Arrow Series Finale Review: The Last Bow

¡Estamos de vuelta por última vez! Parece mentira que 8 años atrás comenzáramos un viaje que hoy termina aquí, con “The Last Bow”. Parece que fue ayer…pero el viaje acaba aquí con un final emocional y satisfactorio. Que nos da todo lo que soñamos…aunque no como soñamos.

Preparad los pañuelos porque, por última vez, ¡vamos a comentarlo todo!

El sacrificio de Oliver ha cambiado las cosas. Moira y Tommy están de vuelta de entre los muertos. El funeral de Oliver concentra a todos los actuales y antiguos miembros del equipo o simplemente todos los que apreciaban a Oliver en nuestras pantallas, incluido nuestros amados Rory, Thea, Nyssa, Quentin y Anatoly. 

También, Oliver recibe el reconocimiento público que merece cuando toda la ciudad conoce su sacrificio y lo honra mediante un documental que cuenta todo lo que a Oliver sufrió y sacrificó por su ciudad. Todo lo que hizo. Por fin, vemos cómo la ciudad deja de ser desagradecida y le devuelve a Oliver un poco de todo lo que él les ha dado. Un poco de todo lo que se merece. 

Pero, aunque Oliver no está, su misión está muy lejos de acabar, máxime cuando alguien secuestra a William y el equipo al completo, con Felicity a la cabeza, tiene que dar lo mejor de sí. 

Diggle nunca pensó que todo lo que sucedió iba a suceder. Oliver solo quería seguir su propia misión en soledad. Pero todo cambió cuando se conocieron, cuando encontraron a Felicity. Toda la percepción de Oliver cambió y ahí empezó su verdadero viaje. Su verdadera misión.

Este deseo de Oliver de una misión en soledad conecta íntimamente con los flashbacks. En el pasado, vemos la primera misión de Oliver y Diggle juntos y la historia de uno de los primeros nombres que Oliver tachó de la lista. A través de esta historia, vemos el verdadero principio de la misión de Oliver. El principio de su viaje como héroe. Vemos cómo y por qué cambió todo para él. El cambio de rumbo que lo llevó a convertirse en Green Arrow. 

En esa misión, Oliver insiste en ir solo a pesar de la oposición de Diggle. Para Oliver, la misión no estará completa, nunca acabará, siempre habrá otra batalla más que luchar. Esas palabras son un reflejo de las que dice Diggle en el presente. 

Sin embargo, como siempre, Diggle no compra las excusas de Oliver y da justo en el blanco. Él puede ver a través de Oliver y sabe que, en el fondo, él tiene miedo de convertirse en un asesino a sangre fría y quiere protegerlo de eso. Pero Diggle quiere proteger a Oliver de convertirse precisamente en eso. 

Es aquí cuando uno de los dilemas morales tratados en la serie cobra especial relevancia: ¿la venganza es justicia? Para Diggle no lo es. Para Oliver, lo es. En ese momento, matar a esos hombres es lo que ve correcto aunque una pequeña parte de sí mismo se vaya perdiendo con cada muerte, con cada asesinato. Merece la pena ese sacrificio pero no quiere dejar que nadie más se sacrifique así. 

Con ese pensamiento, Oliver va a su misión y puede ver la verdad en las palabras de Diggle. Empieza a contemplar una nueva forma de hacer las cosas, un nuevo camino para su misión. Se abre a las posibilidades y deja vivo a un hombre que, en el presente, es el culpable del secuestro de William. 

Pero lo importante aquí es que Oliver por primera vez ve más allá del asesinato, más allá de la venganza. Ve todas las posibilidades. Vislumbra quién podría ser y en quién podría convertirse, justo en lo que se ha convertido en el presente: un héroe querido y respetado por todos. 

Es por esa razón que Oliver, al final, acepta que Diggle lo acompañe en el campo de batalla; que se una a su misión. Oliver no ha renunciado del todo a matar. Sabe que los hombres de la lista se lo merecen pero se abre a otra posibilidad, a otra forma de hacer las cosas. Oliver se abre a seguir otro camino más allá de la oscuridad. 

Es en este momento cuando realmente empieza el viaje heroico de Oliver porque es en este momento cuando algo cambia en él. Es por eso que nos han puesto estos flashbacks. No tienen otra misión que esa. Mostrarnos cómo empezó esta historia en el mismo episodio en que se cierra. En el mismo episodio en el que Oliver consigue todo lo que se atrevió a vislumbrar en su futuro en aquella primera misión con Diggle. Y es un detalle tan bien cuidado tan significativo, tan delicado…que es hermoso. 

Mientras tanto, en el futuro, Mia recuerda a través de un sueño el sacrificio que su abuelo hizo por su padre. Algo bonito pero que no entiendo…¿cómo recuerda algo que no vivió? Supongo que la explicación es que Oliver se lo confesó y eso ha hecho que ella pueda soñar con ello pero me he quedado en plan WTF?! 

El caso es que Sara aparece para llevarla al presente para que acuda al funeral de su padre y la cara de Mia…lo dice todo. Es de una tristeza infinita. De un vacío insondable en su corazón. Y llegó la hora de llorar…otra vez. 

Una vez en el presente, Mia se encuentra con Dinah y ambas conversan. Mia se siente tan mal…secuestraron a su hermano y ella siente que ha fracasado y que le ha fallado a su padre. Él se sacrificó para que ella y William estuvieran a salvo y ella no ha podido mantenerlo a salvo. Siente que le falló con la única cosa que su padre quería, por lo que su padre lo dio todo y se pasó toda la vida luchando. 

Por supuesto, tal y como le dice Dinah, ella no tiene culpa de nada. Esta vida, la vida de héroe es difícil y dura y conlleva pérdidas, sacrificios y caídas…y ella no le falló a su padre. Oliver sabía bien lo que era intentar proteger a todos y no conseguirlo porque simplemente no puedes controlarlo todo. Es imposible. Y eso no es nada por lo que sentirse culpable. 

Oliver estaría orgulloso de ella. Es una heroína de los pies a la cabeza. Pero Mia no está tan segura…aún siente que le falló a su padre y, al igual que él, se echa sobre sus hombros la carga de no haber podido proteger a su hermano. Pero Mia aprenderá, al igual que Oliver en su día, que no puede controlar el mundo entero y solo debe confiar en que las personas que la rodean, las personas que ama, pueden protegerse a sí mismos. 

Para Mia, el secuestro de William es la oportunidad de demostrarse a sí misma que puede proteger a su hermano y está a la altura del sacrificio de su padre. Esta vez no le fallará y traerá a su hermano de vuelta. Cuando lo consigue, Dinah aprovecha para recordarle lo orgulloso que estaría Oliver de ella. No solo por salvar a William si no por la decisión que ha tomado. Y es entonces y solo entonces, cuando Mia siente que es verdad. Ella honró el sacrificio de su padre y protegió a su familia como él lo habría hecho, como él le enseñó. 

En el momento de la verdad, cuando Mia tenía que elegir entre matar al secuestrador de su hermano o dejarlo con vida…ella elige la segunda opción. Baja la flecha. Su padre no mató a ese hombre y no será ella quien lo haga. Aquí, Mia está decidiendo no ser una asesina, tal y como hizo su padre en su momento. Su decisión es un reflejo de la de él. Mia elige el camino que quiere seguir como Green Arrow y es seguir la estela de su padre y ser una heroína no una asesina. No hay mejor homenaje, no hay mejor forma de honrarlo que esa.

En medio de todo el caos, hay algunos momentos entre Thea y Roy. Ella, como es lógico, está enfadada. Roy solo tiene una solución cuando algo se complica: huir. No habla con ella. No confía en ella ni se apoya en ella. ¿Qué tipo de pareja son? Y aquí Thea tiene toda la razón. No se puede amar a alguien y no confiar en esa persona, simplemente huir cuando algo se complica. 

Roy intenta explicarse, todo lo que le sucedió en esa isla le dio una perspectiva distinta. Le enseñó a no huir y a que necesita a Thea en su vida. Siempre. Así que, en medio de una misión, le pide a Thea que se case con él. 

Y nosotros nos quedamos como WHAT?! Es cierto que es bonito pero…es forzado. Nos falta demasiado para completar esta historia como para realmente emocionarnos con esto. Sí, los que shippeamos esta pareja estamos felices pero eso no significa que no nos demos cuenta de que esto no tiene mucho sentido. Es como si nos hubiéramos perdido la mitad de la historia entre ellos y, de repente, Roy le propone casarse con él. 

De hecho, es justo lo que ha pasado. Ellos se fueron juntos y, desde entonces, sabemos por conversaciones a medias y muy espaciadas que las cosas salieron mal y han tenido una relación intermitente desde entonces. Pero en esas condiciones…faltan muchos huecos por llenar. Es como si no estuviéramos dentro de la historia de la pareja, viviéndolo todo con ellos. Simplemente somos espectadores de una proposición de matrimonio pero, al no tener la historia completa, no podemos realmente sentir lo que significa algo así para esta pareja. No podemos vivirlo con ellos. Simplemente podemos verlo desde fuera de su burbuja y pensar “thank you, next”. Y es triste. 

Dicho esto, Thea no responde hasta que Roy promete que no volverá a huir de ella y que serán una verdadera pareja. Que, aunque as cosas se pongan difíciles, él seguirá a su lado. Roy no duda en aceptar porque ya ha aprendido la lección…y Thea dice sí. Así que ¡nos vamos de boda!

En otros asuntos menos felices, todos se preparan para ir al funeral de Oliver. Diggle no sabe si Felicity aparecerá porque una niñera está cuidando de Mia…ella ni siquiera se ha podido levantar de la cama. Mi pobre bebé…está sufriendo tanto…#ProtectFelicitySmoakToAllCost2k20

Sin embargo, Felicity no es nada si no es valiente y fuerte y con todo su corazón y su alma rotos…aparece en el búnker para encontrar a su hijo e ir al funeral de su marido. Vuelve a casa. Nada más verla, Diggle se funde en un abrazo con ella (y, después de 84 años, volvemos a tener Delicity). Dinah también la abraza y Felicity se pone manos a la obra para encontrar a William. 

Todos están felices de verla pero hay alguien que se queda rezagada y no la saluda: Mia. Ella baja la mirada cuando ve a Felicity y se encoge, intentando mimetizarse y hacerse pequeña en ese rincón para que su madre no la vea pero, a la vez, deseando desesperadamente que lo haga. Mia se muere por abrazar a su madre después de tanto tiempo. Está tan emocionada de verla…solo quiere abrazarla, apretarla fuerte y no dejarla ir jamás. Pero está tan aterrada…tiene miedo de su reacción. ¿Y si Felicity la rechaza? ¿Y si no le gusta en lo que se ha convertido? O peor, ¿y si la decepciona? Pero lo que Mia no sabe es que eso es imposible. Felicity, como su padre, la ama tal y como es y nunca, jamás, podría decepcionarla. 

Felicity mira a Mia de lejos. Esta tan sorprendida y emocionada por conocerla. Aterrada de hacerlo, es como estar delante del abismo a punto de saltar para vivir una experiencia llena de adrenalina. Quieres hacerlo pero…sientes tanto miedo de que algo pueda salir mal. Ese sentimiento se entremezcla con el deseo de Felicity de ver la persona en la que Mia se ha convertido, de conocerla. De abrazar a su hija. Felicity la mira con tanto orgullo. 

Ya desde lejos la ve y solo puede estar orgullosa de la mujer tan maravillosa que es. Es simplemente perfecta. La manifestación perfecta del amor entre Oliver y ella. Su corazón simplemente salta con la visión de ella, su hija, su pequeña…ya tan grande que es una heroína por derecho propio. Es algo sobre lo que Felicity no puede terminar de envolver su cabeza. Ella acaba de dejar a una pequeña Mia esperando a su vuelta y ahora, está delante de ella, ya adulta. Pero él simplemente verla, él estar cerca de ella, conocerla…es un regalo demasiado grande como para rechazarlo.

Laurel decide ir a a hablar con Quentin para explicarle que, aunque ella está ahí, Laurel de Tierra 1, su hija, sigue muerta. Ella se siente culpable de eso y desearía poder arreglarlo…pero Quentin, como siempre, es comprensivo con ella y le dice que no hay nada que ella tenga que arreglar. Aunque sin decirlo, Quentin le hace ver que a ella también la considera su hija y que, gracias a ella, de alguna forma sigue teniendo a su hija ahí. 

Esta escena parte de una premisa equivocada desde el principio. Parece como si Laurel fuera un cromo intercambiable y si no está la de Tierra 1 pues está la de Tierra 2 que sirve para lo mismo. Flaco favor le hacen al personaje. Y todo esto no tiene sentido porque la misma base de la escena está equivocada. Aunque Quentin se empeñe en ello, Laurel de Tierra 2 nunca fue su hija así que, que en esta escena le de a entender que tiene a su hija de todas formas está cogido con pinzas. Pero, en fin, ya aceptamos este pulpo como animal de compañía hace tiempo así que no es tiempo de quejarse ahora. 

Siguiendo con la escena, no entiendo por qué Laurel de Tierra 2 se sentiría culpable de que la Laurel de Tierra 1 no haya vuelto. Ella no tiene nada que ver en eso. Y ya que estamos, Oliver tampoco. Parece que Black Siren le reprocha indirectamente a Oliver que no haya traído de vuelta a Laurel y después de que Oliver sacrificara TODO para volver a crear el Multiverso, no se merece un solo reproche. La escritura de este personaje empezó mal…y acaba peor.

Una vez que todo termina, Diggle mira al búnker con nostalgia. Pensando en todas las cosas que vivió allí, en la familia que encontró. En todas las personas que hicieron que eso fuera posible y en la persona que los unió a todos: Oliver. John no se puede creer que la misión de Oliver acabó, que realmente acabó y él no está ahí a su lado. Siempre pensó que Oliver estaría ahí, siempre, y que ahora llegue este momento y no esté a su lado, que no puedan celebrarlo juntos…es un vacío físico y emocional que no se puede llenar. Pero Diggle siente que Oliver está en algún lugar, que ahora es algo más que Green Arrow…y no sabe la razón que tiene. 

Y llega el momento. Llega el funeral de Oliver Queen, el héroe de la ciudad. Nuestro héroe. Todos se reúnen delante de una tumba y de una lápida en la que dejan buen claro que no hay ningún cuerpo dentro. Lo que significa que…¡OLIVER ESTÁ VIVO EN OTRA DIMENSIÓN O MUNDO! YAAAS BITCH! Sabia que, de algún modo, Oliver viviría. 

Una vez que nos recuperamos de la alegría, volvemos a la escena. Es Quentin el primero que toma la palabra. Para Oliver, él fue como un padre y para él…Oliver era como su hijo. Al principio, lo odiaba por culparlo de la muerte de Sara y de la deriva violenta de la ciudad. Lo persiguió, lo encerró, lo despreció con todo su corazón…y se equivocó. Cuando lo conoció, cuando realmente lo hizo, se dio cuenta de que lo que le dijo Felicity hace tanto tiempo era verdad: Oliver era un héroe, un buen hombre. El más honorable de los hombres. 

Él decidió sacrificarse a sí mismo por la ciudad que lo vio nacer, aunque eso significara seguir un camino de pérdidas y sangre, a perder un poco de sí mismo en cada lucha. A caerse y volverse a levantar una y otra vez. A darlo todo por personas que jamás lo sabrían y que incluso lo despreciaban. Oliver dejó una huella en cada uno de ellos, tanto los que lo conocieron como los que no. Él les enseño tantas cosas…pero una de ellas es que todo el mundo puede cambiar.

Oliver lo hizo. Era un Playboy que solo jugaba con las personas y sus sentimientos. Después, fue un asesino y, más tarde, un héroe, un padre y un marido. Es por él, en su honor, que todos están hoy ahí. Es gracias a él que todos son quiénes son hoy en día, que encontraron un propósito y una lucha, una familia. Por eso, Oliver se merece todo lo que le puedan dar. Es entonces cuando Quentin destapa la estatua de Oliver. Del héroe que los salvó a todos en todos los sentidos en los que se puede salvar una persona. 

Una vez que todo termina, Thea y Moira hablan sobre la injusticia de que Oliver no esté aquí. De que haya tenido que morir por todos. Entonces, sacan a relucir el sacrificio de Robert. Él fue el hombre que lo empezó todo. Su suicidio desencadenó una serie de acontecimientos que convirtieron a Oliver en lo que era. Y tienen razón. Robert Queen fue la razón de que todo empezara y no solo por su sacrificio si no porque Oliver, en primer lugar, tomó como misión expiar los pecados de su padre deshaciéndose de los villanos que plagaban la ciudad.

Es en medio de esa conversación cuando aparece Emiko y Thea la reconoce como su hermana. Moira, a pesar de su contrariedad, comprende que Emiko no tiene culpa de nada y le da la bienvenida a la familia. La acepta como una más y le da a Emiko lo que siempre anheló: una familia. Un buen final para este personaje.

Otro personaje que también finaliza su historia es Tommy. Él está vivo ahora y nos enteramos de que estaba casado con Laurel de Tierra 1 así que, ¡Merlance es endgame! A decir verdad, esa pareja siempre tuvo más sentido que la de Oliver y Laurel (y mucha más química también). Los personajes encajaban de verdad (Tommy hasta dio su vida por ella) y su historia no era tóxica, como sí pasaba con Oliver. Así que me alegro que se decidieran por dejar claro que el destino de Laurel…era Tommy. 

En el caso de Tommy su final es agridulce puesto que el amor de su vida está muerta pero acaba de conocer a la otra Laurel y, de algún modo, le hace sentir que vuelve a estar cerca de ella otra vez, aunque sea extraño. 

Nyssa y Talía también tienen su momento para aclarar las cosas. Ambas no se soportan, siempre se han visto de reojo, con cierta envidia y cautela la una de la otra  pero hay algo que los unía: su padre. Ambas sienten por él una mezcla de cariño y odio. Pero no les da tiempo a más porque Sara aparece al lado de Nyssa y ella deja claro que Sara siempre será su amor. Sara, por su parte, solo alcanza a asentir con una sonrisa tensa. Para Nyssa, Sara significó el mundo, mientras que para Sara…Nyssa significó mucho pero no tanto como ella significó para Nyssa. Un final agridulce para esta pareja. 

Me alegra que se hayan dado el tiempo de poner punto y final a las historias de personajes secundarios que abrieron. Así, no queda ningún cabo suelto, nada sin tratar y podemos cerrar esas historias junto con la serie, sin quedarnos con la duda de qué hubiese pasado. De este modo, el final no se siente a medias. Se han esforzado para que todo quedara cerrado y se agradece. 

Las que también han tenido su momento a solas han sido Mia y Felicity. Por fin, madre e hija se han encontrado. Mia respira hondo, coge valor y va hacia su madre para presentarse pero ella ya sabía quién era. Cuando la ve no puede contener la emoción y las lágrimas al realmente verla, al mirarla y saber que es real y ver la mujer en la que se ha convertido. En la que se convertirá. Cuando Mia había y le cuenta que conoció a Oliver y que él la entrenó, que la enseñó a ser la heroína que hoy es, las lágrimas que Felicity estaba intentando contener simplemente escapan sin control. La emoción se desborda en Felicity como un reflejo de la nuestra. 

Para Felicity ha sido un peso invisible el haber tenido el privilegio de criar a Mia y William, de verlos crecer y que Oliver no pudiera haberlo vivido junto a ella. Pero ahora, al saber que él tuvo tiempo con sus hijos y que llegó a conocerlos…significa el mundo para ella. Ese peso invisible desaparece y solo queda la alegria, la felicidad de saber que Oliver también tuvo la oportunidad, el regalo, de disfrutar de sus hijos y de lo que todo padre desea hacer: enseñarles a transitar por la vida, llevándolos de la mano hasta que llega el momento de soltarlos. 

Felicity ve en Mia tanto de Oliver…sabe que él estaría orgulloso de ella. Que él sintió el mismo orgullo que ella siente cuando la vio. Y así se lo dice. Mia solo espera, solo anhela que ella tenga razón y que su padre se enorgullezca de ella y de la forma en la que lleva su legado. Ambas se abrazan totalmente emocionadas. Hay una mezcla enorme de sentimientos en ese abrazo. La alegria del reencuentro, la tristeza de la pérdida de Oliver y todas las emociones en medio. El orgullo, el dolor, el sufrimiento, el anhelo, la esperanza, el amor. Todo unido en ese abrazo tan sentido entre madre e hija. Ambas se aferran la una a la otra, sin querer soltarse, como si solo con ese abrazo se pudieran mantener para siempre. Es un abrazo que sana las heridas que ambas tenían abiertas y en carne viva. 

Es en medio de ese abrazo cuando llega Barry. Él fue quien estuvo ahí en esos últimos momentos de Oliver. Para Barry, Oliver también fue la persona que cambió su destino. Es Flash gracias a él y lo quería tanto…siente un peso enorme. Desearía haber hecho más, haberlo salvado. No puede parar de preguntarse por qué Oliver está muerto. No para de darle vueltas a las posibilidades. En su cabeza ronda la pregunta de si podía haber hecho más y no puede evitar rememorar lo que sucedió una y otra vez buscando qué podía haber hecho para obtener un resultado diferente. 

Pero Felicity no lo culpa por nada. Ella lo conoce y sabe que si hubiese habido una posibilidad de salvar a Oliver…él lo habría hecho sin dudarlo. Y, por muchas diferencias que tenga con Barry, eso es totalmente cierto. 

Tras ese pequeño y emotivo momento, tenemos otra pequeña escena Delicity con ese abrazo entre Diggle y Felicity. John la aprieta fuerte, para que sienta que lo tiene ahí, como amigo y como hermano. Como su familia. Nunca la dejará sola y siempre podrá contar con él. Diggle la sostiene física y emocionalmente como solo la familia puede hacerlo. Tras ese abrazo, Kara también hace lo propio, ella también le tenía un cariño especial a Oliver. 

Es entonces cuando llega el momento de decir unas palabras en honor a Oliver. Felicity tiene un nudo en la garganta y no puede ni hablar. Sería incapaz de decir nada sin romperse en mil pedazos delante de todos. Pero ella sabe quién es el indicado para decir algo en ese momento: el hermano por elección de Oliver, Diggle. 

Y así, John coge de las manos a Felicity y a Lyla, para que ambas lo acompañen en sus palabras, para que ellas las digan en silencio junto a él porque sabe que ellas sienten lo mismo que él. En ese momento, Diggle empieza a hablar. 

Sus primeras palabras son para el cambio de Oliver. El Oliver del que se están despidiendo no es el mismo que él conoció. De hecho, esa diferencia se ve clara entre la historia del pasado y el presente. Ahora, Diggle se está despidiendo de su hermano, del hombre que le enseñó a ser mejor y se convirtió, a la vez, en alguien mejor. Oliver cambió todo. Todas las vidas de los que están ahí, las vidas de personas que ni siquiera lo conocieron. Nuestras mismas vidas como espectadores. Oliver inspiró a tantas personas, a tantas almas…nosotros incluidos. Un solo hombre, un solo héroe…que lo cambió absolutamente todo tanto dentro como fuera de la pantalla. 

Para John, Oliver era su familia. Él era su hermano y Oliver era el suyo. Simplemente. Es así. Eran más allá de amigos, más allá de compañeros de armas. Eran familia, dentro y fuera del equipo. Su relación nació inesperadamente pero de una necesidad mutua que ninguno de ellos reconocía en ese momento. Diggle necesitaba sentir que podía salvar al hermano que no pudo salvar y Oliver necesitaba alguien que le enseñara que podía ser algo más que un asesino. Y, sin esperarlo, su lazo de hermandad se hizo más fuerte cada día, junto a Felicity, fueron formando una familia cada vez más grande. Una misión más ambiciosa. Un proyecto para todos los que se sentían perdidos. Cambiaron vidas y construyeron sus propias historias como héroes. 

Ahora, el héroe que los cambió a todos, que sacó lo mejor de ellos, ya no está. Pero la vida sigue adelante. Nadie sabe qué les depara el futuro pero sí algo pueden esperar, es lo inesperado. Oliver no está pero su misión, la misión de salvar la ciudad, la misión de mantenerse a salvo y de protegerse los unos a los otros, eso perdurará siempre. Es la misión que inspiró a cada héroe, con máscara y sin ella. Es la misión que nos inspiró a nosotros como fans.

La que nos hizo seguir el largo viaje de Oliver durante 8 años. Lo que nos hizo seguir a un hombre oscuro y roto hasta llegar a verlo en un verdadero héroe que brilla con luz propia. Eso va a perdurar siempre, en todos nuestros corazones. Porque Oliver también está en nuestros corazones, siempre formará parte de nosotros, al igual que formará parte de este universo y de cada héroe que fue inspirado por él, moldeado y creado por él. Salvado por él. Oliver también es nuestro tanto como de ellos y nunca, jamás, lo olvidaremos. 

El universo es más grande de lo que todos los personajes se imaginan. De lo que todos nos imaginamos. Pero algo es seguro: en cada universo, habrá un Oliver Queen porque él y su historia perdurarán por siempre en todos y cada uno de nosotros. 

Y así, con un vistazo a la lápida de Oliver, el funeral termina y nosotros lloramos. Aún más. Me parece oportuno destacar el epitafio. Amoroso padre, hermano y marido. Es…emocionante. Ahí está incluido todo lo que Oliver es para su familia. Pero el epitafio incluye también lo que Oliver es para la ciudad: “el héroe de Star City”. Es realmente emotivo ver cómo, no sólo su familia, si no la ciudad reconoce la labor de Oliver durante estos años y lo respeta como su héroe. Oliver por fin lo logró, después de tantos años, consiguió verse a sí mismo como un héroe y serlo a los ojos de los demás. El círculo se cierra.

Después de esta emotiva escena, volvemos a revivir la escena que vimos en el 7×22 y Felicity se va con Monitor a encontrar a Oliver. En ese aspecto, nada ha cambiado. Ella crió a William y Felicity y estuvo esperando poder volver a reencontrarse con Oliver, viviendo a medias, por sus hijos, durante 20 años. Ese tiempo ya pasó y llegó el momento de reunirse con el amor de su vida. 

Ella aparece, joven de nuevo, en la dimensión en la que se encuentra Oliver. Al principio, se encuentra sola en la oficina de Oliver en Queen Consolidated. Ella inmediatamente reconoce esa oficina y solo sonríe. Es tan Oliver…el no está allí pero su presencia está por todas partes y esa oficina le recuerda momentos más simples, en los inicios de su relación y sonríe con una mezcla de felicidad y nostalgia. 

Pero lo que Felicity aún no sabe es que esa oficina tiene un significado especial para Oliver: es dónde la vio por primera vez. La primera persona que le hizo sonreír. Y esto significa, que los productores hayan hecho que Oliver se encuentre aquí con Felicity, significa que Oliver se enamoró de Felicity en este mismo momento, desde el primer momento que la vio aunque entonces no pudiera verlo. 

De repente, Felicity ve un lápiz rojo, exactamente igual al que tenía cuando conoció a Oliver. Es algo mítico Olicity y ella no puede evitarlo. Simplemente lo coge y lo chupa, recordando…

Ella ve la foto de Oliver junto a su padre, la coge y la examina, en un reflejo de la primera vez que Oliver la vio. Es en ese momento cuando Oliver aparece, la mira y sonríe, solo sonríe feliz de tenerla ahí, de estar de nuevo junto a ella y al recordar ese momento. El momento que lo cambió todo para él. El momento en el que se enamoró de una chica rubia con gafas que hablaba demasiado y era todo luz y lo hizo sonreír por primera vez en lo que se sintió como milenios. 

Felicity siente su presencia antes de verlo. Sube la mirada y lo mira. Lo bebe. Sin poder creerse que Oliver está ahí, que es real y que están juntos de nuevo. Felicity lo besa con todo lo que tiene, volcando todo su corazón y toda su alma, todo su amor, su anhelo, su esperanza y su dolor en ese beso y Oliver se lo devuelve con las mismas ganas que ella. Respondiendo a cada sentimiento de Felicity. Volcándose en ella. Dejando salir todo lo que tiene en su interior. Todo lo que ha guardado por 20 años. Ambos se dejan llevar. 

En ese beso ambos se dicen sin palabras todo lo que se han echado de menos, lo que significan para el otro, lo que se aman y todo lo que se han necesitado y sufrido por no tenerse. También se transmiten la esperanza de que ahora nada ni nadie podrá separarlos. 

Pero necesitan algo más. Necesitan sentirse para saber que son reales. Necesitan tocarse. Ellos necesitan algo tangible para decirse a sí mismos que no están soñando y que todo es real. Que están juntos de nuevo. Se aferran fuerte el uno al otro, con miedo de que sí se sueltan, el otro desaparezca. Sin ganas de soltarse ni de alejarse nunca más. No queriendo que haya entre ellos ni un milímetro de espacio. Se pierden el uno en el otro. 

Demasiado pronto para ambos, se separan y los dos siente inmediatamente un vacío extraño, incorrecto, porque no se están tocando. Así que se tocan, solo la cara, el pecho…manteniéndose conectados. Felicity no puede evitar mencionar el lugar en el que están y Oliver finalmente le confiesa que es el lugar donde se conocieron, cumpliendo con una deuda que los productores mantenían con los fans. 

Felicity está confundida porque, hasta donde ella sabe, se conocieron en su cubículo de IT pero para Oliver fue distinto. Es una historia algo larga pero, tal y como Oliver le dice, tienen todo el tiempo del mundo, toda la eternidad para pasarla juntos y él le podrá contar esa y mil historias más. Y mil más. Todas las que quiera porque Oliver no le esconde nada en absoluto. No tiene la necesidad de hacerlo. 

Y así, cogidos de las manos y contemplando por la ventana la eternidad que les espera juntos, Arrow acaba. 

Y…¡OLICITY ES ENDGAME! ¡SON INMORTALES, LITERALMENTE! Maravilloso final Olicity. Maravilloso regalo para los fans de esta historia y para los que creímos en un final feliz. Han dejado más que claro que Olicity siempre fue EL camino. Es, en palabras de los actores y productores, “la relación más importante del show” y, una vez que Felicity apareció, ya no hubo nada más que Olicity. Y esta escena es un ejemplo de ello. Con ese icónico lápiz rojo (que Oliver recordaba con todo detalle), la escena recreada mezclando los dos primeros encuentros de ambos, la confesión de Oliver sobre la primera vez que la vio…el futuro lleno de posibilidades. TODO HA SIDO PERFECTO PARA OLICITY. 

En cuanto a por qué digo que son inmortales, Felicity aparece en esa dimensión rejuvenecida y Oliver está igual que cuando murió. Es como si no envejecieran y si no envejecen…no mueren. Los escritores hicieron ESTO. GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS por apostar por esta historia. Siempre. 

Algunos pensamientos sueltos antes de acabar:

  • Todos vuelven, literalmente todos, excepto Laurel de Tierra 1 y encima han mostrado a Merlance como endgame. Estos escritores siempre pueden sorprender con su shade…
  • El discurso de Diggle sobre el sacrificio de Oliver por sus amigos y su – familia duele muchísimo…pero atención a la cara de Felicity de puro desgarro.
  • Me encanta que sea Diggle quien diga eso de “suit up” tomando el lugar de Oliver.
  • Mia en la silla de Felicity haciendo su trabajo es todo lo que le pedía a este mundo. 
  • La nueva intro es brillante, mezclando el pasado con el presente. Mis dieces.
  • ¡Vuelve la botella de vodka! Esa botella mítica en la que Oliver solía celebrar con Diggle sus éxitos…o ahogar sus penas. Y brindan en ruso, como lo hacía Oliver. A lágrima viva estoy. 
  • Diggle en la salmon ladder. Repito, ¡DIGGLE EN LA SALMON LADDER! 
  • Por fin vemos a todos hacerse la Marca de los Cuatro.
  • Dyla preocupándose de volver a juntar a la familia de Oliver como él hizo con la suya es SÚPER TIERNO. 
  • Oliver enseñó a toda una generación de héroes. A lágrima viva…otra vez.
  • Hay un momento súper lindo cuando Mia le enseña a William su arco. La primera reunión entre hermano y hermana y ya estamos otra vez con los pañuelos.
  • Las luces del búnker que un día se encendieron llenas de posibilidades hoy, se apagan para siempre…Diggle y nosotros vamos a echar de menos ese lugar. Es el fin de una era. Un lugar donde hemos vivido junto a ellos por 8 años y ahora toca despedirnos de él. 
  • Diggle recibe la señal de Green Latern lo que plantea cosas interesantes para el futuro del personaje.
  • Al fin sabemos cuál es el destino de todos. A parte de los ya nombrados, Diggle se va con su familia, Mia vuelve a su tiempo y Dinah también se va buscando nuevas aventuras. Buen final para ellos.

En el apartado de stunts, el show termina con una nota bastante alta gracias a la lucha de Oliver en flashbacks y la superposición de esa historia a la actuación de Mia como Green Arrow. Destaca la lucha en solitario de Oliver contra un montón de chicos malos. Esa lucha es el fiel reflejo de lo que es Arrow. Una serie en la que los poderes y los efectos especiales no tienen cabida. Una serie cruda, dura y real, donde las peleas son cuerpo a cuerpo y absolutamente brutales. Esta lucha nos ha recordado por qué Arrow es única y fue la que lo empezó todo, creando un maldito universo de la más absoluta nada. ¡Bravo!

CONCLUSIÓN

En conclusión, ha sido un final satisfactorio. A cada paso nos iban recordando al piloto, donde todo comenzó, al igual que abría una puerta hacia el futuro, a una nueva generación. Además el episodio ha sido un total homenaje a Oliver, ha sido de Oliver, tal y como debía ser. Oliver es el personaje que los unió a todos y el que cambió sus vidas. A través de él, amistades se forjaron y héroes nacieron. Todo un universo entero nació. Han hecho muy bien en dedicar este último episodio a él y solamente a él, dándole el reconocimiento que tanto se merece y haciendo girar al resto de personajes y sus historias alrededor de su órbita.

¿Ha sido el final perfecto? Para mí no. Hubiese preferido que Oliver estuviera vivo en la misma dimensión que todos los demás, que sus más allegados lo supieran y que pudiera haber criado, junto a Felicity, a sus hijos. Pero ha sido satisfactorio. Oliver sigue vivo, pudo pasar tiempo con sus hijos, conocerlos y ver las maravillosas personas en las que se han convertido.

Ellos lo conocieron y lo amaron como su padre. Tanto su familia como la ciudad y el mundo entero lo reconoce como el héroe que es y le rinden los honores que se merece. Felicity pudo criar a sus pequeños hijos. Y ahora, después de todo lo que ha sufrido y sacrificado, por fin puede vivir una vida normal junto a Felicity, para toda la eternidad, sabiendo que sus hijos siguen sus propias vidas y que se han convertido en grandes personas, que ellos llevan su legado con orgullo y que son la nueva generación que ha cogido el testigo y que puede inspirar a otros tal y como él y su madre hicieron.

En ese sentido, este final sí es perfecto. Oliver siempre quiso que su misión acabara y que, cuando lo hiciera, pudiera vivir feliz y tranquilo con Felicity y su familia. Esto se ha cumplido. Ha colgado el arco, dejándole el testigo a su hija y ahora, llegó el momento de ser feliz con el amor de su vida. Es un círculo perfecto que va desde el asesino solitario y oscuro que no pensaba que mereciera algo más que la muerte al hombre enamorado y feliz que solo desea una vida larga y tranquila junto a su esposa, sabiendo que sus hijos son felices, y todo lo que hay en medio de ese viaje transformador. Este final cierra el círculo de una forma maravillosa. Le da a Oliver lo que siempre anheló, después soñó y, por último, luchó por alcanzar.

Es cierto que, en mi opinión, el final más redondo hubiese sido el más claramente feliz que he mencionado antes, pero nada es perfecto en esta vida. Arrow es una serie real y así ha sido también en su final, dándole al héroe de la historia todo lo que merecía y deseaba pero en una manera imperfecta que nos hace apreciar la belleza de todo. Hay belleza en la imperfección. La vida es imperfecta, la realidad lo es…y el show ha sido fiel a ello.

Por eso digo que el final es satisfactorio, es perfecto pero de una manera imperfecta en la que no alcanzamos todo lo soñado pero que, a la vez, se siente correcto para el personaje y para la historia, lo que nos mantiene satisfechos…aunque hubiésemos deseado otra cosa, aunque hubiésemos deseado más. Es un final perfectamente agridulce. Un final a la altura de las circunstancias, lo que ha sido una sorpresa porque, tras leer los spoilers que se filtraron, no me gustó nada. La forma de contarlo y de mostrarlo ha sido la clave para que comprendiera que ha sido un final digno para la historia, aunque yo deseara otra cosa.  

Así que no me queda más que agradecer, desde aquí, a actores, productores, directores, guionistas, dobles de stunts y todo el equipo delante y detrás de la cámara que ha hecho esta serie posible. Gracias por hacernos reír, llorar, disfrutar, sufrir y enfadarnos durante 8 años. Gracias por hacer este viaje posible. Y gracias por hacernos soñar y enseñarnos que todos somos héroes a nuestra propia manera. Gracias, gracias y gracias. 

Por cierto, un aplauso a los que siempre apostamos por un final feliz y dijimos que Olicity era endgame desde el segundo uno, incluso cuando la mayoría lo dudaba e incluso algunos, los más desagradables, nos trataban de tontos. ¡Un brindis por nosotr@s, fandom, lo merecemos! #OlicityForever.

Olicity fandom now

Y hasta aquí la crítica del último episodio. ¿Qué os ha parecido este final a vosotros? ¡No dudéis en comentármelo!

Por mi parte, solo me queda no parar de agradeceros por todos estos años compartiendo mis locuras y comentarios cada semana. Por comentar conmigo, por leer y por estar ahí siempre. GRACIAS. Es una palabra tan pequeña para todo lo que siento ahora mismo pero, a la vez, es la única que puede acercarse a lo que siento. MILLONES DE GRACIAS. Por vuestras palabras, por vuestros ánimos. 

De verdad, gracias. No sabéis lo que significa para mí cada comentario, cada lectura, cuando me decís que os emocionáis, que os hago llorar, que consigo tocaros la fibra y plasmar lo que sentís, que os doy voz o que os hago ver las cosas desde otro punto de vista. He disfrutado como nunca y saber que he conseguido hacer un poquito de todo eso hace que hacer las reviews cada semana haya sido un auténtico placer y un momento que deseaba que llegara. Gracias y siempre gracias por aguantarme durante estos años. Ha sido una experiencia realmente maravillosa y especial para mí. 

Odio las despedidas. Por eso, no diré adiós, solo un hasta pronto porque habrá otras series, otros reviews y seguro que nos volvemos a encontrar. Si no, siempre nos quedará Twitter, amores. ¡Os adoro!

Por Raquel.

2 comentarios en «Arrow Series Finale Review: The Last Bow»

  1. Hola Raquel!!!
    A pesar de darnos ese final feliz de nuestra pareja favorita me ha quedado un sabor agridulce viendo el capítulo. No me ha parecido nada justo el final que se ha dado a Oliver. Él más que nadie merecía mejor suerte. Su sacrificio es el sacrificio de su familia. Si con su muerte pudo cambiar cosas el último episodio de la temporada 7 para mí no tiene mucho sentido. Como no tiene sentido que William no esté junto con Felicity en el funeral de Oliver, sabiendo como se quieren. Que Felicity ni siquiera pregunte ni se percate de esa chica rubia que está en el búnker cuando ella entra…ni siquiera qué llevó a Mía a convertirse en heroína si Oliver lo cambió todo. Si creció feliz con su hermano y su madre, con una abuela y dos tías y una ciudad segura….no entiendo nada¿?
    Oliver sacrificó todo y condenó con su sacrificio a Felicity y sus hijos en beneficio de los demás y la verdad no me parece justo por mucha vida eterna que tengan. De sobra podían haberlo dado otro final, viendo crecer a sus hijos y dejándolos su legado junto al otro pilar de la serie que es Felicity.
    Para mí es el único héroe entre esta pandilla de nuevos héroes a cada cual peor y el mas perjudicado y maltratado.
    Un saludo.

    1. ¡Hola guapa! Te entiendo, la verdad que Oliver y nosotros merecíamos más, lo merecíamos todo, merecíamos ese final perfecto pero, tal y como estaba todo, era lo mejor que podíamos conseguir.

      En lo de la season 7, creo que el caso es que Oliver tenía que sacrificarse para que hubiera un Multiverso nuevo pero no podía borrar su propio sacrificio porque eso haría que ese Multiverso no existiera. Pero tampoco te lo hago seguro porque los viajes en el tiempo y sucedáneos no son lo mío jajaja

      Estoy contigo en que han faltado interacciones entre personajes…falta de tiempo supongo, yo habría quitado el especial de entrevistas y habría hecho dos horas de finale y después, si querían, también las entrevistas.

      En cuanto a Mia, solo podemos suponer que es lo que pasó en el anterior episodio, el piloto de la nueva serie, los recuerdos de su padre y de quién era ella y las vidas en peligro que hay en ese momento la convencen de ponerse el traje y ser Green Arrow. Pero espero que la nueva serie trate esto mucho mejor.

      Desde luego, no es justo…pero no sería Oliver si no lo hubiese sacrificado todo, así lo amamos, a pesar de todo jajaja ese final que mencionas hubiese sido perfecto y creo que lo hubiéramos tenido si no hubiese existido el crossover, eso lo ha fastidiado todo, pero, tal y como estaba todo, esto era lo siguiente mejor.

      Ya somos dos, yo también lo considero el único héroe de entre todos.

      ¡Un beso y gracias por estar ahí siempre! ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: