante al personaje. Es una lástima.

PD: Os dejo el link aquí de la promo del siguiente episodio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: