Series: altamente contagiosas

¿Recuerdas aquella época en la que cuando decías «yo soy más de series» te miraban raro? Por suerte con los años, y gracias a la época de oro de la televisión, eso ha ido cambiando. Nos vamos a decir que ahora el raro sea el que no ve series… bueno sí, lo vamos a decir. Porque las series se han vuelto altamente contagiosas.

No lo decimos nosotros, lo dicen las cifras. La edad de oro de la televisión parece no tocar techo. Y es que desde el año 2010 el número de producciones audiovisuales ha ido en aumento año tras año. Probablemente algunos de los principales motivos de que esto esté ocurriendo es las facilidades que han ido apareciendo para consumir las series. Y no hablamos solo de las plataformas de streaming (que tienen la mayoría del mérito). Ni siquiera los canales de TV se están comportando como a principios de la pasada década. Ellos son los primeros en ofrecer facilidades a sus espectadores para ver su contenido (páginas webs, apps…), además que la audiencia directa ya no es tan importante como hace años.

Resultado de imagen de netflix

Se esperaba (o creía) que sobre 2017 el número de producciones pararía de crecer por primera vez. Sin embargo no solo aumentó ese año, sino también los siguientes. No es de extrañar sabiendo que prácticamente cada año se lanza al menos una gran nueva plataforma de streaming (Apple TV+ (2019), Disney+ (2019), HBO Max (2020)…). Es probable que tardemos algunos años más en ver como el número de producciones se estanca o mengua. Puede que sea entonces, cuando nos encontremos con el boom de la burbuja seriéfila.

Producciones por año (USA)

2010: 216

2011: 266 (+50)

2012: 288 (+22)

2013: 349 (+61)

2014: 376 (+27)

2015: 409 (+33)

2016: 455 (+46)

2017: 487 (+2)

2018: 495 (+8)

2019: 532 (+37)

SERIES: ALTAMENTE CONTAGIOSAS

Ahora todo el mundo es capaz de encontrar algún tipo de serie que encaje a la perfección en sus gustos. Es lo bueno de que el número de producciones sea tan alto, se ha diversificado la demanda. Hace años una serie se centraba en una audiencia en concreto o trataba de abarcar más de un grupo. Sin embargo, ahora hay series para cada tipo de audiencia: jóvenes, adultos, por géneros, por colectivos… Es imposible creer a alguien si dice que no encuentra una serie que le guste. Es casi imposible. A menudo me hablan de alguna serie de la que no he oído hablar en mi vida. Habrá otras tantas de las que jamás escuche nada y sin embargo, ahí están.

Además ver series «está de moda». Ya no es socialmente raro, puedes verlas en cualquier lugar, aprender con ellas, sirven para conocer gente y relacionarte con otras personas y la lista sigue. Por eso mismo las series son altamente contagiosas como si de un virus se tratase. Lo único malo de este «virus» es que cuando entras, es muy probable que no encuentres salida.

Hoy en día nos da para crear una secta en torno a las series (CLICK EN LA IMAGEN)

¿Cuánto va a durar esto? Pues como no lo sabemos, será mejor que lo aprovechemos. Lo que está claro es que ahora les cuesta más destacar a las series. Antes era muy fácil que hubiera consenso en series que todo el mundo había visto, ahora, una serie que para algunos es una imprescindible, para otros ni siquiera existe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: