Pequeñas joyas de Netflix I: You

La plataforma de contenido multimedia en línea no para de sumar títulos a su extenso catálogo. Y dentro del mismo hay muchos bombazos, pero también muchos más productos realmente decentes además de los que de siempre oímos hablar. Y así, reflexionando sobre ello, hemos creado esta sección. Hace un par de semanas, Steph ya nos trajo una recomendación recién salida del horno con The Umbrella Academy. Esta semana, por ser la primera, empezamos con la joya de la corona, You, el último bombazo de la gran N roja.

Punto de partida

Ay, las redes sociales. Creo que no hay persona humana que haya podido escapar de su canto de sirena. Facebook, Instagram, Twitter… todos hemos sido (y seguimos siendo) pasto de la atracción que supone generar contenido propio y subirlo a tu cuenta para ser admirado por tus seguidores. Cuanto más subes, más seguidores tienes. Y cuantos más seguidores tienes, más subes. El pez que se muerde la cola.

Pero no todo lo que reluce es oro y las redes sociales, ni mucho menos, son oro. Una vez subes una foto a internet, dejas de tener el control sobre ella y el uso que se puede dar por parte de otra persona. La información que das con tan solo una imagen puede ser mucha (qué haces, con quién, dónde y cuándo). El riesgo es real y no sólo puedes tener la mala suerte de encontrarte a una persona obsesiva (tampoco tenemos que alarmarnos) pero sí ser consciente del valor de tu imagen y la facilidad con que puede ser utilizada en malas manos para fines inapropiados.

Y desde este punto es desde el que parte You, la última gran revolución de Netflix. You sigue los pasos de un fantástico Penn Badgley (Gossip Girl) que se mete en la piel del psicópata Joseph, Joe para los amigos. Elizabeth Lail (Once upon a time) es Beck, la víctima de Joe. Pongámonos en situación. Joe regenta una librería en la ciudad de Nueva York y allí es donde conoce a Beck, una joven escritora con ganas de comerse el mundo. El flechazo es instantáneo y sólo le basta el nombre de la joven promesa para averiguar todo lo necesario sobre ella.

Joe empieza su juego

En tan solo unos minutos, Joe es capaz de encontrar dónde vive, de qué trabaja, quiénes son sus amigos y a qué dedica su tiempo libre. Y todo por unas fotos inocentes en las rrss. A partir de entonces es cuando la obsesión de Joe empieza a dominar su cerebro: se convierte en un stalker profesional. Tanto que da hasta miedo. Cuando ella va, él ya ha vuelto. Se adelanta a los acontecimientos y crea situaciones para verse con ella. Hasta tal punto que empieza a desarrollar una idealización de Beck enfermiza. Beck es su princesa en el castillo, y él la va a proteger cueste lo que cueste.

Dualidad moral

Pero Joe no es un psicópata al uso. Él intenta por todos los medios no tener que llegar a situaciones límite. No disfruta haciendo daño, sino que siente que debe hacerlo. Todo tiene sentido dentro de su cabeza. Consigue encajar todas las piezas del puzzle para justificar sus actos y, además, engañar a los demás con su apariencia angelical. Pero no todo será un camino de rosas durante su relación con Beck. Diferentes obstáculos se presentarán en su plan, uno de ellos tiene nombre propio: Peach. Shay Mitchell (Pretty Little liars) se mete en el papel de mejor amiga de Beck y grano en el culo antítesis de Joe.

También hay que tener en cuenta la profundidad de estos personajes que nos trae You. Además del excelente trabajo de Badgley, encontraremos a una gran Beck que, a través de la máscara de chica frágil y tonta, hallaremos  a una mujer madura, suspicaz y luchadora que hará lo imposible para salirse con la suya. Los secundarios tampoco se quedan atrás y cada uno de ellos está pensado y estudiado a la perfección, mención especial a mi tocayo Paco, el único niño no ahostiable ser de luz de la ficción actual. Incluso las localizaciones tienen un porqué: desde la casa de ella (sin cortinas, vaya) hasta la librería con su sótano y su habitáculo especial tienen sentido dentro de la trama

En resumen…

Seamos claros, la trama principal no es nada que no hayamos visto ya (chico conoce a chica, se obsesiona y se le va la olla). Pero interesante es la manera en la que está contada la historia: desde las intervenciones de Joe en plano subjetivo, ahondándonos en lo más profundo de su cerebro, acompañadas de ese uso de las herramientas que tiene al abasto, y le hacen ser consciente de todo lo que le sucede a Beck en su vida, hasta el recurso de la intervención de los personajes secundarios, de manera excepcional, que hace que la trama avance y no sean meros espectadores del drama principal.

Más de 40 millones de espectadores en todo el mundo la avalan como uno de los pelotazos más bestias del canal de streaming de la N mayúscula (obviamente, ha sido renovada por una segunda temporada). Y no es de extrañar: You te atrapa desde el primer momento y te deja con ganas de más. Ese dramatismo psicológico con tintes un tanto oscuros hace que consumas compulsivamente hasta devorar esta pequeña joya del mundo seriéfilo. Si guardas un buen recuerdo de series como Dexter, definitivamente ésta es tu serie.

Os dejo por aquí el tráiler.

Autor entrada: Paco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *