POSE: ¿Por qué es necesaria?

Hoy toca hablar de esta serie, que aunque ya lleva un par de temporadas emitidas, acabé hace poco la primera y me ha sorprendido para bien. Pero tranquil@s, ¡sin spoilers!

Para quienes no estén familiarizados con Pose: es una serie de Ryan Murphy situada en los años 80, en plena epidemia del SIDA en EEUU (Nueva York). Y se centra en la vida de personas a quienes les afectaba esto de manera más directa, concretamente personas del colectivo LGTBI+, y en especial, a las mujeres transexuales.

Con el argumento ya podemos ver que se trata de un drama, y como tal, los personajes tienen sus problemas y pasan por situaciones muy complicadas. Y justo una de las partes fundamentales es que trata muy bien los diversos temas de los que habla, no es algo superficial, sino que logra construir una trama sólida y profunda, con momentos de reflexión.

Entre los más importantes tenemos los temas de la epidemia de SIDA en aquella época, que como hemos dicho estaba totalmente ligada al colectivo LGTBI+, y cómo es vivir con esta enfermedad que en esos momentos sabían que no iban a superar.

También habla de que los colectivos más discriminados vivían en la calle porque nadie les aceptaba, o que podían encontrarse sin una casa en la que dormir en un abrir y cerrar de ojos. Y de la doble moral, de cómo podían ser aceptados por una misma persona en ciertos contextos y en otros no (en el sexo bien, y en la prostitución, pero no para algo más serio).

Y a pesar de que los personajes pasan por todos estas situaciones y problemas debido a la discriminación que sufren por ser de estos colectivos, una de las cosas buenas, es que los personajes no se disculpan por ser quién son, y tampoco lo hace la serie por ellos. Sino que se aceptan, se quieren, y eso da gusto verlo representado en una pantalla.

Y esto nos lleva a la otra parte fundamental de la serie, la parte más alegre y el contrapunto a todo lo anterior: los discriminan, y por ello sólo se sienten aceptados y seguros entre ellos. Para ello están las «Madres» y las «Casas»: hay una mujer que les da hogar a jóvenes con pocos recursos y qué se encarga de cuidar de ellos, a cambio, ellos participan en concursos en nombre de su Casa.

Estos son los «Balls», concursos de estilo, moda y belleza que se disputan por las noches en un local preparado para ello. Estas partes son desfiles que están acompañados de música, bailes específicos y ropas extravagantes. Están presentados de manera que son el momento perfecto para que el espectador se lo pase bien. Y además, le haga ver que más que un concurso, es un refugio para ellos y es un lugar dónde pueden mostrarse cómo son.

The category is…realness!!!

Y otro aspecto a destacar es que aunque es muy importante la sexualidad y la identidad de cada uno de los personajes (pues es lo que marca su posición en el contexto sociocultural y marca las historias a las que se van a enfrentar), no nos deja sólo con esta capa superficial, sino que consigue profundizar en los personajes, dejándonos ver otras partes de ellos.

Por ejemplo, con Blanca Evangelista (MJ Rodriguez), que es una mujer transexual, nos metemos de lleno en su vida, vemos su capacidad de superar los obstáculos, de luchar por una misma y por los demás, de defender sus intereses. Y mientras logra todo esto, nos deja encariñarnos con ella, mostrándonos lo importante que es tratar bien a los demás y de apoyar a tus seres queridos.

En conclusión, esta no es sólo una serie de concursos de moda y estilo (los Balls), no es sólo un drama sobre la vida en los 80 con la epidemia de Sida, y no va únicamente de la discriminación. Pose va de todo eso, y de cómo está totalmente interrelacionado. Y consigue hacer una serie redonda, muy entretenida y que te hace plantearte algunas cuestiones sociales.

Pose es una serie que hacía falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: