The 100 4×02: Heavy lies the Crown; 4×03: The four horsemen

Dicen que las desgracias nunca vienen solas. Pues bien, si no bastaba con un enemigo, buenos son 2 (o 3, 4 y hasta medio planeta si nos ponemos a contar en serio). Nuestros amigos lo tienen cada vez más jodido complicado para hacerse escuchar. Pero vamos por partes, antes de seguir leyendo, ¡cuidadito con los spoilers!

4×02 Heavy lies the Crown

Empezamos con la nueva incorporación. Tiene 20 años, procedente de Trishanakru, ha venido sólo para culminar su venganza. La puerta de Polis se abre para recibir al nuevo personaje de Los 100, Ilian.

Ilian resulta ser un exlighter. Acabó con la vida de toda su familia bajo la influencia de ALIE y ha jurado vengarse de Skaikru. Cómo no, uno más que culpa a Jaha y cía. de los jugueteos en la CoL. Obviamente estuvieron en todo el meollo, pero que no es solo culpa suya, ¡cojona! Qué fácil es tirar la piedra y esconder la mano, qué fácil. Pues bien, Ilian se une a uno de los embajadores grounders, más concretamente a Rafel, de Trishanakru también, para elaborar un plan que, básicamente, se resume en tomar el poder en un juicio por combate.

Pero por suerte, Nikita Octavia está al acecho en su nuevo modo merodeadora nocturna y tarda nada y menos en explicar a Roan los planes de Rafel. Roan, recordemos, no está ni mucho menos al 100% de sus capacidades de lucha, pero aun así, The New Commander es un hombre terco, a la vez que honesto y fiel a su palabra, y si el retado es él, no consentirá que nadie tome su plaza en la justa.

Visto que Roan no está dispuesto a mancillar su honor, Kane prueba suerte con el propio Rafel. Intenta hacerle entrar en razón de lo peligroso que es una disputa interna ahora mismo y que tienen que remar todos juntos hacia una misma dirección (Like si has pensado en Podemos). Pero el embajador es un hueso duro de roer y envía a Kane a pastar.

Menos mal que nuestra ninja particular no está dispuesta a ver peligrar todo lo conseguido hasta ahora por La Coalición y, decide actuar por su cuenta. Sigilosamente y con cara de no haber roto un plato en su vida, Octavia le hace una visita, de esas con nocturnidad y alevosía, a Rafel. Él, claro, ve a una linda gatita en la joven Blake y se toma la conversación como quien habla con un niño al que han quitado un caramelo. Pobre iluso, el embajador de Trishanakru acaba ensartado cual pincho moruno. Un problema menos.

La perspicacia resulta no ser uno de los fuertes de los embajadores en general, que se tragan la película de muerte natural. Pero ahí está Ilian para hacer saber a Octavia que es consciente de su asesinato. Veremos cómo acaban este par.

Por su parte, Echo sigue sin entender nada derivado de las decisiones de su rey. Azgeda siempre ha tenido un líder despiadado y que no se amedrenta ante nadie. En cambio Roan, sí sabe valorar las situaciones y ver el problema de forma global sin resentimientos ni resquemores. También es verdad que Echo no tiene ni idea del problemón que se les viene encima. No tiene ni idea hasta que finalmente, The New Commander decide contárselo. Ella, incrédula, decide ir a Arkadia a comprobar si es cierto, antes que Praimfaya les barra a todos de la faz de la tierra.

Otra que abandona Polis es Abby. Después de consumar su amor con Kane, la madrísima vuelve a Arkadia a ayudar a Clarke y cía. con el problemilla de la fin del mundo y tal… Ha pasado bastante desapercibida en estos primero capítulos. El relevo generacional es más que un hecho y poco a poco Los 100 tienen cada vez más relevancia en lugar de sus carceleros.

Vamos con ellos. Tan solo los protagonistas conocen, por ahora, el peligro apocalíptico actual. MiRaven toma las riendas (una vez más, y van…) de la situación y piensa en diferentes vías para sobrevivir. Dado que no es posible detener la central nuclear, decide investigar cómo sobrevivir a la radiación. Es MiMonty el que da con la clave (que ya anuncié en la anterior review, no había que darle mucho al coco tampoco), la nave. Piensan arreglar los desperfectos después de haber sufrido de todo en estas 3 temporadas con dos cojones. Al parecer, todos saben hacer de todo, y Jaha en concreto toma la delantera en cuanto a conocimientos. Ay si mi Sinclair siguiera vivo, él sí que dominaba. En fin, haremos como que nos lo creemos, ¿ok? Ok.

Se presenta una situación difícil y con un trasfondo bastante peliagudo y atemporal: la sinceridad de nuestros líderes. ¿Debería Clarke contar toda la verdad respecto a la situación que están viviendo o es mejor vivir en la completa ignorancia? En un principio parece que Wanheda no está dispuesta a involucrar a todo el mundo. Seguramente, cundiría el pánico y sería aún peor el remedio que la enfermedad.

Pero Raven tiene un problema y muy gordo: el agua. El hidrogenerador se encuentra en Farm Station, actual territorio de Azgeda, y el único capaz de llevar al grupo hasta allí es Bryan, el noviete de Miller.

Vaya par de cansinos. Miller parecía un tío con mucho potencial dentro del grupo principal, pero si piensan dedicar esta temporada a rollos de pareja, que lo maten ya.

En fin. Una vez consiguen encontrar el generador, se les plantea otro dilema moralista: salvar a los prisioneros que tiene la nación del hielo o regresar con el hidrogenerador a casa. Obviamente, estando en el segundo capítulo, no iban a tirar por el camino fácil. Quiero dar la bienvenida al grupo de Who’s que se han incorporado a la serie y que no tardarán en palmarla y decir adiós a las posibilidades de supervivencia de todo Skaikru. Olé tu pelo Bellamy.

Sin ningún as en la manga, Clarke se ve obligada a contar “la verdad” a los suyos. Verdad a medias, porque para conseguir que todos echen un cable, la líder de los skiers les cuenta una mentirijilla sin importancia. Ay amiga, cuando sepan que las plazas del Arca son limitadas… ¡te van a linchar!

We save who we can save today, dice Bellamy. Espero que no seas tú uno de los salvados, que ya tardas en desaparecer de la serie, pesado.

¡Bueno! para pesado Jasper. Voy a acabar el post con mi vena hater por las nubes, pero, ¿a qué coño viene este nuevo cambio de Jasper? Cuando parecía que ya había dejado su lado infantil a un lado, vuelve el tocaconojes de la primera temporada. Hartazgo súper.

7×03 The four horsemen

Empezamos en Polis. Octavia se ha convertido en una especie de Assassin’s Creed venida de los cielos a.k.a Skairipa. Al servicio de Roan, Octavia se dedica al trabajo sucio del commander mientras éste se dedica a tocarse la flauta desde el trono. Ay si Lexa levantara la cabeza, con lo que ella ha sido y el legado de mierda que ha dejado.

Vuelvo a Octavia. La verdad es que me encanta el nombre, me encanta la trama y me encanta su evolución. Si bien en la anterior temporada pienso que este personaje estuvo un poco dejado de lado, en ésta le están dando el lugar que se merece. Y yo que me alegro.

A quien he echado en falta es a Echo. Espero que vuelva la semana que viene.

Pues bien, han robado La Llama a Roan (qué poco te ha durado, hijo) y Skairipia sale en busca de la ladrona. ¡Quién nos iba a decir que Indra tuviese una hija! O por lo menos yo no lo recordaba. Resulta que existe un grupo de Faithers que va pasando el testigo de Fleimkeppa generación tras generación. Con la muerte de Titus, Gaia, la hija de Indra, se convierte en la nueva Fleimkeppa.

Pero unos cazarrecompensas acechan y no les queda más remedio a Octavia y a Indra que salvar el culo de la hija de ésta. Y bien que lo hacen: primero hacen creer a los bandidos que han conseguido acabar con The flame y a continuación libran de toda culpa a Gaia. Esto hace que Skairipia tenga que mentir a Roan. Se avecinan problemas para Octavia.

Dejando los mommy issues de lado, Gaia parece un personaje que puede dar mucho juego con ese toque rebelde y aniñado. Estoy seguro que recuperaremos su trama más adelante y deseando estoy de ver su regreso. Hasta pronto.

Vamos a la chicha del capítulo. ¡¡¡Luna is baaaaaaaaaack bitcheeeeeeeeeeees!!! Pero no vuelve sola, sino que trae consigo a los restos del clan Floukru. Resulta que SIA

(la cantante no, la radiación) ha llegado antes de lo previsto, ya lo vimos en el final del 4×01, y ha contaminado toda la comida de la que disponían. Así, todo el clan ha caído enfermo y los pocos que quedan luchan por su supervivencia. Raven, como encargada del acopio de víveres, decide no usar los escasos recursos médicos en tratar a gente sin tener garantía de éxito. Es una medida im(popular), cierto es, pero si lo que necesitan es pensar en el bien mayor, no les queda más remedio que hacerlo así. Esto no entra en la cabeza de Abby, la cual se enfrenta a la jefa consorte sin éxito algún.

Por suerte para ella, Murphy rondaba por allí robando comida para él y Emori y coge las pastillas. De esta manera, se gana el corazoncito de Abby y se asegura un hueco en Arkadia ante la inminente vuelta de los ladronzuelos.

Me da un poco de pereza esta vuelta a los orígenes de Murphy. Me parece una involución en su carácter y volver a repetir una trama más que quemada. Una pena, la temporada pasada había estado de 10.

Dejamos por un momento a Raven y cía. y vamos con Clarke. Resulta que Jaha, como nuevo ingeniero, se ha construido una tablet, ha conseguido cargarla de batería, le ha puesto una funda molona y se ha conectado a Internet. Tiembla Steve Jobs que llega Thelonius Jaha.

Dejando esto a un lado, Jaha ha descubierto que existía una especie de culto que sabía de la llegada del fin del mundo y se dedicaron a recaudar dinero para construir un búnker. Tras unas arduas investigaciones que se han sacado de la manga totalmente los guionistas, Jaha encuentra la ubicación exacta del refugio.

Google Maps funcionando después de 97 años desde Praimfaya. ¿Alguien ha visto Bola de Dragón? ¿Os acordáis del ordenador del Dr. Gero y Célula? Pues lo mismo.

Total, que llegan y su gozo en un pozo: el búnker no estaba bien hermetizado y el refugio se ha convertido en una bacanal de sangre y vísceras. Sad.

De vuelta, Clarke tiene que hacer una lista con “Los 100” que volarán al espacio en el nuevo Arca. Y EL 99 ES BELLAMY. El fandom Bellarke ahora mismo

From the ashes we will raise decía el líder del culto. Pues bien, viendo la recuperación instantánea de Luna, vemos como todo cuadra. Los Natblidas son inmunes a la radiación. Luna es The Variable cofcofLostcofcof.

Y hasta aquí la doble review. Todo apunta a que la acción va a acabar de estallar más pronto que tarde y que no hemos acabado aún con la trama de los Night Bloods. Mola.

 

(Visited 292 times, 1 visits today)

Autor entrada: nooigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *