Matar al Padre: entrevista con Gonzalo de Castro y Mar Coll

¡Hola Seriéfilos! Hoy se estrena una nueva serie original de Movistar+. Se trata de Matar al padre, una dramedia de cuatro capítulos protagonizada por Gonzalo de Castro. La serie tiene como protagonista principal a Jacobo Vidal. Un padre de familia constantemente preocupado porque todo salga bien. Aprovechando los saltos temporales entre los capítulos, podemos ver la evolución de Jacobo. Cómo comienza siendo un padre obsesivo y controlador que quiere ayudar a sus hijos, Tomás y Valeria. Con el paso del tiempo ve como, a pesar de sus esfuerzos, su vida se complica sin poder evitarlo. La serie se estrena hoy, 25 de marzo, en Movistar Serie

Entrevista a Gonzalo de Castro y Mar Coll:

– ¿Cuál ha sido el reto de concentrar la trama en 4 capítulos que abarcan 16 años? ¿Cómo ha sido el proceso de creación del personaje?

Mar: Nosotros teníamos este personaje central, el padre obsesivo que cree que puede controlarlo todo. La idea era mostrar que la vida es imprevisible y que te puede llevar por caminos insospechados. Lo planteamos como la historia de una derrota o una decepción, por eso era necesario el paso del tiempo. Ha pasado de todo en su vida, cosas buenas y malas, pero él lo vive como una decepción porque él hubiera querido evitar cualquier muerte o cosa mala. Por eso es un personaje empático, todos queremos evitar desgracias, sin embargo, esto forma parte de la experiencia vital. Sabíamos que queríamos empezar en el momento de máximo explendor de la economía española, año 96, todo funciona. Acabarlo en el momento de crisis financiera, 2012, para que una de las desgracias que sufra el personaje sea que no puede controlar el devenir del social y económico de un país. Esta estructura lo que permite es trabajar sobre las elipsis, te imaginas hacia donde van las cosas, pero finalmente te sorprende y no es así, como la vida.

Gonzalo: Preparar el personaje, en ese sentido, ha sido más técnica que otra cosa, mediante pelucas y maquillaje que pautaban el momento. Lo que yo hago mucho es leerme mucho el guión, así tienes el arco bien definido y el racord emocional. Hay un maquillaje, cambio de pelo, etc. Pero lo importante es tener el guión bien aprendido

– En la serie es como si hubierais cogido los manuales de educación y haberlos dado la vuelta.

Mar: Bueno, yo no soy madre, y ser padre es ser imperfecto, pero Jacobo es más que imperfecto. El miedo es el motor de su vida, y por eso queríamos ligarlo a la paternidad. La paternidad explicada desde el miedo, tiene mucho sentido. Cuando nace un hijo, tienes terror a que le pase algo, sin embargo no es un enfoque que se vea mucho.

– Es interesante el personaje de la madre, cómo a pesar de ser psicóloga no es capaz de crear un dialogo en su casa para intentar mejorar la situación.

Mar: Me interesan mucho los personajes con disfunciones, porque creo que son muy interesantes y mucho más comunes de lo que los representan. Cuando hay este tipo de personaje, es un personaje tóxico que intoxica, hay una herencia de padres a hijos. Jacobo ya crece en un ambiente con violencia. En la serie salen puñetazos, collarines, parches, etc. Queríamos que crear este ambiente y que no fuera una serie tradicional. Con el tema de la herencia, los hijos también han heredado de su padre, Tomás el miedo y Valeria la agresividad. Si tienes un padre que te dice “cuidado te vas a morir” lo normal es que tengas miedo al a muerte y si tienes un padre que te grita lo normal es que aprendas a gritar.

– Con el final, en las circunstancias en las que termina Jacobo, es como si perdonases al personaje, porque muestras que tenía razón: el mundo es hostil.

Mar: Sí, de entrada busco que el personaje sea comprensible y que puedas reconocerte en él. Cuando ve a su nieto frágil ve lo que es la vida, que no lo va a poder proteger. Cuando ves un bebé piensas “ojalá le vaya bien”, pero no lo sabes porque los accidentes pasan, hay imprevistos…

Gonzalo: Y el mundo es hostil. Con ese final, lo llegas a humanizar un poco.

– También refleja la serie el cambio generacional, entre Jacobo y sus hijos.

Mar: Sí, también queríamos reflejar que cuando te haces mayor pasan una serie de cosas. Primero que te haces mayor, y pierdes fuerza física, tienes una sensación de desempoderamiento porque pierdes dinero y por último todo se te hace más difícil de entender porque las prioridades de los jóvenes cambian, etc.  Te vas haciendo mayor y es muy difícil no sentirse apartado, lejos del núcleo de donde pasan las cosas y esto le pasa a Jacobo y él lo lleva mal.

– ¿Habéis contado con expertos o psicólogos para crear los personajes?

Gonzalo: En mi caso no. Todos somos hijos de alguien. Yo soy hijo de mi padre y me he basado más en recuerdos y experiencias propias. A través de eso, fui recreando y luego también siempre guión. Y me terminé dando cuenta de que yo había sido un poco Jacobo Vidal, porque en aquellos tiempos, esos padres con la autoridad, esa masculinidad absurda.

Mar: Nosotras partimos desde la observación de la realidad. Yo a Valentina [guionista de la serie] la conozco desde que tenemos 10 años y no sabes la cantidad de horas que nos hemos pasado hablando de la gente. Es mi mejor amiga desde que somos dos niñas, y observar a la gente y reconocernos es nuestro deporte favorito. Yo a los personajes los entiendo porque yo he vivido de una forma diferente, entonces a partir de aquí puedo entender lo que le pasa a él [Jacobo].

– ¿Tenéis pensado hacer segunda temporada?

Gonzalo: Ojalá. Lo digo de verdad, ella va a decir que no, pero yo digo que ojalá.

Mar: Es que a mí me parece cerrada. Podría seguir con los personajes pero creo que la historia está contada. El concepto, la idea que yo quería transmitir, el miedo, el control, ya está todo contado.

(Visited 44 times, 1 visits today)

Autor entrada: Sara Paspal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *