Series tan malas que parecen una inocentada

Ahora me toca a mí. Si algo ha tenido este año, además de las series malas, es que la mayoría de nosotros hemos tenido muuuuuucho tiempo libre. Y como no, eso se ha traducido en muchas horas viendo series, ¿verdad? Si no ha sido así, ya te puedes ir ahora mismo de este blog, sangre sucia. Ya está aquí el Grinch de la navidad, pensaréis muchos. ¿Pero qué hay de esa gente que está a punto de empezar esa serie que lleva 3 años en pendients y ahora que tiene unos días libres decide ponerse a verla? ¿Es que nadie piensa en ellos?

Pues a eso vengo, queridos enfus. Os traigo unas cuantas series que, a mi juicio, no sirven ni para tener de fondo mientras haces otras cosas. Son series malas. Y es que para inocentada la que nos llevamos muchos al pulsar «Play» en nuestro navegador de confianza.

Snowpiercer

Siguiendo los pasos de la película, la serie nos lleva de vuelta a ese mundo distópico en el que los únicos supervivientes del planeta Tierra viven embutidos en un tren. La lucha de poder que se genera dentro es inminente: Mientras que los de alta clase viven con todas las comodidades que un tren puede ofrecer, que son muchas más de las que te puedas pensar a priori (como un camarote para ti solo), los pobres viven todos afinados en un solo vagón y con unas raciones de comida bastante escasas.

No es que la serie esté mal del todo, pero tiene un yo qué sé que qué sé yo, que hace que no llegue a empatizar con ningún personaje. Quizás la frialdad que demuestran los unos con los otros, o la escasez de tramas, o que estemos ante algo ya trilladísimo puesto en un contexto diferente, eso sí. No sé, no ha conseguido que la eche de menos, y no será por oportunidades que le he dado…

White Lines

Después del éxito de La Casa de Papel, Netflix quiso volver a apostar por Álex Pina para seguir trayendo bombazos a su plataforma de streaming. ¿Qué podía salir mal? Una serie sobre el narcotráfico, rodada en Ibiza, con un ritmo frenético, mucho sexo, mucha fiesta, mucha música electrónica… Pues bien, lo que ha faltado claramente es un buen guion. Porque la serie es un santo coñazo. A pesar de tener todos los ingredientes, seguir los pasos con precisión y cocer a buen ritmo, parece ser que lo que falla es la receta.

No llegas a empatizar con ningún personaje, todo es muy previsible, los pocos giros que tiene son infumables, las conversaciones son un aburrimiento… En definitiva, un desperdicio de horas para aquel que haya conseguido verla hasta el final.

Marianne

Mírala, decían. Es una buena serie de terror, insitían. Terror mi culo después de comerme un durum con salsa picante. Marianne es una serie con tintes oscuros, es verdad. Pero miedo miedo, lo que se dice miedo de no poder ir a mear de noche, poquito.

Recuerda mucho a Sé lo que hicisteis el último verano, salvando las distancias, obviamente. Tenemos un secreto del pasado, una vecina que se ha pasado con los pastis y la protagonista menos carismática de la historia de las series. Por muchas oportunidades que le di, no llegué a engancharme a la historia jamás, una pena.

Lovecraft Country

Continuamos con los dramas de terror. Lovecraft Country nos lleva al archiconocido universo de la saga de libros con el mismo nombre. Sirviendo de secuela de los mismos, seguimos los pasos de Atticus Freeman, en busca de su padre, Montrose. A él se suman su tío George, en busca de aventuras y Leti, una amiga de la infancia que aún busca su sitio en el mundo.

A pesar de tener un arranque bastante decente, poco a poco la serie va a menos. Puede ser que esté muy enfocada a los lectores de la saga (yo no he leído ninguno de los libros), pero la sensación de no enterarte de nada es continua en esta serie. Se dan muchas cosas por hecho y la historia no acaba de despegar en los primeros compases de la serie. Una pena, pues pintaba muy bien.

xHoxB

No estaba seguro 100% de meterla en esta lista, pues entretenida es, las cosas como son. Pero se me hizo muy repetitiva al final. Quizás esperaba mucho más a raíz de ver el tráiler, que me flipó. O quizás el verla del tirón no fue buena idea, pero lo cierto es que xHoxB se deja ver. Tienes cosas buenas, es divertida a ratos y algunos momentos que te quedas en plan WTF, pero también muchas malas y absurdas. Es un quiero y no puedo.

Además, los chistes se suceden a cascoporro, demasiados y muy trillados algunos, en mi opinión. Lo poco gusta y lo mucho cansa. Esa podría ser la definición de esta serie. Pese a estar plagada de clichés y tener a la fea lista y a la rubia tonta, la verdad es que si te gusta el mamarracheo y las series que se cagan en la puta vida de el de al lado cada 2×3, te la podría a llegar a recomendar… Eso sí, pa tenerla de fondo.


Recordad que ahora podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Paco

Productor audiovisual cuando me dejan, seriéfilo 24/7. Me gustaría escribir más, pero siempre lo dejo para mañana. Lost es mi religión y a quién le pique que se "arrasque". Littlefinger deserved better.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Series tan malas que parecen una inocentada

de Paco Tiempo de lectura: 4 min
0