The 100 4×01: Echoes

Bienvenidos queridos grounders. The 100 ha vuelto a nuestras vidas y yo vuelvo a la vuestra en forma de review semanal. Aquí me tendréis cada fin de semana, día arriba, día abajo, para hablar de todo lo ocurrido en el capítulo pertinente. Así mismo, espero vuestro feedback en forma de comentarios, tanto de lo bueno que (e)s(t)oy, algún tema que me haya dejado por narrar o por si me queréis poner a parir. ¡Todo vale en seriéfilosenfurecidos! Eso sí, alerta, porque los spoilers están más presentes que la estupidez de Jasper.

I’m waking up to ash and dust,

I wipe my brow and I sweat my rust,

I’m breathing in, the chemicals.

Por fin vemos el resultado de las batallas libradas tanto en Polis como en la CoL. Grounders cruzificados, Lighters aplastados contra el suelo, gente que no sobrevivió a la CoL… en definitiva, centenares de cuerpos sin vida amontonados a pies de la torre de la comandante. Y claro, como alguien siempre tiene que pagar con la culpa de todo, vamos a echar el muerto a Skaikru, claro que sí.

Sin ser yo muy fan de Clarke, la verdad es que no se puede negar que la chica ha hecho absolutamente de todo y más por proteger a todo el mundo. Se ha sacrificado en innumerables ocasiones por el bien común, pero parece ser que nunca es suficiente. Mira chica, vete con los tuyos y que los 12 clanes se maten entre ellos, no te merecen.

Por otro lado tenemos a Bellamy A.K.A el que todo lo jode. Este tío tiene un don para arruinar todos los planes. No se puede tener a un protagonista más pavo e insulso que el joven de los Blake. De verdad que llevo esperando su decapitación desde la primera temporada y me fastidia comérmelo hasta el final de los días. Y más aún cuando empieza ya a sobrevolar el Bellarkismo. YO ES QUE ME MATO YA. Además, me encanta cómo han solucionado toda su trama de la anterior temporada como matón de Pike: un simple comentario con una pizca de remordimientos y hasta luego Mari Carmen. ¡Con dos cojones!

I’m breaking in, shaping up,

then checking out on the prison bus.

This is it, the apocalypse.

A quien sí se ha visto arrepentido de verdad es a Jaha. El former Chancellor de los Skaikru se siente desolado ante la masacre cometida por culpa, principalmente, de sus actos como mano derecha de ALIE. Por lo tanto, no duda en ayudar a Kane y cía. en cuanto tiene la oportunidad. Eso sí, llegado el momento, recibe una brutal paliza por parte de la Ice Nation totalmente merecida.

Y es que ante la gravedad de las heridas de Roan durante el 3×16, Echo decide autoproclamarse la nueva Heda. La verdad es que a la muchacha no le tiembla el pulso a la hora de conseguir lo que sea.

Ni tan solo Bellamy, con el que parecía que mantenía una relación más íntima, ha conseguido hacerla cambiar de opinión: la primera medida que toma es deshacerse tanto de Skaikru como de Trikru.

Echo me da MUY buena espina. O sea es un enemigo de esos que creo que amaré por y para siempre. Tiene carácter, fuerza, inteligencia y madera de líder. La veo y me meo en toda la cara de Ontari, vaya desperdicio de tiempo fue.

Debido a la medida tomada por Echo, Clarke y cía. crean un plan para evitar la guerra que se avecina: curar a Roan de sus heridas y esperar a que mantenga el juramento de respetar la inclusión de Skaikru como decimotercer clan.

Pues tal cual, Octavia consigue colarse en los aposentos de Roan, y tras una maravillosa escena, da vía libre a las Griffin para curar al enfermo.

I’m waking up, I feel it in my bones.

Enough to make my systems blow.

Welcome to the new age, to the new age.

Dicho y hecho, justo en el momento en el que parecía todo perdido, Roan despierta y evita así la muerte de Clarke.

El líder de Azgeda, pese a la insistencia de Echo y de su pueblo (Jus drein jus daun) pone, por fin, un poco de cordura en todo lo que se ha formado tras la pérdida de Lexa (me niego a considerar a Ontari una commander). Así, da una última oportunidad a Clarke para que se pueda explicar y poder llegar a un punto en común. A pesar de tener que renunciar a su último recuerdo de Lexa, Clarke entrega La Llama a Roan a cambio de una alianza entre todos los clanes, la cual cosa acepta, dando paso a una nueva era de liderazgo por parte de la Ice Nation.

Hemos presenciado un momento precioso que todas las Clexas habrán soltado la lagrimilla: sí, Clarke amaba a Lexa, seguramente tanto como Lexa a Clarke. Desde luego que hasta que no la ha perdido no se ha dado cuenta de hasta qué punto estaba in love con ella. Pero os digo tanto que esto era bonito como que Wanheda va a tardar nada y menos en olvidar a su Heda y caer en los brazos del machito inútil de Bellamy. Esta relación está escrita desde el día 1 de la serie, muy a mi pesar.

Por fin parece que están todos unidos contra un mismo enemigo: la radiación. Las centrales nucleares se están deshaciendo y sólo tienen 6 meses de plazo antes de que La Tierra sea un lugar inhabitable. Vemos como poco a poco, todos acaban volcados en el mismo fin.

Por un lado tenemos a Indra, que ha sobrevivido y por fin accede a unirse al decimotercer clan, sellando con un abrazo a Kane, la paz entre grounders y skiers.

La misma Echo decide “a priori” hacer caso a su líder y tender la mano a Clarke y cía. Veremo si es tan sincera como aparenta…

Por su parte, Murphy decide huir junto a Emori de guerras y demás movidas living la vida loca. Cuando parecía que el personaje había evolucionado satisfactoriamente, vuelve a cometer los mismos errores y por ende, volveremos a ver las mismas tramas en este personaje. MEEEEC ERROR.

All systems go, sun hasn’t died.

Deep in my bones, straight from inside.

Atención que estoy a punto de acabar la review y aún no he hablado de miRaven bonita, preciosa, ama, dueña y señora de Los 100. Como siempre, está centrada en solucionar los problemas de los demás. Desde luego que es la que más ha sufrido pero ahí sigue la tía, sacando fuerzas de flaqueza para hacer bien lo que mejor sabe hacer, salvar el día. Si es que sin ella, ni Clarke, ni Kane ni nadie sería lo que es. Ha salvado la vida a absolutamente todo el mundo y está clarísimo que lo volverá a hacer. Pero ahí me la tienen, ninguneada con los vírgenes cachondos y el payaso suicida. No os merece panda de niñatos.

Whoa, whoa, radioactive, radioactive.

Whoa, whoa, radioactive, radioactive.

Finalmente vemos lo que parece ser el inicio del fin de La Tierra. La radiación empieza a hacer estragos y los sitios más calurosos ya notan el ascenso de las temperaturas. Tal es el nivel que las personas se derriten literalmente. ¿Huirán de nuevo al espacio en busca de otro planeta? Sería cerrar el círculo de manera perfecta. Veremos.

PD: Durante todo el capítulo ha estado resonando en mi cabeza la maravillosa radioactive, de ahí la intercalación de estrofas, no he podido evitarlo.

(Visited 322 times, 1 visits today)

Autor entrada: nooigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *