Outlander 4×10: The Deep Heart's Core

Año nuevo, ¿vida nueva? Ni los pájaros ni las abejas podrían haber previsto el lanzamiento oficial de cuchillos de »The Deep Heart’s Core». ¿Preparados para destripe? ¡Bienvenidos al drama Cerro Fraser!

Did you ken the man?

(Starz/Movistar+)

Abrimos el episodio con una conversación que no dejará indiferente a nadie. Jamie le cuenta a Brianna que sabe lo que le ocurrió y su embarazo. Tras lo acontecido se sigue culpando a sí misma y cree que debería haber luchado más. Piensa que fue una cobarde. Pero fue una completa valiente, SOBREVIVIÓ. Y nada es culpa suya. No podía haber hecho nada distinto para cambiar las cosas.

Cuando Jamie se da cuenta de que las palabras no sirven para hacérselo entender, pasa a la acción. Él ha sido víctima de violación. Sabe lo que siente Bree, esa impotencia, esa rabia contra ti mismo, ese autodesprecio por no luchar, esa vergüenza. Y le demuestra a Bree que no debe sentir ninguna de esas cosas. La lleva al límite, tanto que le hace daño con sus palabras. Pero le enseña y la hace admitir que por mucho que hubiese intentado resistirse todo habría sucedido igual.

Parece que las palabras de su Da surten efecto, pues por fin se da cuenta de que está viva, sobrevivió y tiene un apoyo importante a su lado para salir adelante: su familia. Este regalo inesperado del highlander provoca que pueda respirar de nuevo, a sentirse como una superviviente en lugar de una víctima.

»It took courage not to fight»
(Starz/Movistar+)

Entonces hablan de la resistencia y de la venganza. Además, nos llama bastante la atención que Brianna supiera todo lo ocurrido con Black Jack en su tiempo. En su caso, dio su palabra de no resistirse, la cual cumplió a rajatabla. Sin embargo, eso no le convierte en menos víctima de un hecho tan vil.

La venganza es otro ingrediente de la conversación. Brianna quiere matar a Bonnet – y desde la redacción ya hemos preparado la escopeta-. Es lo que más desea en el mundo pero, si lo hace, ¿qué sucederá?. Su padre es el encargado de decirle que si bien la venganza por sangre proporciona un alivio oscuro y momentáneo, también se lleva parte de ti consigo. James estuvo empujado por ese mismo sentimiento respecto a Randall, matarlo significó liberarse de un gran peso a cambio del sacrificio de una parte de sí mismo. ¿Será mejor el remedio que la enfermedad? A la postre, nadie desearía eso para su prole. Jamie no desea que Brianna tenga que cargar con ese peso.

»I will travel thorugh time to tell him»

La intensidad de los traumas deriva en un momento bastante dulce en la relación entre ambos. En un momento particular, Jamie describe a su mujer de la misma forma que hacía Frank. Esto parece asentar un precedente en la americana, pues relaja y parece aceptar plenamente a su Da, igual que hizo con su madre en el capítulo anterior.

Reconoce ante su padre que Claire ya no está sola. Que está en su hogar, caminando junto al amor de su vida. Jamie le pregunta a Bree si le culpa. Al fin y al cabo, él sabe que Claire volvió porque lo amaba, dejando a Bree sola y todo los acontecimientos posteriores. Su respuesta nos deja con la peluca sobrevolando marte: todo ha merecido la pena.

Si hay un personaje que ha sufrido cambios bruscos en poco tiempo es Brianna. Perdió a su padre, luego a su madre (aunque voluntariamente). A posteriori, supo que había encontrado su camino y ella comenzó el suyo junto a Roger. Un giro del destino haría de viajara al pasado para prevenir la muerte de sus progenitores. No obstante, su sino estaría truncado con amor y desgracia al mismo tiempo, para terminar siendo violada y acabar embarazada y con su »marido» desaparecido en combate. ¿Ha merecido la pena tanto drama para llegar a este punto de la historia? Aquí las opiniones divergen bastante.

Por un lado, sabemos que por fin se siente más o menos realizada. Brianna soportó la pérdida de Claire, su viaje al pasado, su violación, su embarazo, pero siente que mereció la pena haberlo vivido. Para Bree, mereció la pena pagar ese precio para ver a sus padres juntos y conocer a su padre. Aquí le está diciendo claramente que no se arrepiente de nada y que se alegra de haberlo conocido. Es un paso vital para Bree decirle esto a Jamie y es un paso de gigante en su relación con su padre. En contrapunto, lo cortés no quita lo valiente. Una cosa es aceptar a su padre biológico y la felicidad de su madre y otra cosa es sentirse acompañado por el fantasma de la vejación de por vida. ¿Cuál es vuestra opinión al respecto?

It was a different situation

(Starz/Movistar+)

El embarazo de Brianna es una cuestión de tiempo. Por ese motivo, Claire decide poner las cartas sobre la mesa en referencia al estado de su hija. Está dispuesta a hacer lo necesario -incluyendo una ¿cirugía?- si esa es la decisión final de Bree. Por supuesto, no sabe lo que hacer, dado que puede ser tanto hijo de Bonnet como de Roger.

Nos ha gustado mucho que buscara la opinión de su madre al respecto, pero nos ha faltado un pequeño detalle: hubiera estado bien la mención a Faith y lo que significó para los Fraser la pérdida de su primogénita en París. ¿Acaso Brianna puede saber que su padre fue violentado por un ascendente de su padre pero no puede saber lo de su hermana? Error 404.

»I have to choose now»

Brianna admira a Claire. Es una mujer fuerte, compasiva, de buen corazón. Bree sabe que haría lo mejor para ella. Que su decisión sería la correcta. Pero debe ser ella misma quien decida sobre el bebé. La decisión de Bree es tremendamente valiente: tener a su hijo, sin importar quién sea su padre y ser totalmente sincera con Roger. Y tú, desde tu casa, estás aplaudiendo: ¿alguien dijo COMUNICACIÓN en esta pareja? ¡Viva Brianna Ellen Randall Fraser Beauchamp MacKenzie!

What did you do to him?

El refranero es muy sabio para muchas cosas, especialmente en lo referente a »se pilla antes a un mentiroso que a un cojo». El papel de Lizzie cada vez es más inútilmente inútil. En una conversación entre ambas tras una pesadilla, Brianna se da cuenta de que la persona enviada lejos por su padre fue Roger, no Bonnet. Y arde Troya.

Jamie tarda más bien poco en sumar dos más dos y darse cuenta de su error monumental y cuyo resultado es cinco cuanto menos. Para más inri, el gen Fraser de la metedura de pata llega a su máximo auge cuando de su boca sale una retahíla de palabras que dan a entender que Bree exageró todo lo que sucedió y que por eso él hizo lo que hizo. Por aquí ya estamos comprando unas zapatillas de ballet para mandarle a un baño de cualquier festival de música de puntillas.

Este vómito de improperios es el punto de inflexión para todos en la sala. Aquí nos identificamos con Murtagh huyendo sutilmente mientras los otros se lanzan cuchillos. Hasta entonces, ella había estado enfadada, pero había controlado su rabia porque entendía que todo había sido un malentendido. Para lo que nadie estaba preparado era para la cantidad de sandeces que Jamie suelta en treinta segundos. El bofetón de Bree en respuesta ha resonado hasta Kalamazoo.

You are nothing but a savage

Jaime le jura a Bree, como su padre, que le devolverá a Roger sano y salvo. Es más que una palabra de honor. Es un juramento a la sangre de su sangre. Pero ella niega que él sea su padre y le dice que su verdadero padre se llama Frank Randall, alguien que jamás hubiese dicho lo que él ha dicho.

Esto es como un cuchillo al rojo vivo que se hunde en el corazón de Jamie – y en el nuestro – por muchas razones. Hasta ese momento, habían empezado a construir una relación de padre e hija. Bree lo llamaba «Da» y empezaba a verlo como tal, con un vínculo creciente entre ambos. Aquí reniega de todo lo construido hasta del momento, así como de su relación padre-hija. La razón para esta reacción no se basa solamente en lo relativo a Roger, también en las duras palabras dirigidas hacia su persona.

»I gave my word not to fight—for your mother’s life—I’d do it again.» 

Además, el fantasma de Frank Randall es más largo de lo deseado por el escocés. La presencia del profesor en la vida de su mujer y su hija se produjo durante 20 años, fue el padre de Bree a efectos prácticos. La cosa empeora cuando Brianna menciona que Randall era un buen nombre y él sólo un salvaje.

La personalidad de Jamie es un punto en contra en este contexto. Él es capaz de morir por sus seres queridos pero también de matar por ellos. En su época, la venganza con sangre ante una ofensa o un daño es lo que hay que hacer. Y el honor es tremendamente importante. Él ama de forma feroz en todos los sentidos. Con todo su corazón y toda su alma. Y cuando le hacen daño a alguien que ama, no duda un segundo en devolver el golpe. Matando si es necesario. Hay algo oscuramente atrayente en eso.

(Starz/Movistar+)

Claire se mantiene en un segundo plano durante toda la pelea, hasta que el momento »salvaje» se produce. En los momentos más oscuros y vulnerables para su hija, ella es su pilar fundamental. Lo mismo sucede cuando todos están discutiendo cómo ir a por Roger y traerlo de vuelta. Se mantiene en un segundo plano hasta que se necesita de su intervención para darle algo de sentido a la discusión. De hecho, es interesante la forma en la que Bree insiste para que Claire vaya con Jaime e Ian. Necesita que ella vaya porque sabe perfectamente que es la única capaz de traer a Roger de vuelta, pues es la única cara conocida amigable de todo el Cerro aparte de la propia joven. Y también es la única capaz de traer de vuelta a su padre y Bree…lo necesita de vuelta.

Je suis prest?

El miedo al rechazo por parte de Brianna se ha ido haciendo hueco en Jamie desde que su hija apareció en pantalla. Así como la distancia de dos siglos entre ambos. Sabe que Bree es de otro tiempo. Un tiempo más fácil en el que ese estilo de resolver las cosas no existe. En otras palabras, ella está acostumbrada más al diálogo de Frank, alguien más sosegado y menos feroz cuando se trata de defender a sus seres queridos. Y él tenía miedo de que Bree no aceptara esa parte de él, que la asustara y lo considerara justo como ha dicho, como un salvaje y una mala persona. Como menos que Frank.

Ese miedo nunca fue un problema con Claire. Aunque ella es del futuro, es doctora, ha vivido una guerra, ha estado en un campo de batalla y ha visto el horror y el dolor en su máxima expresión. Sin embargo, Bree también viene de ese futuro, pero de un tiempo más sosegado donde los horrores que vivió su madre no son más que historias terribles pero no vivencias.

Por si fuera poco, la relación entre los Fraser está totalmente consolidada mientras que su relación con Bree es aún demasiado frágil. Por ello, Jaime temía que Bree supiera de ese lado más oscuro de él capaz de matar con sus propias manos. Temía que no lo aceptara. Y es ese temor lo que en gran parte, hace que Jamie le esconda a Bree lo que ha hecho. Las peores pesadillas del pelirrojo se hacen latentes cuando se ve comparado para mal con Frank, a la altura del betún de un salvaje aleatorio.

Cuando Ian decía que los Fraser eran más cabezones que una mula no iba nada desencaminado. Padre e hija han dicho cosas en caliente de la que luego se arrepentirán. Ambos se conocen y saben cómo hacer daño. Cabe aclarar que Jamie no considera lo ocurrido a su hija como una mentira o una exageración. Nadie que ha pasado por eso podría pensar de forma distinta. Brianna estaba comenzando a conectar con el highlander, pero en este instante quiere destrozarle para que se sienta igual de venido a menos que ella. Sabía perfectamente que comparándolo con Frank y eligiéndolo a él antes que a Jamie lo rompería.

Brianna tampoco lo ve como alguien salvaje y mala persona. Ella lo conoce. Por eso le hace prometer a Claire que no le dirá nada sobre Bonnet. Bree sabe que su padre iría a por él pero eso no la molesta. Sólo está preocupada por su bienestar y quiere protegerlo. Pero no ve mal que Jamie vaya a por Bonnet y lo mate. Es más, cuando Lizzie le confiesa que Jamie fue a por su violador y casi lo mata, Bree se muestra imperturbable. Hay un especie de pellizco en Bree porque quería ser ella quien lo hubiese hecho pero nada más. No considera a Jamie un salvaje o una mala persona por haberlo hecho. Incluso quería haberlo hecho ella misma. Y lo hubiese hecho. Sin mover un músculo. 

(Starz/Movistar+)

Por ello, vemos claro que ambos Fraser se dejan llevar más por su dolor y rabia que por lo que sienten y ambos se han destrozado. Palabra tras palabra. Ambos son iguales también en ese aspecto. Una puñalada duele menos que esta escena…

»I left him to God»
Mientras más primo, más me arrimo

El talento natural del joven Ian para fastidiarla va más allá de los límites conocidos por el ser humano. En primer momento decide callarse pero Brianna le da tal tortazo que juraríamos que la cabeza le da tres o cuatro vueltas seguidas. Esto precipita que Claire saque el anillo que Bree recuperó. Ahora ya todos saben que Stephen Bonnet es el violador de Bree.

Entonces sucede lo inevitable: Jamie se siente culpable. Él lo dejó escapar y se añade aún más peso a su culpa por ese hecho. Ese trago amargo lo está matando. Tanto que sólo puede tirar todo al suelo de la propia rabia y de as ganas de tener a Bonnet a su merced. Pero Bree lo para, ella tiene más derecho que él al estar enfadada.

Resulta curioso esto porque ella no quería que Jamie se sintiera culpable de haber dejado libre a Bonnet pero aquí Bree le impide dejar salir su frustración y su culpa. Como obligándole a tragársela y asumirla. 

Dejándose llevar de nuevo por su temperamento Fraser. Brianna realmente no quiere que su padre se sienta culpable por algo de lo que no tiene culpa. Es más, como le dijo a Ian en el episodio anterior, sabe que Jaime estaba haciendo lo que creyó mejor porque es una buena persona. Pero en este momento está tan enfadada que se deja llevar y le da igual todo. Quiere que su padre sufra. 

A man of his word

A partir de entonces, la relación entre ambos es más que tensa. Son también muy cabezones así que ninguno de los dos da ese paso para acercarse al otro. Bree no lo puede ni mirar a la cara y Jamie, avergonzado, intenta evitar sus ojos llenos de enfado y reproche. Cuando Jaime intenta disculparse de nuevo y jurarle una y otra vez que traerá a Roger de vuelta, Bree sólo le contesta que es algo que le debe. De hecho, se vuelve a dirigir a él como Jamie, no como »Da». A pesar de esto, y aunque ninguno lo acepte, se echan de menos. Aquí ya nos precipitamos de la vida y lloramos como buenas pencas que somos.

Esto se ve claro en la despedida. Cada uno parte hacia un lado y mientras Bree se despide efusivamente de Claire y se prometen volverse a ver antes de que el embarazo de Bree llegue a término, Jaime y Bree apenas se miran. Él le vuelve a prometer que se lo devolverá. Ella sabe que es más que una promesa. Es un juramento. Y su padre se toma muy en serio sus juramentos. Bree apenas lo despide con un gesto. Se echan de menos pero los dos están muy dolidos como para hacer lo que necesitan: echarse en brazos del otro.

La historia interminable

Claire también tiene temperamento para repartir. Está enfadada con su marido por esconderle todo lo relativo al intruso. De todos es sabido que las mentiras se descubren rápido y explotan en modo Hiroshima en esta familia. Jamie no dijo nada de lo que hizo dividido entre evitarle a Bree y a Claire un segundo pensamiento sobre ese hombre y el miedo de que Bree lo viera con otros ojos. Bree, por su parte, ocultó la verdad y le pidió a su madre que hiciera lo propio para proteger a su padre y evitar que algo así manchara los primeros pasos de su relación. Y, por último, Claire aceptó ocultarle todo a Jamie dividida entre lo que su conciencia le decía y lo que su hija le suplicaba. Si la comunicación fluyera de modo habitual, esto no hubiera sucedido.

Sin embargo, Jamie no aprende y vuelve a guardar en secreto que le ha encargado a Murtagh ir a por Bonnet. Y aquí definitivamente le damos a Jaime con la zapatilla, ¿qué acabamos de decir sobre los secretos y las buenas intenciones?

Esto seguro que también saldrá a la luz y suponemos que tendrá sus consecuencias aunque no tan graves como su último secreto. Puesto que Bree no estaba en contra de lo que hizo su padre si no en contra de a quién se lo hizo.

Colors of the wind

(Starz/Movistar+)

Hay un elemento que veníamos echando de menos desde 1234 y demos gracias al universo porque por fin Jocasta va a intentar encasquetarle River Run a Brianna en el próximo episodio. Un añadido algo peculiar a esta reunión es Murtagh (bendito sea este hombre), puesto que ha activado nuestro modo Cupido por sus interacciones con Jocasta.

En cuanto este par de ha puesto a recordar sus tiempos mozos en Leoch nuestras patatonas han podido respirar un poco después de tanto drama. La mención de Ellen y su historia compartida nos ha hecho tener esperanza en este dúo. ¿No podrían hacer una secuela con Ellen y Brian como protagonistas?

Si el roce hace el cariño, aquí ya estamos sacando las pamelas para la boda. Sería un enfoque muy interesante dado que Jocasta le es fiel a la Corona que le ha dado tantas alegrías y Murtagh es un líder buscado de los Reguladores. Vamos, un »Amor en los tiempos del sarampión» en toda regla.

En cuanto a Bree, el encuentro con Jocasta al principio ha sido frío. En su cabeza de Mackenzie ya estaba planeando hacer lo mismo que hizo con Jamie pero al saber que es una mujer las cosas son diferentes. Brianna tendría las mismas dificultades a las que ella misma tiene que enfrentarse. Y si algo no le gusta a un Mackenzie es que las cosas no salgan como estaban planeadas. Sin embargo, no pensamos que Jocasta vaya a en su empeño de volver a intentar la misma maniobra que utilizó con Jamie.

Todo cambia cuando Bree se acerca y Jocasta es capaz de palpar su cara. Nota en ella su parecido a su propia hermana, Ellen. La actitud de Jocasta da un giro completo. Alguien que se parezca tanto a su hermana y sea su familia merece toda su hospitalidad. Brianna puede respirar un poco más tranquila. Allí encuentra a salvo.

Hasta la fecha sabemos que el historiador fue vendido a una tribu itinerante, lo cual se traduce en que tienen que ir tras él para poder localizarle. Afortunadamente, logra escapar y se encuentra salvajemente con una piedra que nos suena demasiado. ¿EN SERIO?

Sentimos que esta pareja da un paso para delante y quinientos para detrás. No podemos culpar a Roger por querer irse. Además, el hecho de llevar las gemas que se quedó como pago por su trabajo precipita un poco bastante los acontecimientos. Su primer instinto es ir hacia as piedras para cruzar a su tiempo, al fin y al cabo, también ha tenido un tiempo complicado en América. ¿Cruzar o no cruzar? ¡Esa es la cuestión! Y EL FINAL DEL EPISODIO.

Nosotras apostamos a que Roger no vuelve a su tiempo. Algo debe de pasar. Quizá los indios lo atrapen antes. Quizá se arrepienta y retire la mano (en ese caso, nos tragaremos nuestras propias palabras con mucho gusto). Pero estamos convencidas de que a Roger aún le queda mucho por vivir en el siglo XVIII. ¿Pensáis lo mismo?

Y nosotras nos preguntamos, ¿qué necesidad había de hacer esto?. Comprendemos el sentido dramático de la escena, ese clímax final que te deja con la miel en los labios hasta dentro de una semana. Pero creemos que podían haberlo montado de otra forma. Por ejemplo, que su primer instinto fuera cruzar y cuando estuviera a punto de tocar las piedras el capítulo se cortara. Pues el instinto es una cosa…pero una decisión es otra y Roger al final de este episodio tomó una decisión. No elige a Bree. Una decisión comprensible por todo lo que había vivido pero creemos que bastante innecesaria y errónea para la construcción de la relación entre Brianna y Roger.

If not for hope

Tú huyendo de la cuesta de enero

¿Han vuelto vuestras pelucas a su sitio? No, ¿verdad? Lamentamos comunicar que el siguiente episodio garantiza una lluvia máxima de sentimientos encontrados. ¿Listos para sufrir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: