Supergirl 2×09: “Supergirl Lives”

¡Hola kryptonianos!

¡Y taaaanto que si vivimos chicos! Después de estar más de un mes, con retraso incluido por motivos de rodaje, al fin ya podemos resolver todas nuestras preguntas sobre qué iba a pasar a continuación del tan absolutamente maravilloso capítulo 8 que tantos buenos momentos nos dejó (y que nos ha permitido fangirlear tanto durante estas navidades). Ya con el roscón y las uvas bien asentados en el cuerpo, con los exámenes ya terminados (algunos, y mucho ánimo a los que todavía estén liados con ello) y con un buen bucket de palomitas para acompañar, ayer por la noche en la redacción de Seriéfilos nos reunimos para ver el capítulo un par de personas y así poder ir comentándolo mientras tanto. Porque sí, nos ha dejado muchas muchas cosas, y tenemos todas las ganas del mundo para hablar de ellas así que ya sabes lo que toca si sigues leyendo: ¡SPOILERS SPOILERS Y MÁS SPOILERS!

AVISO DE SPOILERS

 

Mira que hasta podía parecer sosa la serie cuando empezó, pero poco a poco nos está enamorando a todos y nos deja con grandes ejemplos a seguir. Pero no, en ese gran saco de cosas que nos encantan por supuesto que no está incluido James y su patético intento de sucedáneo de Capitán América, ya no sólo porque no nos guste, sea un pesado, absolutamente irrelevante y una pérdida de minutos en pantalla brutal, ¡SINO PORQUE ESTA VEZ INTENTA QUITARLE PROTAGONISMO A NUESTRA CHICA DE ACERO! Y no es que Supergirl esté muy contenta de tener que hacer de Arrow e ir persiguiendo furgonetas de malos que roban joyería, pero si ella lo hace, para ella el mérito. No nos vale que llegues en el último momento, pegues cuatro puñetazos, y te quieras apuntar el tanto como si lo hubieras hecho todo cuando encima descuidas a tu compañero y permites que le peguen una paliza. Ni siquiera Oliver permitiría que eso pasase con Felicity.

 

Lo único bueno que nos ha traído esto es quizás un poquito más de protagonismo para el pobre y desaparecido Winn. Durante el capítulo lo veremos asustado de la idea de trabajar sobre el terreno. Un poquito más de profundidad a un personaje que venía necesitándolo a gritos porque se había quedado súper plano. Esperamos que la CW escuchase los gritos de cosorro de los fans de la serie y le den algo más de chicha a este personaje, algo que muy probablemente sea cierto dados los rumores que hemos recibido sobre futuros capítulos de la serie. De hecho, me da en la nariz que esto pueda ser verdad y que no sólo veamos aparecer más a Winn sino que incluso no vería mal un cambio hacia el lado oscuro para James que le facilitara una salida de la serie (we pray for it)

 

En primer lugar, que asistiremos al ansiado encuentro de los personajes de Winn y Cisco (y no sabemos qué puede salir de ahí, pero creemos que el universo puede explotar por sobrecarga de referencias) en el esperado nuevo crossover musical con Flash, en el cual el malo maloso, Music Meister, será interpretado por Darren Criss, aka Blaine de Glee. Has someone already talked about a Glee reunion?

Y en segundo lugar, que el episodio de San Valentín va a estar mayormente protagonizado por Sanvers, y como Sanvers nunca está de más, pues eso nos mata a feels y nos encanta un poquito y ya estoy contando los días hasta el 13 de febrero que es cuando se estrenará el capítulo. Y ojalá, dicho sea de paso, encontremos también algo de Karamel en el camino, porque recientes entrevistas a los responsables de la serie han revelado que la historia de estos dos, dada ya por hecha por supuesto, va a ser cuqui nivel Sanvers, y yo no sé vosotros, pero como me metan otra historia igual de bonita mi patata ya ni siquiera explotará, directamente porque habrá dimitido de la vida.

 

 

 

De hecho aquí ya podríamos hablar de la primera escena de Sanvers en el capítulo. Alex deja “tirada” a Kara después del asalto a los ladrones de joyas porque ya tiene otros planes (jejejejeje pensamos todos). Por supuesto, esta escena es seguida por una a la mañana siguiente en la que vemos a la mayor de las Danvers en su casa con un pijama saliendo del baño para ver a Maggie con SU CAMISETA haciendo café. SÍ SEÑORES, MAGGIE SAWYERS HA PASADO LA NOCHE EN CASA DE ALEX.

Los sentimientos y feels de todos al ver la escena quedan perfectamente reflejados en el diálogo entre ambas, en el que Alex le dice que no se puede creer lo perfecto que es que ella esté allí por la mañana, con su camiseta, haciendo café, porque eso significa que Maggie ha pasado la noche con ella. Es importante remarcar la anécdota que hubo en torno a esta escena en el rodaje con respecto a los pijamas, ya que inicialmente la gente de vestuario les compró unos camisones sexys con los que romperlo todo, pero tanto Chyler Leigh (Alex) como Floriana Lima (Maggie) coincidieron en que no era adecuado para con sus personajes, que sin duda llevarían algo más cómodo sin que eso significase restar belleza a la situación. Cuando el director de vestuario se enteró, que no sabía nada, estuvo tan de acuerdo con la opinión de las dos actrices que él mismo se encargó de elegir ambos atuendos para la escena. Y claro, aquí ya todos como paramos el capítulo, rebobinamos, y ya si eso pues nos quedamos en bucle viendo esta bonita escena cargada de detalles una y otra vez hasta el infinito.

 

 

 

 

 

No dejaré de decir, y por suerte ya hay cada vez más voces que lo hacen, que la pareja de Sanvers es sin duda una de las que mejor representan actualmente al colectivo LGTB, al proceso de cómo una persona se da cuenta de que es homosexual y cómo se sobrelleva sin alardes, con naturalidad y con las dudas y conflictos que a veces eso supone tanto para ti mismo como para con tu familia y personas cercanas. No nos cansaremos de hablar de ello porque ya ha habido varios casos de gente a la que historias como la de Alex les han ayudado a comprender quiénes eran, y conseguir eso en la pequeña pantalla es ciertamente muy bonito. Destacamos por ejemplo el caso de la adolescente que acudió a una librería en busca de libros que trataran la situación LGTB y que le confesó a una de las dependientas, que era lesbiana, que gracias a la serie había aceptado por fin que era homosexual, o el caso de ayer mismo de la cuenta de Twitter oficial de Supergirl, que le pegó un corte de cuidado a un padre ligeramente homófobo que les pedía bajar el tono con el contenido homosexual, diciéndole que era bueno que le enseñase a sus hijas que el amor es bonito sin importar hacia quién sea.

  

La historia principal de este capítulo, todo hay que decirlo, ha quedado ligeramente diluida en el mar de feels que Sanvers nos da, y eso es muy peligroso porque nos desvía la atención de cosas muy importantes, y sobre las que han pasado muy ligeramente como dejándonos la sorpresa sin explicarnos de dónde viene todo esto. A grandes rasgos nos encontramos con unos baddies of the week que se han montado una red de tráfico de personas a nivel intergaláctico, y el mecanismo consiste en coger la mano de obra esclava en la Tierra y llevarla a través de un portal a una Luna esclavista para venderlos al mejor postor. La chicha de todo esto es que Roulette, la mujer asiática co el tatuaje de una serpiente que organizaba las peleas entre extraterrestres en la Tierra, está involucrada en esto junto a la raza alienígena que está secuestrando a las personas.

Kara se entera de que algo está ocurriendo cuando la madre de una de las desaparecidas acude a CatCo para pedir ayuda para que la encuentren, dado que la policía poco a podido hacer (y de hecho Maggie le da la poca información que han podido sacar desde el NCPD). En su proceso de investigación, Kara se ve obligada a dejar que Mon-El la acompañe, pues el chiquillo, que ha cogido el trabajo de camarero que ha dejado libre M’gann que sigue encerrada en el DEO, se aburre bastante con su trabajo y le apetece hacer algo emocionante.

Al final ambos terminarán en un hangar en el que se encuentra el portal, y yo aquí he de decir que me temí que fuera a pasar algo parecido al capítulo de Smallville en el que Lois y Clark persiguen a un maniático que se dedica a secuestrar a parejas para comprobar mediante la tortura si de verdad se quieren el uno al otro. Sin embargo, lo que ocurrirá es que Kara y Mon-El terminarán atravesando el portal seguros de que la chica desaparecida está al otro lado. El problema es que al atravesarlo ya no estarán en la Tierra, sino en la Luna esclavista, que está iluminado por un Sol rojo, lo que significa que tanto Kara como Mon-El dejan de tener sus poderes, siendo capturados y puestos en la misma celda que el resto de futuros esclavos.

Mientras esperan a ser vendidos, de vuelta en la Tierra la única que parece darse cuenta de la ausencia de Kara es, como no, nuestra querida Alex, que tras asegurarse de que no ha mantenido contacto ni con Winn ni con James pone en marcha un dispositivo de búsqueda que la lleva a averiguar todo lo que ha ocurrido. Teniendo a su hermana perdida en un plantea al que ni J’onn puede llegar porque la composición de su aire es tóxica para los marcianos, es normal que el estrés la supere. No podemos entender, sin embargo, que cargue con Maggie todo lo que le está ocurriendo, cuando ésta no sabe nada ni tiene la culpa de nada. Claramente Alex no se da cuenta de lo que es´ta haciendo en ese momento, pero está claro que Sawyers no se lo toma demasiado bien y se va visiblemente enfadada, como es lógico y natural, ya que ella sólo quería asegurarse de que todo iba bien porque no la respondía al teléfono.

Toda la troupe del DEO con Alex y Winn incluidos atraviesan el portal para salvar el día. Mientras tanto, Kara, Mon-El y el resto de los secuestrados son informados de que ya han sido vendidos, ¡NADA MÁS Y NADA MENOS QUE A UN DOMINADOR! La raza alienígena del megacrossover vuelve a escena para volver a jorobar la fiesta a todos. Por suerte, y a pesar de la cobardía inicial de Mon-El y el resto, la valentía y arrojo de Kara, que aun sin poderes, se opone firmemente a que les hagan daño, impulsa a los demás a rebelarse y así poder escapar.

Durante la huida vemos un hecho muy misterioso, y es que Mon-El, inspirado por el ejemplo de Kara, lo que le impulsará más adelante en el capítulo a elegir tomar el camino del héroe (pero como hay que hacerlo, no como lo ha hecho James), se interpone entre los alienígeas y el resto para evitar ser alcanzado, y tanto el extraterrestre esclavista como el Dominador no sólo no le disparan, dejando claro que no le pueden hacer daño, sino que encima HASTA LE HACEN UNA REVERENCIA. Muchas cosas raras vemos ya aquí con el daxamita, sobre todo porque esto ya deja más que claro, si no lo estaba ya, que él es el príncipe perdido de Daxam. Ahora bien, ¿quiénes son esos aspirantes a Kylo Ren que aparecen al final del capítulo en la Luna esclavista buscando a Mon-El? Seguro que esta será la gran trama del final de temporada.

 

 

En su huida de vuelta a la Tierra, Winn, que se encarga de mantener el portal abierto para que puedan pasar, recupera la confianza en sí mismo dejando K.O. a un alienígena lo que, sumándolo al hecho para él súper guay de estar en otro planeta, le quita todos los males, dudas y miedos que le atormentaban al principio del episodio. A la vuelta a la Tierra, además de salvar a todos los secuestrados y dejar a Roulette encerrada en la celda de la Luna, se traen de paquete a un alienígena de la raza de los esclavistas pero que es totalmente contrario a las prácticas que realizan y que promete darnos muy buenos momentos gracias a su peculiar personalidad en el futuro.

El final del capítulo nos deja dos escenas con nuestras parejas favoritas de la serie. Por un lado en la de Karamel nos cuentan cómo Mon-El se decide a ser un héroe con traje, capa y todo y se ofrece dispuesto a aprender de Kara, además de poder ser testigos de una conversación de miradas y sonrisas entre ambos que nos hacen suspirar de la emoción ante lo que seguro está por venir mientras están sentados los dos en el sofá de casa de Kara tapados con la misma manta. Simplemente precioso chicos.

 

 

Y por último, la escena de reconciliación de Sanvers, básicamente porque no se puede permitir que estas dos terminasen el episodio peleadas. Alex invita a Maggie a su piso para disculparse por lo ocurrido. Ella entendió al final que se había pasado un quintal y medio con la reacción que tuvo con ella en el DEO (¡QUE LA MANDÓ A PASTAR Y TODO SEÑORES!). Alex le deja claro que no quiere que eso vuelva a pasar, que se quiere esforzar por mantener la relación que tienen porque es gran parte de la felicidad de la que está disfrutando ahora mismo y no quiere renunciar a ella, y de pronto, así, sin comerlo ni beberlo, MAGGIE LE SUELTA QUE ENTIENDE QUE LO HICIERA PRO SUPERGIRL DADO QUE ES KARA.

 

 

 

¡Boom! Así sin vaselina Maggie nos desvela que sabía perfectamente que la identidad de Supergirl es la de la pequeña de las Danvers, sobre todo porque Alex sólo se pondría así de preocupada por Kara, porque es su hermana pequeña. También suelta el comentario de que cómo no iba a darse cuenta cuando el disfraz de las gafas es absolutamente inútil, a lo que Alex coincide diciendo que para ella también es bastante ridículo. Bien es cierto que en esta escena no hay beso, de hecho no da lugar a ello por las circunstancias, pero sí un abrazo que se transforma en promesa, la promesa de tratar de no volver a mentirse, porque Alex, Maggie es orito puro y te acaba de dar otra oportunidad, así que diosito ni se te ocurra desperdiciarla.

Una semana más, el mundo está a salvo gracias a Supergirl (¡Y QUE DIOS BENDIGA A SANVERS!)

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

(Visited 288 times, 1 visits today)

Autor entrada: paulagn94

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *