La vida puede ser (o no) un cabaret: Fosse/Verdon

Corría el año 1969 y el musical ”Sweet Charity” saltaba a la gran pantalla, dirigida por el gran Bob Fosse. Sin embargo, al metraje le falta el alma que convertiría al musical homónimo de Broadway en todo un fenómeno: Gwen Verdon. En Hollywood, el auge y la fama se miden por respiraciones; inhalas, estás en la cima, exhalas y vas cuesta abajo y sin frenos hacia el olvido.

”Leave your troubles outside! So life is disappointing? Forget it! In here, life is beautiful!”

La miniserie, con formato de 8 episodios, narra en el transcurso de 50 años la historia de estas dos estrellas encarnadas por Sam Rockwell y Michelle Williams de forma sublime. El piloto arranca con el estreno mencionada ”Sweet Charity”, la ausencia en la película de Gwen como actriz principal y las consecuencias nefastas que todo ello produjeron en taquilla. A la postre, la desconfianza en su obra se convierte en un hecho que arrastra durante años. Por su parte, Verdon se enfrenta al fantasma al que la edad sometía a toda mujer dedicada al mundo del espectáculo.

Gwen Verdon se hizo un hueco en el mundo del espectáculo a través de la actuación y la danza, lo que la llevó a ser galardonada con 4 premios Tony. Asimismo, desempeñó un papel importante como coreógrafa y coach en la industria del cine y del teatro. En 1960, se casó con el Bon Fosse, coreógrafo de sobrenombre. Tres años después, la pareja traería al mundo a su hija Nicole, a quien también podemos ver en el primer episodio.

Por su parte, el trágico Bob Fosse, dedicado al mundo del arte en diversas formas, llegó a su máximo apogeo con el filme ”Cabaret”, protagonizado por
Liza Minnelli. Se decía que su perfeccionismo era casi enfermizo y su visión del movimiento corporal todo un hito que trascendería a la gran pantalla. De hecho, a día de hoy, el Fosse como estilo de baile todavía es un estilo de vida.

No obstante, lo que ocurría entre bambalinas superaba la ficción con creces. Mientras Fosse se desquitaba con la bebida, el sexo y otros placeres violentos que buenamente podrían acabar en la violencia, Verdon lidiaba con los estigmas hollywoodienses, los problemas de su pareja y la incidencia de ambos en Nicole.

La realidad que nos muestra Fosse/Verdon es la de un mercado esperpéntico, un estanque contaminado en la que solamente los peces más camaleónicos son capaces de sobrevivir y una relación muy complicada entre dos protagonistas cuya relación trasciende varias dimensiones. Si os gustan los musicales, la historia del mundo del espectáculo y la crudeza que existe dentro y fuera de los escenarios, esta es tu serie. ¿Estáis preparados para conocer a Gwen Verdon y Bob Fosse?

Autor entrada: Seriéfilos Enfurecidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *