Por qué tenéis que ver Sweet/Vicious:

¡Hola Seriéfilos! Hoy me salgo un poco de mis habituales post de Quantico (algún día terminaré la temporada y haré el post que me falta) y las noticias (que en cuanto los exámenes me den un respiro retomaré). Esta vez vengo a hablaros, sin spoilers, de una serie que vi hace poco: Sweet/Vicious, y que está muy muy arriba en mi top series 2017.

Os voy a poner un poco en contexto, Sweet/Vicious es una serie de MTV, la primera serie que guionizada Jennifer Kaytin Robinson. Es un drama, muy dura en algunos momentos, sobretodo por el tema que tratan, pero con toques puntuales de humor y sarcasmo, que consiguen una mezcla perfecta. La primera temporada consta de 10 episodios, de aproximadamente 30 minutos. Vamos que si os engancha, os la termináis en una tarde, os lo digo yo.

Esta serie tiene como protagonistas a Jules y Ophelia, estudiantes de la Universidad de Darlington, que tras la oleada de denuncias por abusos sexuales y ante la postura inmovilista de la Universidad, deciden convertirse en vigilantes nocturnas, y darle una lección a aquellos que se han propasado con alguna chica.

De entrada, Jules y Ophelia no podían ser más distintas, Jules Thomas está en una hermandad, pero en una de las buenas donde no hacen putadas a las nuevas,  en la que entró junto con su mejor amiga Kennedy. Por otro lado, Ophelia Mayer es una hacker, que “trabaja” en una tienda de discos, y tira más al perfil de gato solitario, salvo por su amigo Harris. De mundos totalmente diferentes, Jules y Ophelia unirán sus fuerzas para luchar por una misma causa, dar una lección a los violadores del campus e intentar que sus victimas vuelvan a sentirse seguras. Personalmente, la comparo con 13 Reasons Why, en el sentido que ambas tratan temas que no salen en el día a día, y en consecuencia terminan siendo temas tabú, por ello considero a ambas, series que hacen falta.

Sin saber muy bien cómo, a los pocos capítulos te encuentras totalmente sumergido en la historia, sufres con las historias que cuentan, quieres patear culos con ellas, quieres dar un abrazo muy fuerte a Jules y a Ophelia cuando están mal y si os da muy fuerte, puede que hasta queráis teñiros el pelo del mismo color que Ophelia. Todo esto gracias a Jennifer Kaytin Robinson, que puso todo su empeño que contar historias de la forma más real posible, para que dejaran de ser un tabú y pasaran a ser un apoyo y un ejemplo de superación a todas las víctimas. También hay que mencionar la interpretación de Eliza Bennett (Jules), que llega a ser desgarradora en algunos momentos, y Taylor Dearden (Ophelia) que a pesar de ser uno de sus primeros trabajos, se nota que lo lleva en la sangre, tiny fact, Bryan Craston, al que todos conocemos por su papel de Walter White, es su padre.

Otro detalle que tiene la serie, y que a mí personalmente me gustó mucho, es el repertorio de canciones que acompaña, cuidadosamente seleccionadas, de tal forma que, al oirlas más tarde, sin darte cuenta, te teletransportan al apartamento de Ophelia, a la tienda de discos, o a la casa de la hermandad de Jules. Os voy a dejar por aquí, la que más me gustó a mí, que además suena en uno de los momentos que más me gusta de la serie. Por si os pica la curiosidad (o si tras terminarla estáis con el mono de más) siempre podéis poneros la lista de Spotify.

Por desgracia, hay una cosa mala sobre Sweet/Vicious, y es que MTV la canceló tras su primera temporada, ya que a pesar de tener muy buenas críticas y una buena recepción por parte del público, no tuvo muy buenos datos en audiencia. Eso sí, os digo que es la cancelación más injusta de 2017, y mira que ya han pasado los upfronts, pero ninguna la veo tan injusta como esta. A raíz de esto, empezó el movimiento en Twitter #SaveSweetVicious junto con una petición en change.org para que Netflix compre los derechos y la continúe. Además de la petición, Jennifer (@JennKaytin), Eliza (@ElizaBennett), Taylor (@taylor_dearden) y el resto del cast, han pedido su continuación en Netflix o Amazon, y como ya declaró Jennifer “seguirá buscando una nueva casa para Sweet/Vicious”. Os he dejado las cuentas de Twitter porque sobretodo Jennifer y Eliza son de lo mejor que me ha pasado en Twitter estos meses.

Concluyo diciendo que, a pesar de estar cancelada, la primera temporada tiene un final más o menos cerrado, aunque te dejará con ganas de una segunda temporada, que esperemos, llegue en algún momento. La primera temporada, de por sí sola, son 10 capítulos (unas 5 horas) que meren ser visto, a pesar de la sensación de quiero máááás que te dejarán. Espero haberos convencido y que le deis una oportunidad a estas dos pequeñas badass.

(Visited 131 times, 1 visits today)

Autor entrada: SaraPasPal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *