Shadowhunters 2×16 y 2×17

¡Hola Cazadores! Shadowhunters ha decidido dar una patadita a los libros y centrarse en otras tramas de las cuales no nos quejamos. Pero tengo muchas preguntas respecto a Sebastian, Simon, Maia y ESPECIALMENTE MALEC. Paul Wesley (Stefan Salvatore en The Vampire Diaries) encima ha dirigido un episodio con muchos feels. Seguid leyendo para fangirlear conmigo y los dos episodios.

En Shadowhunters 2×16: Day of Atonement, Sebastian tiene a Valentine en una cabaña en lo que descubrimos que es Idris. Vemos interactuar a Sebastian con Valentine y nos preguntamos qué está pasando como una vez más en esta serie.

Descubrimos algo que nos llevamos oliendo desde hace tiempo, que Sebastian es un poco rarito y no quién dice ser. Y confiesa ser el hijo de Valentine. El de verdad. The true shit. El auténtico e incomparable Jonathan Christopher Morgenstern, quien por lo visto era tan malo malísimo de pequeño que el padre del año (Valentine) lo mandó a Edom, un reino del infierno y allí fue torturado por Azazel, quien después le ofreció un trato a Jonathan/Sebas.

¿Soy la única que en verdad entiende un poco a Sebas? El pobre fue torturado desde pequeño y no conoce ningún tipo de amor. Que alguien le abrace, por favor. Por otra parte descubrimos que Sebas no quiere los instrumentos mortales, sino un poco de cariño y atención por parte de papi (Freud, ¿alguien?). Así que a pesar de que Valentine parece que no tiene nada que ofrecer, al ser atacado por la espada mortal (SORPRESA, NO ESTABA EN MANOS DE LA CLAVE), sólo puede decir la verdad, y esta es que siempre consideró a Sebas/Joni, su mejor creación. Y BAM, se lo ha ganado. Tiene a Sebas en el bote.

(Más sobre este drama en 2×17)

Para terminar con Valentine y Sebas, les vemos al final del capítulo cenando juntos, siendo casi una familia y nos duele un poco el corazón la verdad. Este muchacho ansioso de amor se va a llevar una patada en la nuca y lo sabemos todos.

Todos nos preguntamos qué está pasando con Simon. No os preocupes niños  míos. Simon está siendo cuidado y atendido por una adorable y simpatiquísima Maia. Que mira que ha intentado matar a todo el mundo un par de veces (incluyendo Clary) y se ha liado con Jace (aparte de pegarle un puño, yas). Y aún así, esta chica tiene un lugar especial en nuestro corazón. Tanto que ayuda a Simon a salir de su depresión post-beso corte Seelie y va a una cena familiar con los Lewis.

Abuela Lewis approves

Queremos saber más del pasado de Maia, que parece un misterio que irán revelando poco a poco. Pero mientras nos concentramos en la trama que se desarrolla en el Instituto de NY. ¿Adivinad quién ha vuelto a casa por navidad y no va a ser el padre del año? Yep, ROBERT LIGHTWOOD IN DA HOUSE.

Robert básicamente está ahí para sacarnos de nuestras casillas por la forma en la que manipula a Alec, Max y al resto de personas en el isntituto. Menos mal que Izzy y Jace no se dejan vapulear. Pero mi pobre Alec… Descubre que la Clave no tiene la espada mortal (DUH, LO VIMOS TODOS DESDE NUESTRAS CASAS QUE SEBAS SE LA LLEVABA no lo vas a ver tú que estabas en el parque de la pelea) y Alec aún así no sabe muy bien cómo actuar. Pero que no decaiga porque queremos saber si la relación de Clace va a alguna parte. Y la respuesta es por supuesto que no. Pensemos que Clary ha estado pity partying por Simon como es normal.

Esto no impide a Jace, como buen Shadowhunter, seguirla un poco cual perrito perdido, ¿y quién es capaz de negarse a esa mandíbula lista para cortar lonchas de jamón del bueno? Así que Clace forma equipo y van a Idris a través de un portal que Clary crea de la nada a través de una runa. Esto, señores, es algo que nunca se ha visto antes y cuando los Lightwood lo averiguan porque Alec siente que algo no va bien con su parabatai, están PISCUETOS.

Isabelle va como cabecilla de avanzada para buscarlos y advertirlos que beber agua del Lago Lyn, que es donde han llegado puede tener graves consecuencias. Pero ¿cuáles? NI IDEA. ¿Nos lo dice alguien? NO. Para resumiros y pasar a la chicha interesante: Jace y Clary llegan al lago justo entrando por la puerta grande, es decir, cayendo directamente al agua, y cuando salen se pierden en el bosque y ninguno lleva estela. Sorpresa, sorpresa.

No sólo eso, sino que Clary ve a Ithuriel. Ese ángel pochino que Jace y Clary liberaron una vez. PUES YA NO ESTÁ TAN POCHINO SEÑORES.

Daddy Ithuriel

En fin, Ithuriel le dice a Clary que Jonathan está vivo así que ella se echa a correr por el bosque buscando a Jace. Al mismo tiempo Izzy encuentra a Jace y le advierte que si Clary ha bebido mucha agua del lago se le borrarán todos los recuerdos. MALO, MALO. Así que cuando la encuentran, completamente desorientada, Izzy intenta usar la estela. Clary es demasiado buena luchadora incluso aunque no se acuerde, sólo por instinto y consigue arrebatar la estela de Izzy y destrozarla. Y aquí es cuando los feels atacan. Jace consigue inmobilizar a Clary abrazandola por la espalda y consigue activar una runa sin estela, y sus ojos brillando está iluminando mi futuro señores.

Cuando vuelven al instituto Clary recuerda las palabras de Ithuriel sobre Jonathan estando vivo. Y entonces cae en la cuenta: no estaba hablando de Jace, sino de su hermano, el de verdad.

Lo cual nos lleva al siguiente episodio, 2×17: A Dark Reflection. Clary va a intentar rastrear a Jonathan con la cajita de madera que su madre guardaba con el mechón de pelo del niño. Pero cuando va a abrir la caja, resulta que alguien ha pensado ya en eso y se lo ha llevado.

Por otra parte, Valentine y Sebastian quieren resucitar al ángel Raziel, o sea, el Ángel. Y para ello necesitan los instrumentos mortales. Usan a Cleophas para activar la espada pero no consiguen mucho más que rastrear a un brujo que tiene un tatuaje con una especie de mapa hasta el espejo mortal. Pero este brujo no se dejó atrapar por Valen y Sebas, sino que se sacrificó para mantener el secreto a salvo.

Poco después aparece Dot (¿os acordáis de ella?), porque por lo visto el tatuaje es transferible. Es un regalito de Jocelyn, la madre de Clary, para proteger el espejo. Así que están todos en busca del espejo. Pero no es tan aburrido como parece. Mientras unos trabajan otros tienen cenita romántica de langostinos como Malec.

Y otros intentan ligar sin tener mucho éxito como Simon:

Mientras, los Shadowhunters que trabajan de verdad rastrean el asesino del brujo y descubren que posiblemente haya sido Jonathan y Valentine. Aquí Clary decide romper una lanza a favor de Jonathan porque el muchacho es su hermano y a lo mejor no sabe que está siendo manipulado. Y Sebastian (o sea Joni en otro cuerpo) también está allí y está todo emosionao con su hermanita.

Evidentemente averiguan donde está el espejo mortal.

Y cuando llegan nada más y nada menos que Joni se aparece en su cuerpo deforme de demonio e intenta deternerlos. Clary que es la única a quien no ha atacado intenta charlar con él. “Oye, buen mozo, no te dejes influenciar por Valentine y vente pacá conmigo que te ayude, pishita.”

¿No? Oh well. Clary huye con el espejo mortal. Y os preguntáis cómo Sebas los encontró. Pues bien, fue a ver a Clary y le cogió una goma del pelo de su cuarto. Pero no sólo eso. Sino que le dice algo a Clary como, “ay mira buena moza, que yo estoy aquí para ayudarte”. Yo supongo que es su forma más cercana a confesar que es su hermano y que agradece que aún tenga fe en que no es malo malísimo. Y para demostrarlo LA BESA. BESA A SU HERMANA EN LOS LABIOS NIÑO QUÉ TE PASA A TI.

¿Me escucháis gritar de grima desde vuestras casas?

Mientras en el paraíso Malec hay problemas porque Alec no le contó a Magnus que la Clave en verdad no tenía la espada mortal y ahora parece que se va a aliar con las hadas, nada más y nada menos que con la Reina Seelie por despecho.

Clary tiene visiones de un lago y de unos cuchillos que intentan atacarla. Maia visita a Simon y a confesarle que lo ha pasado mal antes así que que se lo tomen despacito. Y Max cumpliendo el entrenamiento necesario para comenzar a ir a misiones. Izzy no está nada contenta pero se va a tener que acostumbrar porque Max ya no es un niño. Y encima el primero de su clase. Sin embargo el episodio acaba para mal. Max, con sus grandes habilidades rastreadoras, encuentra un cabello al fondo de la caja de Jonathan Christopher Morgenstern y ¿hasta quién lo rastrea? Sip, hasta Sebastian, dentro del instituto… CHAN CHAN

Qué está pasando en Shadowhunters, señores.

Aunque no parezca que ha pasado mucho de FEELS en esto capítulos la trama ha adelantado tela marinera. De repente Simon ya no está sufriendo por Clary, Jace no está persiguiendo a Clary más, Malec tienen problemas, Valentine está suelto, Luke sigue sin pinchar ni cortar y encima tenemos a un Robert Lightwood en el Instituto que huele a pescadillo mires por donde lo mires.

Agarraos que vienen curvas, señores cazadores.

Preview del siguiente episodio aquí.

 

 

(Visited 146 times, 3 visits today)

Autor entrada: casstully

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *