Supergirl 3×01: The Girl of Steel

¡Hola kryptonianos!

¡Cuánto tiempo ha pasado! Seriéfilos volvemos a la carga esta semana con toda la caballería del DC Universe de la CW. Volvemos a lo de todas las semanas, al maratón de superhéroes. Supergirl será como años anteriores la encargada de abrir cada semana la lata del multiverso. Debo decir que este verano he querido mantenerme aséptica de noticias de rodaje para ver esta temporada totalmente de nuevas. Eso sí, ahora que he abierto la caja de Pandora Twitter parece que he desatado a los demonios y los spoilers me caen como panes. Es el precio que hay que pagar por ser seriéfila, es lo que hay.

Ahora, si mis mocos me lo permiten, vamos a lo que nos importa, al motivo por el que habéis venido aquí. Como podréis imaginar, ya empezamos con el análisis así que, a partir de aquí, cuidadín con los spoilers porque va a haberlos a porrón. Y si queréis leer más, aquí os dejo el enlace al post de Arrow de esta semana de Raquel.

OJO QUE VAN SPOILERS



Tirón de orejas para la CW

La primera va a ir en la frente. No entiendo por qué esta cadena tiene la necesidad de hacer a sus protagonistas un pozo sin fondo de mí, me, conmigo. Alguien que me explique por qué tiene que haber tanto drama en sus vidas por favor, porque A-BU-RREN. Vale que Kara no ha sido nunca el mejor ejemplo de persona con cero egocentrismos, en eso estaremos de acuerdo. Entiendo que tiene que estar afectada por la marcha de Mon-El. También que ver a Sanvers tan feliz pueda joderle un poquito. Incluso que se provoque una situación de roce entre ambas porque Alex esté preocupada por su hermana (cutiepie de la vida también os digo). ¡Pero señores! ¡Que no puede ser! ¡Estoy harta! ¡No queremos más intensitos en nuestras vidas! (y sí, va por ti también Westfallen)

 

Si quiero telenovelas me voy a ver Jane The Virgin, o me pongo Pasión de Gavilanes en Netflix. Pero no, yo estoy viendo Supergirl, y quiero que me deis otra cosa. No quiero los discursos de “todo esto es culpa mía” o “estoy mal pero voy a hacer que todo dios se sienta tan mal como yo”. Necesito ver a una Kara que esté mal y busque la ayuda del resto (básicamente la del final del capítulo). Así que chicos, ya que me la habéis reconducido, no me la hagáis descarrilar otra vez.

Soy más Supergirl que Kara

Por si fuera poco, en un alarde de “me enfado porque nadie me entiende” Kara deja su trabajo en CatCo. Todo para sorpresa de Jimmy y Alex, sobre todo de ésta que decide acabar con la delicadeza. A veces poner las cartas sobre la mesa hacen efecto, pero Kara es experta en evitar la realidad. Ni corta ni perezosa manda a su hermana literalmente a la mierda, dejándonos con ganas de acariciarle la cara para decirle “nadie se mete con Alex Danvers.”

 

No me ha gustado un pelo el dramatismo que se ha gastado Kara en este capítulo. Tampoco que haya sacado el discurso de “es que no soy humana” y por ello puedo comportarme como me salga del pie. Eso ya se lo escuché a Clark en Smallville muchas veces… Además, la historia también me suena de Oliver en Arrow, Barry en Flash y hasta de Rip Hunter en Legends. Basta ya señores de la CW, basta ya… Tráiganme algo nuevo, que esto sólo me produce un profundo sopor. Y si de paso oye, planteáis hacer a vuestros protagonistas un poco más redondos como personajes, os prometo que os coronáis.

Supergirl vuelve a los cameos

Esta fue una de las pocas cosas que no pude evitar de las noticias de rodaje. Erica Durance, quien interpretara a la mejor Lois Lane que he visto nunca, iba a hacer de Alura Zor-El. Sustituye a Laura Benanti, que también dio vida a la tía (y fallecida) Astra. Erica ha tomado el relevo y no podría haber tardado menos en salir. Poco más y nos la ponen antes de que empezasen a emitir el capítulo.

 

En esta ocasión, nos encontramos a Alura en un sueño/ensoñación de Kara. Aparece junto a Mon-El como parte de un dúo que guiará a nuestra protagonista en sus momentos de dudas. Ahora bien, desconocemos si será algo puntual o si la veremos más de seguido. De cualquier modo, nos encantan estos cameos y ojalá la veamos más.

¿Lena verá su lado Luthor esta temporada?

Si temo por la integridad de algún personaje en esta serie es por la de Lena. Sigue tan adorable como siempre, y continúa defendiendo a Supergirl como cualquier fan que se precie. Además, como amiga intenta estar ahí para Kara en estos momentos, aunque ésta no esté por la labor de colaborar. Se está esforzando por reconstruir la ciudad después de los incidentes con los daxamitas, y también por seguir limpiando su apellido. Le emociona el proyecto de la estatua en honor a Supergirl como la niña que habla de su héroe favorito.




Tantas buenas obras debería acumular mucho buen karma, pero sería demasiado fácil para una Luthor. Morgan Edge, el malo malísimo de esta parte de la temporada, va a tratar de hacerle la vida imposible. A Adrian Pasdar, el actor, me da mucha perecita por esa sonrisa que tiene. Ya le vimos en SHIELD dando la murga como el General Talbot, pero aquí parece que le vamos a odiar un poquirriquitín más. Eso sí, va a durar tres capítulos en cuanto se revele la auténtica amenaza de esta temporada.

¿CatCo o LuthorCo Worldwide Media?

Y es que sí. Por no darle el gusto a Morgan de convertirse en un tirano de los medios, Lena ha comprado CatCo. ¿Y dónde está Cat Grant? os preguntaréis… Pues nada más y nada menos que haciendo de Secretaria de Comunicación para la Presidenta de los Estados Unidos. Me parece magnífico que aún ahora sigan dejando alguna que otra perlita al individuo que habita ahora en la Casa Blanca. Su mensaje es claro: ojalá tener unA PresidentA al cargo, y no a un bufón. En serio chicos, ¿quién no querría a Wonder Woman como presidenta? Simplemente maravilloso. Y también un buen escape al asunto de la poca disponibilidad de Calista Flockhart para grabar en Vancouver.

 

Encima, y es lo más cuqui de todo, en el fondo Lena también lo hace para poder estar más cerca de Kara. Quiere que su amiga la ayude a llevar su nuevo imperio de la comunicación. Como dice ella, no hay nada mejor que trabajar junto a tu mejor amiga (*wink wink*). Pero lo más tierno de todo es el momento en el que le dice esto, Kara se sorprende por el “mejor amiga”. No es que ella no lo considere así, pero se ha producido un momento de “mmm ¿de verdad somos eso? Bueno vale, te lo compro”.

De verdad espero que Kara sepa que con Lena tiene un tesoro, y que si ésta se adentra en la oscuridad, Supergirl la ayude a salir.

 

Ni siquiera Supergirl puede con Sanvers…

A Maggie y Alex las retomamos tal y como las dejamos: absolutamente adorables. Están preparando su boda, y me ha parecido que el evento ocurrirá más pronto que tarde. Maggie está a tope, pero Alex tiene también otras cosas en la cabeza que desvían su atención. En primer lugar Kara, que no sabe qué hacer ni cómo actuar con ella, pero como hermana mayor Alex está ciertamente preocupada. Por otro sus propios miedos, derivados de los problemas familiares con la ausencia de su padre.

Alex no quiere una gran boda, pero tampoco tiene muy claro cómo quiere que sea si no tiene un padre que la lleve al altar. Esta inseguridad marca la pequeña discusión que Sanvers tendrá en este episodio, pero que nos lleva a la mejor escena. Sí, la escena de la plaza antes del incidente. Esa en la que hablan por el interfono con Winn de por medio como un auténtico cotilla.  En la que ambas se abre, sobre todo Alex, y demuestran que todo se soluciona hablando. Pero sobre todo, esa escena en la que Maggie es la primera en decir “te quiero”, y que Alex responde “yo también, siempre”.

 

Ahora bien, no puedo quedarme con las ganas de comentar que Chyler se ha vuelto a cortar el pelo. Ahora lo vuelve a tener más parecido a la primera temporada.

Momentos con los que nos quedamos.

Este es uno de los momentos del capítulo con los que me quedo y que me hacen amar la serie.  Son esta clase de escenas por las que semana tras semana vuelvo a caer en Supergirl. Escenas llenas de ternura que llegan sin avisar y que me hacen pensar en el #MaggieMatters y el #SanversMatters. No hablaré de la decisión de hacer a Floriana recurrente tras ascenderla a regular porque me enciendo. Tampoco del enterarme que esta escena tan maravillosa ha sido recortada y que seguramente no será la única. Lo que hay que hacer es hacer ruido para que Kreisberg se entere de lo que quiere el fandom y no nos hagan como en The100. #StillHurts.

Eso sí, el otro momento con el que me quedo de este capítulo es la conversación entre J’onn y Alex. Esa bonita escena en la que ella le pide que la acompañe hasta el altar y ambos se echan a llorar. Todos nos echamos a llorar ahí no lo neguéis. Y la broma de que no podían dejar que la gente del DEO les vieran llorar sublime. Esto me demuestra que Alex está implicada en gran parte de las escenas que me gustan de esta serie. ¿Y si cambiamos el nombre de la serie por Alex Danvers? Yo lo veo fuerte chicos no sé qué pensaréis vosotros.

 

Pero ¿quién es Samantha Arias?

Sí, hablo del personaje de Odette Annable (Banshee). Lo he querido dejar para el final porque me inquieta mucho este tema. Otra cosa que no pude evitar este verano fue la noticia de que va a dar vida a Reign. Y sí, tal y como sabréis u os imaginaréis es la gran villana de esta temporada. Así que ¿por qué, señores de la CW, me hacéis sentir ternura de alguien que seguramente voy a tener que odiar?

 

Sabemos que Reign es kryptoniana como Supergirl, pero ella es en realidad un arma genéticamente modificada. Nacida en Krypton, viaja como Kara y Clark en una nave para criarse en la Tierra (¿os suena?). He de decir que con ellos y Mon-El son ya cuatro los que lograron escapar de la destrucción de Krypton. Y eso que no cuento a Doomsday porque en las series todavía no ha salido. Hay que ver la de gente que consiguió librarse de aquel fatídico evento. Parece más fácil de lo que es…

En cualquier caso, Samantha tiene hasta una hija, y me da miedo pensar cómo van a hacer evolucionar al personaje. Parece una persona normal, e incluso vemos algo de compenetración con Alex en las escenas en las que coinciden. Lo que está claro es que ella no sabe quién es, porque se asusta al ver la fuerza que extrae para salvar a su hija. Habrá que ver cómo evoluciona y esperemos que no le vaya demasiado mal a la pobre.



Y continuaremos la próxima semana…

Decir que el inicio de la tercera temporada ha sido en líneas generales correcto. Tenemos cosas absolutamente geniales y otras que más bien tiran a regular, pero esto es como todo, hay que darle tiempo. De todas maneras, continuamos como el año pasado. Analizando las cosas que nos gustan y las que no, pero quedándonos con las que más nos gustan claro.

 

Sí, se que apenas he hablado de Winn, pero es que está en la línea de siempre: gracioso e irreverente. No hemos tenido tampoco mucho de J’onn aparte de esa bonita escena con Alex, pero ya llegará. En cuanto a la trama de DuBois, tampoco es que hayamos visto gran cosa de él. No obstante, IMDb me ha chivado que es Bloodsport, así que seguro que le veremos más.

Recordaros que cada semana podremos disfrutar aquí de esta serie gracias a HBO España (que Dios os bendiga). Mientras tanto, y aunque con más ganas de sacudirla que de aplaudirla, podemos decir lo mismo de todas las semanas.

Una semana más, National City está a salvo gracias a Supergirl.

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)



(Visited 166 times, 1 visits today)

Autor entrada: paulagn94

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *