Arrow 6×18: Miedos

ARROW IS BACK!. Y de qué manera. Este episodio es de lo mejores de la temporada y de la serie. En él, hemos vuelto a explorar la mente y los mayores miedos de Oliver. A la vez, vemos cómo se siente realmente…y la decisión que eso le lleva a tomar. Volviendo, en muchos aspectos, a ser el Oliver de antes. Pero, como suele suceder en la vida real, para avanzar a veces hay que retroceder. ¡Vamos a analizarlo todo!.

AVISO SPOILERS SI NO HABÉIS VISTO EL 6×18 NO SIGÁIS LEYENDO Y RECORDAD QUE PODRÉIS DISFRUTAR DE ESTE EPISODIO EL 20 DE ABRIL A LAS 22:00 EN SYFY

Normalmente estructuro las críticas por puntos. Lo hago así porque el mismo episodio nos presenta distintos momentos y tramas a lo largo de él. Pero este capítulo es distinto y la crítica también lo será. En el 6×18 hay una historia realmente fusionada, desarrollada, fundamentada y tratada con inmenso cariño: Oliver. Su protagonista. Todo gira a su alrededor, todo nos muestra qué siente, a qué teme. Es imposible sacar distintos puntos de esto y no tratarlo como la unidad que es.

Pero antes, quiero hacer un apunte. Los escritores comenten muchos errores pero cuando hay que aplaudirles se les aplaude. Esta es una de esas ocasiones. Oliver es el principal protagonista y la serie ha enfrentado un nuevo reto en esta S6 en muchos aspectos. Ha evolucionado y cambiado y, con él, su protagonista. Necesitábamos este episodio, necesitábamos saber qué sentía Oliver ante este cambio. También necesitábamos que los escritores “hablaran” con nosotros. Porque eso es lo que han hecho en “Fundamentals”.

En muchas ocasiones del episodio, Chase – enorme Josh Segarra – decía frases que sonaban más a autocrítica que a tortura para Oliver. Veréis, vivimos en un tiempo que nos podemos “acercar” mucho a los responsables de nuestras series. Basta un solo tweet para decirles lo que pensamos. Bueno y malo. Y parece que no escuchan. Pero lo hacen. Sólo que no hablan con cada uno de nosotros a golpe de tweet. Prefieren dar un mensaje más global, que nos llegue a todos. Y lo hacen a través de su arte, la escritura, en medio de nuestra serie favorita.

Este episodio no ha sido sólo un capítulo centrado en Oliver y en sus miedos. Ha sido un mensaje. Los escritores saben que la serie ha cambiado a lo largo de los años. Que han cometido varios errores – hacer a Laurel BC con tan sólo cuatro clases de boxeo, por ejemplo -, incluido alejar el foco principal de Oliver en muchas ocasiones, meter a tantos personajes nuevos para luego proceder a destrozarlos, que Oliver a veces ha cambiado para mal – ejem, ejem, S5, ejem, ejem -…y han sabido reflejar esos hechos y miedos junto con los de Oliver en el episodio.

Está claro que los escritores no suelen enviar un mensaje tan claro. Pero cuando lo hacen, no pasa desapercibido. Nunca lo hace, reconozcámoslo. A lo largo de 23 episodios en cada temporada tenemos episodios como este, con una profundidad y un conocimiento de los personajes inmenso o como otros, donde somos incapaces de reconocer a los personajes. Pero los escritores y la serie no juegan a lo seguro. Lo apuestan todo. Juegan a todo o nada. Al riesgo.

Y es ese riesgo el que ha sido siempre una de las claves de su éxito. Al fin y al cabo, todos sabemos que cuando todo empezó tenían planeada una historia. Pero se arriesgaron con otra mucho mejor que conectó con la audiencia. Y aquí estamos, 6 años después y confirmado otro año más. Si no se hubiesen arriesgado quizás la serie ya no existiría. Quizás se hubiese marchado por la puerta de atrás. Pero se arriesgaron y aquí están. Incluso con un universo entero a sus espaldas.

El problema del riesgo es que a veces sale enormemente mal. Pero cuando sale bien, crean verdaderas obras de arte. El 6×18 episodio es prueba viva de ello. Este ha sido un año de adaptación. Como cuando sales al “mundo adulto” y no tienes ni idea de qué hacer con tu vida. Tanto los escritores como la audiencia nos hemos tenido que adaptar a un año donde no hay flashbacks y donde Oliver había superado sus años de infierno. Era un borrón y cuenta nueva y eso es difícil.

Empezar en una página en blanco es lo más difícil que se puede hacer. Esta S6 ha sido una página en blanco. Y ha habido varios borrones en ella. Los escritores están reconociéndolos e invitándonos a que todos encontremos una solución. ¿La solución es volver a lo básico de la S1?. ¿Qué es lo básico, lo que vimos en la S1 o en las posteriores?. ¿Es necesario todo un Team, nos basta con OTA u Oliver a solas puede con todo?. Este episodio ha reflexionado sobre todo ello y nos ha dado una respuesta. Aunque no la que ha surgido al final del episodio.

Una vez dicho esto – siento la parrafada pero creo que era necesario -, vamos a centrarnos en el episodio. El capítulo empieza con una escena de lucha brutal. Ha sido la lucha tipo S1. Oliver estaba solo y tenía en la mirada una determinación mortal. No iba a dudar en matar o torturar para conseguir lo que quería. Es…oscuro. Así lo conocimos. Embutido en el mismo traje, además. Ese traje…el simbolismo es importante. El traje ha ido cambiando a lo largo de los años como un símbolo de la evolución de Oliver. Que el traje que lleve en esta escena sea el de la S1 no es casualidad.

Es un traje de un momento solitario en su vida. Estaba solo, como ahora. Su misión era su principal objetivo, como en ese momento. Era un traje que ocultaba una parte oscura de él. Pero también lo protegía del exterior. Ese traje completaba la armadura que había construido en su corazón. En ese entonces, nadie lo conocía realmente, estaba alejado de todos. Y sólo debía preocuparse por sí mismo. Nada…le podía hacer daño cuando se colocaba esa capucha.

Ahora Oliver está en un momento donde una parte de su corazón está roto, porque ha perdido al Team que es su segunda familia. Inconscientemente, aquí Oliver se vuelve a refugiar en ese traje y en ese momento de su vida donde estaba protegido de cualquier daño emocional porque no tenía emociones. Es lo que necesita para no derrumbarse. Cuando la vida y las circunstancias nos superan, todos necesitamos un lugar seguro. Y ese lugar es distinto para cada uno. Para Oliver, ese refugio es la soledad de tiempos pasados.

Y eso es precisamente lo que desea Dragón. No es un villano especialmente potente y sus motivos son bastante simples. Pero siempre le gana la partida a Oliver. Y lo hace porque se ha metido dentro de su cabeza. Lo manipula de tal forma que poco a poco va perdiendo lo que más le importa. La alcaldía, su Team, su hermano…solo quedan Felicity y William. Y, dejándolo tan solo, le hace ir a una misión suicida y le hace llegar a la conclusión de que la decisión correcta es precisamente esa. La soledad. Es volver a poner una barrera entre su misión y su vida como Oliver. Y, si bien, como Oliver no puede vivir sin Felicity ni William, con su misión la cosa cambia. Está equivocado, pero eso lo analizaremos más tarde.

Richard ha conseguido eliminar a Oliver de la alcaldía. Ahora la ciudad está en venta y Oliver como GA corre más peligro que nunca. Lo tiene todo en contra, la policía, no tiene respaldo de nadie, Dragón va a ir a por él…incluso la legislación está en su contra. Watson formó parte importante de eso. Y, hablando de ella, me parece interesante que no haya querido ayudar a atrapar a dos delincuentes. Creía que sólo le importaba la justicia…pero no parece que sea así y es, cuanto menos, interesante.

Oliver y sus alucinaciones es el eje sobre el que gira todo el episodio. Todos sus miedos plasmados a la perfección en pantalla. Ha sido complicado diferenciar entre lo que había sucedido de verdad y lo que no. Al principio, pensé que todo era producto de la alucinación pero después me di cuenta que todo estaba mezclado. Para Oliver, al igual que el espectador, era realmente difícil diferenciar entre realidad y ficción. Nos hemos metido en su piel más que nunca.

Cada alucinación de Oliver es importante. Lo primero que ve es a Felicity dejándolo. Ya lo dijeron en el adelanto que pudimos ver días antes, esa es su peor pesadilla, si la pierde a ella…lo pierde todo. Sabe que el perder los nervios así con William y con ella ha sido horrible. Y que Felicity tenía razones para pedirle que se fuera. Pero esa escena se suma a ese miedo de que ella lo deje, como lo han hecho todos. Cuando ha visto que ella no llevaba el anillo de casada…eso lo ha derrumbado. Sin ella y sin William, no lo soportaría. Eso…lo mataría. Y es lo primero que ve, su mayor pesadilla echa realidad, delante de él.

Después de esa escena Oliver está tan hundido…solo sentado a solas en el búnker. Con los ojos inyectados en sangre, como si hubiese estado conteniendo las lágrimas porque temía no poder parar de llorar si empezaba. Aún así, Oliver no es un hombre que hable de lo que siente y es hasta que no puede más cuando se lo cuenta a Quentin. Madre mía, esa frase susurrada, como para sí mismo, esa pregunta lanzada al aire con voz rota “¿por qué todo el mundo me deja?” se me ha clavado como un puñal bien hondo en mi corazón. Solo quería abrazar a Oliver muy fuerte.

Quentin no lo abraza, si no que lo anima – es una joya de personaje cuando no está haciendo tonterías – y le deja claro que Felicity lo ama. No debe dudar de eso nunca. Lo que sea, se va a arreglar.

Es maravilloso que sea Quentin el que le de este consejo. Él es como un padre para Oliver y él como un hijo para Quentin. Han pasado por mucho juntos, como han dejado patente en este capítulo. Quentin vivió los tiempos del Encapuchado, los de Arrow y ahora los de GA. Ha visto en primera persona su cambio. Su evolución para mejor. Lo ha visto convertirse en un hombre completo. Feliz. Por eso, cuando va a su encuentro para evitar que cometa una tontería le duele volver a reconocer en él al Encapuchado y no al hombre en el que se ha convertido.

Tras Felicity, Oliver alucina con Chase. El primero de los villanos que lo llevó hasta tal límite que exteriorizó cosas que jamás pensó que podía decir en voz alta. Él lo acompaña durante todo el episodio visitando sus mayores arrepentimientos. Pero primero, cuando se pelean, Chase lo presiona para que acabe con él, igual que en la S5. Pero, al contrario de lo que sucedió entonces, está vez Oliver lo hace. Toma esa decisión de nuevo. Es como si anteriormente hubiera sido quizás demasiado Clemente y ahora demasiado radical y oscuro. Como dos extremos. El equilibrio es perfecto pero Oliver no está en ese punto y es un símbolo de lo que vemos a lo largo del episodio.

Además, Chase le deja claro que su mayor enemigo es él mismo. Tiene razón. Oliver siempre ha sido su mayor enemigo. El que más se culpa, el que más se machaca, el que más se aísla.

El ascensor del búnker lo lleva directamente a su antigua casa. En un punto donde estaba a punto de zarpar en el barco de su padre junto a Robert y Sara. Donde tenía a Laurel totalmente engañada. Y en esta escena se muestra claramente lo que siempre he pensado: Oliver nunca amó a Laurel. Solo se sentía culpable por lo que pasó. Se culpa por haber ido en ese barco con Sara. Por estarla engañando con su hermana y con otras. Se culpa por haberle destrozado un sueño romántico de amor perfecto. Perfecto pero irreal.

De hecho, Laurel representa la culpa para Oliver. Se culpa de lo que pasó entonces y se culpa de su muerte. De haberla dejado ser BC – de hecho, a parte de shade y autocrítica, lo que dice Chase es lo que piensa Oliver de verdad – y de que, como consecuencia, haya muerto. Pero, como él mismo dice, no fue su culpa, fue su decisión, sabía que ella lo iba a hacer igualmente solo…intentó ayudarla. Aunque no salió bien y se culpa por ello.

Laurel nunca representó otra cosa que culpa para Oliver cuando volvió de la isla. Y este episodio lo ha dejado cristalino.

A parte de Laurel, también está René. Oliver se siente mal y culpable por lo que sucedió. Sabe que lo estaba atacando pero su pregunta es ¿podría haberlo evitado?. ¿Debería haberlo evitado?. Se culpa por no haberlo hecho. Pero no se envuelve alrededor de su cabeza que todos tomamos nuestras propias decisiones. Ser BC o ir a por él fueron decisiones de Laurel y René respectivamente. Y sus decisiones tuvieron consecuencias. No es culpa de nadie más que de ellos mismos. Pero, de nuevo, la culpa es algo que Oliver conoce bien y desea proteger de lo que sea a sus seres queridos de tal forma que cuando algo sale mal, siente que les falló.

Tras la alucinación de Chase, Oliver ha alucinado consigo mismo. Con su yo Arrow. Una vez que todo el mundo, incluso Diggle, ha cuestionado su liderazgo y le ha repetido que ha abarcado demasiado, él se pregunta si es cierto. Como Arrow, logró construir un equipo sólido con Felicity y Diggle más todos los que vinieron más tarde. Pero como GA…ha perdido a todo su equipo. ¿Los que dicen que es un mal líder tienen razón?. ¿Tener tantas facetas en su vida está perjudicándole?.

Arrow le habla de una misión solitaria, sin Team, sin nadie por el que preocuparse. Sin nadie que le pudiera romper el corazón con sus palabras y sus acciones. Y con la misión en su punto de mira. Aquí se enfrentan sus dos formas distintas de ver la vida. El Oliver solitario y oscuro y el Oliver que se rodea de un Team y que se diversifica. Un héroe más luminoso.

Pero no vemos un héroe gris. ¿Dónde está el héroe gris?. Él es la clave y él es el objetivo. Sin embargo, antes de llegar al objetivo tenemos que dar algunos pasos. Oliver ha cambiado y muchas veces no ha conseguido ese equilibrio entre las facetas de su vida. Ha elegido ser padre y alcalde antes que GA. Pero…nunca elegía ser GA antes que todo lo demás. No hasta ahora. Y eso ha hecho que todo el Team, excepto Felicity, no lo vea como el líder que era antes. Plantando la semilla para todas las tonterías que más tarde dirían y harían.

Por ello, Oliver llega a la conclusión de que lo mejor es volver a separar sus identidades y actuar en solitario como GA. Se vuelve a aislar. Se vuelve a refugiar en su isla. Pero ahora lo necesita. Es un paso imprescindible para que Oliver llegue hasta el punto donde él mismo se de cuenta de que necesita ser un héroe gris.

Oliver Queen es cabezota. Él aprende a base de vivencias y de golpes. No es posible con él que aprenda una lección solo con escucharla. Necesita comprobar por sí mismo que esa es la forma indicada de hacer las cosas. Por eso Oliver necesita aislarse ahora porque solo así se dará cuenta de que esa no es la solución.

Pero…¿por qué Oliver se aísla?. ¿Lo hace realmente porque cree que es lo mejor para su misión?. Esa es una parte de la razón. Pero la mayor es que todo el mundo excepto Felicity se ha alejado de su lado. Lo ha abandonado. Incluso los que le prometieron que no lo harían. Incluso Diggle.

Se siente tan solo, tan rechazado. Oliver le dijo a Diggle en la S3 que no quería morir en el búnker solo. Avanzó para no hacerlo y ahora siente que simplemente lo han dejado para morir ahí abajo. Sin nadie que lo llore. Solo. La respuesta de Oliver a esto es…aislarse de nuevo. Si nadie desea estar con él en el búnker, él se convencerá de que no necesita que nadie lo esté. Se encierra en sí mismo y decide no darle de nuevo el poder a nadie más para que lo abandone y lo destroce. Es lo que conoce, es lo más seguro. No arriesgarse. Como antes.

Ya se lo dijo Felicity cuando rompieron en la S4. Él siempre toma esa decisión de aislarse cuando las cosas se ponen difíciles. Ha avanzado desde entonces y no lo hace per se y en su vida como Oliver Queen. Pero sí lo sigue haciendo cuando lo destrozan como lo han destrozado ahora y en su faceta de GA. Felicity se ha dado cuenta de esto y le ha dolido en lo más profundo. Por ello, tiene esa cara y los ojos brillantes de lágrimas cuando acaba de terminar de hablar con Oliver sobre ello. Pero, a la vez, lo conoce y sabe que él necesita pasar por esto. Así, Felicity se va a debatir entre respetar su decisión y la preocupación que va a vivir sabiendo la situación en la que está Oliver. Va a ser complicado para ella.

Hablando de Felicity. ¡REINA!. No sólo intenta que Diggle y Oliver se reconcilien – que ¡madre mía que escena! Y que injusto es Diggle…- si no que se lo juega todo por Oliver. Ella es una de las bases del gran cambio en él. Su luz, su guía. Ella siempre lo hace caminar por el camino correcto, lo hace pensar y lo hace encontrar otra manera. Nunca lo abondonó, lo abandona o lo abandonará. Esa pesadilla de Oliver no se hará realidad. Jamás. No importa lo que diga o haga.

Es por esa razón que Felicity no duda un momento en ir a por Oliver. De hecho, es significativo que Oliver no se decidiera a ir a esa misión hasta el final, cuando cree que incluso Felicity lo ha abandonado. Por eso le dice “tú te fuiste” cuando ella intenta pararlo. Pero ella no se ha ido.

Por eso, nada más saber que Oliver está en peligro, se quita los tacones, se pone unos bambos – William es un amor – y, literalmente, va corriendo a su encuentro. Felicity es mucho más fuerte emocionalmente que Oliver, siempre lo ha sido. Y siempre se ha mostrado fuerte físicamente. Desde el principio lo dejó claro: no lo abandonará y le cubrirá las espaldas. No importa qué. Felicity es quien guía a Oliver, es quien realmente lleva el peso emocional.

Oliver es un hombre con muchos sufrimientos, demonios y miedos a sus espaldas. Necesita a alguien así de fuerte emocionalmente como Felicity para poder compartirlos y superarlos. Una vez más, nos muestran que ella es la indicada.

Por eso, cuando Oliver duda de que ella sea real, solo son sus palabras, su voz, su toque, su instinto, su corazón los que le hacen darse cuenta de que ella es real. Ni William le hace reaccionar, dice que la tiene a ella – y eso es para derretirse – es solo Felicity Eda escena. No es una escena de besos o de abrazos. Pero la escena es incluso más romántica que uno así. Oliver reconoce en su corazón a Felicity. La reconoce como su igual, como su alma gemela. Ella no se irá jamás, no lo dejará. Simplemente esta conectada a el, dejarlo sería como dejarse morir, sería perderse a sí misma. En este momento, él no hubiese respondido con nadie más – por eso no lo hizo con Quentin – solo con la dueña de su corazón y de su alma.

Cuando ella lo toca ahí, justo en El Centro de su corazón, sosteniéndolo, es cuando él por fin reacciona y coloca su propia mano sobre la suya. Es un gesto de reconocimiento pero también un mensaje: es suyo. Por completo. Sus ojos durante toda la escena dicen tanto como sus manos. Esa conexión es irrompible, pase lo que pase. Son uno. Es entonces cuando volvemos a ver a nuestro Oliver y corre a ponerlos a ambos a salvo. Jamás dejaría que le pasara nada. Él le agradece una y otra vez que esté ahí para él, que haya vuelto a por él, que no lo haya abandonado.

En ese momento volvemos a tener un stunt Olicity – ¡gracias al cielo! – que nos retrotrae a temporadas anteriores. De hecho, es un paralelismo igual que lo de la mano en el corazón. ¡Maravilloso y precioso!. Es más, todo este episodio ha estado lleno de guiños a temporadas anteriores.

No puedo dejar de mencionar que lo hemos oído llamarse marido y mujer por primera vez. Incluso en momentos dolorosos del episodio. También las palabras “mi hombre” y “estoy pegada, nene”. ¡Una auténtica hermosura!. Este episodio lo voy a ver en bucle.

Por cierto, a parte de todo esto de Oliver, ¿a alguien le ha sorprendido que una asesina como BS quiera que Dragón le dispare a Oliver “una bala…o 20”?. Porque a mí no. No creo que haya nada mejor que ejemplifique quién es ella que está escena.

CONCLUSIÓN

En conclusión, ha sido un episodio para el recuerdo. De los mejores de la serie. Hemos tenido línea directa con el protagonista y también con los creadores de la serie. Nos han mostrado el cambio de Oliver y los pasos que siguen para que él siga evolucionando, pero por el camino correcto.

También, a través de los miedos de Oliver han dejado claro varias cosas en relación con él y sus sentimientos anteriores, además del lugar que ocupan en su vida las personas que están a su alrededor en el presente.

Todo mejora cuando Arrow se centra en lo que debe, en Oliver y las personas más importantes a su alrededor: Felicity y Diggle.

Nos han dado respuesta a algo que hasta ahora no teníamos ni idea, ¿a donde va Oliver?. Volvemos “a lo básico” de muchas formas. Oliver decide estar solo en el campo de batalla. Pero ese “básico” no encaja ahora. Pero si encaja que Oliver tenga que aprenderlo por sí mismo, así era antes y así será siempre.

Esta serie, capítulos como estos, son los que me enamoraron desde el principio. Arrow no es solo una serie de superhéroes o de acción. Es humana y, como tal, es compleja. Sus personajes, encabezados por Oliver, tienen una personalidad complicada. Siempre lo han plasmado a la perfección y ahora han vuelto a hacerlo. ¡BRAVO!.

Y hasta aquí la crítica del 6×18. ¿A vosotros qué os ha parecido este episodio?. ¡No dudéis en comentármelo!. Nos leemos la semana que viene con la crítica del 6×19 “The Dragon” y recordad que podréis ver este capítulo el 20 de abril a las 22:00 en SYFY.

Por Raquel

(Visited 442 times, 1 visits today)

Autor entrada: Raquel

3 thoughts on “Arrow 6×18: Miedos

    Donna

    (14 abril, 2018 -12:59 am)

    Hola Raquel, Estoy como tú. Fascinada de este episodio, lo disfruté al máximo. Como bien dices, la serie ha tenido sus Alti-bajos pero, cuando son buenos episodios, de verdad que valen mucho la pena y se disfrutan muchísimo.

    Creo que fue un mega acierto el que Chase fuera la conciencia mala, porque de alguna manera es un recuerdo para Oliver que él lo llevó emocionalmente a donde quiso con frialdad, sarcasmo y crueldad. Y lo estuvo llevando `por varios momentos de su vida, que aún le son difíciles de recordar sin dolor.
    Y que Felicity llegara en el momento justo como su conciencia buena y no sólo en su imaginación, fue una lucha de poderes, sus temores contra lo que verdaderamente tiene en la vida real.

    Cada etapa que vivió en éstos seis años los pudimos recordar con él, y darnos cuenta también de cómo aún sigue sintiendo el dolor y remordimiento de lo que pasó, y en verdad es lo que vivimos como seres humanos, cometemos errores y rectificamos más nunca olvidamos que nos equivocamos , y muchas veces recordamos con dolor en lo que fallamos; pero al mismo tiempo gracias a esos errores nos convertimos en lo que somos hoy y si recorremos esos caminos con las personas indicadas nos convertimos en mejores personas que es lo que le sucedió a Oliver con Diggle y sobre todo Felicity que no nada más fue parte fundamental de la renovación de su carácter sino también quien llenó su corazón.

    La culpa la pudimos percibir, el abandono, y hasta el dolor más grande que sentirse no amado por la persona que ama. Fue devastadora esa escena, sus ojos hacia ella, su mirada al no ver el anillo en el dedo de ella, hasta su expresión corporal ; lo que nos lleva a lado opuesto cuando él es despertado de esa pesadilla por ella, y se da cuenta que su otra mitad nunca se fue y que peleó por él, como una bocanada de oxígeno. Dejarse llevar por su corazón y no por su mente, fue romántico y muy emotivo, porque como mencionas nos trajo el recuerdo de la escena en el final de la temporada 3, ella está ahí para recordarle que pelee por vivir poniendo su mano en el pecho de él.

    Este episodio nos hizo recordar que es un hombre como cualquier otro con el deseo de hacer el bien como un héroe, que tiene miedos y temores como cualquiera, y luchas, y que necesita sentirse amado y teme a la soledad. Y al final del episodio dio cuenta que no había perdido lo que más le importaba, su familia.

    solange

    (16 abril, 2018 -7:23 pm)

    GRAN CAPITULO, Oliver, Felicity y Lance se llevan todos los aplausos
    los puntos destacables
    *Lance e sentido que a sido la voz de todas/os a dicho las palabras magica has cambiado y otras personas las pueden aceptar o no, pero si has hecho la diferencia… siempre hemos dicho el cambio que a tenido Oliver que es grande, ahora las disputas con los nuevos y con Diggle que todavía no se entiende y esta vez Oliver no es responsable sino ellos mismos que van a tener que recular para ver la macana que se mandaron-
    **Lance supo poner las palabras exactas como una persona que a vivido mucho y que a visto pasar mucho también la ha pasado pero ahi estuvo aconsejando como un padre a Oliver
    ***Oliver he querido abrazarlo en todo momentos tan solo, tan desamparado jaja por favor en todo momento la lagrima apunto de caer .. el cambio lo hizo sin duda escucho en el momento adecuado a quien tenia que escuchar..
    ****Felicity jaja amo la relación que tiene con William prácticamente es un mini felicity como el pequeño le entrega las zapatillas para rescatar a su marido.. volver a ver ese momento Olicity es genial.. La heroína del capítulo es ella.. ni hablar de Oliver, poner la mano en su corazón es cuando entran en esa magia adorable–
    *****A Felicity se le hacia agua a la boca viendo a Oliver con su viejo traje ajaja

    […] difícil de calificar. Simplemente no es la serie que conocemos, al contrario de lo que sucedió la semana anterior. La serie del arquero esmeralda no es de narcos. Pero este episodio es lo único que ha sido. O ha […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *