Ross de Friends, ¿ha envejecido mal?

¡Muy buenas, mis Seriéfil@s! Si hace unas semanas os traje un artículo echando pestes de un personaje actual como es Javier, protagonista de El Vecino, hoy vengo a hacerlo de uno que ya tiene unos cuantos años de más. Friends, esa mítica serie estrenada allá por 1994 tenía entre sus personajes a Ross Geller, un personaje que en su momento era bastante querido y ahora…quizá ya no tanto y por algunos motivos habrá ocurrido esto. Desde mi punto de vista, vamos a ver por qué Ross de Friends ha envejecido tan mal.


No es de extrañar que Friends sea la serie por excelencia para muchos motivos: momentos icónicos, cameos, gags y personajes identificables. Hoy en día esta serie sigue siendo explotada, ya sea por su actual veinticinco aniversario (que el merchandising da siempre unas perrillas) como nostalgia, y es que muchas sitcoms han pasado por esto años pero ni Cómo conocía a vuestra madre llegó a su nivel. Y el que me lleve la contraria no pasa nada nos batimos en duelo a ver quién lleva razón.

Friends está en el corazón de muchos, sí, pero hay alguien en concreto del que quizá nos hemos distanciado un poco más con el paso del tiempo y ese es nuestro querido Ross Geller. Si volviésemos atrás en el tiempo a los maravillosos años 90 y viésemos por primera vez la serie, este personaje nos parecería atento, romántico y un modelo a seguir a grandes rasgos. Pero si lo vemos actualmente es todo lo opuesto: controlador, machista y tóxico.

Todos recordamos ese capítulo en el que Rachel está a tope de trabajo y debe quedarse en la oficina, momento ideal para Ross para ir allí y celebrar su aniversario solo para enmascarar su inseguridad y celos. O aquel episodio en el que se niega a contratar un niñero porque es un trabajo «femenino». O el peor de todos, que hace que Rachel renuncie a su gran trabajo en París por estar con él.

La lista sigue y sigue y actualmente hacemos una mueca de asco cada vez que este personaje aparece en escena y dice alguna burrada. Pero ¿el personaje ha envejecido mal o somos nosotros? Sí y no, un poquito de ambas.

Hay que tener en cuenta la época ante todo. La serie comenzó su emisión hace un cuarto de siglo y nuestra sociedad a la de aquellos tiempos ha dado un giro de 180 grados en algunos temas (lo de que cualquier tiempo pasado fue mejor, nanai). Debemos ser conscientes de que si la sociedad de aquella época era machista y LGTBfóbica se proyecte en los productos de aquellos tiempos. Hecho que no solo salpica a Ross, si no a toda la serie en general. Sí, no debemos olvidar que Ross es un cretino, pero tampoco olvidemos el repudio que Chandler tiene hacia su padre trans (hasta que se resuelve), que Monica adelgazara por un despecho de Chandler o los momentos de celos de Rachel hacia algunas de las parejas de Ross.

Momentos que en su momento nos pudieron parecer divertidos se debe a que nos encontrábamos en un contexto distinto al que nos encotramos ahora. Incluso si esos mismos momentos resultan desternillantes sabemos que son una burrada y nos parecen tóxicos (yo lo siento mucho, pero ver a la novia de Ross calva solo porque una Rachel quiere que rompan me sigue pareciendo divertido aunque sé que la actitud de ella es horrible en ese aspecto).

En general sí podríamos decir que Ross ha envejecido mal, pero tampoco podemos olvidar que tanto él como Friends son un producto de su época y que ahora es normal que choquen unas tramas y momentos puntuales, pero eso no quita que entendiendo esto tan básico sea menos disfrutable. Teniendo ojo crítico a la par que la mente abierta será siempre una serie disfrutable durante muchísimo tiempo y que adoraremos siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: