Shadowhunters 3×02: the powers that be

¡Hola Seriéfilos!

Ya tenemos entre manos un nuevo capítulo de Cazadores de Sombras y este golpe viene con mucho salseo. Hemos tenido mucho #Malec y nuestro corazón lo agradece, también una ración de Jace en su línea y por fin sabemos algo más sobre la marca que le hizo la reina Seelie a Simon en la frente. ¿Listos para el repaso?

Cuidado, si no habéis visto el capítulo completo puede ser que os encontréis con spoilers.

¡Tenemos un secuestro entre manos! Lilith, el demonio a destruir en lo que llevamos de temporada sigue avanzando a pasos agigantados hacia su objetivo. En este capítulo consigue que todos los warlocks pierdan en control de sus poderes, con una línea de trabajo muy similar a la de otro gran demonio: Asmodeus. Siendo éste el padre de Magnus, es normal que el nuevo gran warlock de Nueva York se crea que Magnus está resentido por haber perdido su trabajo y haya orquestado todo el numerito en su fiesta de presentación.

Magnus y Alec encuentran una solución muy poco popular en el instituto para detener la oleada de magia negra que está interfiriendo en los poderes de los warlocks, ya que se corre el riesgo de destruir toda la sede de los cazadores de sombras. Por segundos son capaces de detener el ritual que se estaba celebrando en el inframundo, pero no ha sido suficiente. Por lo visto como no han conseguido destruir el altar de piedra donde la madre de Sebastian (AKA Lilith) estaba realizando sus sacrificios, así que sus planes siguen viento en popa y a toda vela.

Por su parte Jace decide que tiene que hacer algo o Clary acabará cortando con él. Piensa que quizás llevándosela a una cita tradicional se la ganaría, pero todo acaba en follón. Al llamar a Simon para pedirle consejos de restaurantes corres el riesgo de una cita doble, y como no, tiene que haber salseo. ¡Gran momento para descubrir que Jace y Maia se enrrollaron! Chico, ¿no habría sido más fácil decirle que cada noche sueñas que la matas y tienes miedo de tocarla ahora?

Y por fin descubrimos que narices es la marca que le hizo la reina Seelie a Simon en todo el medio de la frente. Bueno, muy claro a mí que no me he leído los libros no me ha quedado, pero supongo que lo irán desarrollando en los próximos capítulos. Hasta ahora lo que si sabemos es que los hombres lobos quieren echarle de su zona, y en una de éstas que van buscando follón tan solo de ir a protegerse a sí mismo lanza una especie de onda expansiva que deja K.O en el suelo a más de uno. No sabemos si al final va a ser algo bueno o no, pero de momento parece ser una ventaja para nuestro vampiro.

¿Que habrá pasado con Raphael y su secreto? ¿Cual será el próximo golpe de Lilith? ¿Será verdad que algo se cuece entre Luke e Izzy? Estaremos muy alerta.

¡Nos leemos pronto, Seriéfilos!

(Visited 25 times, 1 visits today)

Autor entrada: NuriaRangelG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *