‘Scenes from a Marriage’, un drama matrimonial

En julio HBO mostró el primer tráiler de la miniserie de Scenes from a Marriage y no causó gran impresión en mí. No me llamaba expresamente la atención pero iba a verlo porque estaba protagonizado por Jessica Chastain y Oscar Isaac. La temática de un drama que gira alrededor de un matrimonio no era lo mío, pero allá que fui. Finalmente, a mediados de septiembre se estrenó el primer episodio y qué equivocado estaba. Scenes from a Marriage, un drama matrimonial que me encandiló de principio a fin y que se ha convertido en la mejor serie que llevo de año.

Esta miniserie de cinco episodios se trata de un remake de la obra de Ingmar Bergman de 1973 y nos narra la relación matrimonial entre Mira (Jessica Chastain) y Jonathan (Oscar Isaac). Él, profesor de filosofía, asmático y judío ortodoxo y ella, madre, vicepresidenta de una compañía y esposa. Todo aparenta normalidad, un equilibrio calculado y perfecto que les ha permitido estar casados toda una década de felicidad. Todo se mantiene en harmonía hasta que cae el detonante, la bomba que (por spoiler no vamos a comentar) pone en marcha la debacle de la pareja. Ya no hay felicidad; hay asco. El desprecio comienza a hacerse hueco en ambos. La toxicidad y el daño son los nuevos inquilinos de esa casa que comparten y, personalmente, todo me parece maravilloso.

Tanto Jessica como Oscar bordan sus papeles. Entiendes sus motivaciones, aunque no las compartas, sus deseos, impulsos y miedos. Mira tiene historial de relaciones abusivas y al principio está cohibida, se niega a hablar de sus miedos y de lo que la perturba. Jonathan no ha tenido otra relación sentimental debido a su pasado ortodoxo y teme la soledad, la dependencia matrimonial es indispensable para su estabilidad emocional. Las interpretaciones son una gozada, tanto la forma de expresarse como no verbal. Aquí las miradas no matan pero sí gritan «si pudiera te jodía la vida entera».

Una cosa es cómo comienzan los personajes y otra distinta cómo acaban. Después del detonante, comienzan a surgir las peleas. El rencor por hechos pasados vuelve a Jonathan contra Mira y el deseo nubla a ella olvidándose de su hija. Una relación que se retuerce, se estira y se afloja con unas interpretaciones que huelen a Emmy. Tiempo al tiempo. Y es que me encanta lo complicado y tóxico que es este matrimonio, que a pesar de querer firmar los papeles del divorcio siempre queda ese pellizco de pasión hacia el otro, que nos hace girar la vista atrás. El recuerdo de un momento mejor tira hacia nosotros y nos hace desear volver a ese momento. Lo superponemos al presente, nos engañamos durante un instante y nos olvidamos del montón de mierda que hay que firmar. Luego viene la rabia impulsiva, los llantos, los golpes y, finalmente, el silencio.

Una serie que me pensaba que iba a pasar sin pena ni gloria pero que ha superado a otras series de este año como Midnight Mass (en lo personal, repito). Ved Scenes from a Marriage si queréis una historia contemporánea sobre un matrimonio en declive, echarse los trastos a la cara o si simplemente queréis ver un desnudo frontal de Oscar Isaac.

Recordad que ahora podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Rubén

Si no echo bilis y le saco puntilla a todo lo que veo no me quedo tranquilo. Dejo series a medias y no me arrepiento de nada. Comiquero, gamer y procrastinador a tiempo parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

‘Scenes from a Marriage’, un drama matrimonial

de Rubén Tiempo de lectura: 2 min