Siren 1×01: Pilot

Si sois un poquito como yo, habréis sentido alguna vez fascinación por las criaturas mágicas. De ahí que nos enganchemos a Teen Wolf, The Vampire Diaries, The Magicians… Lo que yo siempre he echado en falta sin embargo son las series de sirenas. Queridos, H2O estuvo muy bien cuando éramos jóvenes ingenuos y puros, pero a estas alturas lo que queremos es chicha de la buena. Freeform nos trae una serie nueva en donde las sirenas no son adorables y tienen problemas adolescentes. Cuando veáis Siren preparaos para llevaros más de un susto mezclado con la fascinación que estas criaturas producen. Estas sirenas no cantan, te devoran.

Si no habéis visto los dos primeros episodios, cuidadín, spoilers ahead y un porrón de gifs de La Sirenita porque sí.

La serie en general tiene un tono bastante oscuro durante los dos primeros episodios. Vemos un barco pesquero en alta mar. No sólo pescan unos salmonetes sino también algo muy grande y que se mueve de una forma muy extraña. Niños, escalofríos por toda la espalda. Uno de los pescadores está grabando en vídeo, como se suele hacer en una noche de tormenta en pleno trabajo, y otro es atacado por lo que han sacado del mar. Llaman a la guardia costera pero quien se aparece no es sino un helicóptero, nada sospechoso, y claramente militares que bajan en cuerdas hasta el barco y se llevan la criatura a la que no podemos echar un vistazo y al muchacho atacado.

Imaginaos que Eric es el gobierno secuestrando a la criatura

En el pueblo ficticio de donde han salido nuestros amigos pescadores, es curiosamente ni más ni menos que el festival de las sirenas. Wow. Y se nos van presentando a los personajes. Ben (Alex Roe) es un rebelde que no se lleva bien con su padre y ahora trabaja en un centro de cuidado acuático. Está saliendo con Maddie (Fola Evans-Akingbola), otra chica rebelde que también trabaja en la reserva acuática. Y de repente, aparece Ryn (Eline Powell). Ryn es una chica con muchas habilidades y facetas. Ryn se nos puede presentar así:

O así:

E incluso así:

A Ben sus amiguis pescadores le avisan que ha pasado algo raro. Que se han llevado un colega a algún centro militar y que no saben qué hacer. Y entre susurros le intentan decir a Ben que se trata de una sirena y que por eso se han llevado también a su amigo. Ben tiene que ver para creer. Ben es un poco escéptico. No seáis como Ben. Tened imaginación.


Pues nuestro amigo Ben se encuentra de la nada a Ryn y la ve tan desnuda y tan sola que se la lleva a casa, llama a un médico para que la examine y cuando el doctor llega, ella se ha ido por la ventana. No sin antes encantarle con sus encantos de sirena: su voz. No le canta una saeta, ni un poco de reggetón. La chica tiene la audacia de cantar con su mente una cosa parecida a lo que hacen las ballenas. Precioso. Lloramos todos.


Y ahora ni Ben ni nosotros podemos dejar de pensar en ella. Ben está desesperado por encontrarla así se se pasea en coche buscándola. Esta chica, que por lo visto se cayó de un cerezo del Jerte antes de ayer, no tiene otra cosa que hacer que meterse en el coche con un extraño. La chica no sabe hablar, sólo mirar y oler todo con cara de loquis. Pero cuando el hombre aparca el coche en medio de un bosque e intenta propasarse con ella, nuestra amiga muda Ryn lo lanza por la ventana del coche con los pantalones a medio bajar. YAS QUEEN. No sabrá hablar pero la chica está ganando puntos.


Ben la encuentra de nuevo vagabundeando por el pueblo. La ve cuando Ryn hace su parada obligada en la tienda de la “loca del pueblo” Moana style. Ambas se quedan mirando, la señora mayor entra en pánico pero Ryn como si nada, sigue su paseo vespertino y despista a Ben. Muchacho despierta. Ryn, siguiendo el olor a pescaíto frito, llega a la reserva marítima. Maddie está allí dando una charla a un grupo de niños y aquí pasan dos cosas. Una: Ryn se bebe un delicioso batido de sardinas y atún. Dos: asusta a las focas delante de todos los niños y se quiere esconder en un cuarto, pero BAM, Ben ha podido seguirla y está allí.

Lo que pasa a continuación es en partes iguales fascinante, terrorífico y un poco asqueroso. Ryn se está despellejando así que Ben de nuevo llama al doctor. Ben sale de la habitación (por favor, Ben, de verdad) y Ryn se arrastra con toda su gracia y encanto hasta el agua donde antes habían estado las focas. Y vemos la transformación. Ryn es una sirena y no de las bonitas. Tiene garras, aletas en la espalda, y dientes muy, muy afilados.

Ben por supuesto llega a tiempo para ver que no está, pero a través de las cámaras instaladas en el recinto acuático ve una forma en el agua que se parece mucho a Ryn y sin dudarlo se lanza a por ella. Y entonces empieza lo interesante. Ryn no le reconoce: se lanza a atacarle y no es una pelea igualada. Ryn es veloz donde Ben es lento y pesado y se está quedando sin aire por momentos. Forcejean un rato. Ben consigue darle un golpe de lleno y subir a la superficie sin creer lo que le ha pasado.

Sus amigos tenían razón, hay sirenas ahí fuera y el gobierno se ha llevado a su amigo. Ben corre a casa de la señora loca, quien le confirma la verdad y le da un libro de sirenas para lectura ligera. Está en shock. Y decide lo que cualquier persona en su sano juicio decidiría: salir con sus amigos en el mismo barco de pesca a ver si encuentran a más sirenas. Pero Ben tiene un problema, y es que no puede dejar de pensar en Ryn, a pesar de haber sido atacado.

Úrsula mientras tanto en el fondo del mar:

¿Qué pasará ahora que Ben está en alta mar? Se encontrará de nuevo con Ryn? ¿Dónde está la otra sirena que el gobierno ha cazado? ¿Y el amigo de Ben? ¿Cómo se sentirá Maddie al respecto con Ben obsesionado con Ryn? Los martes en Freeform lo averiguaremos.

(Visited 176 times, 1 visits today)

Autor entrada: casstully

1 thought on “Siren 1×01: Pilot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *