Mr. Robot

Por qué nos encanta ‘Mr. Robot’

Hello friend.

Con estas palabras comenzaba Mr. Robot en el año 2015, y lo que vino a continuación fue uno de los mejores, si no el mejor, piloto de serie que he visto. Con ese episodio se dejaban claras sus intenciones, el tono que iba tener y qué camino iba a seguir. ¿Aún te preguntas por qué nos encanta ‘Mr. Robot‘?

Creada por Sam Esmail, se podría resumir el argumento en hackers que quieren derrotar a una de las más grandes corporaciones que dominan el mundo. Pero realmente, es quedarse muy corto. Además, lo que hace grande a esta serie es su gran guión y unos personajes muy bien detallados y con muchas capas (algunos más capas de las que podemos llegar a pensar en un primer momento). Que existan personajes y acciones que nos hagan replantearnos la dicotomía «bueno/malo» no es sorprendente a estas alturas, pero es este uno de los aspectos dónde destaca esta serie.

Aquí se juega esta dicotomía de manera habitual, pues estamos hablando de un hacker, Elliot (Rami Malek), que realiza acciones negativas para conseguir un resultado positivo (o que él considera positivo). El objetivo es acabar con el sistema tal y cómo lo conocemos.

NO TAN ALEJADA DE LA REALIDAD

Esta serie nos presenta una sociedad (como la nuestra) en la que todo está controlado por las corporaciones, dónde aceptamos vender nuestra intimidad a las empresas a cambio de utilizar sus servicios (como las redes sociales), y dónde trabajamos para poder vivir, porque es la única vía de tener las necesidades básicas cubiertas. Al final, el dinero y aquellos que más tienen, lo mueven todo, y somos sus esclavos. Que la serie sea tan realista y podamos ver el reflejo de nuestra sociedad en ella es lo que la hace tan interesante, y es una de las cosas que hace que te involucres en las decisiones y acciones de los personajes.

Una cosa queda clara: si realmente queremos atravesar esa barrera invisible entre nosotros y la libertad (no depender de una sociedad basada en el dinero), nunca podemos hacerlo cumpliendo las normas de esta sociedad, porque precisamente están puestas (e interiorizadas) para que esta barrera jamás se rompa.

Por si mismo Elliot ya representa ambas partes de la balanza entre el bien y el mal. Sin embargo Mr. Robot (Christian Slater) es el otro personaje que lo lleva realmente al extremo. Nos deja ver y cuestionarnos hasta dónde deberíamos estar dispuestos a llegar para conseguir un objetivo que creemos justo. Se nos muestran opciones que llegan fácilmente al extremo de lo moralmente no correcto, más allá de que sea ilegal. Por ejemplo, que entren en juego vidas de inocentes. Es una de esa opciones que te hacen plantearte si realmente es ese el camino a seguir y si todo vale solo porque la idea y objetivo son «buenos».

POR QUÉ NOS ENCANTA ‘MR. ROBOT’

Así pues, Mr. Robot no es sólo una serie de hackers y de complots. O de cómo los protagonistas luchan contra «los malos». Profundiza mucho más en las acciones de los personajes, en su psique, y que crea una historia que logra atraparte. Y este es uno de los muchos aciertos que tiene la serie. Ya que al final, que una serie te involucre es parte esencial de su éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: