Shameless 8×02: Where’s My Meth?!

Sabíamos que algo proveniente de Monica no podía ser de fiar… Si no que se lo digan a Ian y Carl.

Y no, esto no está libre de spoilers.

¡Muy buenas, seriéfilos sinvergüenzas (lo de sinvergüenzas es por Shameless, ya sabéis, shameless=sinvergüenza… No merezco la vida, lo sé)! Una semana más los Gallaghers nos acompañan y nos hacen un poco más ameno el lunes, aunque vamos, este lunes a mí no me lo ameniza ni Lip sin camiseta.

¿Qué os ha parecido el episodio de esta semana? A mí no me ha sorprendido demasiado. Frank parece querer encauzar su vida de nuevo, aunque como bien dicen sus hijos, no tardará demasiado en liarla parda. Lo triste es que el pobre director de la empresa, que ha tenido el valor de contratarle, se ha creído la historia de que Frank es un sufridor que no ha aprovechado su vida porque Monica lo embaucó cuando tenía 20 años. Y no solo es que se haya creído la historia, ¡es que además le ha nombrado encargado de la sección de jardinería! ¿Qué me decís? Frank perteneciendo al sistema. Y no solo al sistema, es que se ha abierto una cuenta bancaria y se ha comprado un móvil. Móvil con el que se ha hecho una foto con Kev, porque claro, según él se iba a morir.

Lo cierto es que la trama de Kev y Vero nos tiene un poco despistados esta temporada. Parecía que lo del cáncer iba en serio, pero una vez más, ha sido una falsa alarma. Después de las camisetas que mandan a la mierda al cáncer, la terapia y la tarta que los Gallagher le regalaron con forma de mamas, Kevin ha salido ileso de la operación. No sabemos cómo habrá quedado, lo que sí sabemos es que es benigno, aunque él pensaba que eso significaba lo contrario… Tras la marcha de Svetlana, los Fisher-Ball han vuelto a hacerse dueños del Alibi, que últimamente parecía un museo de culto a Putin. Ahora mismo parece que las cosas les pintan bastante bien y eso nos hace estar un poco escépticos, ¿en Shameless puede irle bien a alguien de verdad? Normalmente no, pero a Fiona parece que ahora le va más o menos bien. La mayor parte de los alquilados le están pagando y los que no… Se las están viendo con ella. La vecina del 1º, que tiene setecientos hijos y que trabaja de limpiadora en el mismo hotel en el que trabajaba Fiona en las primeras temporadas, no solo pasó de pagarle el alquiler si no que además le dio un cheque de 1 céntimo. Y claro, Fiona no se ha luchado y se ha esforzado tanto para que ahora la toreen. Así que la historia de que no le llega el dinero para darle de comer a todos sus niños y pagar el alquiler no le ha valido un carajo y ha dicho, ¿sí? Pues te deshaucio. Y sin ningún miramiento le ha colocado el cartel de deshauciada bajo la atenta mirada de Nessa. ¿Que qué se trae con ella? Todavía no estamos seguros. Es obvio que a Nessa le gusta Fiona y Fiona… Fiona está confiando en ella, y ella no confía en cualquiera.

En cuanto a relaciones amorosas Lip e Ian lo que es suerte no están teniendo. Nuestro pelirrojo favorito sigue arrastrándose por Trevor, quizá no tanto porque esté enamorado de él, sino porque no termina de superar la muerte de Monica. Vamos, que hasta se enfada con Carl porque le regala a una chica ropa de su fallecida madre. Todos los demás parecen no darle demasiada importancia a esta pérdida, pero claro, Ian y Monica siempre han tenido una relación muy íntima y especial. La solución que Trevor da a esta situación es llevárselo a un bar de “ositos” a que lo mimen. Y allá que va Ian con su Romeo. Y cuando pensábamos que la cosa no podía ser más rara acaban montándose una orgía con dos de ellos. Y después de eso, Ian se pone a llorar en los brazos de uno de los chicos con los que están. ¿Qué me decís? ¿Qué le está pasando a Ian? ¿Es por Monica o Mickey tiene algo que ver? Van a tener que darnos más pistas para poder saberlo, pero con él nunca se sabe. De hecho, el actor que da vida al personaje, publicó hace unos días esto en Twitter:

No quiero alarmaros, pero tiene pinta de que la va a liar muy parda…

Por otro lado, quien creía que la estaba liando mucho y al final ha resultado que no, es Lip. El colega está hasta los **** de hacer de niñero para que Sierra se vaya con su novio y no se le ocurre otra cosa que regalarle un par de gramos de coca a Charlie, sabiendo que este es adicto. Tristemente el chaval quiere hacer las cosas bien con Sierra y va a una reunión de A.A. para que le ayuden. A esta reunión también asiste Lip y cuando le escucha decir que de verdad quiere cuidar a su hijo y a Sierra, se va corriendo a por los gramos de coca. Y la justicia poética vuelve a aparecer en Shameless cuando después de haber tirado la coca el perro de Charlie le ataca. No contento con esto, Charlie se da cuenta de que ha sido Lip quien la ha tirado porque el astuto se deja el spinner en su casa. Y claro, todos pensábamos que se iba a liar la de Dios, pero no. Charlie, quien no brilla por su inteligencia, se piensa que Lip la ha tirado porque quiere ayudarle y ahora de repente son amigos y hasta le llama hermano. Que alguien me explique esto porque estoy freaking out.

Pero vamos que para freaking out la casa del amigo de Liam. Ojalá yo con un baño solo para mí.

En fin, que la meta de Monica va a salir cara porque el amable señor que vive, no sabemos por qué, en el garaje que supuestamente era de Monica se ha enfadado un poquito con Ian y Carl por ir allí y los acusa de “quitarle su meta”. Todos sabíamos que algo regalado por ella no podía ser ni legal, ni bueno. Vamos, vosotros me diréis quién le deja a sus hijos en herencia meta. Ah, claro, Monica.

    

Cuando tengas un mal día, recuerda el tatuaje de Ian.

(Visited 44 times, 1 visits today)

Autor entrada: Alba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *