Arrow 7×16: Star City 2040

¡Bienvenidos a Arrow! Una semana más, aquí estamos con la crítica. Perdonadme por el retraso pero a veces la vida muggle se impone. Esta semana «Star City 2040» nos trae varias respuestas sobre el futuro, nos confirma otras junto con el avance de esta historia y nos hace disfrutar con reencuentros y escenas muy emotivas. Y hacen todo eso mientras prueban cómo funcionaría el más que seguro spin off de la segunda generación de héroes. ¡Vamos a comentarlo todo!

AVISO SPOILERS SI NO HABÉIS VISTO EL 7×16 NO SIGÁIS LEYENDO Y RECORDAD QUE PODRÉIS DISFRUTAR DE ESTE EPISODIO EL 28 DE MARZO A LAS 22:50 EN SYFY

Una de las escenas más esperadas de este episodio era el nacimiento de Mia. Ha sido en una casa fuera de la ciudad, la que después se convertiría en el hogar de ambas Smoak Queen. Ha sido corto pero más que suficiente. La sonrisa de orgullo de Oliver, junto con el miedo y la emoción y el dolor de ver a Felicity así cuando le dice «te quiero mucho» es maravilloso. Al igual que la contestación de Felicity, reafirmándole que ella siente lo mismo. Ambos encontraron al amor de su vida en el momento y la persona menos esperada…pero perfecta para el otro. Y ahora están teniendo un bebé juntos. Es maravilloso, es precioso, es…perfecto. Simplemente perfecto.

En ese momento, nace Mia y la mirada de orgullo y de puro amor de ambos padres habla por sí sola. Los miras a los ojos y no ves más que amor y felicidad, más que esa chispa que te dice que ambos saben que todos los momentos que vivieron a lo largo de su vida buenos, y malos, los han llevado justo a ese momento. Y mereció la pena cada segundo del camino. Cada segundo. Y ese gesto tan dulce de Oliver de besar la cabeza de Felicity, mostrándole su admiración y su amor por lo que ha hecho, por la persona que han criado juntos.

Mia Smoak Queen 😍❤️😭

La peluca la tenemos todos en Marte, ¡confesadlo!.

Siempre hay magia cuando Olicity sale en pantalla. Siempre. Pero creo que no he visto hasta ahora una escena con tanta magia y con tanto significado que esta y mira que hay donde elegir. Es…casi no han dicho palabras más que si declaración de amor pero esta todo ahí. Lo que sienten el uno por el otro, lo que han sufrido para llegar a ese momento, los malos momentos y los buenos, la promesa de su «para siempre», el orgullo y el amor que sienten por sus hijos. Todo está ahí. Cada. Paso. Del. Camino. Sólo eran ellos, siempre han sido ellos, pasado, presente y futuro. Siempre. Imposible no emocionarse con esta escena.

El nacimiento de Mia nada nos lleva directamente a su infancia. Oliver «murió» poco después de su nacimiento así que Felicity escondió a Mia debido a la deriva antivigilante que estaba dando la ciudad. Además, hace que Nyssa la entrene para que se pueda defender. Esa mirada de aprehensión al verla entrenar…no es felicidad…porque es algo autoimpuesto debido al peligro que su familia corre. A la posibilidad de que se lo arrebaten todo en un segundo.

Esto ya nos da respuestas sobre lo que sucedió en el presente y por qué nadie sabe sobre Mia. Sigo pensando, más que nunca, que esto es sólo una versión de futuro y que todo cambiará una vez termine el crossover. Por cierto, me encanta saber que Felicity le confió a Nyssa a su hija antes que a Dinah o a cualquier otro del NTA. Pero me resulta curioso. Por lo que hemos visto hasta ahora, Black Siren es amiga de Felicity, sabe lo de Mia y ha tenido más trato con ella últimamente que con Nyssa. Parece probable que Felicity le hubiera encargado la tarea del entrenamiento de Mia a Black Siren. Pero Black Siren no aparece por ninguna parte.

Es un personaje al que no le suelen dar ni protagonismo ni un gran tiempo de pantalla a no ser que salga con Felicity. Sin embargo, por la sinopsis, en los próximos dos episodios va a tener bastante…eso más lo que sucede en el futuro me hace sospechar que quizás Black Siren no llega más allá del episodio 18. ¿Qué pensáis vosotr@s?.

Siguiendo con el capítulo, Mia crece criada por Felicity (adoro esos momentos madre e hija) pero pensando que ella ha dejado atrás el vigintalismo…hasta que descubre que no lo ha hecho. Ve cómo su vida entera se desmorona ante sus ojos. La persona en la que más confiaba la decepciona. Para Mia, es más allá de una mentira, es una traición. Culpa al vigintalismo de vivir escondida, de haber sido criada sin su padre. Al menos, estaba segura que su madre había dejado de lado esa vida y se había concentrado en ella. O eso creía. Pero solo se estaba escondiendo de ella. Le estaba mintiendo y, a sus ojos, estaba poniendo a la ciudad y el vigintalismo, por encima de ella, tal y como ella y Oliver hicieron antes.

Esto la destroza y tiene que alejarse…tiene que irse lejos de su madre e intentar averiguar quién es realmente. Siempre ha tenido claro quién era pero descubrir la verdad ha derribado los cimientos sobre los que se construía esa creencia…y necesita conocerse a sí misma. Necesita saber quién es realmente. Así, Mia vuelve a Star City y empieza a construir su historia. Lo primero es hacerse un tatuaje…lo que le daría el nombre, su seña de identidad, algo que le recuerde a su madre pero también la cara más amarga de lo que acaba de vivir con ella. Es como un símbolo de rebeldía…un símbolo que dice a las claras «hasta la persona en quien más confíes te puede traicionar».

Mia vive su vida alejada de su madre, la sigue queriendo pero tiene que hacer este viaje sola. Así que sobrevive como puede, aprende a sobrevivir en un mundo hostil donde debe estar alerta en todo momento y no confiar en nadie. Donde debe construir muros alrededor de su corazón para que nadie consiga hacerle daño. Pero entonces su madre desaparece y empieza la aventura que hemos visto hasta ahora. Sus defensas, ese muro, empieza a caer con William y cae del todo cuando vuelve a ver a su madre.

Todo sale, el dolor, la decepción, la rabia, el enfado…el sentimiento de traición. Mia sigue dolida porque Felicity fuera capaz de poner el vigintalismo por delante y de que aún piense en hacerlo. Mia sólo quiere irse con su madre y su hermano y no mirar atrás. Pero Felicity no es así (y, aunque no lo acepte, ella tampoco). Ser un heroína es el propósito de Felicity, tal y como ella le dice, es parte de quién es. Es algo que debió de ocultarle a ella para protegerla…pero no puede ocultar esa parte de su misma. No puede huir de ella. No funciona así.

Felicity tiene razón. Somos quiénes somos, para bien y para mal, no podemos escondernos. Eso no funciona, quizá por un tiempo…pero no para siempre. Tal y como Felicity le dijo a Oliver en el presente, esconder quiénes son a sus hijos tampoco es la solución, eso sólo provoca mentiras y problemas…pero Felicity no vió otra salida con Mia y cumplió el voto que ella y Oliver hicieron: poner a sus hijos por encima de todo. Incluso de sí mismos.

Felicity es una heroína, es parte intrínseca de quién es y Mia tiene que entender eso, porque las personas que amamos tienen que querernos por lo que somos, no pueden pedirnos que hagamos algo que nos haga traicionarnos a nosotros mismos, que nos haga no ser…quiénes realmente somos. Felicity (y Oliver) es capaz de hacer todo por sus hijos. Es lo que ha hecho siempre, pero ella sabe que no puede traicionarse a sí misma en el camino. Que no puede fingir quién no es porque no sería justo ni para ella ni para sus hijos. Todos vivirían en una mentira. Ya ha habido demasiados secretos, demasiado ocultamiento, demasiadas mentiras…ahora todo está al descubierto para bien y para mal y todos tienen que actuar en consecuencia.

Esto es justo lo que sucede aquí. Mia le está pidiendo a Felicity que sea alguien que no es…y Felicity no puede hacerlo. No va a obligar a Mia a acompañarla si no quiere pero no puede ignorar lo que está sucediendo. No lo hizo nunca y no puede empezar ahora.

Gracias a las palabras de William y Connor, Mia se da cuenta de todo esto y de que sus padres son héroes y ella elige, por primera vez, de forma libre, serlo también. Eso nos lleva directamente hacia la ultima escena entre madre e hija. Mia acepta su equivocación respecto a los vigilantes y lo suelta todo. Le confiesa a Felicity lo que sintió y lo que siente ahora. Le confiesa que sabe que no puede obligarla a ser alguien que no es y que lo entiende. Que lo comprende todo. Todo lo que Oliver y Felicity tuvieron que hacer, sus sacrificios, sus elecciones, sus errores…todo. Felicity se emociona. Por fin puede hablar cara a cara con Mia, por fin puede mostrarse ante ella sin ocultarle nada. Ya no hay ninguna barrera entre ellas.

Felicity está tan orgullosa de Mia…entre lágrimas le dice que es igual a su padre. Y tiene toda la razón. No sólo la forma de luchar y ser una badass, también forma de reaccionar a las cosas, de pensar, de aceptar sus errores…su gran corazón, esa luz incandescente que ambos tienen pero que son incapaces de ver hasta que alguien se los hace notar…todo es Oliver. Y ahora, Mia puede comprenderlo todo, incluso a su padre, del que antes renegaba. Es precioso.

Además, esta escena nos desvela un secreto más. Mia se ha dado cuenta de que para Felicity, destruir a la compañía que intenta acabar con la ciudad es algo personal. Descubrimos que en el presente, fue la misma Felicity quién creó el programa que ahora se utiliza para lanzar las bombas que acabaran con la ciudad.

Esto nos deja con la boca abierta. Está claro que Felicity no creó ese programa para darle ese uso. Lo creo por un buen motivo y por una buena razón. De hecho, ha dejado claro que en ningún momento se volvió malvada, sólo estaba investigando qué sucedió. Ese creo que es el motivo personal que tiene Felicity: usaron su programa para crear un arma de destrucción contra su propia ciudad. Quiere hacerlos pagar. Y lo hará, estoy segura.

Mientras tanto, la aventura conjunta de Mia y William sirve para comprobar cómo ha avanzado la relación de ambos. Aún hay muchos sentimientos encontrados entre ellos, ambos siguen teniendo cierta envidia de las vivencias del otro. Mia ansía haber vivido una infancia normal junto a sus padres y William anhela haber vivido junto a ellos, aunque no tuviera una infancia al uso. Sin embargo, hay una camaradería y confianza intrínseca entre los hermanos que no estaba ahí antes.

Los dos se han resistido a confiar en el otro, William no la conocía y eso sumado al dolor que le produjo saber que sus padres tuvieron otra hija lo llevó a no fiarse del todo de Mia al principio. Ella, por su parte, desconfía de todo y de todos porque ha aprendido que es la única manera de sobrevivir. Ella es tan Oliver…incluso en esto.

Mia está haciendo el mismo viaje que hizo Oliver en su momento, él también llegó de la isla desconfiando de todo y de todos, sólo veía a las personas como amenazas…o blancos. Pero aprendió a confiar. Mia está haciendo el mismo viaje. Ella, aun resistiéndose, sin darse cuenta ha aprendido a confiar en William.

Esta confianza ha venido con el tiempo y con la conciencia de ambos hermanos de que se necesitan y se complementan, además de que la madre de ambos los quería juntos…y que la quieren a pesar y por encima de todo.

Y, juntos, la encuentran, ¡CONFIRMAMOS QUE FELICITY ESTÁ VIVA!. Era bastante obvio pero nunca viene mal verla con nuestros propios ojos. Ellos la echaba tanto de menos…y esta ahí. Viva. Bien. Estaba secuestrada pero ellos la liberan. Las reacciones de ambos al verla son dispares (más adelante las analizaremos) pero ahora vamos a centrarnos en los hermanos Queen.

Esa confianza y entendimiento que sienten el uno por el otro no impide que choquen en el asunto de los vigilantes. William los ha visto en acción, ha bebido de ellos, ha sabido lo importantes que siempre han sido, todo el bien que han hecho…así que los ve como lo que son, héroes. Para Mia es todo diferente.

Ella los ve como criminales pero, más allá de eso, como la razón de no haber podido crecer con su padre y de no haber tenido una infancia normal. De haber tenido que vivir escondida. Por eso no quiere oír hablar de ellos ni de ninguna misión.

Esto hace que los hermanos choquen y su frágil estabilidad esté a punto de romperse. William se decepciona con Mia al ver que ella no está dispuesta a salvar la ciudad. Y Mia se decepciona con William por estar dispuesto a hacerlo por encima de todo.

Mia aún no se ha dado cuenta de que ser vigilante forma parte de ella y no sólo por quiénes son sus padres, sino porque ella, aunque aparente que no, se preocupa. Al final del día, cuando ha puesto en la balanza salvar vidas inocentes o dejarlas morir…ha elegido salvarlas. Ha elegido el heroísmo.

Esa elección nos lleva directamente a la complicada relación que mantienen Mia y Connor. Ella está furiosa con él por haberle mentido desde el principio. Siente que todo fue una mentira desde que nació. Su padre no está, su madre le mintió, la única persona en la que confiaba mintió…todos mintieron. Siente que su vida es una mentira. Nunca lo había esperado de Connor, se abrió a él, confió en él y por ese “¿algo era real?” creo que está claro que su confianza y relación iba más allá de la amistad (y los shippeo un montón)…y no puede creer que eso, también, sea fruto de un engaño. Está enfadada, dolida y decepcionada…rota.

Pero todo fue real para Connor, todo. Sólo…tenía tanto miedo. Mia odia a los vigilantes y él sabía que lo iba a rechazar en cuanto supiera de quién era hijo. Quería decírselo…pero no podía. Cada vez, conforme se fueron acercando, era más y más difícil decirle algo que lo haría perderla y así la confianza se hacía más grande y la decepción de Mia cuando lo supiera (porque lo iba a saber, ningún secreto queda enterrado para siempre) fue a la par.

Pero ahora ya lo sabe. Connor también ha vivido el mundo del vigintalismo de la misma forma que William: sabe que eran héroes. Ahora Mia tiene que decidir. Sí, es cierto que tener padres héroes significa que la ciudad va primero, la pregunta es, ¿compensa?. Para Mia no lo hizo, ella solo quería ser la primera, la primera para sus padres, la única persona en sus mentes…siente que si hubiese sido así su padre seguiría vivo y sus padres la hubiesen criado juntos sin esconderla de nadie.

Pero ella y William siempre fueron lo primero, aunque ella no lo pueda ver en este momento, lo fueron…aunque eso significara separarse y esconderse, aunque eso les partiera el corazón. Mia no lo siente así, nunca lo ha hecho. Connor reconoce que no es fácil tener padres vigilantes, que eso conlleva un precio y es aceptar que no eres lo único en sus mentes, que salvan una ciudad y la familia está en peligro…pero salvar vidas, es lo que son, forma parte de ellos, y saber quiénes son, aceptarlos como tal, entender esa parte de ellos, amarlos tal cual son…lo compensa todo. Sí, es difícil, es duro, es complicado…pero es parte de quiénes son.

Los hijos ternemos que aceptar que nuestros padres no son perfectos, nosotros somos lo primero para ellos, pero no somos lo único, ellos también tienen sus vidas, son personas más allá de ser nuestros padres y aceptarlos y amarlos tal cual son es parte de nosotros, porque eso hacen ellos.

Connor le hace entender esto a Mia, le hace ver a sus padres como héroes, lo que son, lo que siempre han sido…y lo que ella es. Ella no eligió ser quién es, aunque sus padres si lo hicieron. No tuvo elección cuando la entrenaron, fue impuesto por las circunstancias, tampoco tuvo realmente elección en lo que se convirtió. Pero ahora puede elegir. Puede elegir si unirse a los vigilantes y ser una heroína o no hacerlo…y traicionarse a sí misma y a lo que hay en el fondo de su corazón. Y Mia elige bien. Elige ser quién es.

Ahora, tras esto, estoy más segura que nunca de que el futuro cambiará. En este futuro, Oliver está muerto y Mia no eligió entrenarse ni ser una vigilante. En el futuro que realmente será (después de que se solucione en Crisis), Oliver estará vivo, Mia elegirá ser entrenada y, lo más importante, elegirá convertirse en una heroína. Esa será la verdadera historia de origen de Mia Smoak Queen. Esa será la verdadera historia de origen de una de las heroínas del spin off.

El reencuentro de Felicity con sus hijos ha sido dispar. Por un lado, ha estado Mia. Felicity se ha emocionado al verla, hacia tantos años que no la veía…pero también estaba enfadada porque ella y William han desobedecido sus órdenes y ahora están en peligro. Se moría por verlos y abrazarlos pero esas ganas no compensan el peligro que corren. Mía también está enfadada por su desaparición, por su elección de ser vigilante, por tantas cosas…sólo quería ver a Felicity, encontrarla, asegurarse de que estaba bien…quería tanto volver a verla que no se había parado a pensar en lo enfadada que estaba con ella. Cuando la ve, todo eso solo sale.

Pero solo podemos estar enfadados de verdad con las personas que amamos. Mía adora a su madre por encima de todo, la quiere, por eso ha hecho de todo para encontrarla. Pero tienen problemas que solucionar y eso se ve claro en su reencuentro. Es un reencuentro lleno de tensión creada por palabras y acusaciones no dichas. Por un debate interno entre abrazarse mutuamente y llorar o sacar toda la rabia y averiguar todas las respuestas que están en el aire. El aire se puede cortar con un cuchillo. El reencuentro parece frío pero es todo lo contrario, está tan cargado, tan cargado de sentimientos buenos y malos que las dejan a ambas paralizadas.

Por otro lado está William, él se lleva sintiendo abandonado todos esos años, dolido…sólo y mucho más después de saber de la existencia de Mia. Pero ve a Felicity y no importa nada. Está viva, está bien y ella lo quiere ahí, a su lado. Eso es todo lo que hace falta. Sólo la ve y se lanza a sus brazos porque, de repente, todo vuelve a estar bien el mundo. En su mundo. Una pieza perdida e imprescindible del puzzle ha sido encontrado y ahora está en su sitio. Su madre está ahí…y puede abrazarla. Puede tocarla. Puede quererla. William puede dejarse querer. Así que se lanza a sus brazos, deseando, esperando…que ella lo acoja.

Y lo hace, Felicity lo abraza con fuerza, se aferra a él como si le fuera la vida en ello. Probablemente así es. Ha deseando vivir tanto este momento. Lo ha imaginado y soñado en su cabeza durante años, ambos lo han hecho, y ahora está pasando. Ambos, con lágrimas en los ojos, se aferran el uno al otro en un abrazo interminable. Porque ninguno quiere que termine. Los dos se están comunicando sin palabras. Ese abrazo está hablando por sí solo. «Lo siento, hijo, tuve que hacerlo para salvaros, te quiero. «Te quiero, mamá». Ese abrazo lo grita en silencio. Tantas cosas, tantos sentimientos…tanto perdón y tanto amor.

Felicity tiene a su hijo a su lado, en sus brazos. En realidad, a ambos…como una familia. Ella los tuvo que mantener separados. Para proteger a su familia, tuvo que romperla y es un peso que ha llevado a su espalda durante todos esos años. Pero nunca los abandonó, hizo que Nyssa entrenara Mía, para que estuviera preparada para los desafíos que inevitablemente se iba a encontrar e invirtió en todas las aspiraciones tecnológicas de William. Los apoyó y los quiso con todo su corazón y toda su alma de la única forma que pudo. Y ambos lo saben. Por eso, a pesar de todo, la quieren por encima de lo que sea.

Mientras William y Mia siguen en su misión, Zoey, Roy y Dinah hacen lo propio. Todo se complica cuando reciben la visita de René. Aquí vemos que la relación con Zoey es totalmente distante, incluso la mira con desprecio al verla vestida de Black Canary y culpa a Dinah por haberle metido cosas en la cabeza, así como si su hija no pudiera pensar por si misma y él no hubiese sido un vigilante también. En este momento le daba con los Louboutins a René muy fuerte.

Si alguien se acuerda del pasado de su padre es Zoey, que no duda en dejarle claro que en un tiempo él fue uno más de los héroes que protegían la ciudad, no un peón más de los que la destruyen. Porque eso es lo que es ahora. René realmente está metido de lleno en la destrucción de Star City, sin espionaje de por medio.

Aún así, él tiene la cara de pedirle a los demás que lo dejen estar. Es decir, que dejen la ciudad morir porque es lo mejor y lo único que realmente se puede hacer para construir algo mejor. Cojo otro par de Loubotins para darle bien fuerte.

Aunque en su defensa, él realmente piensa que van a evacuar la ciudad. Realmente es tan tonto como para pensar eso, sin ni siquiera comprobarlo, máxime cuando sus aliados le han insinuado que mataron a Felicity. Tal vez debemos de dejar los Loubotins de lado y regalarle un cerebro, porque está visto que lo perdió por el camino.

Sobra decir que Zoey está decepcionada con su padre. Simplemente no lo reconoce, ya no lo ve…es como si estuviera muerto, ya no existe y eso la entristece más que nada. Ni siquiera está enfadada, solo triste. Es una tristeza inmensa que llega más lejos que cualquier enfado. Mirar a los ojos a alguien que lo fue todo para ti y no reconocerlo es de las cosas más horribles y dolorosas que alguien puede vivir y sentir. Eso es justo lo que siente Zoey.

A pesar de esto, René entra en razón, recupera por un momento su cerebro (gracias a nosotros que se lo hemos regalado), y se da cuenta de que el verdadero plan es aniquilar a todos los ciudadanos de Star City. No está dispuesto a formar parte de ello, piensa luchar con todas las armas a su disposición. Él elige, de nuevo, el heroísmo antes que quedarse en la silla que ha ocupado tan cómodamente durante esos años.

Al final, los cuatro se reencuentran con Felicity me ha dado la vida escuchar a Felicity dejarle claro a René que no está viva gracias a él porque no hizo nada por ella. En realidad, ninguno movió un dedo, ni siquiera Dinah que la abraza con tanta emoción y entusiasmo. Todos la reciben sorprendidos y con los brazos abiertos. Pero me falta algo…un abrazo y unas palabras entre Felicity y Roy.

Simplemente se ven pero no se dicen nada. No comprendo un abrazo tan sentido con Dinah y que no exista uno con Roy, que fue más importante y, desde luego, las amigo que Dinah. ¿Es simplemente por falta de tiempo en el episodio o hay algo más?.

Una vez que todos están juntos, empieza una misión para conseguir acabar con el plan de aniquilación de la ciudad. Y aquí tenemos que apreciar la ironía de que Connor, el hijo biológico de uno de los chicos malos, sea una especie de policía.

Todos se unen en un equipo que consigue superar los resentimientos para actuar en bloque. Sin embargo, René al final tiene que identificar a Felicity, Roy, Mía y los demás como vigilantes y proscritos de la ley (revelando así que Felicity sigue viva). Lo que abre un abanico de posibilidades para continuar esta historia. Puesto que los que intentaron matar a Felicity y la tenían retenida harán todo lo posible por completar el trabajo y ahora todos van en busca de los vigilantes, lo que los pone aún más en peligro. Pero tienen a René de su lado, desde dentro es como se puede acabar con esa organización, y ahora, tienen a alguien dentro, ¿lo conseguirán?.

Una vez dicho esto, está claro que este episodio no sólo ha sido el modo de avanzar la historia del futuro si no una prueba para comprobar si un spin off de la segunda generación de héroes, con Mia al frente funcionaria. No sólo en cuanto audiencia, si no en cuanto a historia y reacciones de los fans. Lo que hemos visto no es exactamente la historia de origen de ese spin off puesto que estoy segura de que el futuro cambiará y parte de la historia que vemos en este futuro también, pero sí es lo suficiente como para comprobar si funcionaría.

No es la primera vez que utilizan Arrow para un fin similar y nunca me ha gustado la premisa. En esta ocasión tampoco me ha gustado la idea pero sí cómo lo han hecho. Está claro que han testeado la más que posible nueva serie pero, al contrario que otras veces, ha estado conectado todo con la serie madre. Hemos descubierto cosas de la historia que estamos viendo en esta temporada (aunque no las respuestas más acuciantes y esperadas), además de escenas relacionadas con la serie madre y paralelismos con Arrow, lo que hace que todo conecte y que se sienta como un capítulo de la serie madre y no como otro distinto, como había sucedido hasta ahora en estos casos. Sólo que es como un punto y a parte porque la trama del presente se deja apartada, aunque eso era lógico.

Lo único que saca de contexto es no ver a Oliver Queen. Pero esto es una consecuencia directa de hacernos creer que muere. Estaba claro que si nos quieren hacer creer que el futuro será tan negro y que Oliver morirá en Crisis y quieren hacerlo hasta el final, no iba a aparecer en un episodio dedicado a un futuro en el que él supuestamente no existe. Hubiese sido distinto y se hubiese sentido aún más como Arrow si hubiesen elegido otro curso de acción respecto a esto.

Como os he comentado, yo tengo claro que Oliver no muere y este futuro no se hará realidad tal y como lo estamos viendo ahora. De hecho tengo claro que Oliver «morirá» en un episodio del crossover, pero que al final del mismo todo se arreglará y ese capítulo o dos que queden tras eso, será para cerrar tramas. Pero hasta que eso llegue, van a hacernos creer por todos los medios que Oliver está muerto…y eso tiene consecuencias como las de este episodio, en el que sólo ha salido en una escena. Pero, aún así, el episodio ha sido magnifico y, aunque puede parecer extraño, lo he sentido como Arrow a pesar de no ver a Oliver prácticamente nada.

Un detalle que no se me ha escapado es el de los paralelismos. Empezando por Mía, Connor y William, que son el OTA del futuro. Imposible no tener recuerdos de sus padres juntos. Además, tienen esa química y esa conexión que sólo OTA puede llegar a lograr. Y terminando por los hermanos Queen y la conexión que, sin saberlo, tienen con sus padres. Mia es toda Oliver, tanto en su personalidad como en su modo de luchar. Es simplemente él. William es Felicity. Con su inteligencia, con su determinación a encontrar siempre otra forma. Por eso se complementan tanto, tal y como hacen sus padres.

Es emocionante ver a Mia cogiendo el arco como Oliver (un arco que creo que era de él, al igual que el baúl donde está guardado), pensar como él, luchar como él, tener sus reacciones…igual que emociona ver a William al lado de Felicity, siguiendo la parte más tecnología y haciendo posible que todos los demás sigan con vida. Y no sólo eso, la escena en la que William ha hecho pasar a Mia como su secretaria ante la total negativa y ofensa de ella…¿no os recuerda algo? Hay una escena Olicity calcada en la temporada 2. Entonces, Oliver «asciende» a Felicity para que sea su secretaria y ella se ofende y le promete que nunca le llevará café. Igual que hace Mia. Me los como.

Además, hay dos detalles en Felicity: en la fiesta ella lleva una máscara verde y sigue llevando su anillo de casada. En este episodio se ha establecido que Oliver «murió» poco después de que Felicity diera a luz. Esto hace que Felicity lleve más de 20 años sin él y en todos esos años nunca se ha quitado su anillo. Nunca ha amado a otro hombre, nunca ha habido otro por la sencilla razón de que él es el amor de su vida. No importa cuánto tiempo pase, ella seguirá siendo suya y él de ella. Son dos almas que se pertenecen. Hasta la muerte y más allá de ella.

En cuanto a stunts, tienen nombre propio: Mia Smoak Queen. No hay más. Es exactamente igual que Oliver. Sus movimientos, su fiereza, su fuerza, su forma de moverse y de atacar, su determinación al hacerlo…es exactamente igual que Oliver y es MARAVILLOSA. No puedo elegir una escena sola de lucha, imposible. Me he quedado en todas con la boca abierta y gritando «Wow!» y creo que no es para menos.

CONCLUSIÓN

En conclusión, ha sido un episodio magnífico en cuanto a todo lo que hemos visto que, además, nos ha dado respuestas sobre el futuro, pero hay que reconocer que el motivo ulterior era probar el posible spin off de Mia. No es la primera vez que hacen esto y nunca me ha gustado que prueben con Arrow posibles series…y, aunque sigue sin ser de mi agrado, creo que esta vez lo han hecho muy bien porque lo han conectado con trama de la temporada de Arrow, no ha sido algo desconectado de lo que estamos viendo, además, los posibles protagonistas tienen carisma y fuerza (nos han recordado a OTA) lo que ha hecho que la trama del episodio nos mantenga pegados a la pantalla.

Analizando lo que hemos visto, se han revelado secretos impactantes y se han confirmado otras cosas que teníamos básicamente seguras pero aún estaban colgando en el aire. A parte de esto, este capítulo nos ha dado reencuentros muy emotivos entre personajes y ha matizado mucho más la posición de otros en el tablero de juego.

En definitiva, ha sido un episodio de respuestas necesarias, de reencuentros emocionales, un capítulo que nos prepara para el futuro…en todos los sentidos, porque también testea el posible apoyo a un spin off sobre la siguiente generación de héroes.

Y hasta aquí la crítica atrasada del 7×16. Espero que haya merecido la pena la espera. ¿A vosotros qué os ha parecido este episodio?. ¡No dudéis en comentármelo!. Nos leemos el martes que viene con el 7×17 «Inheritance» y recordad que podréis ver este capítulo el 28 de marzo a las 22:50 en SYFY.

Por Raquel

One thought on “Arrow 7×16: Star City 2040

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: