Shadowhunters 3×12: ‘Original Sin’

¡Hola, cazadores! El Ángel ha escuchado nuestras plegarias y nos ha dado el CONTENIDO que nuestras pelucas ansiaban. ¿Queréis que entremos en materia? ¡Pues vamos al lío! Podéis ver la review del episodio anterior de Shadowhunters aquí.

Jonathan vete pa’ lo hondo, por favor.

El nivel de enajenación mental de Jonathan llega a cifras estratosféricas en lo que se refiere a cualquier aspecto de su vida. En resumidas cuentas, el colega es más intensito que mis feels cuando Malec aparece en escena. Ahí es ná.

Tras casi una muerte provocada por la inequívoca búsqueda de Papá Noel, Clary parece decidida a ver dónde le lleva todo el asunto de encontrarse en un pisito de renta fija interdimensional con su hermano pródigo perdido desde 1234. París, oh la la, es la parada elegida por “la estrella del amanecer” para llevar a la pelirroja. La versión oficial es ponerse hasta las cejas de gofres, chocolate caliente y arte; la real es encontrar una reliquia familiar aka la espada Morgenstern para hacerles pagar a los demonios inferiores las fiestas a su costa que el pobre vivió en Edom.

Más drama

¿Hasta aquí todos bien? Bueno, el caso es que van a una tienda regentada por un hijo de Lilith -metafóricamente hablando- para comprar dicha arma. Aquí se lía pollito porque si algo caracteriza a los demonios es su ego y el concurso de meadas es inevitable. Total: el demonio se va a criar malvas y Jonathan sin espada. Mientras el idílico paseo se llevaba a cabo, Clary se las apaña para robar una estela a un nephilim sin nombre pero el cual ha provocado que la Xtina que todos llevamos dentro se ponga a cantar Lady Marmelade vestida de flamenca. Shadowhunters ñam. Aquí tenéis las pruebas del delito:

Obviamente el mozuelo se percata de lo ocurrido y avisa a la Cónclave (en el viejo continente los jefazo tienen otro nombre). Este increpa a Clary en la puerta de la tienda endemoniada y trata de llevársela al Instituto de París. Clary, con la peluca prestada de Dora la Exploradora, intenta decirle por diestro y siniestro quiénes son. Incluso mediante el encanto melena pelirroja al viento y a vivir el momento. Pero el maromo sin nombre no se lo cree. En unos segundos, Jonathan se persona allí y el idílico cazador galo termina formando parte de la Ciudad de Hueso, porque Jonathan le mata sin dudarlo un segundo. Ave atque vale, querido crush.

New York, New York

En NYC, las cosas están regulinchi para todos. Jace y Luke hacen piña para buscar a Clary, porque gracias a las investigaciones del segundo y la constatación del rubio teñido todo parece tener sentido. La primera pista les lleva a Siberia; la siguiente a París. Luego volveremos a la ciudad del amor.

Simon tampoco está pasando por su mejor momento. Dado que la marca de Caín que lleva en la frente fue la culpable de la muerte de su amiga. Maia vuelve a aparecer en escena después de unas vacaciones de tanto drama e Izzy vuelve a ser la mejor de los Shadowhunters ever. El vampiro diurno quiere deshacerse de cualquier manera de la marca. Así que pide ayuda a Raphael, quien literalmente le envía a las cloacas para buscar al primer vampiro del mundo, el cual tiene que tener más info al respecto. Maia juega bien en su papel de amiga, porque seamos claros y cristalinos aquí: SIZZY 4EVER. Change my mind.

MALEC, MALEC y más MALEC

Ya que una imagen vale más que mil palabras os traigo para disfrutar imágenes de MALEC siendo adorables. He perdido la peluca y desde las oficinas de Netflix me han oído gritar.

Aquí podéis ver la promo del siguiente episodio de Shadowhunters.

Autor entrada: Cass

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *