Mujeres Desesperadas no inventó el feminismo pero casi

Muchas veces me lo he preguntado, otras tantas he tenido la certeza pero realizar el correspondiente rewatch en pleno 2021 me ha hecho reafirmar todo lo que pensaba. Desperate Housewives (Mujeres Desesperadas) es sin duda alguna una de las mejores series emitidas a lo largo de la historia. En esta fría tarde de miércoles vengo a hablarte sobre cómo de adelantada a su tiempo fue la serie y de qué manera trabajó en la figura de la mujer en la televisión. Amigas, amigos… Mujeres Desesperadas no inventó el feminismo pero casi.

La serie creada por Marc Cherry (Why Women Kill) llegó a ABC en octubre del 2004. Por aquellos entonces un servidor solo tenía unos diez años recién cumplidos y aún no había descubierto el delicioso mundo de la ficción. Solo tuvieron que pasar algo más de ocho años para descubrir Mujeres Desesperadas y con ella, mi mayor vicio hasta la fecha, el consumo de indiscriminado de series.

Mujeres Desesperadas', la serie completa, llega a Amazon Prime

A simple vista podría parecer que estamos ante una serie más del montón pero nada más lejos de la realidad. Eva Longoria, Felicity Huffman, Marcia Cross, Nicollette Sheridan y Teri Hatcher trabajaron durante ocho temporadas para mostrarnos lo mucho que teníamos que mejorar aún como sociedad. Que una serie de 2002 venga hasta nuestros días a decirnos «oye, marichocho, las cosas tienen que cambiar» pues da mucho que pensar.

En Mujeres Desesperadas las absolutas protagonistas eran ellas. La figura masculina estaba presente (tenía su correspondiente peso) pero simplemente como atrezzo. Algo secundario, como cuando decides comer o no pan con la comida. Ellas eran capaces de llevar el show por si solas y generar tal cantidad de tramas como para dar lugar a una ficción de una década de duración.

Las chicas de Wysteria Lane se embarran de lleno y nos relatan lo difícil que es ser una mujer en un mundo de hombres. El personaje de Lynette Scavo, interpretado por Felicity Huffman, muestra lo complicado que es conciliar la vida laboral, social y familiar, sobretodo si eres una mujer. Tener cinco hijos, y un marido holgazán, la lleva en muchas ocasiones a tomar medidas desesperadas para conseguir lidiar con su situación.

Gaby and Lynette uploaded by ᴠɪᴄᴛᴏʀɪᴀ on We Heart It

Lynette no solo lucha en numerosas ocasiones por disponer de un sueldo igual que al de sus compañeros hombres sino que en un momento dado decide invertir los roles de género en casa. Tras una de sus bajas por maternidad decide que es el momento de volver a tomar las riendas del mundo de los negocios. De este modo plantea que quizás es buen momento para que su marido cuide de la casa y de sus hijos. Que tras unas temporadas tomándose los cojones a dos manos, no está nada mal.

Por otro lado, Eva Longoria, interpretando a Gabrielle Solís es una lección constante. Aunque empieza aceptando su rol de esposa florero, pronto, emprende un viaje personal para comprender que estar sometida a quién tienes al lado no es la respuesta. Aprende lo importante que es disponer de libertad económica y, sobretodo, de opinión.

Del mismo modo, Bree Van De Kamp, interpretada por Marcia Cross, emprende un largo camino personal y emociona. Bree muestra lo duro que es ser mujer y criarse en el seno de una familia tradicional. La represión a la que se ve sometida junto a una educación machista, es el punto de partida. Para Bree no hay nada más emocionante que cocinar para su familia y mantenerlos contentos a base de realizar todas las labores del hogar. A fin de cuentas es lo que le han inculcado.

The pearl necklace Marie Antoinette Bree Van de Kamp / Bree Weston (Marcia  Cross) in Desperate Housewives S01E03 | Spotern

Esto pronto empieza a cambiar porque el personaje trata de deconstruirse a sí misma. Comienza a comprender lo importante que es llevar una vida paralela al hogar, que no todo tiene que ir ligado a la familia y que la figura del «hombre de la casa» está muy desfasada. Bree aprende a quererse mucho más de lo que lo hacía antes y también a disfrutar de una vida sexual sin tapujos.

Podría ser quizás el personaje que más cambia durante las ocho temporadas de la serie pero todas y cada una de las lecciones de vida que aprendemos con él nos parecen bellísimas.

Por otro lado, ¿qué decir del personaje de Nicollette Sheridan? Edie Britt no necesita ningún hombre a su lado para sacar adelante sus negocios o su vida personal. La rubia es una femme fatale de manual y tiene muy claro que la figura masculina no va a sacarle las castañas del fuego. Todo lo contrario a Susan, que muestra un perfil exacto de todo lo que no tienes que hacer en la vida. ¿Odiamos a Susan? Ni confirmamos, ni desmentimos.

Desperate Housewives: Susan and Edie, frenemies

En definitiva, Mujeres Desesperadas es una serie de, y para, mujeres fuertes y dispuestas a no hacerse pequeñas en este mundo patriarcal. Las cuatro amigas unen fuerzas para superar todos los obstáculos posibles. A pesar de ciertas peleas, malentendidos o engaños… La amistad sincera siempre triunfa independientemente de los altibajos. No como esas series que te venden la amistad como algo idílico a través de reuniones newyorkinas para tomar martinis. Punto.

Nuestras protagonistas dejan claro que ser amas de casa no tiene por qué ser sinónimo de vivir a la sombra de tu pareja, acatar todos los cánones establecidos por la sociedad o de disfrutar más haciendo la compra que teniendo una vida sexual de lo más activa. Ojalá en este 2021, como meta, nos propongamos acercarnos un poco más al concepto de feminismo que comenzaba a trazar la serie hace casi dos décadas.

Recordad que ahora podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Fran Luna

Cago, odio y me spoileo a partes iguales. Mi animal espiritual es Belén López Vázquez (3°B) y todo lo que sé sobre el amor lo aprendí gracias a Pasión de Gavilanes. Yo por mis series MA-TO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mujeres Desesperadas no inventó el feminismo pero casi

de Fran Luna Tiempo de lectura: 4 min
0